lunes, septiembre 14, 2009

El otro 11 y una película















¿Qué relación guarda la propuesta de los ‘progresistas’ de cambiar el escudo nacional con la gesta del 11 de septiembre de 1973? Hasta el momento, no he encontrado ningún comentario de algún político o analista de derecha que vea un lazo entre los dos. He leído el comentario de Hermógenes Pérez de Arce oponiéndose al cambio. El escudo nacional reza así: “Por la razón o la fuerza”.

Desde que Chile llegó a la democracia, la Concertación y sus intelectuales orgánicos se han empeñado en cambiar la historia y los emblemas patrios, con el único propósito de no reconocer que el socialismo marxista tuvo tres cruces: fracaso, perdió y fue derrotado. ¿Y a quién apunto los dardos su estrepitoso fracaso? Uno de ellos es recurrir a la CIA, otro que las Fuerzas Armadas estaban sedientas glorias desde la Guerra del Pacífico, el otro es el escudo nacional. Si uno revisa la literatura que se publicaban a principios y mediados de los noventa, verán que los intelectuales de izquierda como los filósofos Martín Hopenhayn y Humberto Gianini culpan al escudo nacional, como el responsable de la intervención militar. Por ello, parte de la estrategia gramsciana ha sido, pues, colocar en los edificios públicos cuadrados con cubos. La propuesta del senador Nelson Ávila del PRSD viene de antes.

En este reciente y el último 11 de septiembre que le tocó presidir a la Presidenta Bachelet ha quedado demostrado que ella gobierna solamente para su sector político, no para el país. Sigue los pasos de Allende. Así como al marxista leninistas Salvador Allende le han vendido la imagen de ‘Presidente Constitucional’, cuando quebró la ley y la Constitución, así también se han empeñado en hacer creer al mundo que Bachelet es la ‘Presidenta de la Reconciliación’. El que diga lo contrario es un mentiroso. Por cierto, dicha campaña la comenzó la Iglesia Católica cuando salió electa Bachelet. En efecto, días previo al 11 de septiembre, la Presidenta asistió a la premier de la película ‘Dawson Isla 10’del cineasta Miguel Littin, basada en un libro del ministro de Allende, Sergio Bitar. Este último en el ‘avant premier “destacó la presencia de la Presidenta Bachelet y por ser un ejemplo de la superación humana y "la reconciliación". Nada más falso, pues la Presidenta ha sido la Presidenta del Odio. Después, el mismo 11 Michelle Bachelet volvió reiterar su mentira al homenajear y parafrasear a Allende: “Lo que aquí ocurrió no fue sólo una gesta histórica, fue un ejemplo que sirvió para la lucha contra la dictadura y a partir de ese ejemplo, 36 años después los chilenos hemos gestado un reencuentro mucho más genuino". La reconciliación ha significado venganza y tergiversar la historia, ya que no se ha aplicado la igualdad ante ley. Solamente, hemos presenciado veinte años de resentimiento y odio. Si ella hubiese mostrado gestos de reconciliación, hubiera indultado o bien amnistiado a los militares; cosa que el ‘progresismo’ se ha opuesto.

A propósito de película ‘Isla 10’, las palabras del actor Benjamín Vicuña que personifica a Sergio Bitar son hilarantes y absurdas: "Es una película que contribuye a la memoria, a saber de dónde vinimos para poder también construir un futuro mejor y no volver a equivocarnos. Para las nuevas generaciones que tuvimos que vivir con esta herencia, con esta mochila de lo que pasó, es una bonita película para poder debatir y reflexionar sobre la historia de nuestro país". En una entrevista a la CNN Chile, Vicuña dijo que la película era “tributo a muchos chilenos que soñaron con un país diferente”. Antes había dicho en los medios que se quería censurar esa parte de la historia. La izquierda ha convertido en tabú la violencia que ellos iniciaron en 1966. Otrosí, de censurar el período de 1966-1967 hasta el septiembre de 1973. Los izquierdistas sueñan, los otros tienen intereses. Afortunadamente, el sueño no se realizó o seríamos otra Cuba y una Corea del Norte.

De hecho, el actual aspirante a la Presidencia de la República, el socialista Marco Enríquez Ominami sostuvo que era “repugnante escudo nacional”.

La Presidenta Michelle Bachelet expresó manifiesto rechazo al emblema del escudo nacional, cuando fue el 58º aniversario de la Democracia Cristiana chilena: “Nos hemos unido para que nunca más la fuerza se imponga sobre la razón, para que prime el respeto a la dignidad de los ciudadanos, para que la cultura de la libertad sea la base de nuestra convivencia, para buscar la prosperidad del país,”.


Además, las palabras de la Presidenta son contrasentido, pues el partido que milita, esto es, el Partido Socialista y sus amigos, el grupo terrorista Mir, optaron por la violencia para imponer la dictadura del proletariado o un régimen totalitario de corte marxista leninista.

La situación era tan grave, que el ex Presidente Eduardo Frei Montalva y presidente del Senado señaló: "Nada puedo hacer yo, ni el congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema sólo se arregla con fusiles". Se había acabado la razón hace tiempo en la República. Dicho sea de paso, es deplorable el comportamiento de los DC en estos 11 de septiembre.

Ahora bien, puesto que la revolución tal como la entendía Lenin y Ernesto ‘Che’ Guevara’ no les funcionó, han intentado por todos los medios quitarle legitimidad a la victoria de sus enemigos. Del mismo modo, que le quitan legitimidad a los oficiales y suboficiales que combatieron el terrorismo guevarista, llamándolos ‘terroristas de Estado’. El socialismo leninista guevarista veían a los burgueses como enemigos, no eran adversarios, como después se vino a decir. Lo que hubo en Chile hace 36 años fue simplemente una rebelión contra un Gobierno que paso a llevar las leyes y la Constitución. Después de todo, a los ‘progresista’ o socialistas le gusta tener el monopolio de la rebelión. En Chile, gracias al almirante Merino tuvimos nuestra propia versión de la rebelión de Kronstad. La rebelión la comenzó la Marina.

El filósofo español don José Ortega y Gasset señalaba en uno de sus ensayos, cuyo nombre no recuerdo, “que la fuerza es la última ratio” en la política. En efecto, cuando ya no sirve la persuasión, ni el diálogo, lo único que queda es la fuerza, sobre todo, cuando un grupo minoritario quiso imponer un sistema totalitario en el país.

Parafraseando a la Presidenta, gracias al 11 de septiembre gozamos de la “cultura de la libertad” y no de la esclavitud.

Espero que el día de mañana por el bien de la República saquen la estatua de Allende y le cambien de nombre al Salón Blanco de La Moneda, ya que Allende dijo: “Yo no soy el presidente de todos los chilenos, soy el presidente de la Unidad Popular”.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

15 Comments:

Blogger Álvaro P. said...

El Gobierno Militar tuvo la altura de miras de ver a cientos de opositores políticos (que al final de cuentas eran en su mayoría terroristas) salir de las cárceles gracias a la Ley de Amnistía. ¡Eso se llama búsqueda de reconciliación nacional!

8:05 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Álvaro:
Totalmente de acuerdo; cosa que no han tenido los gobiernos de la Concertación, porque son unos resentidos al fin y al cabo.

12:09 a.m.  
Blogger cristian said...

Es increible como la opinión pública chilena, anestesiada como está, se refiere al "aporte" de Bachelet a la reconciliación, el cual objetivamente ha sido nulo porque jamás tuvo la menor intención de hacer otra cosa que no fuera ensanchar la brecha entre los beneficios a su sector político y la indiferencia ante las injusticias y arbitrariedades legales en que se sumió a la parte contraria en el contexto de la "reconciliacion". Resulta una imbecilidad más de Lavin el mencionarla en calidad de aporte a la reconciliación en Chile.
¿Alguien podría nombrar un solo gesto de Bachelet que significara otorgar algun beneficio a algun miembro de su antigua corriente opositora, pasar por encima del odio politico, ser una muestra, aunque sea simbólica, de un interés en reconciliación y no en venganza, al menos uno solo?
Yo no.
En todo caso, hace 4 años teniamos un presidente saliente al que toda la opinión pública calificaba como "estadista", "el mejor presidente de Chile del siglo XX" y otras estupideces, y miren dónde está ahora.
Que pena que el chileno deba tropezar y caerse para darse cabal cuenta de las piedras del camino, en vez de verlas desde lejos y evitarlas.
Bueno,es lo que hay...

2:30 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:
Por eso y por otras razones, Lavín no me representa. Así que para ala senaturía estoy en problemas, porque no me gustan ninguno de los dos: Lavín ni Chahuán.

Chahuán siempre ha dicho que él está en sintonía con Bachelet.

1:27 p.m.  
Blogger Vicente Olazaran said...

La reconciliación no es el negocio de la concertación. Por el contrario, la permanencia del revanchismo constituye su único capital político.
Pedirles gestos de reconciliación equivale a pedirles que se disparen en un pie. Su llamado al voto se funda en hacer sentir culpable al elector más que en los propios méritos.
Eluden la confrontación de ideas transformando el debate en una cuestión de "moral".
Con tan espléndidos resultados electorales durante 20 años, es una candidez esperar que renuncien a una veta que parece inagotable y por lo demás tan rentable. Si para que esto perdure hay que hacer 1000 peliculitas de éstas más, se harán, total para eso están los subsidios al "mundo de la cultura".
El otro día vi a Benjamín Vicuña quejarse porque en Chile no se valoran estas películas como afuera.
Qué importa si no las ve nadie, igual son rentables. En cuanto a la "valoración en el extranjero", cualquiera sabe que les van a dar un premio por el sólo hecho de tratar la misma tonterita, aunque la película sea un bodrio.

3:34 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Vicente:
Tú lo has dicho:" Su llamado al voto se funda en hacer sentir culpable al elector más que en los propios méritos.". Sientas culpables por haber triunfado y por haberle dado prósperidad al país.

2:58 p.m.  
Blogger LoboGris de Lothlórien said...

Qué parecido a Uruguay. Como dijiste por algún lado, la guerra fría sigue en términos culturales. Y mucha gente se ha creído todas las mentiras de las izquierdas. Son discursos tan repetidos que han quedado grabados en el inconsciente colectivo y nadie los cuestiona, y si alguien se atreve, todo el peso del mecanismo de censura cultural cae sobre él.

7:58 p.m.  
Blogger LoboGris de Lothlórien said...

Además, esos mecanismos han incluso neutralizado bastante a la propia derecha, que en la mayor parte de nuestros países hacen una oposición muy pobre.

8:02 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Lobogris:
Todo lo que dices es cierto.
En nuestros países la derecha es patética. No aprende de la derecha de Estados Unidos.

No sabía que existía censura en Uruguay.

10:13 p.m.  
Blogger LoboGris de Lothlórien said...

Es una censura ideológica, no física, que proviene del dominio discursivo de izquierda, censura con la cual dicho discurso se sostiene, y sin el cual se pone en evidencia y se desmorona. Es una censura que los partidos de derecha han aceptado, y es lo que los hace débiles. Porque en el fondo también ellos creen en el discurso de izquierda.

Por eso nosotros que no nos censuramos, tenemos la responsabilidad de escribir lo que escribimos.

salu2

1:10 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Lobogris:
Cuando hable de 'censura' no me refería a censura física. De hecho, la derecha en nuestros países se autocensura.

Por ejemplo, cuando fue la elección presidencial hace 3 años y tanto, la propia derecha no quiso que se publicara un libro en que mostraba los nexos de Bachelet con el terrorismo, pues eso sería ofender. En cambio, la izquierda a través de sus medios no tiene tapujos en difamar, mentir, etc

saludos

6:48 p.m.  
Blogger María Angélica said...

Le queda poco a la Bachelet, Chile no aguantaría otro período de corte marxistoide en que queda demostrado su sed de venganza y de evidente división entre los chilenos....

11:11 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Espero que así sea.

12:04 p.m.  
Blogger waripolo said...

creo que es bastante añejo el citar a lenin o a marx para hablar de un drama humano como los derechos humanos. porque eso es lo que en teoria se ha subrayado durante estos años, no el marxismo ni tampoco el revanchismo. desde el retorno a la democracia hemos asistido a algo que es normal y totalmente nesesario en una sociedad devastada por una dictadura, sea de izquierda o derecha.

por eso, me parece un desproposito el decir que si los gobiernos de la concertacion, y en especial la bachelet hubiesen velado por la reconciliacion nacional, lo que habrian hecho es o amnistiar a los militares involucrados en violaciones a los derechos humanos. ese acto, el de absolverlos de sus culpas hubiese sido un acto terriblemente equivocado, ya que la unica manera de cerrar las heridas es a traves de la justicia, del esclarecimiento de la verdad. el haber perdonado penalmente a estos generales, hubiese sido signo de que no aprendimos nada de todo lo pasado, como si en algun modo hubiesemos aceptado el genocidio y la represion como legitimos. la justicia no es un acto de venganza, es un acto profilactico, una medida para asegurar que en un futuro estas situaciones terribles no vuelvan a ocurrir. es nesesario que los crimenes se castiguen, para que a nadie le quepe duda de que el estado protege la integridad de su gente por sobre todas las ideologias. ¿que hubiese pasado si los criminales nazis de la segunda guerra no hubiesen sido juzgados?

saludos.

7:58 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Waripolo:
¿Los terroristas del Mir, del FPMR y el Lautaro no violaron los DD.HH.?

A los terroristas se los indulta, y los militares, no. ¿Qué raro? Para los terroristas rige la amnisía, para los militares, no.

¿Cuál verdad? ¿Cuál justicia? La verdad que la violencia y el terrorismio la empezó la izquierda, pero que no se cuenta. La injusticia e impunidad a las víctimas del terrorismo, antes del 11, durante la 'dictadura' y en democracia.

La supuesta verdad a base del perjurio en los tribunales y no aplicando las leyes como la prescripción, la cosa juzgada.

Por lo que veo, te encanta la injustica
Cada vez que ha habido una comnoción interna en el país a lo largo de su vida republicana, cuando se ha querido la paz, la ley rige a ambos lados. Se han dictado cientos de amnistía por la paz en Chile.

Sólo que los 'progresistas' son unos resentidos. y aún no te das cuenta.

6:50 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home