viernes, junio 15, 2018

Una vez más la censura





 En  una entrevista que se realizó en la Fundación Para Progreso, donde el director Alex Kaiser, quien le preguntó al Premio Nobel, el escritor peruano, Mario Vargas Llosa, si existían dictaduras mejores que otras: “Hay dictaduras menos malas, por no decir mejores…” Luego Kaiser comparaba el régimen marxista de Maduro y Chávez con el Gobierno Militar chileno: “Por ejemplo, ¿cuántos en esta sala preferirían vivir en la dictadura de Maduro o en Cuba que lo que fueron los años 80 en Chile? Probablemente nadie. Ahí viene la pregunta…”, Cuando lo que hay en Venezuela es la copia infeliz de la Unidad Popular. El mismo escritor chileno invitado al Café Vienés del Instituto Mariana de España había escrito una columna que decía que había hacerle un monumento a los “Chicago Boys”. En realidad, habría erigirle un monumento al almirante Merino en un lugar público, pues, fue él a espalda del comandante en jefe de la Armada en tiempos de la Unidad Popular, quien le pidió a otro oficial en retiro que tenía vínculos con la Escuela de Economía de la Pontificia Católica de Santiago que reuniera un grupo de jóvenes economista, ya que necesitaría de un plan económico si los militares intervenían.  Ese plan fue “El Ladrillo”. El director y abogado de la FPP no se ha enterado de que en democracia se les están violando los derechos humanos a los presos de Punta Peuco.

 Mario Vargas Llosa no quiso quedar estigmatizado como el escritor argentino Jorge Luis Borges. Tal vez le hubiesen quitado el Nobel, cuando no tuvieron problemas en concederle el premio al comunista Pablo Neruda con su “Oda a José Stalin”. El escritor peruano salió al paso diciendo que él: "Esa pregunta yo no te la acepto".

 El canciller chileno, Roberto Ampuero que salió contra Kaiser expresó: "en relación a lo que ha rondando en los últimos días quiero decir: no hay dictaduras buenas (...) Las dictaduras son siempre malas". Y agregó después: "El peor régimen democrático es ampliamente preferible a la peor de las dictaduras. No hay dictaduras buenas". El ex comunista Ampuero de joven apoyo una coalición que quiso instalar una dictadura comunista. Por tanto, su declaración es un sin sentido.

 Si para Mario Vargas Llosa, el actual canciller chileno y escritor Roberto Ampuero y otros que piensen como ellos, sostienen que lo que lo había en Chile a fines del gobierno marxista de Salvador Allende era democracia, más no la liberal, entonces, tienen que aceptar que lo hay en Venezuela es una democracia, y no una dictadura.  El general Augusto Pinochet da una descripción del régimen político allendista: ¡Que democracia se estaba rompiendo! Ése es un cuento que me traen aquí, al “apriete”. ¡Miren la tradición democrática que había! -dice con sorna-. El señor Allende hacía lo que quería: el Senado no era respetado. La Cámara de Diputados, tampoco. La Contraloría rechazaba los decretos y le mandaban decretos con insistencia. La Justicia…¡Los trataba de viejos tales por cuales! ¿A eso lo llama democracia? ¿Ésa es la democracia que les gusta? ¡A mi esa forma de democracia no me gusta! Palabra de Honor”

Es conocida la frase del premier ruso Leonid  Brézhnev  que cuando la ex Unión Soviética invadió Afganistán dijo que “No quería otro Chile”. Sin embargo, mientras escribo estas líneas y buscaba la frase mencionada que no encontré, halle otra perla. Cuando Salvador Allende fue la Rusia comunista en su discurso en el Kremlin habló de “un Vietnam silencioso”: “Como dijo nuestro gran amigo y camarada, el poeta Pablo Neruda, Premio Nobel, Chile se convierte en un “Vietnam silencioso”, sin el estruendo de aviones ni explosiones de granadas, pero con los mismo sentimientos: millones compatriotas nuestros sienten el cerco abierto y encubierto que tiene lugar en torno a nuestro país”. Allende miente en dos cosas: Primero, nunca el boicot que tuvo el Gobierno Militar. Segundo, dijo esas palabras mientras internaba armas desde Cuba.  El Partido Socialista culpa a Carlos Altamirano del fracaso de Allende y de la posterior intervención militar.

Un evento relacionado con la entrevista a Mario Vargas Llosa ocurrió en una muestra en el Museo de Historia que recogía las palabras de los ex mandatarios que habían pasado por La Moneda titulada “Hijos de a la Libertad”. En ella estaban las palabras del general Augusto Pinochet: “La gesta del 11 de septiembre incorporó a Chile en la heroica lucha contra la dictadura marxista de los pueblos amantes de la libertad”. La frase dice la verdad. El director del Museo fue destituido y la ministra de las Culturas se escandalizó. La orden de quitar la frase del general vino de la presidencia. No se podía esperar otra cosa del demócrata cristiano, Sebastián Piñera. No encontré las declaraciones de Piñera padre, quien dijo hace tiempo que lo peor había sido el gobierno militar para el país. Sin embargo, encontré las palabras de su hijo Sebastián Piñera Morel, quien dijo: “fue mucho peor la dictadura que la UP”.  

  A decir verdad, me molestó mucho más la declaración que saco el Instituto Nacional de los Derechos Humanos (INDH). Según  su actual director, un tal Consuelo Contreras manifestó: "dichas acciones constituyen un homenaje y exaltación de la dictadura, de negacionismo de los acontecimientos ocurridos durante ésta y de justificación respecto del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, incitando al odio y la violencia alejándose del respeto por los Derechos Humanos que debe existir en nuestro país".

También se sumó el director del Museo de la Memoria, Francisco Estévez: "El marco ético de la convivencia republicana son los derechos humanos. El MHN rompe ese marco en su exposición con la imagen de Pinochet".

Ambas instituciones corresponde al legado nefasto del primer gobierno de la terrorista Michelle Bachelet. Les interesa imponer,  tergiversar la historia y manipular las palabras.

No sabía que hasta había intervenido el diputado Giorgio Jackson por su cuenta twitter: "Sencillamente no puedo creer que desde el Museo Histórico Nacional puedan incluir a (Augusto) Pinochet en la exposición 'Hijos de la Libertad'". No puedo creer que hay incluido a Salvador Allende, quien dijo: “no era presidente de  todos los chilenos”. Espero que hayan puesto las célebres palabras de Bachelet: “Cuando la Izquierda sale a la calle, la derecha tiembla”.  Tanto Allende como Bachelet rompen "el marco ético de la convivencia republicana son los derechos humanos”.

Declaración más estúpida dicha por una estúpida, valga la redundancia son las palabras de la directora del INDH. Es la única  palabra académica  que encuentro en la RAE. Lo primero, que emplea la palabra ‘dictadura’ en el en sentido moderno de la palabra como un gobierno fuera la ley. Lo que es falso. Segundo, los negacionistas están en el Izquierda que niegan que hayan querido instalar una dictadura marxista. Tercero, la Izquierda promovió el odio, pues había que “exterminar la burguesía y su aparato militar” y continúa hasta ahora con la expresión “Ni perdón ni olvido”. Cuarto, la Izquierda uso la violencia ya sea para imponer un gobierno comunista una vez en el poder, ya sea a través del grupos terroristas o guerrilleros como el Mir y después el brazo armado del Partido Comunista, el FPMR. Quinto, de acuerdo a la declaración que el INDH sobre la agresión sufrió el ex candidato presidencial, José Antonio Kast, la Izquierda violo los Derechos Humanos con las bombas y asesinatos: La intangibilidad de los derechos humanos supone el absoluto respeto a la integridad física y psíquica de la persona”. Sexto, se desprende que dicha institución niega el derecho a la defensa, y por tanto el uso de la fuerza que siempre es legítima. Tanto el Museo de la Memoria como el INDH violan la libertad de expresión. Por ende, de conciencia.

Luego agregó: "para el INDH no se trata de ocultar la historia, es más bien una cuestión de construir una nación que no niegue su pasado o lo distorsione, pues ello puede ser el inicio de una justificación de horrores que en el futuro se pueden volver a repetir con otra excusa".

 El INDH quiere ocultar la historia. Se desprende que esa institución quiere convencernos que Allende no era marxista y que los partidos de Izquierda que conformaron la fracasada Unidad Popular no pretendían instalar una dictadura comunista.   La estúpida declaración que sacó su actual directora que “niegue su pasado o lo distorsione”. La Izquierda chilena siempre tiene una excusa o justificación  para usar la violencia y matar. A ellos les encanta hablar de horrores, pues la Izquierda tal como dijo historiador demócrata cristiano ese sector cometió errores y no horrores: “puede ser el inicio de una justificación de horrores que en el futuro se pueden volver a repetir con otra excusa". Si hubieran muerto un millón de chilenos como varios dirigentes de la UP y del Mir manifestaron no sería un horror, sino un error. Los militares que están presos en Punta Peuco están ahí, porque se enfrentaron al Mir y al FPMR. No por haber matado a un panadero, a un ingeniero y una profesora. O sea, personas comunes dedicadas a sus labores y no a la subversión.

Entre las palabras del actual canciller, el foro de  la Fundación para el Progreso y las declaraciones del INDH, me acordé de lo que dice el traidor demócrata cristiano, Patricio Aylwin: "el gobierno de Allende había agotado, en el mayor fracaso, la ‘vía chilena hacia el socialismo’, y se aprestaba a consumar un autogolpe para instaurar por la fuerza la dictadura Comunista. Añadió: “la mayor prueba es la enorme dotación de armas que tenían las ilegales milicias marxistas que formaban un verdadero ejército paralelo, con un poder de fuego equivalente a 12 regimientos regulares y con la presencia activa de más de diez mil extremistas extranjeros”.

 Y  las declaraciones del ex presidente del senado, el demócrata cristianos, Eduardo Frei Montalva a Mariano Rumor: “El fondo del problema es que este gobierno minoritario, presentándose como una vía legal y pacífica hacia el socialismo - que fue el slogan de su propaganda nacional y mundial - estaba absolutamente decidido a instaurar en el país una dictadura totalitaria y se estaban dando los pasos progresivos para llegar a esta situación, de tal manera que ya en el año 1973 no cabía duda de que estábamos viviendo un régimen absolutamente anormal y que eran pocos los pasos que quedaban por dar para instaurar en plenitud en Chile una dictadura totalitaria”.

¿Hasta cuándo vamos a permitir ese tipo de tonteras como la expresada por el INDH? ¿Hasta cuándo vamos a permitir que nos quiten nuestra historia, pues eso lo que pretende la inquisición izquierdista de los Derechos Humanos? Los académicos y políticos de la ex derecha se olvidaron la famosa frase del escritor George Orwell: “Quien controla el pasado controla el futuroquien controla el presente controla el pasado”.

   La caída de Allende fue la primera rebelión exitosa contra el comunismo. Todas las rebeliones empezando en la propia rusa con la rebelión de Kronstand pasando por Berlín, Hungría y terminar con la Primavera de Praga fracasaron.

  Una pregunta tanto al canciller Roberto Ampuero, Mario Vargas Llosa y  Axel Kaiser: ¿Cómo se detiene el comunismo en las circunstancias en que Chile se encontraba?


Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

2 Comments:

Anonymous Rodrigo Espinosa said...

Muy acertada columna. Se agradece

7:37 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Gracias Rodrigo Espinosa.

12:58 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home