miércoles, noviembre 26, 2008

Algo de luz en la oscuridad

Parafraseando a Allende, el deber del hombre de la cultura de izquierda no es la verdad, sino la mentira. O como dijo Octavio Paz: “Nuestros intelectuales son el gran fracaso de América Latina. La verdadera enfermedad del Continente es el atraso en la reflexión política, económica y social.”

En una entrevista realizada al ex senador institucional y radical Enrique Silva Cimma, sostenía basándose en el intelectual chileno Valentín Letelier, de que los ricos detentaban el poder económico. Detentar, según la RAE, significa “Retener lo que manifiestamente no le pertenece”. Por eso tenemos personas que desprecian a los empresarios. O sea, de acuerdo con Letelier es malo ir creciendo poco a poco, con esfuerzo, hasta convertirse en una marca de prestigio. El esfuerzo que realiza el emprendedor y los frutos que logra, no le pertenecen.

El novelista y premio nacional de Literatura, José Miguel Varas, que trabajó en Radio Moscú afirmó en España: "No hubo socialismo, como suele decirse. Fue un Gobierno socialista que adoptó medidas importantes para hacer una sociedad más amplia y más justa". Expropiar, amenazar e intimidar. Y el medio para establecer una sociedad justa es a través de la JAP.

Luego agregó: "ese Gobierno socialista nacionalizó el cobre; una decisión que fue tan criticada, pero que hoy hace que las cajas fiscales de Chile estén repletas de dinero gracias a que el cobre es del Estado y no de los estadounidenses". Se deben a los impuestos a que las arcas fiscales estén llenas y que han mantenido a regañadientes el modelo de Pinochet. Nos podría explicar cómo fue el paso de pasar a un Estado en bancarrota que dejó Allende, con alta inflación a un Estado con superávit.

Por su parte, el histórico del grupo Inti-Illimani, José Seves dijo también en España: "Era prácticamente la destrucción de un Chile que se había venido construyendo desde comienzos de 1900, de participación de los sindicatos y de conquista de un Estado social”. Ahora le llaman Estado Social de Derecho al aumento de la burocracia y al Estado Omnipotente. Además, dice otras leseras que no vale la pena contarlas. El Estado social se manifestó en la UP con las JAP, la expropiación a empresas y fundos, sin compensación. Como dice un testigo en el blog del ‘El Mercurio’: “nosotros fuimos testigos, cuando Allende violo la constitución, arraso con el congreso ( se sentasen el ), se sentó en los fallos judiciales, como asalto las empresas con piquetes revolucionarios, como se tomaban los caminos, y las calles para doblegar a los ciudadanos, como atreves de Bachelet General de Fach ( servicios), creo JAP, el monopolio del estado en distribución de alimentos para SOMETERNOS POR NUESTRAS NECESIDADES , en fin un terrorista sistema de represalias a través de SII, del controles de salud, de impuestos( hipoteca de bien raíz para ir a Mendoza) de los permisos para emprender, de las limitaciones a desplazarse fuera del país”. ¿Ese es el Estado Social de que habla Seves y de la justicia que habla Varas? La Iglesia Católica chilena avalaba todo lo que describe ese testigo.

Por otra parte, en el reciente foro del ‘progresismo’ realizado en el antiguo Congreso Nacional, transmitido por el canal de senado, me llamo la atención de que un panelista sostuviera que en Chile no hay mercado, porque existen grupos económicos. O sea, no existe el mercado de las empanadas, no existe el mercado de la ropa y suplementos deportivos, no existe el mercado de la comida rápida y no existe el mercado de los lentes ópticos. Nosotros no intercambiamos bienes y servicios diariamente. Podría seguir. Al contrario de lo que sostiene la izquierda, a ésta le encantan que existan grandes empresas en pocos hombres, porque así tiene el pretexto de que existan grandes sindicatos. Por esa misma razón, desprecian a los pequeños comerciantes.

Más de una he dicho que el socialismo tiene rasgos de una enfermedad de la psiquiatría o patológica. En efecto, en mi último trabajo conocí a un señor que había sido jinete. Y por accidente laboral propio de las carreras de caballo. Luego se dedicó a otros menesteres, como la construcción. Después supe que había participado en la Brigada Ramona Parra. Lo que me llamó la atención que después de 35 años, sigan diciendo que las JAP era una buena idea. Digo que me llamó la atención, porque cuando me hablaba de las mezclas, de las diversas herramientas usaba su sentido común. Su propia experiencia de adquirir y comparar herramientas (marcas) para su trabajo refuta a las JAP.

Gracias al detenido aparecido Germán Cofré Martínez de a poco se va revelando la verdad que nos quieren ocultar. Así, apareció una carta del señor Gonzalo Cruzat Valdés, en ‘El Mercurio de Santiago’ muy reveladora: ” no pasé frío, pero tuve mucho temor; no dormía con ángeles al lado, sino que con terroristas…”. A los terroristas nos quieren hacer creer que estaban en prisión política, como dice un informe de un monseñor pestilente. Estaban encerrados por pensar distinto, según nos cuentan. La Iglesia Católica chilena apoyó el terrorismo. Desde luego, los upelientos que estuvieron con él, más tarde le podrían haber explicado que para destruir una sociedad y construir otra, habían de caer justos por pecadores. Como dijo Lenin: “Para hacer tortilla, hay que quebrar los huevos”. Y añade: “No más comisiones ni memoriales que lo único que hacen es abrir heridas. Déjennos tranquilos a cada uno con las heridas que ya tenemos en el alma, y que son profundas. Las muestras de reconciliación no parten por decretos, sino que por hechos”.El señor Cruzat está aburrido de la pestilencia. Más de una vez lo he manifestado, cada uno por su lado y nada con ‘verdades oficiales’ impuestas por el Estado. Naturalmente, la pestilencia es fuerte en el país.

A lo menos una luz en la oscuridad.

Etiquetas: , , , ,

17 Comments:

Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Creo que la frase de la detentación podría corregirse en: Detentan el mercado...

4:09 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge:
Lo que dices es un contrasentido. El mercado son las personas. NAdie me obliga a comprar zaptillas Adidas. Puedo elegir entre Adidas,nike u otra.

Nadie obliga a elegir autos japoneses, coreanos o chinos, en desmedro de los tres grandes de Chicago.

Eres libre de comprar en en Patronato o ir a una tienda de lujo en el barrio alto.

4:23 p.m.  
Blogger María Angélica said...

Me gustó tu visión en este post, Javier, porque es muy cierto.

12:58 a.m.  
Blogger Francisco said...

Ellos celebran el fracaso, envidian el éxito, denuncian la democracia y condenan el libre mercado...Pero se llevan todos los premios nacionales.

2:19 a.m.  
Blogger Francisco said...

¿No se da cuenta don Javier que todo es una conspiración de las trasnacionales ?

2:20 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Y también se llevan los Premios Nobeles, el Premio Miguel Ángel de Asturias, entre otros.

Sin duda, las transnacionales están detrás de todo esto.

12:27 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Javier, lo que mencionas es una dimensión del mercado -desde el punto de vista del consumidor- incluso una probable concepción del mercado considerando oferta y demanda.

Estableces una relación simple, pero obvias otras dimensiones y elementos del mercado o más bien alrededor del mercado.

Es decir, la complejidad concreta de cualquier institución, mecanismo o sistema donde se realizan los intercambios.

Por ejemplo, el que tú mismo mencionaste, "como ocurre en Chile, cuando el dólar baja. Y los empresarios piden al gobierno que suba el dólar."

¿Eso no es detentar el mercado? ¿No es acaso intervenirlo?

1:07 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge:
Detentar como lo presenta Letelier, significa retener algo que no le pertenece. Ellos no son los dueños del BC, que inyecta dólares

Además, si piden que suban el dólar, la última decisión la tiene el consumidor al comprar su producto. Si no lo compran o lo rechazan al otro el extremo del mundo, no le sirve dicha intervención.Cuando piden que intervenga, no siguen sus propias reglas, según mi parecer.

1:35 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

”...Y los empresarios piden al gobierno que suba el dólar.”

¿Eso no es detentar el mercado? ¿No es acaso intervenirlo?"

Precisamente, piden que suba el dólar, pero la decisión última la tiene el Central, ni intervienen ni lo detentan; el corral lo interviene y detenta el estado.

11:45 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Zoidzilla, en parte estoy de acuerdo contigo, pero creo que obvias algunas cosas, que desde mi punto de vista igual son importantes:

1- El hecho que no todos los empresarios tiene la capacidad, siquiera de pedir eso. Léase Pymes por ejemplo.

2- Los exportadores como organización son un grupo de presión en cuanto al Estado. Tienen mayor capacidad de discreción en las decisiones de los gobernantes, en comparación a una pequeña empresa.

2- El hecho de que la decisión final no esté en los empresarios, sino en el Estado, no resta el hecho que existe la pretensión por parte de los primeros -a través de una petición- de intervenir el mercado en su favor.

11:23 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge:
Desde luego, que tú tercer punto es obvio, de lo contrario no pedirían intervenir el dólar en Chile, o en USA poner aranceles a los productos agrícolas procendentes de AL, que son más baratos. En ambos, se interviene el mercado. Uno para tener más plata, y el otro para que los consumidores americanos prefieran los productos americanos en desmedro de los AL, que son caros por el arancel.

Sobre tú segundo punto, y los grupos de presión, Milton Friedman le dedica ´todo un capítulo a los grupos de presión que pululan en la capital americana. Y entre esos grupos de presión, se encuentran además de los representantes de la empresa X, H, o J,los representantes de la burocracia que hacen igual presión que los representantes de las industria X,H, J. En Chile sería la Anef.

12:02 p.m.  
Blogger zoidzilla said...

1. “En pedir no hay engaño”. Cualquiera tiene la capacidad de presentar peticiones a la autoridad. Cosa muy distinta es el eco que encuentre su petición...
2. Lo son, concuerdo (como cualquier otro colectivo que se haga notar, desde feministas, motociclistas furiosos, ambientalistas, asociaciones de jugadores de cacho, etc.); pero esa “mayor capacidad de discreción en las decisiones de los gobernantes”:
discreción.
(Del lat. discretĭo, -ōnis).
1. f. Sensatez para formar juicio y tacto para hablar u obrar.
2. f. Don de expresarse con agudeza, ingenio y oportunidad.
3. f. Reserva, prudencia, circunspección.
Se traduce en una mayor capacidad de ¿sensatez, don de expresión o prudencia? ¿No será más bien capacidad de influenciar o presionar? Nuevamente, la decisión última está en manos del gobernante. ¿Y cómo se ejerce esa presión o influencia? Si excluimos la coacción –uso de la violencia–, prácticamente todas las respuestas pasan porque la autoridad hace o deja de hacer a cambio de “algo”. Y es obvio, es mejor “entenderse” con el burócrata de turno que con miles o millones de potenciales consumidores u oferentes a quiénes deben –so pena de desaparecer del mercado– satisfacer sus requerimientos...
3. Hay una pretensión –como la de cualquier otro que desee presentar sus peticiones–; la pregunta es –relacionado con la respuesta 2– ¿por qué los políticos, en quiénes radica la decisión última de si dejarse o no influenciar por el lobby, poseen tal poder de intervenir en el mercado? ¿Cómo se han hecho con él y quién se lo ha concedido?

12:11 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge:
Sobre tú primer punto, los representantes de las Pymes a diferencias de las grandes empresas, han pedido que eliminen los timbres y las estampillas para formar empresas, y bajar el IVA, y la autoridad la desoído.

A los exportadores les importan un dólar alto, a las pymes le interesan que los impuestos no los devoren.

Y al parecer en Chile, a los gobiernos de la Concertación le importa más los exportadores que las pymes.

3:30 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Zoidzilla, el término descrecionalidad lo use basándome en su uso en Ciencias Políticas, especificamente en el Neoinstitucionalismo, relacionado también a la idea de veto players.

Es la capacidad de influencia -sin costos elevados- que tienen ciertos actores en cuanto a la toma de decisiones.

En cuanto a tu pregunta: Es compleja. Yo creo que -basándome en Mosca, Michels y Pareto- las sociedades al volverse complejas tienden irremediablemente a establecer aparatos organizacionales donde algunos terminan por acapar poder.

Saludos

4:38 p.m.  
Blogger cristian said...

Los "intelectuales" de izquierda hablan, literalmente, puras estupideces, las que contradicen reiteradamente la lógica y la historia.
Sería muy fácil dejarlos en evidencia o en ridículo, si alguien más aparte de nosotros los bloggeros o HPA (uno de los pocos que tienen acceso a la prensa oficial)se diera el no tan complicado trabajo de publicitar estos absurdos. Lamentablemente, para la gente de Derecha metida en politica, parece que lo unico importante es ganar elecciones y no consideran importante combatir en la batalla de las ideas y de la publicidad.
Se necesitan con urgencia más gramscianos de derecha, en el método, no en las ideas.

10:22 a.m.  
Blogger María Angélica said...

Estoy totalmente de acuerdo con la posición de Cristián.

5:14 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:
Les tienen miedo a esos señores, además, al votar por Ministerio de la Cultura, se rindieron ante ellos.

9:19 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home