viernes, noviembre 12, 2010

Una derecha sin corazón ni entendimiento





Si bien en el actual Gobierno trabajan varias personas que provienen del mundo privado de la Derecha, siendo relegados los militantes de los dos partidos que lo apoyan, el líder que los dirige nunca ha sido de Derecha, ya sea de la conservadora o de la liberal. Me refiero a Sebastián Piñera, quien a fines del Gobierno Militar quiso entrar por la puerta ancha a la Democracia Cristiana. Su propio itinerario político y empresarial nos revela un ser humano que no le gusta el juego limpio, con tal de ser el primero. Por tanto, es la persona menos autorizada para pretender fundar una nueva derecha junto con su ministro de Interior, Hinzpeter, tirando por la borda la historia de ese sector.

Ahora que llegaron al Gobierno, me asombra que los electores de la derecha hayan perdido el sentido de crítica y vigilancia a la autoridad. Creen porque los ministros tienen títulos en Ph. Doctor, MBA y hayan sido exitosos en el mundo privado, hay que olvidar la célebre frase de Lord Acton: “El precio de la libertad es la eterna vigilancia”. Usando las clasificaciones que usaban en la era de la Concertación, la derecha piñerista se ha vuelto autocomplacientes. En cambio, aquel grupo de la derecha que crítica al actual Gobierno por tomar las banderas de la izquierda en forma literal, seríamos los autoflagelantes.

Una cosa es adentrarse en territorios donde la izquierda ha sido fuerte y cambiarla con las ideas de la derecha, y otra cosa muy distinta, es que desde la derecha usen y sigan usando las ideas de la izquierda.

Como al presidente Sebastián Piñera le gusta quedarse ‘con todas las bolitas’, hay sospecha de que intervino en la última elección de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). Es de lo único que hablan los canales de la televisión abierta. Me gustaría saber la verdad, aun cuando ello traiga no sé que consecuencias para el mandatario y la coalición. A raíz de la sospecha que hay sobre él, el mandatario ha dicho dos frases que se condicen sus intervenciones en estos nueve meses sobre los últimos treinta y siete años de la historia reciente y de la propia derecha: "con altura de miras y respetando la verdad" y "Acusaciones obedecen a estrategia vieja y miserable: 'miente, miente, que algo queda'". A lo anterior, está el hecho de que Piñera tiene la pretensión de fundar una nueva derecha junto a base de mentiras y tergiversaciones tal cual hizo en la entrevista al diario ‘El País’: “Estamos construyendo una nueva derecha en nuestro país, muy alejada de los totalitarismos y de los atropellos a los derechos humanos, y muy comprometida con la libertad y con el futuro”. La vieja derecha formada por el Partido Nacional, de los cuales muchos de sus militantes entraron a formar en el nuevo referente, Renovacional Nacional se opusieron al totalitarismo de la Unidad Popular. Fue la izquierda la que abrazo el totalitarismo y violó los derechos humanos tal como dice el Acuerdo de la Cámara de Diputados. Cuando habla de los ‘derechos humanos’, intenta desacreditar la lucha contra el terrorismo y lo habla desde la izquierda. Para él, los terroristas no violan los DD.HH., de ahí que le haya otorgado facultades al primer presidente de la Concertación para indultar terroristas en el momento en que fue senador. Además, el Gobierno de Piñera le sigue violando a los derechos humanos al no respetar el Estado de Derecho y la igualdad ante la ley a los militares presos. No deja de hacerles guiños a la Concertación, por ejemplo, en el momento en que le entregaron el informe de PNUB, dijo : “Veo a Alejandro Foxley y me recuerdo estas conversaciones a comienzos de la década de los 90, cuando a él le tocó la responsabilidad de ser el primer ministro de Hacienda de la nueva democracia. Y recuerdo muy bien lo que Alejandro planteaba, que había ese doble compromiso: por una parte, fortalecer el desarrollo y, por otra parte, fortalecer la igualdad y la lucha contra la pobreza”. Y agregó: “se hizo la primera reforma tributaria y la primera reforma laboral, que se hicieron con consenso, con acuerdos. Y tal vez eso explica en gran medida el éxito que tuvo el Gobierno del Presidente Aylwin y el Ministerio del ministro Foxley. Y también lo que ocurrió durante los primeros 20 años de nuestro país”. ¡Un ‘liberal’ alabando los impuestos!

Volviendo a la entrevista al diario ‘El País’, Piñera no dice nada nuevo que aquellos que desprecian a hayan hecho: “Que el centro-derecha sea fiel a sus convicciones profundas: un compromiso con los tres pilares básicos: primero, un sistema político estable con una democracia de verdad, con Estado de derecho, alternancia en el poder, respeto a los derechos humanos, libertad de expresión. Segundo, una economía de mercado, libre, abierta, competitiva, integrada en el mundo; y tercero, un sistema social en el que el Estado asegure a todos un mínimo consistente con la dignidad humana”. Piñera habla como si los de la derecha fuesen cavernícolas hasta que llegó él. La vieja derecha que hubo hasta al 11 de septiembre era liberal en lo político y mercantilista en lo económico. Quien trajo la democracia, le respeto los derechos humanos, abrió Chile al mundo e hizo la economía más competitiva fueron los militares. Ahora hay que pasar a otra etapa en la economía.

¿Cuáles son los rasgos de la nueva derecha o ‘piñerista’? Cobardía para enfrentarse a la izquierda ante el tema de los derechos humanos y la propia historia del país, subir los impuestos, aumentar la burocracia y las regulaciones. Además de guiarse por las encuestas. Un bloguero en la última Gonzalo Rojas retrata bien la derecha piñerista: “El Piñerismo un día es UDI, otro PPD, otro comunista marxista, y al siguiente Radical o DC (la mayor de las veces) para al lunes siguiente disfrazarse de RN y así sucesivamente. Como el camaleón, cambia de color según la ocasión y según la encuesta que viene”.Otro rasgo de ese nueva derecha es que los del sector liberal o centro derecha se ufanan a debatir cualquier tema, con el pretexto de censurar a los que piensan distintos de ellos. Así se vio en la campaña por el tema homosexual, cuando censuraron al investigador de instituto Libertad y Desarrollo, Hernán Büchi por criticar las políticas socialistas del Gobierno apenas instalado. Los que piensas distintos de ellos son retrógrados y talibanes. Esa derecha que se dice ser abierta se comporta como taliban, al no aceptar las diferencias dentro de sector. La derecha monolítica está en la centro derecha. Lo que estamos viendo es el resultado de la entrevista que le hicieron al recién ministro de Interior, Hinzpeter en la revista ‘Que pasa’: “Me obsesioné con que nuestro jingle fuera con charangos, con quenas, "tráiganme una canción de Illapu o Quilapayún". Sostuve que era clave izquierdizar nuestra campaña. Creí y creo que era fundamental que tomáramos las banderas de lucha y planteamientos de la Concertación”. Por esas razones, los derechistas autoflagelantes han denominado el ‘V de la Concertación’ o ‘el cuarto de la DC’. Y la última tontería es la propuesta del senador Longuiera de llamarse ‘derecha progresista’, cosa que en cualquier sitio liberal o conservador desprecian la palabra ‘la filosofía progresista’. Por cierto, no el progreso.

Con todo, me asombra encontrar declaraciones honestas del otro lado. Así, la española del think tank de izquierda, Chile 21, María Fernández de la Vega escribió : “Alguna razón tiene la UDI cuando reclama los créditos por impulsar un verdadero "parteaguas": una derecha que decidió internarse en territorios de los otrora cordones industriales de la UP”. Piñera nunca lo va reconocer, pues es muy orgulloso para admitirlo. Otras declaraciones, por el contrario, me dejan perplejos, como la última columna del DC Jorge Navarrete : “en el espacio que me concede la oposición, observo con interés y empatía lo que ellos representan: una derecha joven, apasionada, culta y, por sobre todo, más sobria”. ¿Qué diablos quiere decir ‘joven’, como si nunca hubiesen sido jóvenes, ‘apasionada’, si los que defienden con pasión, este mismo señor los tilda ideologizado, y ‘culta’, como si nunca hubiesen leído? Una persona culta es para mí, el bloguero Ciro Cárdenas, quien tiene claridad y pasión que les falta los Allamand, Longuiera, Hinzpeter y el propio presidente. Naturalmente, el monopolio de la cultura pertenece a la izquierda.

Por última, la nueva derecha instalada en el Gobierno carece de humanidad y corazón, pues una vez más, el presidente Piñera junto con su ministro de Justicia, Felipe Bulnes le niega a el indulto a un militar. Esta vez al ex capitán de carabinero Guillermo Cofré Silva encerrado en Punta Peuco, a pesar de que tiene cáncer terminal. El ministro lo considera un peligro para la sociedad un ser humano postrado en la cama. Y así se queja, el propio ministro de Justicia del hacinamiento en las cárceles. Si lo indultan, se acaba ‘la unidad nacional’, porque el actual Gobierno le teme a las jaurías de la izquierda.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

4 Comments:

Blogger Violante Cabral said...

Es un poco incomodo esto que hacemos los dos de postear en nuestros respectivos blogs y dejar que se clonifiquen en la Revista Jupiter, pero me comprometo a comentar en ambas partes. Amigo Javier, qué puedo decir que no se haya dicho, ya no puedo teorizar ni establecer distancias. A mi me parece que la Nueva Derecha es más peligrosa que un carabinero desahuciado y que el mayor mentiroso en este cuento es Piñera que nos hizo creer a sus votantes que era de "derecha moderada" ¿Cómo iba a votar por él si sabía que iban a sacar los charangos a la calle? Ya solo falta que se dejen barbas de "hombres nuevos". En un momento de crisis mundial que se pongan a jugar a izquierdistas me parece irresponsable y criminal.

11:14 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Violante:
No tengo problemas en comentar en ambas partes. Además, Revista Jupiter nos reúne bajo un mismo propósito, sin caer en la dispersión.

Como dice Francisco, esta derecha es colectivista. Por eso, es peligrosa.

12:19 p.m.  
Blogger Roy said...

Sabes? pertenezco a una filosofía de vida tan opuesta a la tuya, tenemos nortes inconjugables, pero no puedo omitir contarte la sensación que tuve. Cuanto coicidimos en nuestra opinión sobre el actual mandatario! no te sientas como el único engañado en este cuento, somos muchos, aunque no voté ni votaría por alguien del bloque, creo que eso de prometer, y más tarde no cumplir lo supera. Él Sabe que asi, progresa, gana votos, aumenta sus arcas y se mezcla con el Socialismo cuando le conviene, con la derecha cuando quiere sus votos y con la DC cuando no hay que hacer nada al respecto de algo.

Saludos y viva la objetividad.

PD: tenemos hoy más "Ni chicha ni limoná" del que tuvimos en 20 años, que tampoco solucionaron los problemas que debian, solo los regularon.

3:53 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Roy:
No quise votar por él como lo expresé en este blog. Pero, al final voté.
¿Cuál es tú filosofía de vida? ¿Conservador o liberal?

saludos

4:16 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home