jueves, diciembre 28, 2017

¿El sexto gobierno de la Concertación o segundo gobierno de la Nueva Mayoría?




   

    Antes de la primera vuelta sostuve que si ganaba Piñera iba ser el sexto gobierno de la Concertación o bien el segundo gobierno de la Nueva Mayoría. Eso depende de la perspectiva de dónde se mire. Si se trata de enmendar las reformas que hizo Bachelet y que el país no necesitaba, entonces el segundo gobierno de la Nueva Mayoría. Ahora bien, si se trata de establecer la llamada “Democracia de los Acuerdos”, será el séptimo gobierno de la Concertación.
 Piñera ganó por temor de que Chile se convirtiera en la segunda Venezuela comunista. No voté por él, pues no le creo nada lo que dice. Ahora bien, para la gente más joven comparada con la generación vivió la experiencia de la Unidad Popular en Chile no transitaba hacia un mundo comunista. Eso era pura ficción política. Era un temor infundado. Eso lo pude comprobar escuchando a un hermano que vive en Santiago y que decía algo sabíamos que ambos bloques en la segunda vuelta tenía miedo. Sin embargo, para él era imposible que Chile se volviese comunista, pues somos diferentes o modernos. Repetía lo que decía el columnista Francisco Undurragaba o Vicente Undurragaba. Me acodaba de una frase que se decía antes de que asumiera Allende: “En Chile no pasan esas cosas”. Con todo pasan. Además, comentaba de esa ley mordaza de la Izquierda que desea prohibir todo lo relacionado con el Gobierno Militar al equiparlo con el régimen nazi. Refleja una ignorancia. 
     En todo caso, cuando Sebastián Piñera salió electo en El Mercurio de Santiago un apareció un un breve artículo en mostraba el recorrido que tuvo que hacer, comenzando con la publicación La historia se escribe hacia adelante del ex mir Mauricio Rojas sobre los éxitos de su gobierno. En ese período, Piñera no se sentía candidato, sin embargo, antes de que terminara su mandato se encargó de hundir a Laurence Golborne, a Pablo Longueira y la ex candidata de la presidencia, Evelyn Matthei. Si su gobierno hubiera sido exitoso, no hubiésemos tenido el segundo gobierno de Bachelet. Ya lo dijo el escritor peruano Álvaro Vargas Llosa, que fue un gobierno de centro izquierda. Por tanto, la ex Concertación más los nuevos grupos como el Frente Amplio y los comunistas viraron más hacia la Izquierda, con lo cual llegamos a la retroexcavadora a la arquitectura jurídico económico (la Constitución de 1980 y la economía de mercado) que nos legaron los militares.
   Después estuvo la disputa entre Sebastián Piñera, José Manuel Ossandón y Felipe Kast, donde el empresario ganó las primarias. De ahí hasta la primera vuelta apareció un factor inesperado y ninguneado por los medios, a saber, la candidatura de José Antonio Kast, que puso nervioso al comando piñerista. Finalmente, llegamos a la segunda vuelta, donde el factor Chilezuela jugó un papel importante. Por tanto, Piñera no ganó por su liderazgo y su primer gobierno, sino porque el comunismo estaba de vuelta de la esquina. 
 Antes de la elección del 17 de diciembre, el cientista político progresista, Patricio Navia escribió la columna que la vi en la revista mejicana Letras Libres, Los chilenos optan por mantener la hoja de ruta de Bachelet. Sin embargo, varios foristas citaban unas palabras del profesor universitario, en que si ganaba Guillier era como comprar un boleto de avión, donde uno está seguro que el piloto iba a estrellar el aparato: “Debes tomar un avión. Hay sólo dos pilotos. Si escoges a Piñera, atento que no te engañe, cobre de más o te lleve a otro lugar. Si escoges a Guillier, va a estrellar el avión”. La columna menciona da entender que no hubiese acontecido. ¿A qué se debe ese cambio súbito de última hora? Primero afirma en la columna de la revista, que los que votaron Piñera fue porque abrazaron las reformas de Bachalet, lo que es falso, sino por el medio al comunismo: “Así, un 55.4% de los chilenos votó por mantener la hoja de ruta de reformas que promovió la presidenta Michelle Bachelet”. En segundo lugar, la Nueva Mayoría fue como los gobiernos de la Concertación, lo que es falso: “Con todo, el 17 de diciembre, los chilenos no darán un giro radical ni hacia la izquierda ni hacia la derecha. El país seguirá por el mismo camino de reformas moderadas y pragmáticas que han sido la norma en ese país desde el retorno de la democracia en 1990”. No hay que olvidar que el escritor Fernando Villegas comparo el segundo gobierno de Bachelet con Tsunami en un libro que tiene ese título, porque destruye todo: “Usted puede llamarla como quiera, esconder la cabeza como quiera, engañarse a sí mismo como quiera o tratar de engañar al prójimo como quiera, pero lo que hoy vive Chile es una Revolución. Revolución, esto es, un cambio o intento masivo del aparato institucional por obra y gracia de un grupo político e ideológico más o menos organizado”. ¿En qué mundo vive Navia, si Mosciatti se asustó de este gobierno que termina?
   Cuando ganó Piñera por la televisión se escuchaba: "Nos salvamos".
  El argentino Alejandro Tagliavini escribió después de conocerse los resultados: “Más allá de la condena moral que merece el autoritarismo de Pinochet, Chile tuvo dirigentes de la talla de Hernán Büchi que, con sobriedad y seriedad, liberalizaron la economía y redujeron el peso del Estado relativamente”. Hay que ser mente abierta y meterse en la Historia de Chile para entender el Gobierno de las Fuerzas Armadas y de Orden, o gobierno cívico militar. Pues, cuando en Chile el país desborda hacia la anarquía, el descontrol, o hacia Guerra Civil o una dictadura comunista, a los revoltosos les llega “el peso de la noche”, que es un expresión que uso el político del siglo XIX, Diego Portales y con su sello hizo que país se diferenciara del resto de los países de Hispanoamérica evitando caer en el caudillismo. Los chilenos estaban felices con el orden, luego del desastre de la Unidad Popular. Además se les olvida, que fueron los civiles a través del Acuerdo de la Cámara de Diputados los que pidieron que las Fuerzas Armadas reestablecieran el Estado de Derecho. Era una Guerra Civil o una dictadura comunista o un gobierno al estilo de Maduro. 
 Tagliavini describe muy bien a Piñera. Se nota que no lo conoce: “Aunque los políticos suelen decir una cosa y luego hacer otra, como el presidente argentino que menosprecia al mercado, hay una esperanza de que Piñera actúe a favor”. 
  Para Alex Kaiser, director de la Fundación para el Progreso dijo lo siguiente, luego de saberse los resultados: “Él y la derecha son, sin duda, los grandes ganadores de la jornada. Al menos a primera vista. Porque si uno analiza las cosas con más cuidado se dará cuenta de que en realidad Bachelet es la que ganó la contienda que importa: la de las ideas que determinan el rumbo hacia el que debe ir el país". 
   Me abstuve de votar por Piñera, lo que no significa que le haya dado ventaja a Guillier. Si ganaba la Izquierda, habría que enfrentarla una vez por todas. ¿Cómo no sé?
    Ian Vázquez del Perú se pregunta con su columna ¿Giro a la derecha Chile? Cita las palabras de Kaiser dichas más arriba y del mediocre sociólogo Eugenio Tironi: “ganó la segunda vuelta con […] un discurso que no toca ni con el pétalo de una rosa las reformas hechas por Bachelet, que se comprometió a continuarlas […]. El que gana la segunda vuelta es otro Piñera […] ya no anti-Bachelet, sino pro-Bachelet”. 
   No hay que olvidar que la ex Derecha, salvo Amplitud votó por la nefasta reforma tributaria expropiatoria, se sumó a la idea de cambiar la Constitución del 1980 y, simplemente, siendo oposición de la Nueva Mayoría se dedicó a enmendar los proyectos del oficialismo. 
 Sebastián Piñera al recibir la visita del presidente Michelle Bachelet en su casa nos está indicando que su gobierno será el sexto Gobierno de la Concertación: "necesitaré el sabio consejo de ambas para seguir recorriendo este camino y ser un buen presidente de todos los chilenos". No sé qué consejos le va a pedir a lo no médico e inepta, quien desde La Moneda ordenó hundir a la UDI a través de Servicio de Impuestos Internos y le negó el indulto humanitario a cuatro militares. El típico gesto que hizo durante su primer gobierno. Los únicos chilenos que van a estar excluidos serán los presos políticos militares de Punta Peuco. 
   El Frente Amplio reconoció que la campaña del terror “Chilezuela” de probablemente si ganaba Guillier, Chile se convertiría en la segunda Venezuela. Muchas personas de los medios tirados a progresistas se rieron de los que decía eso, desconociendo la Historia con mayúscula. Lo mismo decía antes que asumiera Allende, pues en “Chile no pasan esas cosas”, puesto que éramos los ingleses de Sudamérica. 
   Serían un milagro si el próximo gobierno virará a la derecha. 
   Muchos chilenos estamos esperando la novela distópica o utopía negativa Chilezuela del escritor Jorge Baradit, quien uno de los intelectuales que apoyaron a Guillier.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

4 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Javier:
En gran parte te encuentro razón. "No se puede corregir a la naturaleza, arbol que nace doblao, jamás su tronco endereza" reza el adagio popular. Piñera es un DC, y siempre buscará irse donde calienta el sol. Pero en esta ocasion, Piñera es solo un break, una pausa y un momento en el tiempo en el que las fuerzas se van a reagrupar.

Tenemos a un zurderío carroñero sufriendo el "efecto Trump" en donde snowflakes, fucktards y un monton de progrecommies lloran y estrilan por la derrota y se agarran entre ellos echandose la culpa mutuamente. No les sirvió el voto en el extranjero, el fraude en primera vuelta, el intervencionismo electoral, nada, que no se convirtiera en un salvavidas de plomo. Están más que debilitados en su credibilidad que solo les quedan dos opciones: irse o aguantar. Esta claro que van a estrilar y lloriquear de lo lindo, querrán protestar y hacerle la vida a cuadritos a don Piñi, pero la mentalidad del chileno está girando hacia la derecha, el peso portaliano de la noche se hizo sentir y sus efectos los veremos pronto.

En mi humilde opinion, Piñera estará mas controlado y acorralado. Sabe que no puede cometer los errores de su anterior administración y que cualquier guiño a la izquierda le significará la ruina. Ten por seguro que perderá pan y pedazo y cuando eso ocurra, vendrá God Emperor Kast.

11:47 a.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
Habría que dedicarle un post a la destrucción de la Izquierda. Están desesperados que Bachelet quiere que haya una comisión permanente para investigue los llamados 'violaciones a los derechos humanos'.

¿Crees que existió una centro Izquierda? Tengo pensado escribir sobre ello.

Piñera lo único que va hacer es mantener las nefastas reformas de Bachelet. No las va desmantelar como nosotros queremos. Aún no me queda claro el control sobre Piñera. No sé si aprendió de su gobierno anterior

12:27 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

Piñera no da puntada sin hilo, eso lo tenemos claro. como buen DC no querrá perder pan y pedazo. Está acorralado entre dos fuerzas polarizadas. Nosotros como derecha neta solo lo elegimos para que sea el dique, ademas que ambas cámaras estan controladas por el Chile Vamos, que también puede ser otro dique de contención y un muro para las aspiraciones (estupideces) del frente amplio. Por el otro lado como comenté, está el zurderío liderado por el fraude amplio que será el nuevo estandarte de la izquierda.

Ademas que esta administracion tiene la mano para recuperar el crecimiento económico solo destruyendo las nefastas politicas de bachelet y su séquito, tiene el congreso a su favor y con esto podría ganarse al electorado en las proximas presidenciales. Sería estúpido farrearsela.

12:39 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

Respondiendo a tu pregunta, lo del "centro con apellidos" fue nada más que un invento, una mentira similar al de los "musulmanes moderados". En todo caso, la caida de la izquierda no reviste análisis. solo que se dieron cuenta de que la pelea la perdieron por sus propios errores, que aun siguen cometiendo. El encierro en sus "bunkeres mentales" les pasó la cuenta. el no darse cuenta de que las consignas ya pasaron de moda, de que quedaron al descubierto gracias al efecto boomerang de sus propios ataques y su solo descrédito, fueron factores de peso para morir en segunda vuelta.

Lo que si hay que tener en cuenta que el fraude amplio se compone mayoritariamente de partidos que no los conoce ni santa isabel, que lo conforman 3 pelagatos y un timbre y que se pongan de acuerdo, va a ser medio complicado.

4:12 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home