miércoles, abril 26, 2017

Galimatías demócrata cristiana


  Cuando apareció que ex periodista y actual senador, Alejandro Guillier lideraba las encuestas, el demagogo el senador de la Democracia Cristiana, Ignacio Walker lo califico de demagogo. Finalmente, cuando el Partido Socialista eligió como su carta presidencial al periodista por sobre el ex presidente Ricardo Lagos, quien hasta hace poco tenía doble militancia, pues su otro partido era el Partido por la Democracia (PPD), Walker escribió una columna en El Mercurio de Santiago titulada Ignacio Walker Socialismo y Populismo: de Ibañez a Guillier. Tal cual, como si la Nueva Mayoría y su principal líder, Michelle Bachelet no fuesen populistas, ni socialistas.
   Además, de las declaraciones de Walker, aparecieron las declaraciones del actual presidente de la Democracia Cristiana, Carolina Goic en primera plana: “Es un proyecto más bien de Izquierda la DC queda afuera”. Ella había dicho hace tiempo que su partido tenía muchas coincidencias con el Partido Comunista. En la radio Agricultura, el humorista y locutor Checho Irane había comentado que el día anterior estuvo Goic, a quien la apreciaba porque había luchado contra el cáncer. Él dijo que por ser de centro, viven con indefiniciones. Ese comentario no me gusto, ya que teniendo como criterio que existe lo verdadero y la falso, las indefiniciones de los cuales alardean los demócratas cristianos chilenos no tiene sentido. Existe la verdad y su opuesto. No existe eso de media verdad, media falsedad. 
   ¿Cómo razonan DC? Primero, no existe el llamado ‘centro’, lo existe es un partido de Izquierda. Basta ver los hechos. La Democracia Cristiana chilena siempre ha votado o estado con la Izquierda revolucionaria. Haciendo memoria, basta recordar que los programas entre Tomic y Allende eran similares. Ya no existía la segunda vuelta en 1970, los senadores demócratas cristianos votaron por Salvador Allende como presidente de la República.Segundo, la DC es un partido socialista hasta comunista. Desde luego que ellos siempre negaran que son socialistas, pues éstos están en el Partido Socialista. Lo mismo con la ideología comunista. Les atrae y a la vez la rechazan. El comunitarismo que propiciaban tal vez era una suerte entre socialismo, comunista y un poco de capitalismo. Nunca supieron qué cosa era. O sea, una economía mixta. Tercero, la Democracia Cristiana se opuso a las reformas económicas que hicieron los militares junto con los ‘Chicago Boys’, augurando desde su centro de estudio, un futuro apocalíptico para el país, lo que resultó falso. Cuarto, ese partido formo la ex Concertación. Y finalmente, la Nueva Mayoría, que es la Concertación más el Partido Comunista. Ignacio Walker  escribió en una carta que el objetivo de la DC hace más cuarenta años era disputarle el mundo popular a la izquierda marxista: “Junto con transformar un orden social injusto, aprendí también que la misión de la DC en Chile era disputarle el mundo popular a la izquierda marxista. Y lo hicimos. La epopeya de Frei Montalva en torno a la "Revolución en Libertad" fue una de las grandes demostraciones de aquello”. El objetivo de la DC fracasó, ya pavimento el camino a la UP. Primero fueron cómplices pasivos con el gobierno de Eduardo Frei padre con sus reformas, una de ellas al concepto de propiedad, y luego cómplices activos del gobierno marxista, al darle los votos a Allende. La DC ni como dique ni como bisagra sirvió para detener el marxismo. Walker cree que fue todo un éxito.
   A fines del gobierno de Eduardo Frei Montalva o para ser más exacto tres años antes de que llegara Allende al poder, brasileño Dr.Fabio Vidigal Xavier de Silveira , Director de la Sociedad Brasileña de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad, autor del libro Frei, el Kerensky chileno escribió: “Se llegará a un régimen marxista total, introducido directa o indirectamente por la Democracia Cristiana. Y en este desarrollo de hechos la historia dirá que el Sr. Eduardo Frei sirvió eximiamente de Kerensky”. Concluyé:”muy posiblemente querrán mañana como salvador de la patria, un Allende, un Jerez, un Silva Solar o un Chonchol. Cualquiera de éstos servirá a Fidel”. El resto es historia.
   Cuando leí las palabras de Goic, no me acordaba de la palabra que los representaba. Se me vino a la mente, la palabra trabalenguas. Sin embargo, esa no era la palabra, sino galimatías, las palabras sin sentido. Esa es la ideología de la Democracia Cristiana chilena. Esa es de izquierda a diferencia de la Democracia Cristiana alemana. 
  Cuando un demócrata cristiano habla, no dice nada. Lo podríamos comparar con el spam del correo electrónico.
   El año pasado a raíz de una polémica que hubo entre la Democracia Cristiana y un obispo, que manifestó que ese partido no debiera usar el apelativo cristiano, ya que había apoyado legislar el aborto con sus tres causales, alguien le saco en cara a Ignacio Walker que contradictorio. Eso iba en contra lo que enseñaba la Iglesia Católica. Lo mismo con el nombre católico. En una carta que escribió el senador, concluye al final : “Yo sé que la DC incomoda a muchos. Eso ha sido así desde siempre. “No es fácil instalar un partido de inspiración humanista y cristiana, y de vocación popular, de carácter no confesional y no clerical, al interior de un espacio de centroizquierda (como lo ha sido la DC desde el Frente Popular hasta la Nueva Mayoría). Hemos sido signo de contradicción desde nuestro nacimiento como partido”. No se puede vivir así, pues es un insulto a la razón, la lógica y sentido común. Se está a favor de una sociedad libre o no. No hay términos medios para la defensa de las libertades. 
   A decir verdad, desde que comencé a tomar conciencia política, por así decirlo, siempre me cargo que ese partido usara el nombre cristiano. Me daba la impresión de que la Democracia Cristiana con el apoyo de la Iglesia chilena tenía el monopolio de ese nombre. Mientras escribo este post, encontré las siguientes palabras o galimatías de Ignacio Walker del 12/7/2016: “La Democracia Cristiana no es y nunca será un partido de izquierda”. Si no es de izquierda, entonces es de derecha. Èl nos dirá que tampoco es de derecha. La DC acordó con el PC los grandes lineamientos que tendría la nueva constitución: el Estado como eje de la economía, acabar con el principio de subsidiariedad y, por último reformular el concepto de propiedad privada, las cual debe estar al servicio del bien común o a estar en una función social. O sea, socialismo. ¿Esos pilares con los cuales se quiere construir la nueva constitución no son socialista o de izquierda? Predicar la distribución de la riqueza, o sea, quitarle a unos para dárselos a otros eso ser de izquierda. 
   También el año pasado antes de efectuarse la reunión doctrinaria de la DC en Punta Tralca, Ignacio Walker dijo que: “El Partido Demócrata Cristiano no tiene complejos, menos inferioridad”. En realidad son acomplejados y tienen complejo de inferioridad. Se siente acomplejados porque nacieron burgueses. Tienen complejo de culpa. Por eso, predican la justicia social que no es justicia, sino injusticia. La justicia social para los otros, no para ellos. La última expresión de esa tontera es la propiedad privada en relación con su función social como propone la nueva Constitución de Bachelet. Si creen en eso, por qué no expropiamos la residencia de Mariana Aylwin, Carolina Goic, Ignacio Walker, Andrés Zaldívar, entre otros próceres de ese partido y las convertimos en un hogar de ancianos o en un centro médico que atienda alguna especialidad. La propiedad donde ellos habitan tendría una función social que ahora, lamentablemente, no tienen. 
    La DC chilena se escandaliza con la desigualad natural de los hombres disfrutando de la libertad, en cada cual elige distintos caminos, cada cual tienen diferentes talentos y cada cual sabe lo que hace con su vida. Un persona querrá ser millonario, otra, no. Una persona hace deporte, otra persona fuma como chimenea. Una persona aspira ser dueño de una empresa, otra se conforma con ser empleado.     Según la editorial del sitio CredoChile Tres izquierdas y dos centros, la DC ha perdido su apoyo de las bases, ya que están son de centro. Distingue tres izquierdas. La primera izquierda tradicional agrupada en el PC, PPD y PS. La segunda y nueva izquierda representada por el movimiento “Frente Amplio’ Por último la DC. Según Walker, su partido no es de izquierda. El centro político no existe. Para entender las expresiones ‘centro derecha’ o ‘centro izquierda’, hay que verlas desde otra óptica. Cuando los políticos de derecha, se llaman de ‘centro derecha’, quieren parecerse a la izquierda. Por el contrario, cuando los políticos de izquierda quieren aparecer moderados usan la expresión ‘centro izquierda’, como es el caso de la Democracia Cristiana, quien a principios de los noventa acepto el modelo económico heredado de los militares, por puro pragmatismo, no por convicción. De ahí la célebre frase del presidente Aylwin que reflejaba ignorancia por parte de él: “El mercado es cruel”. A la vez, que comenzaban a erosionar el modelo con contra reformas que crearon el corporativismos de la “Alianza Público-Privada”. Las bases de la DC son burgueses consignas de socialistas como igualitarismo, justicia social y distribución de la riqueza. Además, siempre y cuando la izquierda revolucionaria no les afecte a ellos como ocurrió durante la UP. 
   Según Luis Larraín, actual director del Instituto Libertad y Desarrollo, la DC se siente incómoda con la Nueva Mayoría: “la Democracia Cristiana se encuentra cautiva en una alianza que no le satisface plenamente, pero que le conviene en el corto plazo”. Lo que es falso, después de todo, lo importa son las pegas como él mismo dice. En lo que se equivoca Larraín, es que la DC chilena jamás ha tenido una identidad. 
   Una de las características del senador Walker, es que él ha apoyado las reformas de la Nueva Mayoría más observaciones. La editorial CredoChile habla de ‘matices’. Bueno ese es el sello de la DC. 
   Le dieron el voto a Salvador Allende, pero con observaciones. Estas  fueron el Estatuto de Garantías que la Unidad Popular no respeto.
 Apoyaron la “retroexcavadora”, pero con observaciones.
 Les gusta el comunismo, pero con observaciones. 
  Galimatías significa “lenguaje difícil de comprender o confusión de ideas”, o bien, confusión o desorden. 
  La Democracia Cristiana chilena no ha sido una bendición como dice Ignacio Walker en su carta, sino, por el contrario, una maldición tal como dijo hace más cuarenta años el brasileño Plinio Correa: “La Democracia Cristiana es la maldición de Chile”.

Etiquetas: , , , , , ,

domingo, abril 16, 2017

Traidores


   El refichaje de los partidos políticos, que es producto de la nueva Ley de Partidos Políticos, ha mostrado que después de la Caída del Muro de Berlín fue necesario un Juicio de Nuremberg para proscribir una ideología criminal y totalitaria como es el comunismo. En los países europeos que estuvieron bajo la dictadura comunista, los Partidos Comunistas están prohibidos, incluso en Rusia.    En un diario del Partido Comunista leí mientras esperaba el bus, que ellos han recolectado 55 mil firmas.
    El partido que gobierna el país es, pues, el minoritario Partido Comunista. Tenemos desafortunadamente entre el primero entre los pares, un Presidente de la República comunista que admira el sistema de la Isla Cárcel cubana y que siente nostalgia por la ex RDA.
   El PC es un grupo de fanáticos que no respetan el modo de vida de los demás, por mucho hablen de democracia. Que el país esté endeudado no les importa como tampoco los más de 100 mil empleos que se perdieron en el “Año de la Productividad’ como denomino el gobierno el 2016, debido las reformas que el país no necesita. Después de todo, conforme a lo dicho por el presidenciable de la Nueva Mayoría y parlamentario, el periodista, Alejandro Guillier “los grandes grupos económicos están bloqueando el desarrollo económico del país”. Dicho sea de paso, para los que no saben en el extranjero, Guillier es la versión masculina de Bachelet. Pura sonrisa, mientras arruina el país. Tal declaración la apoyo el presidente del PC, terrorista confeso del FPMR y parlamentario, Guillermo Teiller: "Coincido fuerte con lo que dice (Guillier): que los empresarios no han querido invertir en Chile y han ido a invertir a países con peores condiciones. Es verdad". Cuando vi las palabras de ex periodista en la portada El Mercurio de Santiago, pensé que las había dicho el parlamentario comunista. 
    El Partido Comunista chileno apoya la dictadura comunista y esclavista de Cuba, y además, Corea del Norte. Naturalmente, la dictadura del hambre de Nicolás Maduro, que regenta Venezuela. No hay que olvidar que ese mismo partido en el primer año del segundo gobierno de Bachelet invitó a un delegado de norcorea para que dictara charlas en las universidades sobre las maravillas de ese país.

    Pues bien, para el refichaje del Partido Comunista se unió el músico chileno, Valentín Trujillo. El diputado comunista, Hugo Gutiérrez afirmó "¡Qué gran alegría! Valentín Trujillo, el admirado Tío Valentín, se incorpora al PCCh y mañana firma su ficha de ingreso". El destacado pianista chileno dijo, cuando se inscribió: “esta es una firma que significa mucho, pero la primera fue a mis 17 años cuando ingresé a las Juventudes Comunistas; y ahora con 84 años vengo cuando el partido me necesita, y aquí estoy”. El pianista y arreglista chileno trabajo en el programa Sábado Gigantes hasta que finalizo. Ahora bien, cuando el programa tuvo éxito internacional, el músico se traslado con Don Francisco, a Miami. No aprendió nada. ¿Por qué no se fue a Cuba? 
    Otro personaje del mundo del espectáculo que firmo por ese partido fue, pues, el humorista Bombo Fica, quien apoyo la nefasta Reforma Educacional que destruyó los colegios particulares subvencionados, quienes fueron obligados en convertirse en una Fundación por la tontera del lucro. Supongo que hace sus espectáculos gratis y de calidad en el Festival de Viña del Mar y en casino de esa ciudad. Si es comunista no puede lucrar. Según el humorista, su inscripción al partido de la hoz y el martillo fue una provocación: “Nunca esperé esta reacción de la gente a mi provocación social”. Como me gustaría enviarlo en un túnel del tiempo a la época de Stalin y de la Cheka, de la Revolución Cultural en China, a la Camboya de los Jemeres Rojos, sin retorno. A ver si tiene coraje de provocar a esos lugares y tiempo. 
   Otro personaje que se inscribió al partido que en el pasado apoyo la entrada de los tanques soviéticos a Praga es el cantante y humorista, Rafael Manuel Verdugo Bobadilla, quien fue el interprete de la canción “La Alegría ya viene”. 
    No me había fijado, quien también se inscribió a ese nefasto partido es el poeta y Premio Nacional de Literatura del año 2000, Raúl Zurita. Lo que no sabía es que este poeta siempre ha sido comunista. Sabía que él había estado en un barco de la Armada, después de la intervención militar que nos libro de ser país comunista. Por lo noventa conocí a la señora de Zurita, Miriam Martínez Holger, quien tenía un pequeña librería en calle Etchevers con Av. Valparaíso, en el centro de Viña del Mar. También conocí a sus tres hijos. A veces a esa señora la confundían con la abogada Laura Soto. Desde luego, que era opositora al Gobierno Militar. No sabía que la señora Miriam era artista visual. Hermana del reconocido poeta Juan Luis Martínez. Estaban separados parece en aquellos años. Según ella, después de haber estado en un barco junto con otros presos, Raúl Zurita quedo muy mal. Según él, lo torturaron. No les creo nada, porque en la Unidad Popular torturaron y flagelaron como acusa en el Acuerdo de la Cámara de Diputados, ni se inmutaron los revolucionarios marxistas leninistas. Peor, lo justificaron como el ex diputado Luis Maira. 
   El poeta daba entender que por casualidad lo agarraron a él siendo estudiante comunista en la Universidad Federico Santa María. El vate dijo, cuando se inscribió en el PC: "La poesía es y ha sido mi militancia”. Los escritores y artistas de la generación de Zurita creían en el cuento del arte comprometido con la política. Ahí tenemos esos grupos musicales Izquierda chilena cantando canciones en que se fomenta la lucha de clases, o sea, la envidia. 
   Asimismo dijo es la ratificación de mi vida, de mi historia. Es un orgullo ser parte de un grupo humano en el cual siempre he estado, de donde nunca me he ido, y agregó que se unió a ellos como “una muestra de respeto hacia el Partido Comunista, hacia su historia, su heroísmo cotidiano y su incontrarrestable lealtad”. O sea, Zurita avala que el Partido haya asesinado a su fundador; que fuese partidario de la ex URSS, o sea una dictadura totalitaria y los monstruos que la construyeron: Lenin, Stalin y Trosky. También ratifica que el Partido Comunista chileno haya respaldado la invasión ruso soviética a la república de Checoslovaquia. Y por último, los crímenes y atentados del brazo armado del partido comunista durante el Gobierno Militar, el grupo terrorista Frente Patriótico Manuel Rodríguez, donde salieron heridos o muertos tanto civiles como militares. La lista sigue.
  La obra de Zurita tiene la influencia de la Divina Comedia de Dante Alighiere. No le basto el infierno de los mil días de la UP y lo que ve en Venezuela. 
   Raúl Zurita se queja porque no pudo terminar su carrera de ingeniero en la Universidad Santa María, debido al pronunciamiento militar. La Izquierda llevo al país a una situación anormal, por lo que es absurdo reclamen normalidad burguesa. Era una guerra civil o una dictadura comunista. Él quería lo segundo. Hace pocos años, esa universidad le dio el título Doctor Honoris Causa más bien por los sucesos de fin de Allende que por sus méritos literarios o científicos. Es parecido cuando la Fuerza Área chilena reivindico a unos oficiales partidarios de la UP, que les juzgo por traición a la patria, o en Pontificia Universidad Católica de Santiago, la cual le rindió un homenaje a unos profesores que fueron expulsados después del 11 de septiembre por activistas de la UP.
 Una vez más tengo razón en llamar a quienes apoyaron la Unidad Popular como la Generación Maldita. Lo que más desagrada de ese gente es que ellos sabiendo cómo fueron las Revoluciones comunistas, se quejen posando de el papel de víctimas, cuando eran los victimarios. Por tanto, si creían en una Revolución violenta, era de esperar que el otro lado reaccionaria. Sabemos que el juego de los revolucionarios y grupos terroristas de ayer como los agitadores de hoy, por ejemplo, Camila Vallejo, “La calle”, o sea, la gente de la extrema izquierda que se sale a la calle para crean un falso malestar, Boric y el Frente Amplio, es que siempre dan por sentado que el otro lado no va a actuar. O simplemente, no tienen derecho a defenderse. Pues, cuando nuestro se moviliza, cambia el juego. Los más cercano a eso, fue la marcha de los camioneros hacia Santiago, donde las autoridades estaban muertas de miedo, pues les recordó los últimas días de la UP. ¿Cuál es el propósito de esta reflexión? Es que si una persona o un grupo humano se comportan como matones, lo que menos uno esperaría es que se quejen como niñas, si reciben un puñetazo en la cara. Por eso, los de la ex UP son marimachos. E igualmente, los que pertenecieron al grupo terrorista FPMR. Hasta le hicieron una teleserie Los Archivos del Cardenal. Dedicada a los marimachos de la Izquierda chilena. 
   Queda claro que al poeta, al músico, al intérprete y al humorista no le importa que hay muerto cien millones de personas por esa ideología genocida. 
   Tanto el tío Trujillo como el poeta Zurita no vieron El Doctor Zhivago, ni menos leyeron el libro.
   El título original de este post era Los nuevos conversos del comunismo. Sin embargo, me equivoqué. En realidad, el Tío Valentín Trujillo, el poeta Raúl Zurita, Bombo Fica y Rafael Manuel Verdugo son traidores de la sociedad libre. Se han beneficiado del capitalismo y quieren que el país vuelva a la Unidad Popular con el racionamiento, que es consecuencia de eliminar el mercado, o bien, desean que vayamos a la Venezuela de Maduro. Hugo Chávez admiraba a Salvador Allende y copio sus políticas. Un diputado comunista dijo por televisión que ellos querían comunismo para el país. 
   La diputada comunista Camila Vallejo dijo que ella tenía derecho a comprar un auto Subaru como cualquier persona. En realidad, las personas que admiran a Allende y que desprecian lo que ellos llaman ‘el neoliberalismo’ no tienen ningún derecho a usufructuar de los bienes y servicios del capitalismo. Los comunistas son iguales que los musulmanes radicales que viven Occidente y que desean imponer la Sharia islámica. A esos musulmanes habría que expulsarlos, ya que no respetan el modo de vida de los viven bajo la cultura cristiana greco romana. 
   Comunistas para predicar, capitalistas para cobrar y burgueses para vivir. Ellos desean cambiar el modo de vida que a la mayoría de los chilenos les gusta. 
  Lo que único que merecen los personajes públicos mencionados es que sean colgados de un árbol por traidores.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

miércoles, abril 05, 2017

Bachelet no sabe que Chile cambió


    Desafortunadamente para el país nos gobiernan una coalición de sinvergüenzas a quienes les gusta reírse de las personas. Predican el igualitarismo, sin embargo, crean desigualdades entre quienes trabajan para el Estado, esto es, los políticos con sus sueldos millonarios y el Estado Llano, por así decirlo. Los políticos en Chile viven a costa del Tercer Estado para ocupar la terminología de la Revolución Francesa. Peor aún usan información privilegiada para hacer sus negocios, mientras se dedican a la política. 
   Como si los chilenos no hubiésemos tenido bastante con el caso Caval, que involucraba al hijo de Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos y a la nuera, Natalia Compagnon por la compra de terrenos en Malachí en la VI Región, al sur de Santiago, ahora nos enteramos que el Presidente de la República compro un terreno de cinco mil metros cuadrados cerca del proyecto minero Dominga , en la IV Región. Según ella como herencia a sus hijas. Conste que la Izquierda chilena condena la herencia, porque crea desigualdades. 
   Cuando la prensa supo que su hija, Sofía Henríquez tenía un terreno en el sector mencionado, ella salió en su defensa: “Deje a mi hija tranquila porque ella no tiene nada que ver con esto”. 
   Luego agrego lo siguiente: “Algo ha pasado en Chile que transforman cosas normales como que fueran delitos. El año 2013 yo conocí a una enfermera que tiene un centro de meditación y me contó de este lugar en La Higuera y donde la familia de mi hijo también estaba interesado en comprar algo como una cosa recreativa, y yo decidí entonces comprarle algo a mis hijas y que yo financié, yo la pagué”.  
    Asimismo dijo que lo compro a través de nuera, Natalia Compagnon, ya que “ella tenía el nexo con la enfermera y yo la conocí a ella en su casa. Son detalles que francamente no tienen nada que ver.”    
  Cuando salió electa Michelle Bachelet lo que más decía por la prensa y el conglomerado que la apoya, que “Chile cambio”. Por tanto, las actividades que eran normales, ahora son anormales, lo que era lícito y legal se convirtió en ilícito e ilegal. Antes era normal el lucro y la selección en la educación, ahora es un delito, salvo en los colegios privados donde envían sus hijos la Izquierda. Antes era normal que miles de chilenos, luego de hacer su declaración de impuestos, depositaron parte de sus ahorros en el extranjero. Antes era normal separar la evasión de la elusión. La primera es ilegal, la segunda, no. Pues bien, como cambio hasta la elusión se transformo en un ilícito. Recuérdese no más, que le quería cobrar el IVA a las kermesse. A ese nivel de locura hemos llegado. Y no sé qué remedios. Impuestos Internos se hecho marcha atrás. Tener dinero guardado en un envase de cristal o el chancho clásico será considerado un crimen de lesa humanidad. Antes el aporte de las empresas a políticos era legal, pues así lo establecía la ley, hoy día es un delito. Además, no tiene nada malo. Si soy empresario, le aporto dinero con los políticos que tengan una visión similar a la mía como ocurrió con el Grupo Penta y la UDI, al contrario de la empresa SQM que dio dinero en forma transversal. Si esa así, entonces habría que poner una ley que castigue a los políticos de Izquierda por obedecer a los sindicatos para que la ley sea pareja. 
   Por su declaración se desprenden varias cosas. La primera, es que ella sabía de los negocios de su hijo y nuera en Machalí. Ahora bien, que Bachelet ha dicho que “me entere por la prensa”, es simplemente una burla. Ella nos está diciendo que Compagnon fue la que hizo los trámites para la adquisición de los terrenos cercanos a al proyecto minero Dominga. En segundo lugar, llama la atención que el Presidente de la República acusara a la prensa de poco acuciosa. Algo parecido a lo que ocurrió con la grabación que reprodujo la revista Que Pasa. Ella dijo: “No había ningún fundamento (para lo publicado) y no hicieron ningún esfuerzo para averiguar un poquito”. Esta vez el medio fue el diario La Tercera, quien a conocer que la hija menor y universitaria tuviese un terreno provoco lo que se llama en la jerga periodista ‘una bomba noticiosa’ En tercer lugar, se olvida que ella siendo un personaje público, la prensa tiene derecho a investigarla. En cuarto lugar, cae de cajón que el negocio que tenía la empresa Caval en Machalí no se hubiese podido hacer, si Bachelet no hubiese salido electa presidente. Después de todo, el hijo tuvo una conversación con el hombre más rico de Chile, Andrónico Luksic, por ser ‘hijo de’ para pedirle el préstamo de $6.500 millones. En quinto lugar, se deduce que Michelle Bachelet espera que el día de mañana el terreno se valorice, pues qué razón tendría en comprar un sitio en medio de la nada, ya que no es urbanizado. En sexto lugar, ella sabía del proyecto minero que fue rechazado. No es un sitio recreativo, sino industrial como esos lugares en venta que uno ve en la carretera 68 entre Viña del Mar y Santiago. En séptimo lugar, ella en el centro de meditación aprendió hacerse la tonta como dijo un forista en otro blog. 
   Al parecer los personajes de la Nueva Mayoría no se han dado cuenta que Chile cambio, encaminándose a Venezuela. Todas las cosas que puede hacer en sociedad capitalistas, los progresistas no lo pueden hacer. Por tanto ellos, no pueden lucrar, ni educar a sus hijos en colegios particulares pagados, ni atenderse en clínicas privadas, ni menos llevar la vida de burgués que dicen tanto despreciar. Sin embargo, lo hacen. El socialismo o comunismo consiste en que la nomenclatura de la coalición de Izquierda viven como verdaderos señores feudales, mientras a la plebe le llena de prohibiciones que ellos no tienen, tal como ocurrió en los países comunistas. 
    Casi me olvido. Llega a ser obscena la frase que dijo, cuando Bachelet firmó la nueva Ley de Partidos Políticos: “Dejamos el poder del dinero fuera de la política”. Peor aún, ese video en Youtube: “Usar delantal blanco en Chile es Grito y Plata!”. 
   La comunista y no médico Bachelet admiradora de la dictadura comunista de Cuba y de la ex RDA no sabe que Chile cambio, por lo que no puede darse gustos de burguesa.

Etiquetas: , , , ,