viernes, mayo 23, 2008

Somos amigos, pero más amigo de la verdad

Hace como dos semanas si es que no equivoco, el actual general de Ejército Óscar Izurieta Ferrer fue invitado al think tank de izquierda FLACSO a comentar el libro “Instituciones cautivas. Opinión pública y nueva legitimidad social de las Fuerzas Armadas” . Lo hizo acompañado con el vocero de gobierno, Francisco Vidal Correa. A decir verdad, el anuncio de ese evento lo escuché en el último minuto del programa ‘Tolerancia Cero’ por el periodista de izquierda, Alejandro Guillier. Igualmente, fue anunciado en el cuerpo Reportajes del ‘El Mercurio de Santiago’.

Me extraño que los políticos de oposición no acusaran al actual general de Ejército por participar en un evento netamente político, y en el que se pretende enlodar a las instituciones armadas. ¿Cómo no se ha dado cuenta el general Óscar Izurieta que en estos 18 años la Concertación se ha dedicado a la propaganda y tergiversación de los hechos ocurridos hace 35 años? Las Fuerzas Armadas no son deliberantes, mas cuando comenta ese libro está deliberado. ¿Le va creer a la encuesta del FLACSO que sostiene que los electores quieren los juicios contra los militares continúen, saltándose la Ley de Amnistía, la prescripción y la cosa juzgada?

La izquierda, por su parte, elogió al general por su disposición al ‘diálogo’ al visitar el FLACSO. Más que diálogo me parece rendición. ¿Izurieta creerá en el ‘secuestro permanente’? Por el título del libro, puedo decir que desde que Lagos asumió, las Fuerzas Armadas quedaron cautivas de la izquierda y no que aquellas fuesen cautivas de Pinochet. Como todos saben -menos los ideólogos del FLACSO-, que las FF.AA., nunca se politizaron cuando gobernaron. Desde el primer momento separaron sus funciones.

Como he manifestado en otra parte , fue la clase política después de la Segunda Guerra Mundial la que entrenó a las Fuerzas Armadas en la lucha contra el terrorismo, la guerrilla y la subversión. Además, le asignó el rol de la Seguridad Nacional. Naturalmente, para los ideólogos del FLACSO no le conviene contar esa historia, pues ellos eran partidarios de las OLAS, del comunismo, de Fidel y de convertir a América Latina en otra Vietnam.

El hecho de que el general Óscar Izurieta haya ido al FLACSO tiene la misma gravedad, como cuando el general Prats asumió el cargo de ministro de Interior en tiempos de la Unidad Popular. Dicho en otras palabras, tomó partido por un bando. Si desea comentar el libro, que renuncie, pero no lo haga con el uniforme. La próxima vez los comunistas lo invitaran al Instituto de Ciencias, Artes y Literatura Alejandro Lipschütz, con el propósito de condenar a los agentes de seguridad que enfrentaron el brazo armado de los comunistas en tiempos de Pinochet, el grupo terrorista FPMR.

El senador de oposición de Renovación Nacional, el abogado Sergio Romero festejó que Chile haya sido elegido para el Consejo de los DD.HH., de las Naciones Unidas, mientras es incapaz Romero de defender a los militares de las acusaciones, debido proceso y falsos testimonios. ¿Romero creerá todavía que existe el Estado de Derecho en Chile?

El filósofo Cristóbal Orrego critica al columnista Hermógenes Pérez de Arce por no reconocer que se violaron los derechos humanos en el Gobierno Militar, cuando para Orrego –hombre de la Comisión Rettig- el terrorismo que la propia izquierda comenzó en los sesenta del siglo pasado, no constituye una violación a los derechos humanos. Se le olvida a Orrego que la Cámara de Diputados en agosto de 1973, acusó al gobierno de Allende de violar la mayoría de los derechos humanos; cosa que la izquierda 35 años después aún no reconoce. Por ello, estoy de acuerdo con el columnista odiado por la izquierda, ya que ésta no considera el terrorismo una violación a los derechos humanos. Por tanto, es absurdo hablar de los ‘derechos humanos’ en común. Como he repetido varias veces, si un militar mata a un terrorista, es una violación a los derechos humanos, y si es al revés, entonces no se violan los derechos humanos. Es absurdo tener un lenguaje común con la izquierda. Somos amigos, pero más amigo de la verdad.

Etiquetas: , , , ,

15 Comments:

Blogger cristian said...

Un verdadero escándalo y una verguenza lo del General Izurieta asistiendo a un organismo político de Izquierda. Me imagino que si hubiera asistido a un foro del Instituto Libertad, el gobierno habría puesto el grito en el cielo.
¿Tan buena será la jubilación post comandancia en Jefe, que incluso es capaz de someter el honor militar?

9:53 a.m.  
Blogger joaquin urrutia said...

La Camara de Diputados en Agosto de 1973

Un organismo fiscalizador absolutamente independiente e imparcial

Podrias tu nombrar las violaciones a los DD.HH que cometió Allende

(Allende, no el MIR o el FPMR. El Gobierno) durante su mandato (y sin usar eso de 'El Congreso de Chillan pretendia eliminar, queria exterminar')

¿Si los rusos y los alemanes llevan años arrepintiendose de su historia, cuesta tanto hacer lo mismo en este pais tercermundista?

Y ademas, que Orrego critique a Perez de Arce no significa necesariamente que esté avalando la violencia del otro sector

¿Por que esa logica de 'el que piensa distinto a mi, es comunista y es malo. Yo soy el dueño de la verdad y todo el resto es mi enemigo'?

12:36 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:
Eso mismo pensaba yo.
Joacao:
Lee el Acuerdo. Los únicos que no se arrepienten de nada es la izquierda.
Además, no creo que lo avale, pero resulta muy tibio. Usar la violencia y el terrorismo como lo hizo la izquierda es violar los DD.HH. Si tú piensas lo contrario, es cosa tuya.

1:16 p.m.  
Blogger Marta Salazar said...

quería haberte escrito un mensaje ayer, pero no pude, muy bueno tiu artículo,

lo que dices sobre la utilización política de las fuerzas armadas en la historia reciente, es muy cierto...

Saludos Javier!

2:52 p.m.  
Blogger Francisco said...

Nadie de derecha debía sentarse en esas mesas o comisiones sin que antes se reconozca que el MIR , el FPMR y el resto de la ideología de la muerte son unos sicópatas.

De qué forma se puede detener a un sicópata armado sin usar la violencia???

10:31 p.m.  
Blogger Hernán Vásquez Villanueva said...

No entiendo Javier por qué te extrañas porque la "derecha" no haya dicho nada. Si NUNCA dicen nada. Además fueron ellos los que hpusieron a los mandos de rodillas, al dar sus votos para eliminar la inamovilidad.

Saludos

2:25 a.m.  
Blogger coté said...

Una verguenza.
Hernán tiene razón, no sorprende en absoluto que la derecha se haya quedado en silencio, ultimamente, es lo mejor que saben hacer.No olvides que lo "politicamente correcto" es lo que gana votos.

Saludos,

11:23 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Francisco: Ya se han sentado varias veces.
Hernán: Cierto. Pequé de ingenuo.
Coté: La omisión de la derecha como el acto del general constituyen una vergüenza.

1:50 p.m.  
Blogger María Angélica said...

La izquierda, toda su vida, ha sido incapaz de reconocer sus crímenes... de qué nos vamos a extrañar ahora???
Izurieta hace rato se ha vendido a la izquierda y de paso ha vendido a las FFAA... eso es lo lamentable.
Cariños.

12:42 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Así es María Angélica. Pero hay que seguir luchando.

12:47 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Si queremos ser amigos de la verdad, entonces evitemos las falacias y falsedades como decir que las FFAA no se politizaron y que “desde el primer momento separaron sus funciones”, cuando incluso esa politización generó pugnas internas en la misma junta militar, entre Pinochet y Leigh.

Lo anterior, debido a que no existía consenso respecto de lo que ocurriría una vez en el poder. “Las fuerzas armadas fueran receptivas a distintos discursos políticos, encontrando eco la mayoría de los grupos que las habían presionado para intervenir. En ese plano, hubo sectores castrenses receptivos al discurso nacionalista, otros al neoliberal, al estatista-desarrollista, al corporativista” (Estatismo Y Neoliberalismo: Un Contrapunto Militar Chile 1973-1979).

Y agregan “La homogeneización ideológica de los altos mandos en la Academia Superior de Seguridad Nacional a partir de 1975 habría completado el proceso de adhesión castrense al proyecto de los "Chicago Boys".

El ejemplo más claro de la politización de los militares durante la dictadura, es lo que ocurre hoy con ellos, en cuanto a que los civiles que los apoyaron, o más bien instrumentalizaron, y que aún operan en la política partidaria, rompen con ellos, como forma de negación de esa relación simbiótica que existió, donde los militares eran claramente actores políticos.

En este sentido Javier, tengo dudas sobre lo que en realidad te molesta más, si es el que se politice a las Fuerzas Armadas, o el lado que las podrían estar politizando.

3:01 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge, quizás debí precisar. No fueron politizadas profesionalmente.
"Con su atención a estos problemas, Pinochet consolida una disciplina militar fuerte que es fundamental para la buena marcha de la administración y en la es decisiva la figura del Comandante en Jefe, presencia reforzada ahora por su consagración presidencial. Un criterio muy importante para garantizar esa disciplina consiste en que Pinochet evita toda politización dentro las FF.AA, por lo que se niega hacerles consultas institucionales sobre la marcha del Gobierno. El Presidente va consolidando un curioso Gobierno militar, en los uniformados cumplen tareas no corporativas, las que están separadas de sus instituciones como sea posible. Varas afirma categóricamente que está exclusión de miembros uniformados de las actividades políticas pretende en el fondo marginar a las FF.AA de la gestión directa del Estado y de Gobierno en su calidad de instituciones, y de vincular a los oficiales superiores en cuanto individuos a la gestión gubernamental, y por tanto, no supeditados al mando respectivo, sino a la persona del Comandante en Jefe" ("Chile eligió la libertad, página 42).
Se te olvida Jorge que la Junta decretó el receso de los partidos políticos. Y a los militares fueron persuadidos que la mejor política para sacar el país era, pues, la neoliberal o liberal. Y aún así, Pinochet colocó antes de la crises del 82, a un economista socialdemócrata partidario de la intervención estatal.
A decir verdad, me molesta lo primero más que lo segundo, ya que lo segundo sería consecuencia de lo primero. La izquierda del 70 sabía que las FFAA eran un obstáculo para su revolución,como ocurrió desde Revolución Rusa. No hay que mirarse la suerte entre gitanos, vendiéndole la pomada que hace 35 años eran socialdemócratas, cuando no era así.

4:55 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Sobre la instrumentalización, yo creo, que después de 1990 hubo simplemente oportunismo. Te recuerdo, por ejemplo, que Villarzú ha trabajado tanto para el GM como la Concertación.
A lo anterior, habría que agregar la odiosa campaña de quienes nos gobiernan. Cada vez que hay un problema, sacan el GM. A diferencia de éste no sacaba a los socialista, cuando comenzó la prosperidad.

6:12 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Javier, la cita que mencionas tiene algunos errores conceptuales. Por ejemplo, la disciplina militar fuerte, o también llamada verticalidad del mando, era previa al golpe, no así la homogeneidad ideológica en las FFAA. Así, lo que dirime la pugna de poder entre Leigh y Pinochet es la cuestión política, no la cuestión profesional. Leigh se va no por falta de profesionalismo, sino por desavenencias ideológicas con Pinochet.

Es decir, Pinochet no evita la politización, sino que elimina las potenciales disidencias ideológicas al interior de las FFAA. Lo que le permite entonces concentrar todo el poder en su persona, y tal como dice tu cita “vincular a los oficiales superiores en cuanto individuos a la gestión gubernamental, y por tanto, no supeditados al mando respectivo, sino a la persona del Comandante en Jefe" ("Chile eligió la libertad, página 42).

Segundo, en cuanto al receso de los partidos, se te olvida que la política no sólo concierne a la dimensión partidaria, sino que a otras formas de organización, cooptación, ideologización, etc. Pinochet suprime los partidos, pero simultáneamente permite la organización política, y el proselitismo de grupos civiles favorables a su régimen, que luego dieron origen a la UDI., cuyo fundador además participó en la redacción de la Constitución política de la dictadura.

Tercero, en cuanto a la instrumentalización de las FFAA, estás sin duda parecían muñeco de trapo, pues eran tironeadas por ambos bandos, pues la derecha de los 70 sabía que éstas serían funcionales a sus propósito golpistas, incluso previamente al gobierno de la UP. Se te olvida el secuestro del general Schneider cometido por sectores de derecha, que era golpista.
Entonces, ciertamente no nos veamos la suerte entre gitanos…
.
Por otro lado, el oportunismo existe en ambos sectores, es cierto que en algunos casos cuando “hay un problema, sacan el GM” pero la derecha, ante cualquier proyecto político o social, como el tema laboral o salarial, sacan como argumento la UP.

6:35 p.m.  
Blogger coté said...

Javier, quiero entregarte el "premio dardos", siempre tu te mereces todos los premios...aunque sean virtuales...

Besitos,

3:40 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home