jueves, abril 24, 2014

El cuento del tío de la Izquierda chilena



Para algunos les sorprende que políticos de la ex Concertación se haya izquierdizado tanto como barrer lo que hicieron cuando fueron gobierno, como el actual ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre. La coalición que gobernó durante veinte años estuvo conformada por la Democracia Cristiana y la ex Unidad Popular. En materia de derechos humanos seguían al Partido Comunista, que estaba excluido de esa alianza. La DC chilena a diferencia de la Democracia Cristiana alemana es un partido de Izquierda. La DC chilena tenía un programa similar a la Unidad Popular, sólo que era estatista, según ellos. Eran estatistas más no totalitarios. Sin embargo, de nada sirve la distinción entre totalitario y estatista, cuando éstos últimos eliminaron el artículo que resguardada la propiedad privada. Alguien me puede decir, ¿cómo distinguir o separar la línea entre el estatismo y totalitarismo, cuando no hay ningún dique o contrapeso al poder? El primer límite al poder es el respeto a la propiedad privada. Y es donde nacen las demás libertades.

Eugenio Tironi, Ricardo Lagos, Nicolás Eyzaguirre y otros más nunca cambiaron.

Hay que recordar que el Partido Comunista se demoró más de treinta años en tener a los demócratas cristianos como aliados.  La agenda de la Nueva Mayoría la maneja el PC, lo que digan los DC vale un rábano.  Eso quedo demostrado en la fallida designación de una sub secretaria de Educación por tener vínculos con el lucro. Así, lo vemos por ejemplo, en la pugna de los dos sectores al interior de la coalición. Mientras la Izquierda radical propone hacer la política imponiendo, recordando el lema ‘Avanzar sin transar’ de la Unidad Popular, los DC quieren dar la impresión que desean escuchar las propuestas de la derecha, siempre y cuando acepten de las reformas o el programa de Bachelet. Sí o sí. La última declaración  que leí al estilo de la UP vino del diputado comunista, terrorista confeso del FPMR y vocero de la Nueva Pillería, Guillermo Teillier, quien dijo: “Estamos dispuestos a dialogar, pero no para volver a la política de los consensos”. Obvio, si hay esto último se acaba la Revolución chavista que lidera Bachelet. Ahora no emplean la palabra ‘revolución’, sino que usan otras expresiones como el “nuevo ciclo que vive Chile”. El oficialismo saco apenas un 26% de los votos, pues la mayoría no quiso votar hablan de que “la ciudadanía ha votado por un programa de gobierno, ha votado por el cambio, ha votado por transformaciones importantes en Chile”. Esas palabras son del ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo. Y otras del matón de la retroexcavadora y diputado del PPD, Jaime Quintana: "en 7 días hemos visto un gobierno que ha cambiado el clima del país".
El fallecido columnista y economista, Álvaro Bardón se moriría de la risa al escuchar las palabras de Peñailillo o Quintana. Parafraseándolo, estaríamos en una  Revolución Cultural al estilo que hubo en la China de Mao. Cada vez que sale electo un gobierno de Izquierda hay una Revolución, no así cuando llega un  gobierno de Derecha. Eso lo podemos ver claramente, cuando Margaret Thatcher llegó al poder, y cuando lo hizo Bachelet. Solamente hay que leer a las feministas de Izquierda. Y si Matthei hubiese llegado antes de la ayudista del FPMR, no sería una Revolución.

La Nueva Mayoría está conformada por los demócratas cristianos (los malos), pues los buenos están en la oposición, la ex Unidad Popular con su dos partidos, el Partido por la Democracia y el Partido Socialista, y el Partido Comunista.
La Izquierda chilena les hizo creer, desde los noventa,  a sus compatriotas que ellos no eran los mismo de la Unidad Popular. Habían cambiado aparentemente. Respetaba la democracia liberal y el modelo económico instaurado por los militares, después del debacle del gobierno de Allende y los cuarenta años de socialismo que habían dejado el país en la ruina.
Por una parte, la Izquierda reemplazó a Lenin, a Louis Althusser, a Marcuse por Bobbio, John Stuart Mill, Anthony Giddens y el filósofo norteamericano, John Rawls. Hasta el mismo Karl Marx lo desecharon. Lenin fue, asimismo, reemplazado por el pensador Antonio Gramsci. Y, naturalmente, el filósofo Gianni Vattimo.  La Revolución violenta fue reemplazada por la Revolución Cultural, sin que el otro lado se diese cuenta. Y parece que nuestros representantes todavía no lo reparan.
La Izquierda chilena no tiene nada que ver con el laborismo británico, al laborismo de Estado de Israel o con el Partido Demócrata norteamericano. Si la Izquierda chilena quisiera parecerse a los partidos mencionados, tendría que renegar del gobierno de Salvador Allende, quien fue marxista leninista, y no socialdemócrata ni liberal. Y eso no lo han hecho. Al contrario, a medida que pasan los años, se sienten orgullosos y lo justifican como especie de excepción durante de la Guerra Fría. ‘Por excepción’ quiere decir que no estaban por el bloque comunista y por el Mundo libre, lo cual es falso. Cuando eran la Concertación nunca pidieron perdón por los atropellos sistemáticos a los derechos humanos cometidas por la Unidad Popular. Además, la Nueva Mayoría desea que revivamos ese nefasto gobierno.

Se imaginan al laborismo británico eliminando la Carta Magna y el Hábeas Corpus, que impidió que el rey Juan sin Tierra expropiase de la tierra de los nobles porque se le daba la real gana. O se imaginan al Partido Demócrata eliminado los Bill of Rights. La Nueva Mayoría desea hacer barrer todos los límites. En ese sentido, el oficialismo se parece al monarca Juan Sin Tierra que cobra impuesto por cualquiera cosa, por una parte, y por otra, porque estaba interesado por incrementar su poder.

En realidad, nunca hubo renovación. Cambiaron de estrategia, mientras copaban las universidades, el poder judicial y la prensa, los cuales fueron, precisamente, los sectores que se opusieron a la Unidad Popular.
Para entender la historia política de los últimos cuarenta años, hay verlo con el principio aritmética de la conmutatividad: a + b = b + a. Mejor dicho con el principio de la identidad A= B = C.

A = La Unidad Popular y los DC que los apoyaban. El PC estaba en la UP.
B =  La Concertación La Unidad Popular mas los DC. El PC estaba fuera de la Concertación. Votaba por ella para que no saliera la Derecha.
C= La Nueva Mayoría: Democracia Cristiana, Socialistas y el Partido Comunista.

Alguien escribió que la Nueva Mayoría no era la Concertación. A decir verdad, lo eran. Eran los mismo más no se sacaban las máscaras. Estaba haciendo un personaje que baja los aranceles, firma tratados de libre comercio, se ufanan de que los feliciten en el extranjero, mientras internamente, se sienten autoflagelantes, porque no les gusta administrar el modelo económico que heredaron de los miliares. Ver las columnas de Hermógenes Pérez de Arce de los noventa recopiladas en el libro “Contra la Corriente”. Hasta hace poco se vanagloriaban de que por primera vez los chilenos tenían tantas oportunidades y que por primera vez el país creara tanta riqueza.
Por eso sostengo que la Izquierda le hizo al país el cuento del tío. La expresión ‘el cuento del tío’, según Wikipedia, es el nombre que se le da en Argentina, Chile y Bolivia a estafa. Así lo resume: “aprovecharse de la inocencia y codicia de la víctima y una gran capacidad del estafador de actuar y contar un historia creíble”.

La Izquierda no cree en la democracia liberal y en el capitalismo. Para lo primero acabar con los altos quorum que protegen los derechos humanos de primera generación: la libertad, la vida y la propiedad. Para lo segundo, ocupar la retroexcavadora como consecuencia de reformar la Constitución que protege los derechos mencionados.
La Izquierda siempre ha tenido un objetivo y un programa, además de la perseverancia. Y eso lo hemos visto en las recientes reformas al voto a los chilenos que residen en el extranjero y al sistema electoral.



La Nueva Mayoría que es una minoría de acuerdo al número de votantes, pues ni siquiera saco el 50% + 1, quiere el poder total.





Etiquetas: , , , , , , , , ,

8 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

La izquierda chilena tiene un poco de parecido con los actuales democratas liderados por Obama, ambos insisten en destruir lo constitucional, solo por destruirlo. por ejemplo modificar o aumentar las restricciones que en el fondo es tratar de "derogar" algunas enmiendas (como la 2da, para poder tener el control total del acceso de los ciudadanos a tener armas, obedeciendo tácitamente al decálogo de lenin) y sus programas de asistencia como el Obamacare que han sido desastrosos.

Menos mal que existe, según el payaso de Vlad, una derecha rancia, pero con mucho peso todavía, que es el sector republicano, que tiene una gran parte del control industrial no solo armamentístico, sino que tambien el productivo.

Acá en Chile el empresariado recién esta reaccionando al regalo envenenado que significó el financiarle la campaña a la gordis.

2:50 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
Obama siempre ha sido comunista. Es como Bachelet. De hecho, sus mentores uno fue un terrorista y el otro un comunista.

Para el PD, el colegio elector que elije al presidente es una reliquia.

PD: Anda al blog Revista Jupiter de Francisco Salinas, y en el buscador de ese blog escribe Obama. Encontrarás dos artículos traducidos por Francisco Salinas.

4:00 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

roger that!

6:02 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
En esos artículos aparecen su mentor ccmunista y el terrorista. Eso se me okvido mencionar,

6:04 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

Encontré varios posts relacionados con el tema y todos coinciden en una cosa: Obama es el presidente más destructivo que hasta los mismos demócratas le están haciendo el quite.

Lo más probable es que eso mismo le pasará a la gordis con su reforma al binominal... hasta su propio conglomerado la dejará sola.

(eso espero)

10:23 a.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
Estos son los artículos si no los encontraste, que cuando fue la elección presidencial no le sacaron en cara la prensa:
https://revistajupiter.wordpress.com/2011/03/17/el-otro-obama-i-parte/

https://revistajupiter.wordpress.com/?s=el++otro+Obama+II+Parte

2:28 p.m.  
Blogger Maximo said...

Comparto tu punto de vista, aunque agrego algo que me parece importante. Un sector de la izquierda -tal vez minoritario, o tal vez no-, no quiere esto que esta sucediendo, pero no les queda mas que apoyar lo que sucede debido a que la derecha se izquierdizo. Ese es el verdadero problema, la derecha, no la izquierda.

9:52 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Maximo:
Ese sector de la Izquierda que mencionas, por lo menos si aprecia las libertades, tendría sacar voz propia y no dejarse arrastrar por los ultras de su sector. Y si no cuentan con el apoyo de la Derecha, porque abrazó las banderas del otro lado, correr por cuenta propia.

1:47 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home