jueves, julio 22, 2010

¡Oh la pobreza¡








Sin dudas revuelta ha causado la última encuesta CASEN, que reveló que los pobres habían aumentado, durante el último gobierno de la Concertación. Lo que no sabía es que el presidente Sebastián Piñera había hecho una cadena nacional voluntaria llamando a la unidad nacional, para encarar ese problema. Pensé, entre paréntesis en su llamado a la unidad nacional era con el propósito de cerrar el odio que sembró la izquierda hace más de cuarenta años.

Nuestros progresistas estaban escandalizados, ¿cómo era posible? La culpa tiene la crisis internacional. Más bien, la actual oposición que gobernó durante veinte años, tendría que escandalizarse como mostró una noticia, que los viáticos de los funcionarios estatales había subido un 1004%, y que constituye el segundo sueldo. Asimismo, haber financiado puras ONGs de izquierda. Les tiene que avergonzar el billón de pesos que se perdieron durante la Concertación. Haber aumentado la burocracia mucho desde 1990 y el sueldo de millonarios o de CEO, que reciben los ex presidentes de la República y los ministros de Estado, que ya lo quisiera cualquiera emprendedor para sacar su negocio adelante. Como también, les tienen que avergonzar, por una parte, la reforma laboral que hicieron en 1999, y por otra parte, haber subido los impuestos y mantener otros que afectan cualquiera actividad económica: el impuesto a los combustibles, el timbre y estampillas, y otros que afectan la cadena alimenticia, como es el impuesto a la harina. Lo anterior, afecta, el bolsillo de las personas. Con la reforma laboral de fines de 1999, muchas medianas y pequeñas empresas se fueron a la quiebra.

El progresismo y la Iglesia Católica chilena también ha contribuido con su despreció a la ética del lucro, pues muchas personas cuando no encuentran trabajo, deciden emprender para salir adelante. Esperan que su negocio tenga ganancia, pues así, pueden educar a sus hijos o soñar con bienes que le eran inaccesibles.

Parte de la derecha también tiene la culpa, pues el sector llamado liberal o de centro derecha que representa el partido RN, contribuyó con el aumento de los impuestos y la reforma laboral. Y ahora, el actual Gobierno que dice ser de ‘Derecha’ que más bien se parece a la Concertación, aumento el impuesto a las estampillas y timbres. Y para los pobres que sueñan ser ricos alguna vez, los castiga con impuesto discriminatorio a ciertas propiedades. Fomentemos la envidia. Un autor de la década de los 80 en los Estados Unidos, Michael Korda escribió: “Estados Unidos fue el primer país en que se consideró respetable hacer dinero”. (La negrilla es del autor). Les recomiendo leer el ensayo ‘La Ética del lucro’ de Armando de la Torre.

Tanto la izquierda como la derecha les gusta ver al pobre como si fuese un niño, esto es, no los tratan como adultos que tiene metas, objetivos y que aspiran como toda persona mejorar su condición.

Tampoco he entendido la idea que tienen algunos de convivir con los pobres en vez de ayudarlos, que viene de los 60. No estoy en contra la caridad. Asimismo, tampoco ayuda que los pobres, como se quejan la clase media, reciban todo tipo de subvenciones, ya sea para agua, luz y otros cosas. Los ricos no se molestan.

Es un cliché decir que para salir de la pobreza es condición sine qua non la educación. Sin embargo, estoy dudando hace tiempo de esa afirmación, ya que no explica que personas que solamente ha cursado la escolaridad tienen negocios y prosperidad. Si pensamos en los Estados Unidos, la mayoría de la pequeña, mediana y grandes empresas, la han fundado personas que no tienen estudios universitarios. Muchas personas, sobre todo, de izquierda cuando critican las grandes empresas se olvidan que ellas partieron siendo pequeñas.

El mismo Korda pone varios ejemplos de personas que nunca terminaron la escolaridad, entre Ray Krock, quien compró McDonald's a los hermanos McDonald en 1955: “Cincuenta y dos años! ¡Sin ni siquiera un diplomado! ¡Y se mete en un negocio sobre el sabe poco, casi nada!”.

Un el es turco residente en Inglaterra, y el otro es un australiano. Ahora son mis modelos de emprendimiento.El turco se llama Hüseyin Özer y el australiano es Tom O’Toole. El segundo es un suceso en Australia. Ellos son mis modelos. Mi inspiran.

Özer es dueño de la cadena restoranes Sofra y cuenta su biografía: “Nací en un pueblo. Mis padres se separon. Yo vivía con mi abuelo. Cuando se suponía que debía ir a la escuela primaria a la edad de siete años, mi padre me desheredó. Mi hermano mayor me envenenó. Mi abuelo envejeció y me convertí en un niño no deseado. Aprendí a escribir en las paredes y las piedras con un palo”.

Después cuenta que fue a Ankara. Allí: “Luego conseguí un trabajo en un bar y alquiló una carbonera para dormir por las noches. Compré libros y decidí aprender inglés”. En Londres, “fui a un curso de inglés….trabajé en una tienda de kebab doner entonces compré esa tienda döner kebab y lo convertí en un restaurante. Contraté a un nutricionista para que yo pudiera cocinar comida saludable”. Ahora tiene cinco restoran.

El otro ejemplo, es el australiano panadero y pastelero queTom O’Toole que se ha convertido en suceso en Australia . Dueño de la empresa minorista Beechworth Baker . A una panadería de bajo rendimiento lo convirtió en un modelo de negocios. Lo importante es su biografía: “La educación formal no es secreto Tom O'Toole de éxito. Un confeso abandonar la guardería, fue educado mal como un niño y tuvo una infancia pobre. Él ha experimentado la más baja de puntos bajos, pero ahora es un icono de transmisión de todo un la industria - educación a través de la aplicación práctica de su habilidad para los negocios y la perspicacia instintiva”. Además de ser dueño de su negocio, es un líder motivacional, aunque él, naturalmente, no se considera un experto. De hecho, en uno de sus sitio tiene el lema: “Nobody wants to be less when given a fair chance to be more”, que traducido significa “Nadie quiere ser menos cuando se les da una oportunidad justa para ser más”.

Otro ejemplo, pero esta vez sacado de la ficción es una serie que dieron a mediados de los setenta del siglo pasado, personificada por Roger Moore y Tony Curtis, llamada ‘The Persuaders’. Lo importante es que muestra al inicio como ellos se hicieron a sí mismos o self-made men. El contrapunto entre lord inglés y norteamericano del Bronxs. Así, Roger Moore representa Lord Brett Sinclair y Tony Curtis a Danny Wilde. De alguien que no nació en una cuna de oro, y poco a poco fue escalando hasta convertirse en millonario. El contraste de alguien educado en la universidad de Oxford y de alguien que aprendió de la calle, de alguien que fue un simple marinero de la marina norteamericana al de un inglés que fue oficial. La serie duro poco porque ridiculizaba la vida americana. Dicho sea paso, en más de una película hemos visto como los norteamericanos se burlan de los ingleses y éstos a su vez de los norteamericano. Es una costumbre en el cine de habla inglesa. La excelente música de la serie es de John Barry, el mismo que compuso para dos buenas películas de aquellos años sesenta y setenta, ‘Born Free’ o ‘La leona de dos mundos’ en castellano, y ‘Zulu’, entre otras.


Lo anterior hecha por tierra ese igualitarismo de la izquierda desde la cuna, que todos tenemos que estar en las mismas condiciones de partida. A veces, tener desventajas para algunas cosas, nos ayuda a desarrollar otros talentos que no imaginábamos que teníamos. Ese yo lo veo mucho en la Artes Marciales. Todos los artistas marciales, aunque parezca en broma o talla, tienen el mismo punto partida del Panda del “Kung-Fu Panda”, hasta que uno descubre que tiene una habilidad propia. Y así, superar los obstáculos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home