lunes, enero 27, 2014

El proyecto genocida del Mapu



La Izquierda chilena culpa a los militares presos en el gulag de Punta Peuco de haber realizado genocidio, lo que es falso. Más bien, las Fuerzas Armadas y Orden evitaron el proyecto genocida de la Unidad Popular. Es conocido por las personas informadas que el socialista Clodomiro Almeyda y canciller de Allende habían dicho que la Guerra Civil chilena costaría un millón de chilenos. A lo anterior, se suma las palabras del terrorista del Mir, el comandante ‘Pepe’, al serle preguntado “¿No les importa si muere gente?”: “Claro violentamente. Tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se compenetre de la revolución y ésta se convierta en realidad. Con menos muertos no a resultar”. Por su parte, Julio Bazán Álvarez, autor del libro ‘Lo derroco el pueblo’ y Presidente de la Confederación Única de Profesionales (CUPROCH) que estuvo contra la Unidad Popular, escribe en su libro que el MAPU que era uno un movimiento de ese gobierno había sacado una declaración con el siguiente tono: “El bolichero aparece como nuestro principal enemigo, pero el que está detrás de él es nuestro verdadero enemigo. Es imposible, técnica y políticamente, eliminar a 800.000 bolicheros. Tenemos que entender que 800.000 bolicheros son técnicamente irremplazables de la noche a la mañana y, que, políticamente no podemos eliminar a 800.000 personas”. Luego Bazán Álvarez hace un comentario sobre esa declaración: “¡Aceptaban intelectualmente y éticamente eliminar 800.000 modestos bolicheros! Sólo razones políticas se lo impedían. Surge inclemente la pregunta que es la base de este escrito: ¿No se daban cuenta que esos 800.000 bolicheros eran pueblo, puro pueblo? Hombres inteligentes y preparados en el “Humanismo Cristiano”, ¿no se daban cuenta de la atrocidad de esta afirmación?”. Al leer esas citas, uno se da cuenta tanto los dirigentes de la fracasada Unidad Popular como el populacho bárbaro que lo apoyaba eran dementes y locos. Hablan en nombre del pueblo, y a su vez querían exterminarlos.

 El Mapu (Movimiento de Acción Popular Unitaria) fue un partido de Izquierda, que se escindió de la Democracia Cristiana y que tenía sus bases ideológicas en la Teología de la Liberación. Para la elección presidencial de 1970 prefirieron votar por Allende en desmedro del candidato de la democracia cristiana, Radomiro Tomic.

Al final, hubo dos tendencias en ese grupo, según Wikipedia: un marxista leninista y otra llamada Mapu Obrero Campesino. En tiempos del Gobierno Militar formaron el grupo terrorista Mapu Lautaro. Tanto en la ex Concertación como en la Nueva Mayoría todavía están los mapus: Víctor Barrueto; el empresario Óscar Guillermo Garretón; el diputado del PPD, Rodrigo González; el ex senador Jaime Gazmuri; el escritor Ricardo Brodsky y actual director de Museo de la Memoria; el parlamentario Carlos Montes que milita el Partido Socialista y que tuvo formación militar, no en la Escuela Militar, y los ex ministros Enrique Correa y Jaime Estévez, entre otros.

                                 

 El sociólogo del Mapu y columnista de ‘El Mercurio’, Eugenio Tironi comentó el año pasado el libro "Revolucionarios cibernéticos. Tecnología y política en el Chile de Allende", del investigador de Edén Medina, publicado por la editorial izquierdista Lom. En otro post, había comentado ese proyecto a propósito del libro de ciencia ficción, Jorge Baradit, en que muestra que Pinochet se puso al lado de Allende y disfrutamos de la utopía cibernética marxista leninista.

 En ese libro se comenta el proyecto tecnológico Cybersyn, que tenía el propósito “el control operacional de las empresas estatales e intervenidas en el gobierno de Allende mediante el uso de la tecnología computacional”. Los diseñadores eran PUC y del Mapu. Era una especia de internet que recogía información de la producción de todas empresas estatizadas o expropiadas. El ingeniero a cargo del proyecto era un el inglés . Stafford Beer, quien vio la oportunidad de aplicar el proyecto en un país que pretendía alcanzar el socialismo por vía democrática. Al inglés no le bastaba vivir bajo el socialismo laborista, sino que quería el marxismo leninista. Desde luego, como toda persona del primer mundo de Izquierda radical de esa época (stalinista, maoístas, guevaristas, seguidores de Pol Pop), quería el comunismo para los países del Tercer Mundo, no su propio país. Parecido al francés que siguió al ‘Che’ Guevara a Bolivia. Por esa razón, dentro de las ‘víctimas del Gobierno Militar’ se ven extranjeros de Europa Occidental que tenían formación militar. Pertenecían a la guerrilla. 

 Luego el sociológo dice que el proyecto comenzó ampliarse; “Con el tiempo -y paralelamente al ascenso de Flores en el Gobierno-, Cybersyn fue ampliando sus pretensiones. Su tecnología podía emplearse para transformar el conjunto de la economía en un organismo adaptativo, adoptando las ideas de los biólogos Maturana y Varela, de fuerte influencia en Beer y Flores. Más tarde se pensó en emplearlo para promover la participación popular y canalizar la información y la propaganda”.

   

El columnista de Izquierda cita al final, las palabras de Medina: "cuenta la historia de la intersección de dos utopías", esto es, una política y otra tecnológica, y "como todas las utopías, esas visiones eran bellas, pero escurridizas". Muy bello si es en nombre de las ideas de Izquierda cometer genocidio.




 Mis queridos lectores notan la contradicción entre las palabras de Tironi y las del señor Bazán Álvarez. El Mapu pretendía eliminar a 800.000 personas y a la vez quería crear una máquina que recogiese el nivel de la productividad de las empresas. La demencia estriba como dice Bazán por ser “Hombres inteligentes y preparados en el “Humanismo Cristiano””. Supuestamente, el Mapu representaba a los sectores medios de país, a los cuales propia Unidad Popular los quería exterminar por ser burgueses.Se ufanaban por ser los intelectuales de la UP.

 En otra columna titulada ‘La Posibilidad del Mal’, el señor Tironi comenta las palabras del “historiador Tony Judt, en sus conversaciones con Timothy Snyde” sobre las cosas públicas en el período entreguerras: “Lo que le faltaba al pensamiento de izquierda y del centro en la época de entreguerras era algún tipo de reconocimiento de la posibilidad del mal como un elemento limitador, y mucho menos dominador, de las cuestiones públicas”. Según el sociólogo del PPD, los jóvenes revolucionarios leninista de la Unidad Popular conocieron la posibilidad del Mal, después del pronunciamiento militar pedido por la mayoría del país. Típico del pensamiento de Izquierda es invertir todo. Luego agrega: “ Nunca más nos sacamos el miedo de la piel: no a los demás, sino el miedo a nosotros mismos; al terror que podíamos engendrar si no aprendíamos a controlar nuestras pulsiones”. Ellos abrazaron la maldad y todavía siguen en la oscuridad. Para Tironi el problema no era el Mir, ni los 5000 guerrilleros que habían en Chile, ni las fuerzas de choque que tenía la Unidad Popular, sino el Gobierno Militar “por acosar a la población con un Estado omnipotente y omnipresente, no por dejarla al arbitrio del mercado; en otras palabras, por la DINA y Dinacos, no por la baja de los aranceles”. Los militares redujeron el tamaño del Estado, y el sociólogo habla de “acosar a la población con un Estado omnipotente y omnipresente”. Cualquiera persona informada, pensaría que está hablando del JAP. Al contrario del proyecto totalitario de Allende.

Sin embargo, es incapaz reconocer que la propia Izquierda chilena, la que forma de la Nueva Mayoría se ha encargado de  que “Paradójicamente, la porfiada negación del pasado conduce a su mitificación”. De ahí que Allende era demócrata, liberal y su culto a la personalidad, que los victimarios totalitarios y terroristas son las víctimas, que la Unidad Popular tenía el respaldo del pueblo y que la CIA estuvo detrás de la caída del presidente marxista de ese fabuloso proyecto que pasaba por llevar a Chile a guerra civil con un millón de muertos y ochocientos mil bolicheros muertos.

En la misma línea de trastocar los conceptos, la historia, es pues, a la ex mapu y ex candidata a diputado por las comunas de Peñalolén y la Reina, Teresa Valdés Echeñique en la elección parlamentaria del año pasado. Al parecer es pariente del arrepentido y del narcisista de La Moneda. Además de ser feminista y que también trabajo en el gobierno de Salvador Allende. En una entrevista que le hicieron en CNN Chile o en el canal 24 horas, ella dijo creó en 1983 el Movimiento Unitario “Mujeres por la Vida” para contraponerlo a la ‘Cultura de la Muerte’ del Gobierno Militar, y como dice en su sitio web “incluía a mujeres desde el PDC hasta el MIR-, articulación que convocó las mayores marchas y manifestaciones de mujeres contra la dictadura y por la democracia”. A igual que Tironi no le importa los asesinatos del grupos terroristas del Mir y luego del FPMR en los ochenta, y que hayan intentado imponer un gobierno comunista a costa de un millón de chilenos muertos. Valdés es otra cuica del barrio alto como Marcia Scantlebury, Manuela Gumucio y Carmen Castillo, quienes se sienten culpables de haber nacido en buena cuna.

  

A los izquierdistas chilenos se les nota que les pesa la derrota. Incluso en las personas que fueron de Izquierda y se pasaron a la vereda de la Derecha. Así, lo vemos en el ex mirista convertido al liberalismo, Mauricio Rojas, ya sea al ex comunista, novelista, ministro de Cultura y neoderechista militante de ‘Amplitud’, Roberto Ampuero.El primero hace la siguiente afirmación en una entrevista : “sino que yo mismo podría haber acabado transformándome en un verdugo como Stalin o el Che. Por eso me dediqué a buscar una ideología que se preocupara por proteger al individuo contra la violencia colectiva ejercida a nombre de cualquier ideal. Eso es lo que para mí representa las ideas liberales. No es tanto una cuestión de economía de mercado. Todo intento por sacrificar al individuo por una reforma, aun de corte liberal como la que hubo en mi país bajo Pinochet, es inaceptable. El liberalismo es algo integral”. Para Roberto Ampuero , “Subrayo que si bien desahuciar esa democracia fue una irresponsabilidad extrema, nada justifica la represión posterior”. Los que murieron después del 11 de septiembre eran terroristas del Mir. Y luego agrega: “Sin duda que el “nunca más” de un museo financiado por todos los chilenos debe alzarse contra el régimen que tuvimos, pero igualmente contra partidos que justificaron dictaduras en otras latitudes”. Hay recordar que los militares chilenos fueron llamados por el Acuerdo de la Cámara de Diputados, y no pretendieron perpetuarse indefinidamente como los gobiernos comunistas, ya que contaban con un itinerario para devolver a la democracia. Tanto Rojas como Ampuero omiten contra quienes combatieron los militares no eran unas blancas palomas. Como típico de Izquierda, es mejor culpar a otros de sus fracasos y derrotas. Además, como hemos visto en estos 24 años es lucrativo el negocio de hacerse la víctima.

 En fin, el Mapu fue un grupo más de los dementes, sociópatas, psicópatas, locos que conformaron la Unidad Popular, que debería pedir perdón al país por haber hecho tanto daño en vez de sentirse orgullo de su pasado.

Etiquetas: , , , , , , , ,

15 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Interesante la columna que propones hoy. mezcla de realismo histórico con un proyecto que parece sacado de las peliculas futuristas de finales de los 60 y principios de los 70's.

Y eso que no hablaban de ser totalitarios. comparto pues tu opinion acerca de como el zurdocarroña y todas sus abominaciones y posibles combinaciones tiene la maldita costumbre de reflejar sus propias taras en los demás cayendo en lo ridículo.

veía las fotos y consulté en Wikipedia acerca del proyecto... me pareció casi aterrador.

4:17 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
Exactamente. Ellos nos imputan sus propias taras. O bien, las malas cualidades que tienen sus enemigos o adversarios, según les convenga, reflejan sus propias personalidades trastornadas. En fin, ellos son los fascistas, ellos son los asesinos y la lista continúa.

A propósitos de películas de esos años, iba mencionar las series 'Space 1999' y otras.

El problema que aún no entienden los zurdos, era problema no la tecnología, sino la economía. Si lo hubieran implementado no hubiera servido para nada, después de todo, al final 'quedaban pan para tres días'.

Baradit escribió un libro y luego la llevaron en formato de película, donde actúa el actor comunista Alcaíno que personifica a Pinochet. También lo puedes buscar por la red.

5:13 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

Así es, Javier. lo inédito de esta "obra" es que lo unico que he visto a escala similar a lo que se hace actualmente en el DARPA y fue una de las precursoras de Internet, la ARPANet. la diferencia es que FUNCIONA. si el sistema fracasó fue porque el proyecto "se adelantaba mucho a su tiempo" y como todo acá, no se tenía del material necesario para hacerlo correr. aparte de las ineptitudes de quienes las crearon y administraron.

Vuelvan a decir que El gobierno militar era totalitario y los haré cagarse en sus pantalones y falditas cuando vean la verdad de ese "innovador proyecto".

No culparé a Baradit ya que su libro fue objeto de la mentalidad del zurdocarroña quien la editó.

La película la veré mas tarde.

5:35 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

Estuve revisando los papers de dicho proyecto, que en el papel sonaba genialisimo y de vanguardia, solo comparable con ARPANET, pero igual pretendía de todos modos una especie de "control totalitario" de la industria estatal de la época y obviamente sometida a los caprichos del estado.

para que leas lo que aparece en la pagina oficial del proyecto
http://www.cybersyn.cl/imagenes/documentos/textos/cybersyn_sinergia_cibernetica.pdf

11:20 a.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo
Cuando Tironi comentó ese libro, un forista dijo que en esos años, además, Chile iba a producir y diseñar un automóvil chileno y otras cosas sobre diseño, supuestamente vanguardistas.

En la elección presidencial del 2009, Baradit votó por el allendista Arrate. Ese es escritor es de Izquierda. Y él también participó en la gestión de pasar su libro a una película. No he visto la película, ni leído el libro.

11:54 a.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

de hecho el primer automovil "chileno" fue el Citroen Yagan (Consorcio Citroen-Corfo) del cual quedan aproximadamente 5 en funcionamiento, los excedentes construidos (300 aprox.) fueron usados por el ejército para ser desplegados en paracaidas... al final todos se hicieron pebre.

en todo caso entre bueyes no hay cornadas. ya sabes como son para promover su mentira.

2:36 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Abuelito debería ud salir a la calle que todavía vive con 40 años de retraso

2:43 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
Ese es el auto 'chileno', el Yagan que nombró el forista.

Anónimo:
Eres de los tantos chilenos educados por la Concertación que no entiendes lo que lees.

3:21 p.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

El Yagán hecho por el consorcio de la Citroen con la Corfo tenía su génesis en el Méhari frances. era construido a mano y a son de chuchadas. debido a su fabricación, era practicamente dificil encontrar un yagan exactamente igual a otro. aqui dejo el relato de su historia

(fuente: http://www.autopasion18.com/HISTORIA-YAGAN.htm)

Citroen comercializó en países como Grecia, Chile o Portugal, versiones baratas del 2cv con una línea denominada FAF (Facile à fabriquer, facile à financer). La versión chilena del Citroen FAF se denominó YAGÁN.

El Yagán, fue un vehiculo desarrollado en Chile entre los años 1971 y 1973, por encargo del entonces presidente Salvador Allende. Sin duda, el Yagán era un vehículo adecuado para el proceso de "Industrialización" que vivía Chile a principios de los 70. De hecho Allende lo consideraba el "auto del pueblo" o el “auto familiar de Chile”.

Aunque la carrocería era de metal, estaba basado en el Mehari francés (carrocería de fibra), que también se fabricó en Argentina, pero era una versión más rústica, y por qué no decirlo, también más fea. A pesar de tratarse de un vehiculo artesanal ya que el Yagán estaba hecho totalmente a mano y sin ningún tipo de matrices o moldes, por lo que no existen ni existieron 2 Yagán idénticos, logró una cuota de fabricación cercana a las 1.500 unidades, en su fabrica de Arica (norte de Chile) donde además se ensamblaban otros vehículos Citroen, como el Ami 8 y el 2CV. Algo muy distintivo del Yagán era que el chasis base era de citroen 2CV y no de Mehari, y el 50% de los componentes eran chilenos, ese era el objetivo.

Era una muy buena alternativa (por precio) frente otros modelos ensamblados en Chile como el Renault 4 , el Fiat 600, el Austin Mini, el Citroen 2cv, etc... Sin embargo, después de 1973 tras el golpe de estado de Pinochet, ya no se tenía una idea clara sobre el futuro de este vehículo ya que el país atravesaba una grave crisis y no estaba claro si era viable la fabricación del modelo en el país.

No obstante, algunas “lumbreras” del Ejército quisieron darle un nuevo rumbo al destino de este peculiar vehículo para emplearlo como vehículo militar. Desde aquel Gobierno se encargó al Sr. Daniel López un modelo de Yagán modificado para realizar patrullajes militares.

Muchos Yagán fueron sacrificados en absurdas pruebas de resistencia, algunas de las cuales consistían en ser lanzados desde aviones Hercules C-130 con paracaídas, evidentemente con resultados lamentables para los vehículos que resultaban totalmente destrozados. Al no cumplirse las expectativas del Ejército (a quién se le ocurre) su fabricación fue desechada finalizando así el periplo del único vehículo diseñado y fabricado en Chile.

4:24 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
Gracias por el link.
Parace que en Chile no hay ningún empresario que se atreva a soñar con un automóvil diseñado acá. Requiere mucho trabajo e imaginación. Desde hace un buen tiempo me estado preguntado cuál sería el auto chileno, por excelencia.

10:48 a.m.  
Blogger Jose Cornejo said...

lo que dijo de "vanguardista" basta con ver las fotos para darse cuenta que de vanguardista no tenía absolutamente nada.

El crear un auto 100% chileno necesita de alguien "iluminado" para que monte el proyecto. si fuera yo, tomaría como base el Suzuki Alto 800 y le daría algunos retoques. XD

12:39 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

José Cornejo:
El Yagan no le llega a los talones a Land Rover, ni siquiera parece un auto para la clase media o familiar de la época. Hasta la citroneta clásica de esos años era mucho mejor.

3:12 p.m.  
Blogger Maximo said...

Tenía razón el Comandante Pepe, cono menos muerto no les resultaría………y no les resultó.

Lo de los 800.000 bolicheros es bien interesante, ahora no tendrán ese problema, gracias a la creación de los oligopolios. ¿Fue esa también una razón para crearlos?.

Sobre el computador de Allende, el profesor Huerta de Soto lo menciona en una de sus clases que puedes encontrar en You Tube, como una muestra del fracaso del socialismo.

5:32 p.m.  
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Así es. No les resultó. Sin embargo, prefieren hacerse las víctimas.

Tal vez. Acuérdate que la razón para crear los oligopolios es que desean crear los grandes sindicatos y borrar el multirut.

El problema era la economía.

11:19 p.m.  
Anonymous Dark Knight said...

Estimado, refloto este blog porque me surgió una duda a raíz de una conversación que tuve con un colega simpatizante de izquierda:¿cuál era el verdadero rol de la Dinaco? según él era falsear la información sobre el combate al terrorismo, hacer pasar por enfrentamientos muertes ocasionadas por "torturas y ejecuciones", además de "agrandar" las acciones terroristas.

Ojalá alguien lo pueda aclarar, porque de lo que busqué en Google casi todo provenía de fuentes izquierdistas.

2:53 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home