miércoles, septiembre 29, 2010

Satisfaciendo a cada grupo para no tener opinión

Aún cuando estemos a fines de septiembre, no puede dejar de comentar las declaraciones del Presidente Piñera, ya sea el 11 de septiembre, ya sea sus palabras en el Congreso pleno celebrando el bicentenario, ya sea sus palabras fuera de protocolo en el día del Ejército, que a la izquierda no les gustó. Y por último, para rematar sus declaraciones de apoyo al Presidente de Colombia para enfrentarse con el terrorismo.

Pocos habrán notado que el Presidente Sebastián Piñera se contradijo en sus cuatro declaraciones. Para alguien que se guía por las encuestas y los grupos focus, no tiene nada de sorprendente. Un día apoyamos a los anti-aborto, por ejemplo, y al día siguiente, sin mediar ninguna reflexión, se apoya el grupo contrario, sólo porque trae más dividendos.

Veamos la primera desafortunada declaración : “Daba la impresión que Gobierno y oposición de la época se habían propuesto destruirse mutuamente y lo lograron y, de paso, destruyeron nuestra democracia”. No sé si esa declaración es producto del relativismo post-modernista que reino en los noventa o es una variación de la ambigüedad de la Democracia Cristiana chilena. Naturalmente, esa afirmación les gustó a la izquierda que a las personas de derecha, pues el progresismo les gusta una variación de la declaración del Presidente, a saber: “Todos somos culpables del derrumbe de la democracia”. Sebastián Piñera pone en el mismo nivel aquellos que defendieron la democracia y la libertad con los que usaron la violencia, el terrorismo, el matonaje y que quisieron instalaran un régimen totalitario. Ahora sabemos la respuesta del Presidente a su hermano José Piñera, cuando éste comparó a Allende con Hitler. ¿Dónde deja la declaración de la Contraloría, del Tribunal Supremo y el Acuerdo de la Cámara de Diputados de Agosto de 1973? Para Piñera, es lo mismo una persona que usa la violencia a una que no la usa en la política, es lo mismo un grupo que expropia empresas y tierras a uno que las defiende, es lo mismo un grupo que desprecia la democracia llamada despectivamente burguesa a un grupo que la defiende con los recursos de que dispone. Todavía el mundo artístico progresista, como el director Pablo Larraín y el escritor y guionista, Roberto Brosky se atreven calificarlo de conservador. Que yo sepa, a ningún conservador aquí en el la quebrada del ají podría en el mismo plano a los que apoyaron el totalitarismo comunista y aquellos que defendieron la democracia. Para alguien que se pavonea de admirar al ex Presidente Eduardo Frei Montalva, tengo mis dudas si leyó la carta que le envío a Mariano Rumor: “estaba absolutamente decidido a instaurar en el país una dictadura totalitaria y se estaban dando los pasos progresivos para llegar a esta situación, de tal manera que ya en el año 1973 no cabía duda de que estábamos viviendo un régimen absolutamente anormal y que eran pocos los pasos que quedaban por dar para instaurar en plenitud en Chile una dictadura totalitaria”, o si conoce la entrevista al diario español ABC: “Los militares fueron llamados, y cumplieron una obligación legal, porque el Poder Legislativo y el Judicial, el Congreso y la Corte Suprema, habían denunciado públicamente que la Presidencia y su régimen quebrantaban la Constitución….Allende vino a instauran el comunismo con medios violentos”. Si leyó el Acuerdo de la Cámara, en que acusa al Gobierno de la Unidad Popular del: “propósito de someter a todas las personas al más estricto control económico y político por parte del Estado y lograr de ese modo la instauración de un sistema totalitario,”. A veces, tengo mis dudas si el actual mandatario, en realidad, estudió en Harvard, pues sería incapaz de elaborar un breve ensayo de tres páginas sobre un cuento de Edgar Allan Poe. Digo esto, porque muchos estudiantes de la ingeniería o economía que hacen post-grados en dicha universidad, se asombran que los profesores le pongan de tareas escribir ensayos sobre tal o cual tema, cada semana tal como lo retratan en la película de los noventa ‘Tierra de Sombras’. Ya vimos para maremoto el precio de no saber redactar, a propósito del fax del Shoa.


Luego para su discurso en el Congreso Pleno reiteró sus declaraciones que realizó el sábado 11, que el pronunciamiento : “ciertamente fue evitable, pero obedeció a una democracia que venía enferma desde mucho antes. Enferma de exceso de ideologismo, violencia. Por eso mismo tenemos que saber aprender de nuestra historia". Esta vez, a la izquierda no les gustó. Si era evitable, ¿Por qué el ex Presidente Eduardo Frei Montalva afirma, en el Acta de Rivera: “Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema sólo se arregla con fusiles,”?

Además, sus declaraciones confunden más a las nuevas generaciones.

Las palabras del mandatario es el resultado de la descomposición moral de la llamada ‘patrulla juvenil’ de los noventa conformada por el propio Piñera, Lily Pérez, Alberto Espina y Andrés Allamand. Este último junto con el ex jefe de SII de tiempos de Pinochet, Felipe Lamarca no dijeron nada de los disparates que escribió el ex terrorista, Max Marambio cuando fueron invitados al lanzamiento del ‘Las Armas del Ayer’. Después tenemos los clones, Rubilar, quien asistió a un homenaje a Allende, el diputado Monckeberg recomendado hacernos la lobotomía al visitar el Museo de la Memoria, Francisco Chahuán, quien les interesa los temas de futuro, pero evade los del pasado. En fin, el mismo sector de RN, que censuró al ex embajador Miguel Otero. Casi olvido, al actual ministro de Interior, Hizpeter que pertenece al mismo equipo.

Después, para la Parada Militar afirmó que las Fuerzas Armadas están : “para defender nuestra patria y para ir en tu ayuda, cada vez que las circunstancias lo requieran o cada vez que la naturaleza nos golpee con sus fuerzas”. Los militares contentos. Sin embargo, en la semana había sostenido la sociedad chilena estaba enferma. ¿Ello incluye a las Fuerzas Armadas que defendieron la Patria de la embestida totalitaria comunista de izquierda?

Y estando en ONU, el presidente Piñera apoyó al presidente colombiano, José Manuel Santos, tras la muerte del guerrillero Jorge Briceño, alias "El Mono Jojoy, en la que declaró: “pero muchas veces la debilidad frente al terrorismo y frente a la guerrilla produce más daños que combatirlas con vocación, con fuerza y compromiso”. Antes había dicho, que la muerte del guerrillero “le hace bien a la humanidad”. Sebastián Piñera con su declaración relativista del 11 de septiembre, fortaleció a la izquierda que se pavonea de su pasado terrorista y mostró debilidad. En cambio, el actual mandatario le dió la espalda a los militares que combatieron el terrorismo del Mir, del FPMR y del Frente Lautaro, que están presos injustamente, al no respetar su compromiso antes de la elección. La muerte de los grupos terroristas chilenos constituye una violación a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad. La muerte del terrorista y fundador del Mir, Miguel Enríquez no es un “bien a la humanidad”, sino una “víctima de la dictadura” y de todos aquellos que pensaban como él.

En agosto, el diario ‘El Mercurio de Santiago’ anticipo que el Gobierno para estas fiestas del bicentenario recién pasadas querían “instalar el perfil de "estadista" de Piñera, tomando distancia de los conflictos políticos diarios y pidiendo trabajar en conjunto”, invitando a los ex presidentes de la Concertación como símbolo de la ‘unidad nacional’. Y así, zanjar el petitorio sobre el indulto de la Iglesia Católica chilena. Las personas serias de este país, sabemos que la unidad nacional y la reconciliación pasa por liberar a los militares. Si no es así, es pura farándula política, que es algo que le gusta a Piñera.

Ahora bien, si el presidente Sebastián Piñera es conservador y estadista, entonces, yo soy Jesús o Buda.

Etiquetas: , , , ,

5 Comments:

Blogger Violante Cabral said...

Piñera no se atreve a salir del closet de los demos, y no se da cuenta que la DC de Don Lalo (el verdadero Frei, no Gomilalo) no existe, que los de ahora son unos oportunistas cobardes que nunca lo aceptarán en sus filas.
Es como el tontorrón de Hinzpeter fotografiándose al lado de un retrato del Chicho y olvidándose que Allende era más antisemita que Alexis López.

6:43 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Violante:
Conocí un ex DC que pensaba mencionar en este post. Pero lo haré aparte.

Ese DC confirma lo que tú acabas de decir de los actuales DC.

Lamentablemente voté por él, aunque no quería.

6:53 p.m.  
Blogger Violante Cabral said...

¿Quién es? La DC perdió Norte el día en que se olvidaron de los valores sociales cristianos que son su base.

8:38 p.m.  
Anonymous Vicente Olazaran said...

El problema no es Piñera. Todo el mundo sabía quién era realmente y cómo piensa y por lo demás nunca lo ocultó. Luego nada de lo que hace o dice puede sorprendernos.
Proclamaron un candidato exclusivamente porque estaba posicionado en las encuestas con la ridícula idea de que iría cambiando en el camino.
A Piñera no le importaba quiën lo apoyara con tal que lo hiciera. Si la DC le hubiese dicho que fuera su candidato para el no hubiese habido diferencia. Incluso si la concertación lo hubiese hecho, estoy seguro, pero seguro, que no se habría negado.
No estoy muy seguro si la Alianza dure los cuatro años.
Probablemente termine gobernando con la DC

11:06 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Violante:
Se llama Juan Pizarro. Fue el máximo político en La Floridad en tiempos de la UP.

El problema de los DC, es que ellos no se ven como conservadores, pues aquí ser conservador es sinónimo de retrógrado a diferencia del mundo anglosajón.

Vicente: El presidente de RN propuso hace poco que el próximo candidato fuese DC.

Piñera carece de principios. Es la personificación del camaleón.

12:22 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home