miércoles, julio 28, 2010

Hacerse cargo de la Historia

Durante la campaña a la presidencia expresé en mi blog que no quería votar por Piñera, después que él manifestó en un debate de la Anatel que: “Daría la amnistía solo en casos por razones humanitarias y que los beneficios no alcanzarían a las jefaturas de los organismos de inteligencia cuestionados. Además agregó que no revisaría los casos que han cometido graves delitos de derechos humanos”. No obstante, haberse reunido una semana antes con los ex militares en el Circulo Español, en que les había prometido hacer respetar el Estado de Derecho, “en forma oportuna y sin mantener procesos adeternum, que nunca terminan" y “respeto de las garantías fundamentales como es el debido proceso, la presunción de inocencia y la imparcialidad del Tribunal que debe juzgar los casos’’, la prescripción y la imparcialidad de los jueces. ¿Alguien lo entiende? Todas esas promesas uno las puede ver en un video que está en Youtube. ¿Es el mismo ser humano? "la veleta" Piñera es un traidor. No tiene nada cristiano. Al negarle el indulto a los militares, su gobierno quedó bautizado como "el quinto gobierno de la Concertación".

Quedo probado que al ‘teoría del mal menor’ que se ventilo en la campaña no sirvió, puesto que el mal menor al negar el indulto a los militares, se hace cargo de los programas de gobierno de los candidatos de izquierda.

Quedo probado, además, que la derecha actual no tiene mucho think ni mucho tank , pues el Presidente dijo: “Salvaguardará el pleno imperio de los derechos humanos en materia de crímenes de lesa humanidad". Y la mayoría de los politicos de derecha decían que no querían indultar, quienes hubiesen cometido esos crímenes. Sin embargo, ello carece e fundamento, Miguel Schweitzer afirma: “no hay delito sin una ley que previamente los haya descrito y sancionado-; el de la irretroactividad de la ley penal, según el cual no se puede aplicar una ley posterior a hechos ocurridos antes, salvo que ella sea más beneficiosa para el inculpado”. Por cierto, la Reforma Constitucional por el Tratado de Roma de 2009, establece: “En consecuencia, las disposiciones de la presente Ley sólo serán aplicables a hechos cuyo principio de ejecución sea posterior a su entrada en vigencia”. Por tanto, no se les puede acusar a nuestros militares de ese delito.

Una vez conocido la opinión del presidente Sebastián Piñera en torno a los indultos, en los cuales se excluyó a los militares, porque según él: ‘violaron los derechos humanos’, cosa que es falsa. El actual gobierno que él preside les está violando los derechos humanos a los militares presos al no respetar las leyes vigentes. Piñera probó ser inconsecuente, ya que él junto con varias personas de la Derecha, cuando llegó la democracia, le concedieron facultades al ex presidente Aylwin de indultar a los terroristas. Desde luego, que el entonces senador nunca se preguntó, si los terroristas le habían violado los derechos humanos con el asesinato y bombas. Obvio, si tiene menos cerebro que Pinky. Además, el actual Presidente no debió cerrarles las puertas a los militares, ya que como recuerda el experto abogado del Instituto Libertad y Desarrollo, Rodrigo Delaveau que “el propio Presidente Ricardo Lagos el que en su minuto indultó a Manuel Contreras Donaire, condenado por delitos de derechos humanos, y en ese entonces no existió ningún problema de constitucionalidad, ni de responsabilidad internacional del Estado de Chile por eventuales vulneraciones a tratados internacionales” (22-07-2010). Por tanto, no había ningún problema en indultar a los violadores de los derechos humanos. Como saben, no me gusta la etiqueta de ‘violadores de derechos humanos’ a los militares, que es típica de la izquierda, que no incluye a los terroristas. La declaración de Delaveau revela que hasta los think tank de derecha hacen suyos las categorías de la izquierda, siendo incapaces de rebatirles.

Siempre me ha extrañado que la UDI no haya sabido defender la Ley de Amnistía de 1978 como lo tenía en su web antigua, ni tampoco miembros del partido Renovación Nacional que participaron en el Gobierno Militar. No sé si llamarla crisis que afecta la derecha la disputa entre los continuadores de la ‘patrulla juvenil’ de los noventa que lideran Monckeberg, Rubilar, Godoy y Chahuan y el tema de la Unidad Popular y el Gobierno Militar. Mientras la nueva camada de RN le niega todo respaldo una persona que vivió la Unidad Popular como es al abogado Miguel Otero, esa misma generación no tiene ningún problema en que uno de los suyos asista a un seminario justamente en el natalicio de Allende Y después esa generación se haya molestado por lo que dijeron unas diputadas de la UDI: “Ensalzar a un mandatario que condujo al mayor caos social, político y económico de nuestra historia y que fuera declarado inconstitucional por el Parlamento, sólo puede entenderse por parte de alguien que ha sido víctima de la tergiversación de la historia que ha hecho la izquierda chilena”. Esa misma grieta un lo observa en el tema del indulto. Precisamente, el sector más ‘liberal’ es contrario al indulto, ni menos aplicar las leyes vigentes. Entonces, ¿dónde quedó su liberalismo político?

Nunca he entendido la fobia que le tuvo el senador asesinado Jaime Guzmán y el columnista y abogado Hermógenes Pérez de Arce al general Manuel Contreras. Si después que la DINA se disolviera, el terrorismo tomo otro nombre y acabo en democracia con el senador Guzmán. Ya a estas alturas, me parece una niñería descargarse con Contreras. Él a raíz del fallo de la suprema por el caso Prats, sacó una declaración: “Pero, el personal del Ejército activo y en Retiro, conocen la importancia y el valor que tuvieron los Generales Contreras e Iturriaga, los Brigadieres Espinoza, Willicke y Zara, como también el Coronel Morales, los que al frente de sus Soldados enfrentaron y vencieron a terroristas marxistas de 42 países del mundo, sin dar jamás una orden de matar”. Don Hermógenes le cae mal el general, pero no tiene ningún problema en citar su libro para entender unos crímenes, dando a entender, por ejemplo, que la CIA tenía buenas motivos de asesinar a Prats. La historiadora Patricia Arancibia Clavel dijo en una entrevista, que el general Pinochet en Londres no se arrepentía de haber asignado a Contreras. Encuentro que es de cobardes demonizar a una persona, como lo hace la izquierda. La abogada y ex comunista Clara Szczaranski, que desnaturalizó el CDE, afirmó: “Si no pide perdón, si no justifica y si no ve la gravedad podrían ser entre comillas ser peligrosos...”. Ella se ha preguntado alguna vez, si el MIR, el FPMR, el Lautaro y el propia izquierda han perdido perdón. Para los izquierdistas, Contreras es un símbolo. Lo mismo dijo Francisco Vidal el fin de semana pasada en ‘La Segunda’: “Contreras es un símbolo”. Eso me recuerda que la izquierda se comporta igual que un ladrón que robarle a una mujer en su casa, y que ésta le pegó un golpe vertical –el que usaba Bruce Lee-. Luego en los tribunales, el ladrón se quejó de que una karateca le había pegado. Ella había llegado a hasta cinturón azul. Ese golpe reemplácemelos en el ámbito político por ‘terrorismo de estado’, que es la excusa para justificar el terrorismo su derrota. La monstruosidad de la izquierda es que pida perdón.

Los militares cumplieron sus objetivos, cosa que la derecha que llegó al poder no los ha cumplido. Por eso, son mediocres.

La Iglesia católica que en su momento apoyó la ley de Amnistía de 1978, lo que se condice con las declaraciones de monseñor Alejandro Goic. En efecto, después de entregar su propuesta que muchos encontraron equilibrada, menos yo, declaró en Radio Cooperativa, que se excluirían los crímenes de lesa humanidad. Luego añadió un mentira que no me asombra para nada, ya que Goic, Precht y Baeza apoyan la justicia prevaricadora que no respeta las leyes vigentes y el perjurio en los tribunales: "Hay mucha gente que tuvo tareas menores bajo la ley de obediencia debida: esas personas tienen una responsabilidad muy distinta a aquellas que planearon y que llevaron este plan de exterminio. Hay que distinguir a quienes tuvieron el grado de responsabilidad total y las víctimas".Aquí no hubo exterminio, sino que se evitó un exterminio que pensaban realizar la Unidad Popular y los grupos terroristas como el Mir. Cuando hubo entregado su petitorio de indulto, preguntó: "¿Querían que llamáramos al odio?" Mentir en política es una forma de odiar, pues nada más alejado declaración antedicha. Creo que la Iglesia Católica chilena nunca ha realizado una autocrítica por su nefasta participación en la política, mientras la mayoría de la población se sintió aliviada con la caída de la Unidad Popular, Iglesia se mostró perpleja, desconcertada y hasta infeliz. Después de todo, una prestigiosa revista de la Iglesia, llamaba a votar por el gobierno socialista, pues aparecía ‘el hombre nuevo’. Más aún, cuando un grupo de chilenos incitó al odio y la violencia revolucionaria a fines del sesenta, la Iglesia no dijo nada. Después de escuchar a monseñor Precht por televisión, me quedó claro que apoyó el terrorismo y que no quiere perdón a los militares. Más les pregunte una vez a algunas personas que visitan a los prisioneros en Punta Peuco, que pensaba él ‘del secuestro permanente’ y la no aplicación de las leyes. Mejor estar solo que mal acompañado.

Pensaba titular este artículo la Era de la mediocridad. Desde un punto de vista político, nuestros representantes son bastantes mediocres, que no han sabido aprender de nuestra propia historia, ya sea con la Guerra Civil de 1891 o la matanza del Seguro Obrero y de las experiencias del mundo. Nos falto un Mandela.

Como dije una vez, si Sebastián Piñera no indulta a los militares, sin hacer distinción, entonces, que termine su mandato como el primer gobierno de Arturo Alessandri Palma, esto es, en Buenos Aires rindiéndole homenaje a Perón y Allende .

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

2 Comments:

Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Javier, me llama la atención tu párrafo final. Ese mal deseo implícito que ya has hecho ("ya que Sebastián Piñera se está portando mal, que termine como el primer gobierno de Arturo Alessandri, esto es, en Argent.ina junto con los Kirchner.."

Me pregunto qué dirías si Piñera hubiera aceptado hacer el indulto y otros sectores estuvieran diciendo que termine como tal o cual, llamando a que le hagan un golpe porque "se ha portado mal..."

¿No llamarías a eso odiosidad; o no valorar el Estado de derecho o la democracia?

Es como cuando dicen "la gente es tonta elige mal"...sólo porque no eligen lo que otros querían que eligiera.

Como decía Thoreau: "La ley nunca hizo al hombre un ápice más justo, y a causa del respeto por ella, aún el hombre bien dispuesto se convierte a diario en el agente de la injusticia".

No existe el gobernante justo.

4:01 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge:
No es contra la democracia. Tampoco es odiosidad, ya que él no cumplió su palabra, que consistía en aplicar el Estado de Derecho. Y por tanto, la prescripción.

Es simplemente seguir el ejemplo de Fuenteovejuna y restaurar el Estado de Derecho. El actual gobierno sigue mermando el Estado de Derecho cuando se trata de los militares, ya que ellos no cometieron crimenes de lesa humanidad, como expongo más arriba.

Cada vez que la clase política se hace la lesa, ocurre un terremoto.

Como en Fuenteovejuna, el orden político se mantiene.

3:46 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home