sábado, mayo 14, 2022

Orwell estaría horrorizado

 



El célebre escritor inglés George Orwell estaría horrorizado de vivir en este mundo, en este presente. La novela  ‘1984’ por la se hizo famoso describe un estado totalitario, que va más allá de lo que fue el nazismo y el comunismo de corte soviético.

 Todo lo que ha transcurrido desde  golpe de Estado del 2020 por la emergencia sanitaria realizada por el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Rockfeller, los grandes banqueros y los dueños de las grandes fondos de inversión, de los cuales el más importante es Blackrock, quienes manejan las grandes farmacéuticas, la industria de los alimentos y los medios globales, sin importan sin son más de derecha o de izquierda ha sido orwelliano.

 Desde las medidas de salud  que todos los gobiernos pusieron en marcha actuando al unísono hasta la censura en las redes sociales fue y siguen siendo orwelliano. Dichas acciones con el objetivo de cuidar no sirvieron de nada y hasta resultaron peores para la población.

 El confinamiento, el distanciamiento social, las mascarillas y el ritual de lavarse las manos con gel. Como no recordar que parte de la nueva normalidad era cambiarse de ropa cada vez que saliese fuera del hogar.  Algunos lo siguieron, otros prefirieron dejarlo, porque se volverían locos. En nuestro país y en otros el ministerio de Salud puso en campaña que los vecinos denunciaran a quienes se saltaran las normas. Digno de un estado comunista. Durante el Estado de Excepción tuvimos controles cercanos a un país comunista, ya sea para entrar el país, ya sea para viajar internamente. Orwellinano y kafkiano.

 El Estado de Israel uso tecnología del servicio secreto para vigilar a los contagiados. Y en Estados Unidos por abril del 2020 a una pareja le pusieron brazaletes en las piernas con el propósito de que no salieran de su casa. En el país del norte, además, pretendían usar dispositivos de vigilancia en las calles.

 Una cosa que paso de inadvertida fue el gobierno de Piñera es que contrato una empresa china de reconocimiento facial en el 2020. El objetivo era vigilar a quienes no usaban el bozal en la calle.

 También ha sido  orweliano las acciones de los gobiernos, independientemente sin son de izquierda o derecha, al coaccionar a sus ciudadanos  para pincharse. Con lo cual no pueden estudiar, trabajar, viajar al extranjero o internamente como en el caso chileno, ni menos ser atendido en los hospitales.

 Otros gobiernos como el canadiense amenazaron con quitarle las cuentas bancarias y negarle el acceso a los cajeros automáticos, sino obedecía las normas de salud, entre ellas inocularse. Todo muy democrático.

 A principios de este año,  los medios chilenos anunciaron que Austria iba a encerrar a los no vacunados en campos de concentración. Nuestros periodistas estaban entusiasmados. En Australia pusieron esas instalaciones a quienes no quisieran  pincharse. Un funcionario del gobierno de Canadá en la misma línea. No es la China comunista, sino naciones occidentales.

 Sin embargo, la cosa no termina allí. Nuestro mundo es orwelliano. El laboratorio Pfizer saco una patente para un dispositivo de geolocalización.

 En un video unos científicos comentan que la FDA había aprobado una píldora que servía para vigilar, si el paciente seguía las instrucciones del médico.

  El ex presidente Piñera en una conversación en la radio ‘Agricultura’ les contaba que la nueva medicina consistirá en que los seres humanos tendrán nanopartículas en sus cuerpos, las cuales le transmitirán la información a una Inteligencia Artificial: 

“Tenemos que estar preparados para una revolución. La salud. Cuando tengamos la posibilidad de la telemedicina. Y los especialistas van a poder a hacer las consultas, los diagnósticos o incluso operar a través de forma remota. Cierto, a través de la telemedicina. Vamos hacer un forma muy distinta de enfrentar el tema de la salud. Cuando tengamos en nuestros cuerpos sensores cada vez más pequeños, cada vez más potente, poderosos y más económicos. Y que ahora están transmitiendo en tiempo real todos nuestros signos vitales a un centro inteligente que tiene toda la información del mundo. Y va poder prevenir la enfermedad. Todo eso es lo que viene. Usted cree la salud chilena se está preparando para esto. La educación chilena está preparando nuestros niños para el mundo que viene. Nada de eso ocurre. Por eso a mí me parece increíble. Pero lógico. Estamos trabajando precisamente con los mejores equipos. Hemos consultado a los mejores expertos del mundo. Nuestro equipo de trabajo a visitado los centros más pioneros en todas estas materias, porque queremos que está revolución tecnológica no nos pase por encima y nos deje achatado. Hay que aprovecharla. Integrarla”.

 El filósofo judío homosexual Yuval Noah Harari y asesor del director del Foro Económico Mundial, Klaus Schawb dijo en una entrevista del 14 de abril del 2020: “El Covid-19 es lo que ha convencido a la gente aceptar la vigilancia y el control total de sus cuerpos desde el interior por medio de la nanotecnología. Si queremos terminar con esta pandemia, necesitamos monitorear a las personas desde dentro, con   microchips”.  La falsa pandemia fue declarada el 11 de marzo del 2020. ¿No era una teoría de la conspiración?



Nuestro mundo está orwelliano que una universidad canceló a Orwell.  Una noticia aparecida el 25 de enero del 2022 en un medio español, cuenta que la Universidad de Northapton ha encontrado que el contenido de la novela ‘1984’ es perturbador.  La Universidad de Salford  pone bajo sospecha la novela de “Charlotte Brönte” de  Jane Eyre y “Grandes Esperanzas” de Charles Dickens.

 El periodista que escribe la nota no se da cuenta del mundo en que vivimos y no entiende la novela, pues para él:

 “El error de comprensión con esta novela tan leída y tan usada para ejemplificar la tiranía y su dinámica de control asfixiante sobre el pasado y el presente, es pensar que se refiere a una distopia futura, cuando realmente se refiere al sacrificio cotidiano del anhelo más profundo del corazón, que todos y cada uno de nosotros practicamos en aras de una seguridad y una pertenencia a  mayorías difusas para no quedarnos solos”.

 También es orwelliano el Crédito Social Chino que  está instalando en Ucrania. Y otras naciones avanzan hacia de la Identidad Digital como Canadá y Australia. En Italia harán un prueba piloto en una ciudad. Como las autoridades en nuestro país les gusta la hipocresía, no te dicen directamente, sino paso a paso, sin que se den cuenta. El creador de ese sistema dijo que si los países europeos tuviesen eso, no tendrían las protestas de los “Chalecos Amarillos” que hubo en Francia antes de la llegada de la locura de la falsa pandemia.

Lo tiene más claro el político del Partido Tory, Andrew Bridgen que el propio periodista literario, quien dice con ironía: «a los estudiantes ahora se les emitan advertencias antes de leer 1984». Luego dice el parlamentario: «los campus universitarios se están convirtiendo rápidamente en zonas distópicas de Gran Hermano, donde se practica la neolengua para disminuir el rango de pensamiento intelectual y cancelar a los hablantes que no se ajustan a él».

 Después señala: «Muchos de nosotros, y en ninguna parte es más evidente que en nuestras universidades, hemos renunciado libremente a nuestros derechos para conformarnos en una sociedad homogeneizada, gobernada por una élite que nos protege de ideas que, creen, pueden ser demasiado extremas para nuestra sensibilidad».

 No existe oficialmente el ministerio de la Verdad al estilo de una oficina de un gobierno. Sin existe a nivel global una suerte de inquisición que les dice a los ciudadanos del mundo que es lo verdadero y que es lo falso, porque los seres humanos del siglo XXI no saben diferenciar. Los Fact Checking o Verificadores de Hechos que ni siquiera es periodismo. Es propaganda y desinformación.

 La agenda globalista del Foro Económico Mundial se reduce a control y vigilancia.

Javier Bazán

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

lunes, abril 04, 2022

El fracaso de las vacunas covid

 


Borrador del 2021.

Los gobernantes, científicos y médicos oficialistas han engañado a la población con la mal llamada vacuna. Primero, no es una vacuna, pues es una terapia genética. Segundo, no han aislado el virus. Por tanto, no pueden tener la vacuna. Tercero, el fármaco experimental fue autorizado para “uso de emergencia”, lo que significa que es voluntaria. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos han forzado a los ciudadanos inocularse. Y por último, está en la fase III. Y así y todo, la siguen llamando como algo que no es. Antes se usaba un virus inactivo para que  el cuerpo generase anticuerpos.

 El experimento mundial termina el 30 de noviembre del 2022.

 Los gobiernos, además, han ocultado los afectos adversos de las mal llamadas vacunas a sus conciudadanos.

 El hecho de que los fármacos experimentales causen trombosis no ha sido un obstáculo para seguir inoculando. La vacuna ARNm los causas. Según el  epidemiólogo alemán, Wolfgang Wodarg silenciado por los medios oficiales decía en junio de este año: “Este productor no debería estar en el mercado”. Ha primado el negocio por sobre la salud.

 Ahora bien, según una información del sitio http://www.vigiaccess.org/ han fallecido desde que comenzó la vacunación masiva más de dos millones de personas.

Se lee lo siguiente:

 “VigiAccess fue lanzado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015 para brindar acceso público a la información en VigiBase, la base de datos mundial de la OMS sobre los efectos secundarios potenciales notificados de los medicamentos. Los efectos secundarios, conocidos técnicamente como reacciones adversas a medicamentos (RAM) y eventos adversos posteriores a la inmunización (AEFI), son informados por los centros de farmacovigilancia nacionales o las autoridades reguladoras de medicamentos nacionales que son miembros del Programa de la OMS para la Monitoreo Internacional de Medicamentos (PIDM). El PIDM de la OMS se creó en 1968 para garantizar un uso más seguro y eficaz de los medicamentos”.

 La misma Organización Mundial de la Salud ha reconocido que estos fármacos experimentales han provocado más muertos que todas las vacunas de los últimos veinte años. En seguida los verificadores de hechos o Fact Checking  se dedicaron a refutar tales datos. En el 2020, fallecieron 1,8 millones de fallecidos en el mundo. El total del mundo hasta hoy es de más de 5 millones muertos.  Ahora bien, si uno busca en el propio sitio de la OMS sobre los fallecidos por las vacunas, no encontrará nada.

 No todos los que murieron en el 2020 fueron a causa del bicho, pues en gran parte del mundo hubo falsos fallecidos a los cuales se les ponían covid por la razón de inflar las cifras. Hubo estrategia premeditada para provocar temor y miedo, cosa que ha continuado en el 2021. A los que fallecen por las vacunas los hacen pasar por el coronavirus.

 Doctor Steve Kirsch, director ejecutivo tratamiento temprano covid-19 o en sus siglas en inglés CETF  ha dicho en un programa hace meses:

 “Hoy día nos centramos en el tratamiento covid y en la eficacia de las vacunas, porque nos han hecho pensar que las vacunas son totalmente seguras. Pero eso no es verdad. Por ejemplo, encontramos 4  posibilidades más de ataque al corazón en el reporte del grupo de  estudio de 5 a 6 meses. Y esos mismos datos muestran que estas vacunas han provocado 71 veces más ataques al corazón que cualquier otra vacuna. Murieron 20 personas inoculadas con las vacunas y 14 por placebo. Poca gente se dio cuenta de esto. Si la mortalidad neta por cualquiera causa ocasionada por la vacuna es negativa, eso significa que las restricciones y las medidas covid no tienen sentido. Ese es el caso hoy. Sólo algunos números estadísticamente interesantes y otros son muy preocupantes. Incluso si la vacuna tuviese una protección, mataría a 2 personas para salvar una. Cuatro científicos usando información independiente de los Estados Unidos y prácticamente todos concluyeron  un mismo número de decesos y muertes provocadas por las vacunas. 411 decesos por un millón inoculados. Esos son 150.000 muertes. Pero los números reales indican que hemos matado a más gente de la hemos salvado. En el escenario más optimista, el 50% de los vacunados murieron y el 0% de los no vacunados no murieron. A no ser que puedas explicar eso a la gente, no puedes aprobar dosis de refuerzo. En el informe publicado justamente ayer del CMR por miocarditis y pericardistis, los datos dicen que uno de cada mil entre el rango de edad entre 18 y 65 años, con la edad media de 33 años. No es inconsistente con la variable que muestra. Está bastante claro lo que es imposible una violación de protocolo sea 5 veces más alta de este grupo. ¿Por qué lo ha investigado? Maddie de Gray pertenecía a un estudio de las vacunas para niños anterior a su aprobación y se ha quedado paralítica de por vida. Esto se encuentra en los estudios reflejados que  la Pfizer presentó para que sus vacunas fuesen aprobadas, pero nadie ha investigado esto. Por favor, quién puede explicarnos este fraude no ha sido investigado”.

 Según los propios datos, han fallecido más gente por las vacunas que por el covid. La doctora norteamericana Lee Merrit, cirujana del Ejército norteamericano  dice algo idéntico al comentar que la vacuna para el virus chino ha matado más soldados del Ejército de los Estados Unidos que el propio virus.  La tasa de mortalidad puede ser de un 65% en un plazo de cinco años.

 Se está reportando que varios deportistas les dando ataques al corazón. Con todo, no ven relación entre las vacunas y el afecto adverso de miocardio y pericardio.

 En nuestro país, un medio reportó que había habido un aumento de enfermedades al corazón. Y un canal sostuvo que hay un aumento de esos padecimientos en personas menores de 50 años.




 

Javier Bazán

 

 

Etiquetas: , , , , ,

lunes, marzo 14, 2022

Dos años y tanto de psicosis colectiva

 


No hemos tenido una pandemia, sino una psicosis colectiva inducida por las organizaciones supra nacionales, las cuales a su vez, obedecen a la élite.

 La falsa pandemia no ha terminado, aun cuando todavía hay muchos países  han eliminado el pasaporte nazi y en otros se mantiene.

 Mientras a la población se la distrae con la guerra rusa en Ucrania, la Organización Mundial de la Salud prepara un “pasaporte” de vacunación universal como primer paso para establecer una dictadura mundial. Además, de remplazar la soberanía nacional en caso de “pandemias”.

 Los medios oficiales ocultan que un juez de Texas ordenó publicar la información confidencial que el laboratorio Pfizer pretendería ocultar o que se diese a conocer en  los próximos 55 o 75 años. En dicho informe aparecen los 1000 efectos adversos que ocultaron a los inoculados.

 A más de un año de haber empezado la vacunación masiva, se puede decir fue un rotundo fracaso. En el 2021 fallecieron más personas que en el 2020 en todos los países donde hizo tal disparate, que los medios oficiales siguen afirmando que es por el covid y no por los pinchazos. A ello hay que agregar, los más de cuatro millones de afectos adversos registrados: trombosis y otras cosas. Varios deportistas de élite no han podido continuar con sus carreras, debido a miocarditis.

El año pasado hubo un aumento de miocarditis en la población menor de cuarenta años. Todos sanos.

 La verdadera pandemia invisible se llama repentinitis, que es simplemente un ataque al corazón fuerte. 

Han sido dos años de una guerra psicológica con el propósito de meter miedo en la población. Para ello utilizaron los medios como propaganda. La operación psicológica más grande de la historia.

El porcentaje de fallecidos por el coronavirus en el 2020 fueron mucho menos que las cifras oficiales. En el caso de los ancianos, en muchos países cometieron asesinato en masa. O sea, genocidio. Así fue en España, Gran Bretaña y Canadá. Pues, el objetivo era crear miedo entre la población. El resto murió a causa de los protocolos de la Organización Mundial de la Salud. Había que entubar a todo el mundo. Muchas personas entraron por un simple resfriado, mas salieron en un ataúd.

 Muchos médicos denunciaron que las cifras estaban infladas, desde el principio. Entre ellos, el doctor Vladimir Zelenko de los Estados Unidos.

 En Viña del Mar, fueron asesinadas dos enfermeras por oponerse a la entubación. Según el relato oficial, se suicidaron por acoso laboral.  Mejor dicho, las suicidaron. Un audio corrobora lo que sostenían las sanitarias. Además, en los Estados Unidos varios enfermeros empezaron a testificar en los edificios capitolios, que el procedimiento de la OMS mataba a los pacientes. Los asesinaron. Había que crear pánico.

  Una de las tontas y absurdas medidas tomadas por los ministerios de la salud en cada país, es que a muchas personas adquirieron el trastorno obsesivo compulsivo.  Eso lo escribí hace dos años. Ya los decía la doctora española Natalia Prego y lo confirma la psicóloga Lourdes Resello. Ese es uno de los tantos colaterales.

 Según la psicóloga española,  cuando  sienten miedo y existe un estado alerta, las personas colapsan independientemente de su nivel de inteligencia. Se trata de un asunto instintivo. Ella muestra cuatro etapas para alcanzar la psicosis colectiva en una entrevista.

 El primer paso  consiste en aislar a las personas. Eso fue el confinamiento. La palabra que emplearon. Agrega: “el hecho de que un sujeto tenga únicamente una sola fuente de información, es el aislamiento perfecto”. No sólo es aislamiento social, sino también de información.  Eso es lo que da al interior de una secta. Se pone énfasis en la repetición del discurso. Así una persona no tiene suficiente capacidad crítica.

 El segundo paso es poner a las personas en un estado de miedo permanente enfocada en las emociones, con lo cual bloquea la parte crítica o la parte que se refiere al conocimiento.

  El tercer paso consiste en que la persona no pueda tener una situación de equilibrio, pues el mundo se volvió impredecible: “yo espero saber qué voy a hacer mañana”. Hasta el punto que se genera una esquizofrenia, pues “en la que de pronto nos dicen una cosa, luego nos dicen otra y es todo lo contrario, incluso en un mismo mensaje se nos dan dos informaciones contrarias, hace que la persona no sepa a qué atenerse y que esté en una permanente situación de desequilibrio”.

 El cuarto paso consiste para la psicosis colectiva en que la autoridad ofrezca una solución “a mi miedo, a mi problema, a mi angustia, a mi ignorancia”.  Y la persona acepta la solución sin reflexionar y meditar.

  En el 2020, muchas personas comenzaron a investigar sobre lo estaba ocurriendo. Se dieron cuenta que la Organización Mundial de la Salud había cambiado la definición de pandemia. Cambio varias definiciones, entre ellas, el significado de la palabra ‘vacuna’. Y así, justificar las terapias genéticas. Antes de la invasión Rusa a Ucrania el  diputado al Parlamento Europeo  por Croacia, Mislav Kokakusic  lo explico muy bien en una entrevista de un canal de su país.

 Pregunta el periodista: “¿Qué  es necesario para crear una pandemia exitosa, como usted la llamó en uno de sus discursos en el Parlamento Europeo?”

 El euro diputado le responde “Para crear una pandemia exitosa, porque la Organización Mundial de la Salud tuvo algunos intentos fallecidos, ellos se dieron cuenta de lo que necesitaba cambiar.  Primero que nada, fue necesario cambiar la definición de pandemia misma. Después de eso fue necesario cambiar la manera en la cual la enfermedad era determinada. Luego fue necesario cambiar la manera en la cual la muerte por una enfermedad contagiosa era determinada. Después de eso, y quizás una parte clave, fue pronunciar como síntomas de una tan peligrosa enfermedad, los síntomas del toser, fiebre de 37 grados, mareos, dolor de cabeza. Algo que dos mil millones de personas experimentan cada año”.

 Luego el presentador de noticias le formula otra pregunta: “¿Esa fue la forma de establecer una pandemia?”

 A lo que el diputado Kokakusic responde “Junto con el prerrequisito, y el quinto prerrequisito es de abolir el diálogo. No lo podíamos ver en ninguno de los medios, no en Croacia, no en Europa, ni alrededor del mundo, no podíamos ver un solo debate en el cual  los expertos que hablan a favor y en contra fueran reunidos. Y había miles de ellos. Y en los medios, tuvimos unanimidad completa”.

 Más claro que el agua.

 Javier Bazán

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

viernes, febrero 25, 2022

Siempre fue una plandemia

 


No hemos tenido pandemia, sino más de dos años de plandemia y psicosis colectiva. La verdad siempre sale a la luz por mucho que quieran ocultárnosla. Desde el inició de esta locura, esto es, de esta falsa pandemia se dijo que previamente el Foro Económico Mundial,  la Fundación Bill y Melinda Gates, la Universidad de John Hopkins y la Fundación Rockfeller habían realizado un ensayo pandémico llamado Evento 201, en octubre del 2019. En dicho juego de guerra un virus habría surgido de Brasil y se había extendido rápidamente por el mundo. La única alternativa era usar unas vacunas que no habían sido usadas.

 Mientas se tildaba de una teoría de la conspiración el Evento 201 a quienes denunciaban el Evento 201, el creador de Microsoft ya tenía sus vacunas listas por abril. A fines mayo, la CEO de Youtube empezaba la censura en esa plataforma. El gigante tecnológico Google emitió un comunicado, en que cualquiera que relacionara lo que estaba pasando con Gates en el mundo sería considerado una teoría de conspiración.

 Después de que comenzó la censura, Gates que dijo la única solución para salir de la “pandemia”  era vacunar al 70% de la población mundial. Acto seguido científicos y médicos del oficialismo repitieron como loros lo que había dicho el magnate.

 En el 2020, algunos como el inglés David Icke  sostenía que era un experimento psicológico, pues la élite estaba monitoreando no sólo el virus, sino también cómo las personas se comportaban ante toda la opresión disfrazada de emergencia sanitaria. El monitoreo incluía las redes sociales. Recientemente,  en la Conferencia de Seguridad realizada en Münich, Bill Gates dijo:  “Esta fue una prueba interesante de la confianza de la gente en sus políticos o en su sistema de salud. No lo hicimos tan bien como hubiera esperado”. Cree que pueden disponer de toda la humanidad. A partir de ahora, podrán ejercer más control por diversos medios. ¿Cuánto costo esa prueba? Miles de negocios quebrados en el  mundo, suicidio infantil y de adulto, estrés, miles de muertes falsas que no fallecieron por el covid, abuso de los gobiernos, problemas de aprendizaje en los niños por la mascarilla. A eso hay que agregarle los fallecidos por las mal llamadas vacunas y los daños de los efectos secundarios. En fin, un largo etcétera.

 Los más seguro que los verificadores de hechos o Fact Checking dirán que el señor no dijo las cosas que comunicó en la Conferencia de Seguridad de Europa.

 Nuestro país sigue la dictadura sanitaria, cuando varios han eliminado todas las restricciones.



 En dicha Conferencia, Bill Gates atribuyo a la desinformación  el poco respaldo a sus vacunas: “La desinformación generó muchas dudas sobre las vacunas. La próxima vez lo haremos mejor”.  Primero, no son vacunas propiamente tales, porque no pasado todas las etapas. Segundo, la Pfizer como la Moderna son terapias genéticas. Y tercero, cambiaron la definición de la palabra vacuna para dar cabida a las inoculaciones que emplean el ARN mensajero. Cuarto, no pueden obligar a una población a someterse a un experimento, cosa que hicieron usando el pase nazi. Quinto, las farmacéuticas no se hacían responsables de los daños colaterales o muerte. Y así y todo, Gates le atribuye que el poco recibió información incorrecta.

Igualmente a Gates, le molestó que la inmunidad natural fuese mejor que sus vacunas, o que la variante Ómicron: “Lamentablemente, el virus en sí, particularmente la variante llamada Ómicron, es una forma de vacuna. Es decir, crea inmunidad tanto de células B como de células T, y ha hecho un mejor trabajo al llegar a la población mundial que las vacunas”. En vez de alegrarse, se entristeció.

El multimillonario anunciaba fines de diciembre del 2021 que la pandemia terminaría en marzo del 2022.

 Aseguro que para la próxima pandemia o brote que los gobiernos como los investigadores  “deberán actuar más rápidamente para desarrollar vacunas y tratamientos”. Dijo  que “no hicimos un gran trabajo en la terapéutica”. Eso es una mentira.

 

Él espera que la próxima década se pudiera crear vacunas la influenza y los coronavirus: “Solo dos años después tenemos una buena terapéutica. Vacunas: nos tomó dos años tener un exceso de oferta”. Las mal llamadas vacunas fallaron en los ensayos clínicos, por lo cual Pfizer y Moderna falsificaron sus resultados.

 

En unos prospectos de la Pfizer afirman que tardarían cinco años para investigar la miocarditis en los niños de 5 a  y 11 años.

 

También reconoció que las infecciones se han reducido mucho pensando, principalmente, en los africanos. En particular, Sudáfrica país que ha vacunado solamente al 30% de la población. Tuvo que admitir que aquellos que tienen síntomas de covid se dan principalmente asociados con ser anciano y tener obesidad o diabetes”. No tendría ganancias si se hubieran enfocado en ellos los ministerios de Salud.

 

Los médicos y científicos censurados dijeron hace dos años que había que abordar a los que tenían enfermedades pre existentes o con comorbilidades. En cambio, los gobiernos siguiendo a Bill Gates  a través de la OMS prefirieron encerrar a toda la población. Con todas las consecuencias que ya conocemos.

 

Lamento que no se hubiera alcanzado a vacunar al 70% de la población. Él no sabe distinguir una persona sana de una enferma. Más de 99% de toda la población goza de buena salud.

 

Critico a los medios  por no enfatizar las “muertes de no-inoculados”. Desde que comenzó la irracional vacunación masiva a fines del 2020, los medios oficiales han ocultado los fallecidos por las vacunas, pues los han hecho pasar por covid. En la futura plandemia, Gates dijo que “la próxima encontraremos una mejor forma de llevar ese mensaje”.

 

Según “el filántropo”, los medios alternativos generaron mucha desinformación sobre las inoculaciones. Por eso, a fines de mayo del 2020 apareció la censura en la plataforma Youtube que luego siguió en Facebook y Twitter.


Acuso a los medios alternativos de que presentaron a Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades infecciosas de los Estados Unidos y a él como genocidas. Eso es lo que son. El primer genocida del siglo XXI es el billonario y creador Microsoft. No es un político. Con todo el daño que ha provoco su plandemia basta declararlo como tal.




 Además, en la misma Conferencia el pitoniso anunció una próxima pandemia:  Tendremos otra pandemia, y será un patógeno diferente”.  Él sabía cuándo iba a terminar esta farsa. Nos podría anticipar de qué laboratorio saldrá el virus.

 

Puesto que fue una prueba, entonces, hubo planificación de antemano.

 

Javier Bazán

 

 


Etiquetas: , , , ,

lunes, noviembre 15, 2021

Pfizer Scientists: ‘Your [COVID] Antibodies Are Better Than The [Pfizer]...

domingo, octubre 31, 2021

Johnson & Johnson: 'Kids Shouldn’t Get A F*cking [COVID] Vaccine;' There...

sábado, octubre 16, 2021

🔴DIGNO DE VER Y DE ENTENDER