jueves, mayo 02, 2013

El ministro 'liberal' que no quiso defender la libertad



 A decir verdad, la caída y la destitución por parte del parlamento al ex ministro de Educación e investigador del Centro Estudios Públicos (CEP), Harald Beyer, que se ufanaba de su talante liberal y transversal, como diría el periodista progre, Matías del Río, no me importo. Tampoco lloraría si lo funarán. ¿Qué es eso de ‘ser liberal y transversal’? Es como de decir ‘liberal de centro’, como les gusta decir algunos. Esa es una característica de la llamada Nueva Derecha. Sería mejor el término travesti. Y quién mejor representa por antonomasia esa manera de ser, sino el propio presidente de la República, Sebastián Piñera, que a todo de sí; aun cuando ello implique contradecirse.

 Los representantes de la Red por la Vida y la Familia, le hicieron ver al ministro algunas objeciones.

 

 Una de las cosas que no me gustó de su ministerio, que, además, de no defender la libertad de enseñanza, es que por presión del grupo Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) cambiará el término ‘trastorno’ para referirse a la conducta homosexual con que aparecía en los textos. La organizadora del famoso seminario que se hizo en la Pontificia Universidad Católica de Santiago, Ismini Anastassiou cuenta que el ex ministro de Educación le respondió que palabra ‘trastorno’ no era compartido por los científicos. ¿En quién se baso el ministro: en los homosexuales o en los científicos?

 Ahora bien, como existe relativa libertad, los establecimientos que postularon a los 7 programas de Educación Sexual en el 2010, prefirieron definir en su mayoría la homosexualidad como “trastorno de la identidad sexual”. Cuando se supo esa información, el presidente del Movilh, Rolando Jiménez junto con Amnistía Internacional, la representante de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) y Colegio de Psicólogos enviaron una carta al Mineduc para que investigará si hay planes homofóbicos. Ismini Anastassiou le manifestó que era inconveniente que el Ministerio de Educación apareciera debatiendo sobre el tema homosexual. Obvio, tomaba partido, y de paso pasaba a llevar a las instituciones de enseñanza que eran contrarias a esa orientación sexual por las razones o creencias que tuviesen. Y que en los planes de estudio estuviese el Manual de ‘Educando en la Diversidad’ de Movilh. Anastassiou quería que el Mineduc le quitara el apoyo a ese Manual. La respuesta de Beyer fue que ese documento era de una institución privada y que venía del gobierno anterior, esto es, de Bachelet. Con todo, el propio ministro no tuvo problemas en asistir a la ‘marcha por la diversidad’.

Le manifestaron que él no respetó la selección de los 7 programas del ministerio, ya que le pidió una explicación a la Universidad San Sebastián por haber aceptado un de los programas en el 2011.

 

 Así le objetaron que el programa “Control de Salud del Joven Sano”, impulsado por el Ministerio de Salud, de Desarrollo Social y el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), pasaba a llevar la autoridad de los padres sobre sus hijos. El programa en cuestión consiste en que los profesionales de la salud atienden a los estudiantes entre 10 y 19 años, en un ambiente de “confidencialidad”. Anastassiou relata que: “Tanto los estudiantes como los padres apoderados deben firmar un documento en el que consienten la atención, pero curiosamente, a los padres se les oculta parte de la información que sí se les da a los jóvenes”. Y agrega: “A los apoderados no se les informa que se tratarán los temas de salud sexual, ni tampoco que esta actividad sería en “confidencialidad””.

 Según los representantes de la Red por la Vida y la Familia, el programa pasa a llevar a la autoridad de los padres, puesto que sus objetivos son “disminuir en 10% el embarazo adolescente” y “aumentar en 20% la prevalencia de uso del preservativo en la población entre 15 y 19 años”. ¿Y si los padres prefieren decirle que no tengan relaciones sexuales a sus hijos en esa edad? ¿Los van a llevar a la cárcel porque no aceptan los preservativos? Le manifestaron dudas y la poca transparencia del programa, en vista de la temprana edad de los estudiantes. La respuesta del ex ministro fue: “si los apoderados no llevan a los niños a los consultorios, entonces los consultorios van a la escuela”.

 Por eso, no me dolió ni me apeno la caída del ministro ‘liberal’ Beyer que no quiso defender la libertad, ni respetar la autoridad de los padres.

Etiquetas: , , , , ,

8 Comments:

Blogger Maximo said...

Beyer dice que es partidario de la "igualdad de genero" (o algo asi); ademas es contrario al lucro en la educacion. Es decir, respeta la diversidad para algunas cosas y para otras no la respeta.

No es liberal, es totalitario.

6:20 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Maximo:
Esa idea de la 'igualdad de género' es una tontería de las izquierda y de las feministas.

Obviamente, que por parecer o querer liberal progresista tiene que negar el lucro.

Una nueva definición:
Liberal progresista: totalitario.

1:40 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...


cristian
4 may (hace 11 días)

para mí
cristian ha hecho un nuevo comentario en la entrada "El ministro 'liberal' que no quiso defender la lib...":

Comparto por completo tu opinión y tu visión del caso Beyer. A mi me daba lo mismo por él si era o no destituido. Sería bueno que esta gente aprendiera de una buena vez que no se saca nada con hacerle la pata y adquirir el lenguaje de la izquierda, es inútil ser amable con el Diablo, él nunca actuará con reciprocidad, por su naturaleza.
Mucho me molestó su asistencia a las marchas gay, no le importó importunar las ideas de la UDI, uno de los partidos del gobierno que le pagaba el sueldo.

10:48 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:
A estos tipos no les importa si somos mayoría. Ellos prefieren hacer creer una minoría como los homosexuales es una mayoría.

Además, son elitistas.

10:50 a.m.  
Blogger cristian said...

Javier, ¿viste como salió volando un representante de la Nueva Derecha del CEP como Arturo Fontaine? Ojalá que la verdadera derecha se ponga las pilas, siguiendo los conceptos del libro de Novoa, y realice una masiva poda de neoderechistas traidores a las ideas correctas

8:43 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:
Leí la noticia. Recuerda que él miembro de la directorio del Museo de la Memoria.

Ahora faltan que echen a Lucas Sierra, el abogado que fue miembro de la Comisión Valech; y, naturalmente, a Beyer.

12:09 p.m.  
Blogger cristian said...

Javier, te recomiendo leer esta genial y didáctica columna aparecida hoy en El Mercurio, de un tal (no lo conocía) Gerardo Varela. En parte dice: "George Bernard Shaw, ese gran dramaturgo inglés y socialista por cierto, sostenía, no sin algo de cinismo, que un sistema político que consistiera en quitarle a Juan para darle a Pedro siempre podía contar con el apoyo de Pedro.


Chile debe ser el único país del mundo donde las alzas de impuestos solucionan problemas políticos y no los crean. A Bush lo botó su famosa "read my lips", no subiré impuestos. A la dama de hierro terminó de derrocarla el "poll tax". La razón es muy simple: en Chile no hay conciencia de contribuyente. La gente cree que otros pagan los impuestos, no ellos. El Estado exige transparencia en todo lo que hacemos, pero es oscuro a la hora de cobrar los impuestos. En esto de mejorar la transparencia y la conciencia tributaria se podría partir por el IVA que, como en EEUU, se recargue en la caja al momento de pagar. Si a la Sra. Juanita, en la caja, cuando va a comprar 5 marraquetas le explican que tiene que pagar 6, porque una se la tiene que dar al Estado, me sospecho que las alzas de impuestos van a ir perdiendo popularidad


Si mi memoria no me engaña llevamos cerca de 18 reformas tributarias desde el regreso de la democracia, pero nunca parece ser suficiente para los políticos, que siempre con alguna excusa altruista quieren más. No es de extrañar, con más plata bajo su control tienen más poder. La gracia es cómo sacarle poca plata a mucha gente para que no reclamen o cómo hacerle creer a mucha gente que sólo le van a sacar a unos pocos para repartirlo entre los muchos.(...) En realidad lo que nuevamente va a ocurrir acá es que grupos pequeños organizados de clase media lograrán obtener beneficios del Estado que financian los muchos desorganizados de clase media que pagan impuestos. Por supuesto los políticos les dirán que con esta reforma sí, pero es hora que vayamos aprendiendo, nada es suficiente para dejar satisfecho al ogro filantrópico. No existe tal cosa como la "última reforma tributaria", hasta que efectivamente los contribuyentes digamos: basta.


La fallecida Dama de Hierro consideraba que mejorar el desarrollo de un país con más impuestos era como tratar de curar la anemia con sanguijuelas. La metáfora es de ella por supuesto, yo intento pasar por este mundo siendo políticamente correcto."

link

11:39 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:
Hace tiempo Heitai escribió sobre lo mismo, en el sentido en que las personas en este país no saben cuanto gastan en impuesto. No lo transparentan las autoridades, porque no les conviene.

Con tantas alzas de impuestos, en USA la Concertación hubiera durado cuatro años.

12:19 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home