martes, abril 21, 2009

Temas de futuro, temas de pasado








Un joven abogado veinteañero que trabaja en la Universidad Adolfo Ibáñez y en la Fundación Futuro, esto es, la fundación del candidato presidencial Sebastián Piñera y columnista del diario ‘La Tercera’, Cristóbal Bellolio argüía que los de su generación no tuvieron nada que ver con el Gobierno Militar, la Unidad Popular y la Guerra Fría. Eso significaba otro modo de hacer política. Decía, además, que esa generación copaba literalmente los medios, universidades, think tank y se caracterizan por el emprendimiento social, entre otras cosas.

Alguien podría preguntarse, ¿por qué los medios no les ofrecen columnas a las personas que reiteradamente escriben en la sección Cartas al director? Ahora bien, según el bloguero Jorge A. Gómez , el mérito de la juventud no sería un buen argumento, porque ellos simplemente, reproducirían las élites o serían un apéndice de éstas. Estarían allí por tiene buenos lazos de amistad, o como dicen en Chile, apitutados. La crítica de Jorge me parece justa y legítima. Sospecha.

El error de Jorge es que centra solamente en la parte política, cuando hay en realidad, una generación con otra actitud, que no esperan ser empleados, sino ellos ser los dueños de su destino. Eso lo veo cuando uno se mete al sitio Emol, y la sección mujeres, diseño y arte, que unas veinteañeras abrieron un tienda de zapatos y de trajes para mujeres. Ya que está de moda ser mujer en Chile. Desde luego esas veinteañeras no son las pioneras, pues, por ejemplo, la tienda Marie Claire se fundó en 1975, mientras las mujeres de izquierda se oponían a ello. Desde luego, la mujer que fundó esa tienda no apareció en la prensa, ni las mujeres dueñas de fuentes de soda,ni tampoco un tía que en los ochenta tenía una empresa dedicada al aseo industrial –un nicho masculino-. O bien, que los jóvenes artistas abran galerías de arte alternativas a los circuitos oficiales, o que un joven diseñador solamente utiliza el programa Paint de Window en vez de tela, que ha expuesto y publicado catálogo de sus pinturas. En las ingenierías vemos lo mismo. Un proyecto que lo tenía en la Universidad, lo transforman en empresa, otros que están en el primer año de universidad comenzaron a facturar e incluso entran en relación con empresas extranjeras; otros, como encontré en la red una empresa, cuyo negocio son los estampados en la comuna de Maipú, y se publicitan con el siguiente mensaje: “vendemos por internet igual que amazon”, y entre sus logros estaba el haberle hecho unas poleras al cuerpo de bomberos de su comuna. Hay personas valiosas que no necesitan del concurso de los políticos.

El mismo discurso Cristóbal Bellolio le escuché en el programa de entrevistas “Sin corbatas”, cuando entrevistaron al diputado liberal de Renovación Nacional, Francisco Chahuán. En efecto, él dijo que tenía 16 años para el plebiscito, menos la Unidad Popular y la Guerra Fría. Chahuán sostuvo que a él le interesaba los temas de futuro, y no los temas de pasado. Y eso era lo que tenían en común los diputados Karla Rubilar, Marco Enríquez Ominami, Valenzuela, Kast y Rodrigo Álvarez. Ahora entendí por qué Rubilar y Chahuán no se pronunciaba sobre el caso del terrorista Woodward a diferencia de José Miguel Kast. Pronunciarse sobre la prescripción del delito y la aplicación de la Amnistía es tema de pasado. Si lo invitan a formar otra comisión para saber si Pinochet estuvo en alianza con los hombrecitos verdes y elaborar otro informe 4.5.8 Recargado, para blanquear a la izquierda, se van a ofrecer Rubilar y Chahuán, eso sería tema de futuro. El diputado se equivoca, cuando sostiene Marco –el hijo del terrorista y fundador del Mir, Miguel Enríquez- le interesa los temas de futuro, pues no hubiese declarado por la prensa: “Yo soy hijo de dos personas: un sobreviviente y otro que perdió la vida. Entonces la política la entiendo de una forma distinta a cómo la entienden muchos: mi papá murió dejó tres niños huérfanos, tres mujeres por sus ideas, y mi otro papá, que es Carlos, se fue exiliado, a su papá lo torturaron…..lo que hay detrás de la política, no es problema de alternancia, es un tema de trascendencia y de dar peleas mayores” (El Mercurio de Valparaíso, 11-04-2009). Marco representa el pasado. Para vencer a la izquierda o que la izquierda deje ser izquierda, la derecha tiene actuar como ella en algunas ocasiones. Cuando leí esa parte de la entrevista, reparé que la derecha debe hacer el ejemplo del diputado Marco, esto es, los parientes de las víctimas que sufrieron tortura durante la UP y fueron víctimas del terrorismo del padre adoptivo y biológico de Marco, antes del 11 de septiembre, durante el Régimen Militar y en democracia, se presenten a alcaldes, concejales, parlamentarios, para que sepamos de su testimonio; pues enfrentar la maldad y terrorismo “es un tema de trascendencia”. Ya sabemos las ideas de su madre, Manuela Gumucio: terrorismo y más terrorismo. El diputado Enríquez-Ominani contó que a él cargaba que en Francia los exiliados casi lo reverenciaran, solo por hijo del terrorista Miguel Enríquez. Entones me di cuenta, que Marco era el Harry Potter de la política chilena, pues a igual que el mago el único mérito de Harry era que a su padre lo habían asesinado. En el programa ‘Tolerancia Cero’, él dijo que haría posible la “extrema derecha”, o sea, la UDI, no llegase al gobierno. Precisamente, gracias a las ideas de los jóvenes que trabajaron en el Gobierno Militar, el diputado Enríquez-Ominani tiene su productora. De lo contrario, si hubiese triunfado el Mir, Marco sería la versión chilena de la cineasta nazi Leni Riefenstahl. Nos narraría los fusilamientos masivos que su padre biológico hubiese hecho como la Cheka de Lenin, los planes quinquenales del gobierno socialista, las purgas a los elementos reaccionarios de la izquierda y el nacimiento del nuevo hombre socialista.

Volviendo a Chahuán. Tema de pasado es llamar terrorista a Miguel Enríquez; tema de futuro es llamarlo “guerrillero mirista” como le llama Patricio Navia ; Tema de futuro es hacer una exposición fotográfica sobre 1973 y 1990 que organizó el Ministerio de la Cultura; tema de pasado, es mostrar las fotografías de la Unidad Popular; tema de pasado es criticar que el grupo terrorista Mir reciba una pensión por haber sido una ‘empresa limitada’; tema de futuro es que la coalición oficialista saque a colación el Gobierno Militar, cuando está en aprietos; tema de futuro fue la apertura de la puerta Morandé por Ricardo Lagos para reivindicar el allendismo; tema de pasado es malo criticar que al salón Blanco de La Moneda se le haya puesto el nombre de Salvador Allende, cuando éste dijo ‘No era Presidente de todos los chilenos’ y antes de suicidarse o que lo mataran los agentes cubanos ordenara destruir todos los bustos de los presidentes que lo precedieron, salvo dos o tres; tema de futuro son los Informes Rettig y Valech; tema de pasado es mostrar la violencia que originó la izquierda entre 1967 y 1973 con el propósito de instalar la dictadura del proletariado; tema de futuro es indultar a los terrorista; tema de pasado es negárselos a los militares; tema de futuro es recordar las violaciones a los DD.HH., durante el Gobierno Militar; tema de pasado es sostener que los terroristas del Mir y otros le violaron los DD.HH., a la contraparte; es tema de futuro recordar cómo la izquierda luchó para recuperar la democracia; tema de pasado es recordar cómo la izquierda destruyó la democracia y cómo el Gobierno Militar recuperó la democracia , según la óptica del derechista José Piñera.

Aunque Chahuán y Bellolio son de generaciones distintas, pues los separan más de una década, ambos repiten que no estuvieron en el plebiscito, ni en la UP y la Guerra Fría. Después me puse a reflexionar sobre lo qué significaba esa expresión, sobre todo, la Guerra Fría. Primero, es una forma de banalizar la maldad, y segundo, es una forma de banalizar la lucha que hubo en diversos frentes –intelectual, moral y la acción- entre el totalitarismo y la democracia liberal en el siglo XX, y que en el país le costó estar al borde de una guerra civil, ad portas de un régimen totalitario y las pérdidas de vidas por el terrorismo. Es justamente lo que quiere la izquierda. En el caso de Chahuán, cuando estaba en la enseñanza media no le interesaba la guerra entre sandinistas y contras, los atentados del Sendero Luminoso y el peligro de una Guerra Nuclear. La respuesta la encuentro infantil. En el caso de Bellolio, le faltó decir que tampoco estuvo involucrado en la Segunda Mundial, ni el desembarco de Normandía, ni estuvo en las Cruzadas, ni el Lepanto para no herir la sensibilidad de los musulmanes como ocurre en Europa, ni menos en el desfiladero de las Termopilas, donde murieron los 300 espartanos, en el primer choque de civilizaciones. Además, no creo que los jóvenes de la edad de Bellolio que militan la DC, PS, PRSD, PPD y el PC, estén dispuestos a sacarse la odiosidad del ‘Ni el perdón ni el olvido’, esto es, la lógica binaria del socialismo. Como Tomás el Apóstol, tengo que ver para creerles. Bellolio se ufana su talante liberal. Se olvidan, sin embargo, tanto Bellolio como Chahuán de la lucha que tuvieron que dar filósofos, escritores, economistas liberales y conservadores como von Mises, von Hayek, Friedman, Ayn Rand, Paul Johnson, Jean François Revel y Sowell, entre otros, durante la Guerra Fría, para desmantelar las falacias del socialismo, como si hubiese sido una tarea fácil en el mundo académico dominado por la izquierda. Y aquí el esfuerzo que realizó el político Jaime Guzmán para sacar del ámbito político la odiosidad de la lucha de clases. Bellolio y el Chahuán temen rebatirle a la izquierda donde más les duele.

Con personas como Bellolio y Chahuán puedo decir que la derecha está clínicamente muerta.

Etiquetas: , , , , ,

32 Comments:

Blogger Sebastián Miranda said...

Conozco a Cristóbal Bellolio y te puedo decir que en su época escolar, fue pinochetista y tiro cosas a las embajadas británica y española. Hasta ahí parecía bien, pero muchos pinochetistas decían que solo buscaba figurar.

Sin embargo este personaje, una vez ingresado a la universidad, al no poder alcanzar poder en el Movimiento Gremial de la UC, paulatinamente fue cediendo posiciones y creó un movimiento propio, llamado Opción Independiente, que en un principio lo integraban personajes de derecha y de izquierda. Bellolio en su afán de ser FEUC compitió no solo contra los gremialistas, aliándose con la izquierda, para derrotar a su primo Jaime Bellolio. Sin embargo fue derrotado claramente.

Luego Cristóbal Bellolio se fue, y la gente de derecha en la UC encontró que no tenía sentido seguir en la Opción Independiente y regresó al gremialismo, finalmente la Opción Independiente la integran casi en su totalidad gente de la Concertación.

Entre ellos el nuevo coordinador general de la campaña de Frei, Sebastián Bowen, un reconocido concertacionista. Jefe social de "Un techo para Chile" de Felipe Berríos. Que pretenden que todos los trabajos queden unificados a "Un techo para Chile", dejando sin libertad de acción a Centros de Alumnos y Federaciones de Estudiantes Universitarias.

Creo que con esto, lo de Cristóbal Bellolio no es ninguna sorpresa.

4:05 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Sebastián:
Gracias por tu aporte. Además, es columnista del diario El Mostrador. Y en artículo que le leí, echaba pestes a los conservadores.

No creo que no tiene idea de la alianza de los conservadores-liberales en otros países. ¿Y de lo qué significa ser conservador?

4:10 p.m.  
Blogger Acción Civil Política said...

Javier, faltó algo de rigor en la investigación puesto que Marco Enriquez no es hijo de Carmen Castillo sino de Manuela Gumucio, hija de Rafael Agustín Gumucio, fundador de la DC.

Carmen Castillo fue baleada cuando estaba embarazada, y donde murió Miguel Enriquez, y el hijo de ambos murió años después producto de las secuelas de esas balas.

5:37 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

AC:
Gracias por la rectificación. Tanto como Manuela como Carmen Castillo Velasco reivindican el Mir. Eso me me basta.

Entonces, las tres mujeres son Carmen Castillo Velasco, Manuela Gumucio y una profesora de castellano que escribió un libro para injuriar a Krassnoff.

6:58 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Sebastián:
Acabo de escuchar a Sebastián Bowen,en el programa de entrevista del canal 13 cable. Y él dijo que la Concertación tenía como mérito construir institucionalidad. Sin embargo, la derecha no se da cuenta que gracias a la institucionalidad económica y política que dejó el GM, nos toman en serio afuera.

12:16 a.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Queda claro que lo único que podemos concluir es que no existe el verdadero liberal.

Cuando alguien se dice liberal, ya hay que empezar a desconfiar.

1:49 p.m.  
Blogger Felipe said...

Exacto: los liberales no existen.

Hablando de Bowen puedo decir esto: no me gusta. Asi de claro.

En una entrevista En Boca de Todos, despues de que le preguntaran que opinaba de Piñera, dijo que no le gustaba porque sus ideales no eran los mejores para Chile...supongo que los de Frei si.

Saludos.

6:58 p.m.  
Blogger cristian said...

Los invito a visitar mi nuevo blog, que se suma a los anteriores:
en Ideologia de la Corrupción para Dummies

2:25 p.m.  
Blogger María Angélica said...

No, no existe el verdadero liberal, ni menos los que se dicen "progres"....

2:18 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

Pues yo me considero liberal ¿Y?

Lo de Arismendi es la típica patochada de alguien que no dio el ancho cuando se le inquirió sobre qué entendía por libertad: "si no lo soy yo, nadie lo es".

3:27 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Yo entiendo la libertad como no dominación, que se desprende de los postulados republicanos. Por lo mismo, no me declaro liberal, sí republicano.

Sí no estar 100% con tu concepto de libertad como no agresión es no dar el ancho, cosa tuya...

Por ejemplo, un amo puede no agredir a un esclavo, y sin embargo hay dominación sin interferencia, pues puede hacer lo que le plaza con su esclavo...

De eso podemos discutir mucho.

9:25 a.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Fe de erratas:

Dice plaza

Debe decir Plazca

9:26 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge: Existen liberales sólo que los buenos están detrás de la arena política. Tú concepto de libertad se parece a la libertad negativa. Aún así, entonces, cómo resuelves que el sistema occidental político se llame republicano liberal.

Felipe: si existen.

María Angélica: los liberales 'progresistas' son socialista disfrazados o socialdemócratas.

12:20 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

"Por ejemplo, un amo puede no agredir a un esclavo, y sin embargo hay dominación sin interferencia, pues puede hacer lo que le plaza con su esclavo..."
¿Qué quieres decir con esto? ¿Que la mera esclavitud NO caería dentro de la agresión? Sí es así, las lecturas no han sido de provecho, me parece.

1:10 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Al contrario, las lecturas han sido muy provechosas.

El concepto de libertad como no-dominación supera a la concepción de libertad negativa o de no interferencia (libertad de los modernos), que es la libertad que algunos liberales defienden y que al parecer y si no me equivoco difiere en alguna medida de la libertad como no agresión.

Claro que la mera esclavitud es un acto de agresión, sin embargo, algunos "liberales" -aunque no enjuicio totalmente porque también el individuo depende de sus contextos- la defendían como legitima.(Eso es pelea entre los que se llaman liberales).

Incluso, en torno a esa idea se puede plantear la discusión en torno a la neutralidad del Estado en cuanto valores que también defienden algunos liberales y las soluciones individuales como sumas colectivas, que de hecho Rothbard critica en cuanto utilitarismo.

Es más, hoy en día aún cuando no existe agresión directa, si hay dominación entendida como la condición de servidumbre, unos a merced de la arbitrariedad y decisión de otros.

El tema es más complejo y amplio eso sí.

1:34 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

La supera ¿en qué? ¿En la pancarta? ¿Para salvar las apariencias luego del artículo de Herbert Spencer -en este mismo blog- y toda la trola de "esclavos del mercado", "dictadura del mercado", "la coerción psicológica MÁS brutal que la física(!!)", "el derecho como forma de coerción(!!)"? ¿Eso? Pfffff.

Se nota que NO ha sido de provecho la lectura: lo que se arguye es que la esclavitud sería legítima sólo sí el individuo consiente en ello y SIEMPRE que conserve la potestad de resolver tal acuerdo, darlo por terminado; es decir, si está presente la capacidad de revocar. Que a algunos les parezca malo, incorrecto, vicioso, es otro tema.

"Es más, hoy en día aún cuando no existe agresión directa, si hay dominación entendida como la condición de servidumbre, unos a merced de la arbitrariedad y decisión de otros." Kakakakaka, y de ahí el intento de incluir al mercado como elemento de coerción. Pues bien, sigamos tu noción de dominación en donde unos están "a merced de la arbitrariedad y decisión de otros": un marido sometido a los caprichos de una mujer mandona; la negativa a contratar de un individuo respecto de otro ¿caerían dentro de esa definición de dominación opuesta a esa concepción superior de libertad?

El principio de no-agresión es inseparable del derecho de propiedad.

8:05 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

“El principio de no-agresión es inseparable del derecho de propiedad”.

La frase puede ser coherente, pero eso depende de qué se considere la propiedad de un sujeto. Porque entonces, como parte de mi propiedad es un hombre que traje de África, nada y nadie me lo puede quitar, ni menos hacerlo libre puesto que me estaría agrediendo y por tanto atentando contra mi libertad.

Bajo ningún punto de vista la esclavitud es legítima. Si un sujeto conciente en una dominación y conserva la potestad para dejar de hacerlo, no podemos hablar de esclavitud.

Aunque eso depende también de la competencia del sujeto en cuanto decisión racional y también el modo en que se establece el acuerdo.

La coerción no la ejerce el mercado, la ejercen los sujetos.

En el caso del marido sometido a una mujer mandona, desde el punto de vista liberal puede terminar la relación.

¿Pero por que hablar de SOMETIDO a una mujer mandona si puede irse cuando quiera?

Muy distinto es una mujer sometida a maltrato psicológico constante por parte del cónyuge ¿Es realmente libre?

Supongo que en tu visión sí, puesto que la coerción psicológica es menos fuerte que la física y tendría la libertad de irse cuando quiera.
¿Pero qué ocurre en la realidad si ella se va?

¿Es libre una jovencita a la cual obligan a casarse por un libre acuerdo –incluso comercial- entre sus padres?
¿Cómo solucionas ese dilema?
¿Qué ocurre en una sociedad donde romper esa tradición es castigado con la discriminación?

En cuanto a la negativa a contratar de un individuo respecto de otro es posible, desde el punto de vista liberal es sumamente legítimo

¿Pero es legítimo en cuanto a libertad del sujeto no contratado, que se le discrimine por edad por ejemplo?
¿Qué ocurre en la realidad con los más adultos cuando comienzan a llegar a cierta edad?

9:58 a.m.  
Blogger zoidzilla said...

Ponte de acuerdo, más arriba aceptabas "que la mera esclavitud es un acto de agresión", el ejemplo del hombre que traes de África está demás porque esa propiedad no fue adquirida legítimamente. De todas maneras, más abajo te respondes, así que el ejemplo está fuera de lugar.

Nop, respecto del marido sometido a los caprichos de su mujer mandona, te pregunté si caía dentro de tu concepción de dominación opuesta a tu superior concepción de libertad, no si puede o no resolver el acuerdo ¿Es o no dominación?

Sobre el ejemplo de la llamada violencia psicológica, mientras no dé inicio a la agresión -entendida como uso o amenaza de uso invasor de la violencia física contra la persona o la justa propiedad de un tercero- no constituye coacción. De hecho, ambos casos son bastante similares a los cuales das la misma respuesta ramplona: irse cuando quiera. Pero no era el asunto.

Sobre la jovencita, primero debes probar que es propiedad de sus padres para que éstos puedan disponer de su cuerpo, si no es así, el ejemplo es improcedente.

“En cuanto a la negativa a contratar de un individuo respecto de otro es posible, desde el punto de vista liberal es sumamente legítimo”. Bien, algo has aprovechado, pero…

“¿Pero es legítimo en cuanto a libertad del sujeto no contratado, que se le discrimine por edad por ejemplo?” …Mal, pa’ Marzo. Como aún no das una definición de libertad, ni tampoco lo que entiendes por legitimidad, la discriminación implica selección a menos que quieras disponer de la propiedad de un tercero. Y sin dejar de lado tu peculiar noción de libertad entendida como no-dominación (la cual aún no has afianzado) porque al no haber ligazón alguna entre los probables contratantes ¿cómo se manifiesta la peculiar ausencia de legitimidad? Ni siquiera es asimilable a la situación del marido sometido a los caprichos de su mujer. A menos que pienses que tal anciano tiene derecho a la propiedad del ofertante.

“¿Qué ocurre en la realidad con los más adultos cuando comienzan a llegar a cierta edad?” Pues que envejecen, ¿no te habías dado cuenta?

1:57 p.m.  
Blogger María Angélica said...

Si, Javier, por eso digo que no existen, estos progres quieren convencernos de algo que no son... siguen siendo lo mismo pero con otro nombre...

2:23 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

No, no es dominación. Y parece que es necesaria una aclaración ante la frase: “dentro de tu concepción de dominación opuesta a tu superior concepción de libertad”.

Mi concepto de libertad como de no-dominación, comprende el estar libre de servidumbre. Libertad de y para algo.

No sólo se incluye la libertad frente al control arbitrario de otros a través del Estado (tiranos, déspotas o dictadores), sino de cualquier otro individuo. Sin embargo, la única garantía para ello, para garantizar la libertad de los ciudadanos, es el gobierno de la ley.

Yo tengo claro que eso difiere de tu concepción de libertad, donde el Estado y las leyes son también agresores a ésta. Incluso concuerdo en que existe siempre el riesgo que alguna ley termine por atentar contra la libertad. El ejemplo de Rothbard y los colorines es claro en eso.

Pero en torno a esas diferencias surgen los planteamientos que discutimos:
1) “Sobre el ejemplo de la llamada violencia psicológica, mientras no dé inicio a la agresión -entendida como uso o amenaza de uso invasor de la violencia física contra la persona o la justa propiedad de un tercero- no constituye coacción”.

¿Qué entiendes por violencia psicológica? Porque una mujer sometida a insultos, amenazas dentro de su hogar, no necesariamente es libre de coacción (también sería bueno que explicaras que entiendes por coacción-sabemos que Rothbard difiere de Hayek en esto-), incluso su propiedad –en todo sentido- puede ser sometida de forma arbitraria.
Para que hablar de la libertad de hacer algo.

2) ¿Por qué es improcedente el ejemplo de la jovencita?
¿Qué acaso el decirle con quien acostarse o casarse no es disponer de su cuerpo?
¿No ocurre eso en la realidad acaso? ¿Acaso si es propiedad, entonces es válido que sus padres dispongan de su cuerpo?

En cuanto a tu exabrupto “mal pa´ marzo” aquí. Eso díselo a algún amigo tuyo.

Se supone estamos discutiendo un problema filosófico conceptual para intercambiar ideas y no haciendo una clasecilla unidireccional en torno a una “chela”.

La noción de libertad ya te la di. Si no te gusta o convence sigamos viendo cuál es más aplicable, etc.

Ni siquiera te estoy peleando la chapa de liberal. No me interesa.

Relacionas la dominación con la legitimidad.

Lo cierto es que la dominación, como posibilidad de que un mandato sea obedecido, no necesariamente se sustenta en la legitimidad. Sí es sustentada en ésta, hablamos de autoridad, y entonces no requiere la fuerza.

De lo contrario hay coacción y uso de la fuerza.

Pero incluso así, con esa distinción, eso nos produce un problema en ciertos casos.

3)En cuanto a tus últimas preguntas, tomemos la sociedad de Rothbard, donde hay pocos colorines y muchos que los detestan. Y supongamos que cumplen el axioma de no agresión y deciden por tanto no matarlos, ni pegarles, y dejarlos vivir en su sociedad.

Sin embargo, con el tiempo y como los detestan, no los contratan en ninguno de los puestos de trabajo en que pudieran hacerlo. Claro los detestan.
¿Son libres esos los colorines dentro de esa sociedad? Sí es así ¿De qué son libres?

¿Y si una sociedad hedonista odia a los ancianos y sólo selecciona a jóvenes para todas las tareas y establece “espontáneamente” que la edad tope, para mejorar la productividad es de 40 años?

3:50 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

Aún no defines que es estar “libre de servidumbre”, ni siquiera has respondido las 2 cuestiones que te mencioné: mujer caprichosa y negativa a contratar –en ambos sentidos–.

1) ¿Qué carajos lees, Arismendi, que no pones atención en los comentarios posteados? El concepto está ahí enunciado: “uso o amenaza de uso invasor de la violencia física contra la persona o la justa propiedad de un tercero”. En tu planteamiento mezclas 2 situaciones: insultos y amenazas dentro de su hogar, esas amenazas constituirían agresión. Y la mujer puede hacer uso de todos los medios a su alcance para repeler tal agresión –cosa muy distinta es que el Estado le restrinja el empleo de ciertos medios–.

2) Lo es desde el momento en que no puedes demostrar que es propiedad de los padres, si lo fuera –si y sólo si consistiera en ello, manteniendo la posibilidad de revocarlo, bla bla–, no habría cuestionamiento a la legitimidad, PERO ¿dices que basta con decirle “con quien acostarse o casarse” para que constituya agresión? Ni siquiera equivale a una amenaza de uso de la violencia física; muy distinto sería que se emplearan vías de hecho para obligar a realizar tal conducta. La jovencita es dueña de su propio cuerpo y, como tal, se casa con quien se le da la gana.

Por cierto, mantengo lo de “Mal, pa’ Marzo” porque: no sólo no das una definición de libertad, al contrario, cada vez te escabulles en nociones etéreas como no-dominación, libre de servidumbre, etc., sino que ni siquiera eres capaz de recordar o poner atención en los conceptos antes enunciados, mezclando situaciones que, con la sola lectura, debieran quedar respondidas. Tampoco de coacción o legitimidad.

Al contrario, no relaciono dominación con legitimidad como sí haces tú al hacerlo incluso opuesto a la libertad –sin siquiera definirla–, pese a que NO aclaras la situación de la mujer caprichosa, la negativa a contratar o las trolas de hilo de Herbert Spencer.

Me quieres decir que las obligaciones contenidas en un contrato –mandatos para ambas partes– ¿se sustentan en la autoridad? Tienes un charquicán mental con los conceptos: la autoridad –o el temor reverencial de que habla el Código Civil– ni siquiera basta para viciar el consentimiento. Mucho menos equivale a la coacción.

3) ¿Hay uso o amenaza de uso de la violencia física…? Si no lo hay, a callar. Aún cuando los detesten. No hay agresión. Releer el concepto antes enunciado.

“¿Y si una sociedad hedonista…” Uff, los peligros de la colectivización y dotar a una suma de individuos de “corporeidad” ¿A cuento de qué viene mencionar “espontáneamente”? Es más, si algunos individuos acuerdan NO contratar mayores de 40 años, pues están en su derecho de disponer de su propiedad, acción que es perfectamente legítima pues NO supone uso o amenaza de uso de la violencia blabla. El fin da lo mismo.

10:19 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:37 a.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Que tozudo. También me pregunto qué lees, pues parece que repasas sólo algunas partes y el resto lo bloqueas.

1) Libertad como no dominación: “alguien que, a diferencia del esclavo, no está sujeto al poder arbitrario de otro, esto es, de alguien que no está dominado por el poder arbitrario de ningún otro.”

Es decir, la autonomía del sujeto y la ausencia de constricciones para que un agente realice algún objetivo o fin.

Así, el sujeto es libre cuando no depende de la “buena” voluntad de otros, ni está sometido a la discrecionalidad arbitraria de otro. La simple ausencia de agresión no es garantía de libertad.

De esto se desprende que con la noción de libertad como no interferencia (ausencia de coacción), puede haber pérdida de libertad sin que se dé interferencia real de tipo alguno: puede haber esclavización sin interferencia, como en el ejemplo del amo que no interfiere.

2) No respondes qué entiendes por violencia psicológica. Dije claramente que el caso de la mujer caprichosa no es un caso de dominación, por lo tanto no hay servidumbre. El tipo se puede ir cuando quiera.
“En el caso del marido sometido a una mujer mandona, desde el punto de vista liberal puede terminar la relación. ¿Pero por que hablar de SOMETIDO a una mujer mandona si puede irse cuando quiera?”

Tu concepto es deficiente, no se aplica a la realidad. “uso o amenaza de uso invasor de la violencia física contra la persona o la justa propiedad de un tercero”.

Un marido que trata de tonta, inútil, etc a su esposa, diariamente, no necesariamente hace uso o amenaza de la fuerza física, y sin embargo esa mujer está sometida a sus arbitrariedades diariamente. Lo quieras o no, ocurre en la realidad.

¿Has considerado el caso de una mujer en una condición de dependencia del marido –por abc motivo-? ¿Realmente una mujer en esa situación puede hacer uso de todos los medios a su alcance?
Probablemente dirás que nadie la obliga a quedarse, pero la realidad indica otra cosa.
De lo contrario, las mujeres se emanciparían fácilmente.

Claro, podrían matar al agresor, con todo derecho, pero la realidad es que la legalidad pone trabas a eso. ¿Qué solución concreta propones a ese problema?

3) En cuanto a la joven ¿Es libre si no puede convenir con quién se casa, aún cuando la forma de ejercer presión no sea la violencia?

4) De donde sacas que dije que las obligaciones contenidas en un contrato se sustentan en la autoridad. ¿Qué te fumaste?

Las obligaciones de un contrato provienen de los propios contratantes. Pero un esclavo no hace un contrato con un amo, nunca lo ha hecho, por lo tanto el mandato carece de legitimidad.

Otra cosa es que algunos en la realidad estén en la situación de aceptar cualquier condición.

¿En un barrio controlado por narcotraficantes –que no agreden a los vecinos- son libres esos vecinos?

11:39 a.m.  
Blogger zoidzilla said...

1) Y sigues metiéndote en más nociones etéreas que ni siquiera aclaras: ahora “poder arbitrario”, que ni siquiera aclaras, sumado a “servidumbre”, “no dominación”, “autonomía”, “constricciones”, etc.

Si le pido un favor a otro ¿no soy libre porque dependo de la buena voluntad de otro? ¿o por qué no estaría sometido a su "discrecionalidad arbitraria"? ¿Eso? Pffffff. Aclárate, porque tu peculiar concepción la extiendes o restringes según te venga en gana: ha quedado claro que la esclavitud YA cae dentro de lo que es agresión, haya o no interferencia –sea lo que entiendas por ello–.

2) Nop, mientras no pase al plano de la violencia física en la persona o propiedad de un tercero NO constituye agresión, Nuevamente, no te pregunté si se puede ir o no, sino si tal ejemplo constituye un caso de dominación, servidumbre o cualquiera sea el palabro que uses ¿capricho acaso no es similar a “poder arbitrario”? Y si es así, ¿no debería caer dentro de tu particular concepción de dominación como opuesto a tu superior concepción de libertad? Sé más coherente.

¿Cuáles arbitrariedades? “tonta, inútil –perra, buena para nada, puta, etc. agrego yo–” NO constituyen ni siquiera amenaza de uso de violencia física, pero sí además del “…tonta, buena para nada, puta” le dice “te voy a matar, perra”, el escenario cambia completamente. Y por último, según tú puede irse cuando quiera. ¿Por qué le concedes tal posibilidad al marido de la mujer caprichosa –no voy a esa fiesta porque me desagrada Fulano– y se la niegas a la mujer que recibe tales calificativos? Ahora agregas “dependencia”, sólo para escabullirte aún más.

Por cierto, es totalmente falso eso de que la legalidad le pone trabas a las mujeres para matar al marido. Incluso el Código Penal, con todos sus defectos, establece entre las eximentes de responsabilidad penal la legítima defensa cuando concurriere “agresión ilegítima; necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla; y falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.” Las trabas a que aludo se refieren a la restricción en la adquisición de los medios para procurarse defensa y proteger SU propiedad (incluida su cuerpo), por ej. la tenencia y porte de armas.

3) Remítete a lo ya explicado, incluso el temor reverencial no constituye fuerza –hablando en los términos del Código Civil–, mucho menos coacción.

4) Fumar, nada monada, eras tú el de las trolas de que el Derecho era una forma de coerción. Y no, hay que distinguir. La situación del que se pone en tal situación voluntariamente y conserva la posibilidad de revocar tal acuerdo, de la mera esclavitud o apropiación de la propiedad de otro –en este caso su cuerpo– habiendo o no interferencia.

Sobre los narcos, dejando de lado los acuerdos voluntarios entre un oferente de droga y un consumidor ¿hacen uso invasor de la violencia física contra la persona o propiedad de terceros con dichas transacciones? Por supuesto que NO, lo mismo que el mero consumo por parte de un adicto. ¿Qué quieres decir con “barrio controlado”?

11:18 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

En lo de la esclavitud concordamos.

Te dije que el caso del hombre y la mujer caprichosa no es un caso de dominación.

El capricho no es un caso de poder arbitrario. Yo puedo negarme a un capricho, puedo no cumplirlo. No trates tú de estirar el elástico para acomodar argumentos.

Dices: “¿Cuáles arbitrariedades? “tonta, inútil –perra, buena para nada, puta, etc. agrego yo–” NO constituyen ni siquiera amenaza de uso de violencia física”.

¿Con eso quieres decir que eso no es agresión entonces? Es decir, un niño que sufre eso diariamente en un colegio o en su casa, o un anciano que lo vive por parte de sus “hijitos” ¿No son víctimas de agresión?

¿El chantaje o la extorsión entonces no son una forma de agresión y coacción? Vaya que raro.

Preguntas: ¿Por qué le concedes tal posibilidad al marido de la mujer caprichosa –no voy a esa fiesta porque me desagrada Fulano– y se la niegas a la mujer que recibe tales calificativos?

No será porque en muchos casos de violencia intrafamiliar –por no decir la mayoría- el hombre tiene más fuerza que la mujer y por lo tanto infunde miedo sobre ésta de forma psicológica, pues ésta también es conciente de tal desventaja sin necesidad de recibir un golpe.

Basta leer la prensa para darse cuenta de tal situación, donde el hombre ejerce la violencia sobre la mujer. La realidad, no la teoría.

En cuanto a la legalidad, tu argumento en cuanto a permitir el acceso a un arma, sólo permite que la mujer disminuya la asimetría de fuerzas naturales, con un “fierro”. Pero ¿eso soluciona su condición? No, sólo matando al marido, si es que este no le quita el arma antes y la mata.

Por temor reverencial un niño se puede someter a los abusos de un profesor o un clérigo. Es claramente una forma de coacción. Ah, pero para ti infundir temor mediante diversas formas y con eso producir actos, no es agresión.

Luego mezclas la relación entre el narco y su oferente para desviar el cuento. Lo cierto es que nadie obliga a esos dos a negociar.

La pregunta apunta a que los narcos en cuanto a los vecinos no consumidores, se atribuyen el rol de autoridad, y la aplicación de la justicia en el barrio, ocupan las calles como SUS calles (como su propiedad), impiden la libre circulación de personas, etc. Eso es un barrio controlado. ¿Son libres los vecinos? Y no respondas con la joda de que se pueden ir…

Ya hay casos donde los narcos compran pisos completos de departamentos nuevos, y la gente que compró ahí mismo se debe aguantar todo…

Otro dilema: Un científico es ridiculizado por defender ideas opuestas a las del régimen gobernante, es censurado, no lo contratan en las universidades, etc, pero nadie lo arremete ni lo amenaza. ¿Es libre?

11:08 a.m.  
Blogger zoidzilla said...

Porque según tu peculiar concepción, el capricho encuadraría dentro del “poder arbitrario”, de su “discrecionalidad arbitraria”, de su… bueh. El hecho no es si puede irse o no, el hecho es que dicha concepción, si el marido finalmente NO concurre a la fiesta de Fulano porque a su mujer le desagrada, caería dentro de tu noción de dominación, servidumbre, poder arbitrario, blabla, ¿cierto?

Sobre la apelaciones al pathos, te las puedes ahorrar, NO constituyen agresión en cuanto no pasen al plano de las amenazas de uso invasor de la violencia física sobre la propiedad. Pensaba que había quedado bastante claro. Y para eso, es necesario tener en claro qué es la propiedad, su origen y características. Confirmas que las lecturas no fueron de provecho…

Sobre el chantaje y la extorsión, metes 2 cosas en el mismo saco: el chantaje es legítimo en cuanto consista en el uso legítimo de un derecho (por ej. me pagas las 100 lucas que me debes o publico información tuya como moroso en Internet; DICOM v. gr.); no así la extorsión.

Pero en casos de violencia intrafamiliar, la mujer puede irse ¿no? Ah, no, verdad que tú le niegas tal posibilidad. Y la realidad indica que, teniendo en cuenta esa disminución de fuerza física frente al hombre (como ocurren la mayoría de las especies animales), la mujer se encuentra impedida de “igualar” esas fuerzas mediante la tenencia y porte de armas, por ej., no sólo pudiendo matarlo, sino también disuadiéndolo de llegar a las vías de hecho, a menos claro que consideres la disuasión –o el mero anuncio de portar un arma o manifestar el probable uso de ella– como una forma de chantaje, extorsión, violencia psicológica, blabla.

No has entendido un carajo, el temor reverencial tiene que ver con el solo hecho de desagradar a quien se le debe sumisión y respeto, sumemos que lo que pretende el abusador es invadir la propiedad del niño (su cuerpo) SIN que exista uso legítimo de un derecho (los acuerdos no incluyen tal posibilidad de toquetear, manosear, penetrar al niño ¿o sí?), además de que los niños NO pueden presentar un consentimiento pleno (si fueron de provecho… bah, ello tiene que ver con la noción de autopropiedad). Por cierto, totalmente falso eso de “infundir temor mediante diversas formas y con eso producir actos, no es agresión.” Ruego citar dónde dije eso, porque pensé que había quedado clara la distinción dentro las arbitrariedades en las que mezclabas insultos con AMENAZAS de uso invasor de la violencia.

Sobre los narcos que “se atribuyen el rol de autoridad”, se puede saber qué justicia aplican que pueda afectar a los vecinos que NO son parte en las transacciones, porque el hecho de que una de las partes incumpla lo pactado NO afecta a los demás, entre ellos “saldan cuentas” dado que dichos contratos no gozan de la protección legal (bueno del monopolio estatal), pero entre ellos saben perfectamente a lo que se exponen. Sobre los narcos que “ocupan las calles como SUS calles”, teniendo en cuenta que son bienes nacionales de uso público y que su uso pertenece a toda la nación, no veo porque no puedan ocuparla, a menos que levanten cercos, murallas y negando el acceso o salida a los demás o quizá te molesta que hagan sus transacciones en la calle y lo consideres inmoral, malo, vicioso o incorrecto. Sobre los narcos que “impiden la libre circulación de personas”, ahí si que entramos en el plano de la agresión pues le impide ejercer un derecho a los demás de “usar” la calle (mal que mal, son bienes de uso público), como los cercos o murallas de que hablaba o cobro de un “peaje” (una extorsión).

Y te recuerdo que quien empezó con la joda de “que se puede ir” fuiste tú, así que no intentes cargarme con tus trolas, que se las niegas a unos y se las concedes a otros, a tu arbitrio, lo cual da cuenta de tu escasa coherencia.

Sobre los narcos que “compran pisos completos de departamentos nuevos” ¿cuál es el problema con dicha adquisición? Mientras no hagan uso invasor de la violencia en la propiedad de los vecinos, NO pasa al plano de la agresión. ¿Qué es lo que deben aguantar? ¿el qué dirán? ¿las transacciones que NO agreden a nadie? Otra cosa es que vaya en contra de tu moral particular y subjetiva.

Haciendo ficción: un cientista político que menciona trolas como que el Derecho es una forma de coerción; la coerción simbólica es más brutal incluso que la física (un insulto más que la muerte de un sujeto!!! por ej.) y “es ridiculizado”: primero hay que aclarar qué parte de la propiedad de este cientista es la invadida, desde ya te digo que la honra o reputación no pueden ser consideradas como apropiables. Sobre el cientista político que “es censurado”, aclarar que el dueño de un medio de difusión es libre de publicar en él lo que le dé la gana, ¿te suena algo llamado libertad de contratación? Sobre el cientista político que “no lo contratan en las universidades”, mismo caso que el anterior, y ya sabes mi posición respecto de aquellos bienes que son proporcionados por el estado mediante el robo (los impuestos).

El principio de no-agresión es inseparable del derecho de propiedad.

2:37 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Buen punto, creo que en eso el concepto, que no es inventado por mí, puede corregirse. Quizás lo que puede decirse, es que el marido puede en cualquier caso romper con la orden de la esposa. Están en igualdad para ejercer su discrecionalidad.

Según tu concepto de agresión claramente no la habría. Veamos qué es la propiedad, su origen y características según tú. Porque de eso hay mucho material para consultar y debatir.

Pero veamos ¿Si el anciano está postrado y depende del “ánimo” de su hijo -que vive en la propiedad del anciano- para estar limpio por ejemplo? ¿Cómo clasificas eso?

¿Es legítimo que los bancos usen el DICOM histórico (usen el chantaje) aún cuando la persona ha pagado todas sus deudas y en base a eso, no pueda obtener nuevos créditos o trabajos? Veamos tu coherencia.

No das solución al tema de la violencia intrafamiliar, sólo permitir que las personas tengan armas.

Los narcos saben a qué se exponen… ¿Tienen por eso el derecho a exponer al resto a lo mismo?

Es tan ridícula esa aseveración como decir que alguien que corre carreras en la calle o maneja borracho sabe a lo que se expone y por eso es legítimo que haga eso.

Aceptas que los narcos niegan el acceso y la libre circulación. Los vecinos no son libres entonces.

En cuanto al edificio, según tú los vecinos deberían aguantar no sólo que se compren con dinero “trucho” (para algunas cosas la legalidad es válida para ti para otras no, que coherente), sino que deben aguantar el mal uso de los espacios comunes (por si no te habías dado cuenta, existen en todas las comunidades) rayados, que ocupen sus estacionamientos, que destruyan áreas verdes, etc. ¿Un graffiti no es agresión?

El ejemplo del científico ocurrió en la URSS. Pero ya veo que para ti era libre. Gracias por despejar dudas…

3:47 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

Claaaaro, la mujer también puede romper con el marido amenazador o golpeador, pero ¿por qué se lo niegas?

No habría agresión tratándose de los caprichos de la mujer, pero según tu peculiar concepción habría dominación, servidumbre, etc. opuesta a tu peculiar noción de libertad. Ahora, tratándose de la propiedad ésta surge como forma de solución de conflictos debido a la escasez de los bienes, se busca asignar exclusividad sobre esos bienes escasos y evitar conflictos de usos de parte de uno con el uso de otro. Para ello, la propiedad ha de ser visible y justa: sus límites deben ser objetivos y discernibles sin atender a su propietario; y deben servir a su función de prevenir conflictos para lo cual se acepta como propietario al primer ocupante. Eso es, en resumen, el origen y características de la propiedad. De lo cual deriva, en primer lugar, la noción de autopropiedad, la libertad de contratación, y la legitimidad de discriminar, entre otras yerbas.

Sobre el anciano, claramente hablas de la propiedad de éste, quien tolera la permanencia de su hijo en el hogar, pero perfectamente puede echarlo de su propiedad si el muy ingrato no desea cambiarle los pañales por ej., le saldría contratar mejor a alguien que le atienda. Según tu peculiar concepción, el ánimo del hijo lo catalogarías de “poder arbitrario”, “dominación”, “servidumbre”, etc.

Sobre el DICOM, claro que es legítimo que lo usen para NO contratar, es más ni siquiera es necesario el DICOM para negarse a contratar, incluso cuando NO tenga deudas, recuerda lo expuesto acerca de la propiedad y la libertad de contratación.

Sobre la “violencia intrafamiliar”, sólo me he pronunciado sobre cuándo consistiría en usos o amenazas de uso invasor de la violencia –maridos y mujeres que se agreden los hay desde tiempos inmemoriales–, NO sobre su solución. No soy dios ni planificador de sociedades para condicionar a los individuos a seguir mis particulares fines como a ti sí te gustaría. Sólo que no las agredan y, en caso de ocurrir la agresión, que al menos posean los medios para defenderse y repeler la agresión. Hoy en día, ni eso.

Los narcos y sus consumidores, claro, incumplen la entrega o del dinero o de la mercancía pudiendo el contratante cumplidor solicitar el cumplimiento de lo pactado o dar por terminado el acuerdo. Ah, verdad que no pueden hacer uso del monopolio estatal de la justicia, pues tales contratos están proscritos. Simplemente, la justicia por mano propia. Los demás –vuelvo a repetir– NO son parte de dicha transacción ¿o acaso pretendes que los demás sean obligados a realizar la entrega del contratante moroso?

Cuidado, sólo cuando impide ejercer un derecho a los demás de “usar” la calle (bien de uso público), pero ¿y si adquieren la citada calle? El problema está en que, primero asumes tal situación como algo permanente en el tiempo y sin mencionar la posibilidad de repeler tal agresión por parte de los vecinos: hay coacción y los vecinos pueden repelerla (¿barrio dominado? Para nada y si ello ocurre, estamos en presencia de un estado, fíjate tú). Segundo, ¿por qué hablar sólo de narcos? Puede ser perfectamente una compañía de cable; unos vendedores puerta a puerta; una marcha de estudiantes quienes impidan el uso de un bien público. El hecho que invade violentamente la propiedad de otro ES indiferente de la actividad del agresor. Y por último, creer erróneamente que la agresión, en cuanto triunfa sin que haya sido repelida con éxito, por ese solo hecho se legitima a posteriori; sin ir más lejos, el ejemplo del estado, por más que la gente siga pagando impuestos NO significa que estos sean legítimos.

¿Qué tiene que ver el dinero “trucho”? Si varias veces he expuesto acerca del monopolio estatal de la emisión de dinero, si los narcos –o cualquier otro– desean emitir su billete, allá ellos, cosa muy distinta es la falsificación de un instrumento de depósito de valor y de cambio (una moneda bañada en oro) el cual siempre es detectable y publicar sus datos para nadie contrate con el falsificador (chantaje, ¿eh?), además de exigir la restitución, claro. Sobre “el mal uso”, al existir una comunidad sobre el edificio los demás vecinos perfectamente pueden acordar multas o incluso la segregación o expulsión del vecino grafitero, o impedir la entrada del causante del daño si NO es un vecino (cómo pasamos de los “narcos” a cualquier situación doméstica ¿eh?). El graffiti es daño a la propiedad de otros, para nada guarda relación con la actividad del sujeto, sea un narco, pastor evangélico, cientista político, albañil, etc.

No voy a consentir que falsees lo que he escrito (para variar, lo mismo que “infundir temor mediante diversas formas y con eso producir actos, no es agresión”, así que nuevamente favor de citarlo) no dije que fuera libre, dije que la ridiculización, la censura (entendida como negativa del dueño a publicar en SU medio de SU propiedad) y la NO contratación en las universidades (de nuevo, negativa del dueño de esa universidad de contratar al cientista de marras en SU universidad de SU propiedad) son LEGÍTIMAS.

Ah ¿qué ocurrió en la URSS? Tu paraíso del estado moderno, el que expropia los medios de gestión Y los medios de producción (para impedir la coerción simbólica del mercado blabla) y que para proteger tal situación, el Estado monopoliza el uso de la fuerza, con almuerzos, reuniones. Bah, aún así tales acciones serían legítimas -ridiculización, negativa a publicar, negativa a contratar- incluso en las “democracias liberales” (contradictio in terminis, jaja).

9:36 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

El caso del anciano lo ves muy fácil, pero...

¿Cómo un anciano postrado podría echar a su hijo abusador? ¿Corriendo al teléfono para llamar a la policía? ¿Llendo a comprar un pistola?

¿Podría contratar a alguien si apenas tiene una pensión para algunos remedios y el dinero lo cobra el hijo más encima?

¿Qué solución se propone que no vaya más allá de "amense como a sí mismos" y que no sea catalogada de intervención?

¿De donde sacas que yo creo que una vez que triunfa la agresión sin ser repelida es por ese sólo hecho legítima?

Si fuera así estaría de acuerdo con la esclavitud o con otras formas de explotación.

¿Cómo hacen cumplir las multas, la segregación o la expulsión que acuerdan los vecinos? ¿Por qué podrían impedir que Z invite a algún primo grafitero si el también es dueño del lugar –sólo que le da lo mismo el rayado-?

Y bueno, el que falsea eres tú. ¿Dónde he hecho apología de la URSS? ¿Dónde he dicho que es mi paraíso de estado moderno?

12:17 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

Por cierto, no te hagas el boludo y responde los casos en que has falseado lo que he dicho.

Ah, no, si vas a agregar hechos nuevos a tu pinta, es mejor no participar de tu “sentimentalismo barato” ¿Postrado, con pensión cobrada por el hijo? Siempre con situaciones extremas de las cuales intentas extraer –para mal– una regla general. Ahora dime tú, ¿Qué harías con un anciano postrado, incapacitado de correr y comprar una pistola, con pensión para algunos remedios bla bla? ¿Cómo has tomado conocimiento de tal hecho si el anciano no puede exhibirse en la calle y contar su situación? Y como si no tuviera algún pariente que pudiera preocuparse por él. Bueh, de lo que se trataba era señalar cuándo constituía agresión entendida como “uso o amenaza de uso…” Uffff, y NO de fungir –nuevamente– como planificador social de acuerdo a tus particulares fines y tratar de condicionar a los individuos, pichón de totalitario.

¿De dónde saco? Pues que das por triunfante la agresión en cuanto supones un barrio dominado, ojo que no digo sin ser repelida (al fin y la cabo, puedes también tolerar la agresión pero no por eso se legitima), sino que SIN ser repelida con éxito. ¿Cómo hacen cumplir? Bueno, mediante el uso legítimo de la fuerza en base al derecho de propiedad de que gozan los propietarios. Como dije pueden acordar multas, segregación o la expulsión del vecino grafitero, y esa sería la forma de hacerla cumplir y son las reglas que han impuesto los comunitarios del edificio en que habitan. Si el vecino grafitero no estaba conforme con ellas, simplemente puede hacer abandono del edificio o exponerse a que le sean aplicadas las reglas existentes entre los vecinos, por ej. impedir el ingreso del primo grafitero. Y como si no existiera la posibilidad de llegar a algún nuevo acuerdo...

Nop, no lo he dicho, TE LO ATRIBUYO en vista de las sandeces que posteaste en el hilo de Herbert Spencer, ¿te refresco la memoria?

1:57 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

En esos comentarios hago alusión a la relación que existe entre el Estado y lo que algunos llaman Mercado o Libre Mercado, y que en realidad es Crony Capitalismo.

Concuerdo en el mercado es un abstracto claramente, pero reconozcámoslo, algunos sujetos hacen uso del Estado para hacer reglas de "mercado" para ellos y sus intereses.

El Estado no surge de un libre contrato claramente. Nunca he estado de acuerdo con esa concepción contractualista.

¿Surge del progreso económico y del cambio de modo de producción?

A eso apuntaba, por ejemplo nadie critica las subvenciones estatales a las empresas armamentistas o los rescates millonarios a grandes empresas, con el impuesto de las personas, por ejemplo.

En lo personal, creo que aún cuando no existiera Estado, quienes comienzan a tener más poder, tienden a establecer un aparato para sustentarlo.

Es un poco lo que critica Rothbard a Nozick en cuanto al Estado mínimo.

2:53 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

Otro intento de distraer el debate...

Sobre el falseamiento, ni pío.

Por cierto nadie es una palabra muy gorda, las críticas a los rescates y subvenciones provienen justamente de liberales, otra cosa es que no te quieras enterar...

11:11 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home