martes, octubre 31, 2017

El abuso de poder de Michelle Bachelet



    La comunista Michelle Bachelet gano la última elección presidencial denunciando los abusos de los poderosos de siempre y la supuesta desigualdad indigna que había en el país, y que resultó más falsa que los falsos torturados y exonerados, pues la Nueva Mayoría apenas obtuvo el 26% de todos los votos del padrón electoral. O sea, ni siquiera alcanzaron el 50% + 1. Con todo, han gobernado como si tuviesen respaldo ciudadano. Desde que los militares entregaron el poder a los políticos en 1990, Bachelet hizo la campaña más cara que tenga registro. Después de todo, a la Nueva Mayoría la apoyaron los grandes empresarios o los grandes gatos, entre ellos el hombre más rico de Chile Andrónico Luksic y la Sofofa.
    Bachelet en su gobierno se ha burlado de las personas comunes y silvestres al estar involucrada en negocios, ya sea forma directa, ya sea indirectamente.
   Así, pues, ella adquirió un terreno en la IV Región para su hija a pocos kilómetros del proyecto Dominga. ¡Casualmente! Según el presidente de la República, se enteró de ese terreno en un centro de meditación. Y quien realizó los trámites o la mediación fue su nuera Natalia Compagnon. Cuando la prensa quiso preguntar a la hija, Bachelet salió en defensa de ella, diciendo: “No se metan con mi hija”. Ese terreno lo compro como herencia. Según la Izquierda, la herencia provoca desigualdades.     El ejemplo más elocuente de que Bachelet estuvo metida en forma indirecta es el caso Caval. Así, supimos que estaba involucrada la nuera el hijo tonto, Sebastián Dávalos y Andrónico Luksic. La empresa Caval la fundaron la nuera y el hijo, cuando éste estaba a cargo de las negociaciones de los tratados de libre comercio. El negocio de la empresa Caval en la VI Región consistía en adquirir unos terrenos en la comuna de Malachí que luego tendrían otro valor, pues iban a cambiar el plano regulador. Desde luego, que ese negocio no se podría haber realizado sin Michelle Bachelet en La Monedad. Trafico de influencias. El hijo fue a ver al hombre más rico de Chile por ser “hijo del presidente de la República” para solicitar un préstamo que a una persona normal no se lo darían. Tanto en el terreno de la hija como en Malachí existió información privilegiada. 
    El último ejemplo de abuso de poder fue cuando viajo a Brasil a ver el partido de futbol entre Chile y la selección brasileña, gracias a los impuestos de los contribuyentes. Lo bueno de ese viaje, es que por fin, supinos cuánto cuesta un viaje al extranjero, sin contar la estadía en el hotel, el pago a los guardas espaldas, la movilización y otras cosas más. La gracia para apoyar el mediocre equipo chileno costó entre 35 y 30 millones de pesos. Todavía estoy esperando que hagan un reportaje de los costos monetarios totales de los viajes de Bachelet en su mandato. Muchos de esos innecesarios. Según informa el medio La Tercera, sacaron el dinero del ministerio del Deporte. Parece recortaron un 11%. 
    Aun cuando Bachelet recibe un millonario sueldo por el cargo que ocupa, no tiene dinero para juntar 30 millones de pesos. Desde que ha ocupado cargos importantes, pasando por los cargos de ministro de Estado, después como presidente de la República y luego su cargo ONU-Mujer y, finalmente, de nuevo como con el cargo de presidente, supongo que habrá juntado bastante dinero con los sueldos millonarios. Bachelet cuando trabajo en la ONU no pago impuesto, que es un privilegio y abuso que tienen los burócratas internacionales. Y son los mismos idiotas que viajan por el mundo denunciando las desigualdades e injusticia del mundo. La vaca de Bachelet no pudo ahorrar para costearse el viaje. Tal vez tenga tarjeta social del ministerio Social.
    La misma actitud la vimos cuando fue la Teletón por el terremoto y tsunami del febrero del 2010. El aporte del Gobierno fue sacar plata del presupuesto nacional. Así es fácil ser solidario y caritativo con la plata ajena. Es el deporte por excelencia de las personas que comulgan con la Izquierda o progresistas, sobre todo, si están metidos en la política. Fue tan vaca que no pudo hacer una vaca en el palacio de gobierno. La expresión ‘hacer una vaca’ la tiene varios países como Colombia, Venezuela, Chile y República Dominicana. Significa “Recolectar dinero entre un grupo de personas para una actividad”. Tanto Bachelet como ministro de Hacienda de su primer gobierno debieron haber terminado en la cárcel por ese ilícito. 
   Los otros son los que abusan, jamás la Izquierda.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home