martes, octubre 02, 2007

La izquierda nos da la razón y el derecho

La izquierda a pesar de que miente compulsivamente, de vez en cuando dice la verdad, y aunque la expresa, sin embargo, no lo aplica. Si estuviésemos en los EE.UU., habría que encerrar de por vida los cientos de falsos testigos izquierdistas que han cometido perjurio en los tribunales. “No levantarás falsos testimonios”, dice uno de los mandamientos. La alta jerarquía católica fomenta el perjurio.

La semana pasada la izquierda nos dió la razón. La clase política (de izquierda a derecha) apoya a la Presidenta para que Chile se postule al Consejo de los Derechos Humanos de la ONU. Según la Presidenta, lo avala su historia reciente. Agregó: “No sólo tiene algo que aportar en términos de lo que puede ser la evaluación de un caso o de otro, sino también de lo que son los procesos luego que hay conflictos importantes en el mundo". La izquierda no ha querido cerrar el conflicto que ellos mismos iniciaron hace más de 30 años.

No sé porque se mete n un zapato chino, si no está a la altura de las circunstancias. ¿Hará el mismo rídiculo cuando Chile estuvo en el Consejo de Seguridad de la ONU? Con la política de exterior de estar con el Diablo y con Dios no se llega a ninguna parte. ¿Bachelet se preocupará por las mujeres en el mundo musulman, o antepondrá la sharia al individualismo que supone los Derechos Humanos? Quizás crea que la sharia tiene que ver Shakira.

Para las Iglesias y los grupos de Derechos Humanos en América Latina, las víctimas del terrorismo (Montonero, Mir y Frente) no tienen Derechos Humanos. De ahí que esas víctimas no aparezcan en un libro que publicaron las Iglesias y Amnistía Internacional. Después de todo, las Iglesias en la década a fines del sesenta y setenta apoyaban el terrorismo y la guerrilla, sin importarle sus consecuencias. Igualmente nunca condenó la violencia de la izquierda, sino mantuvo una posición tibia. Por eso, nunca se ve un abogado de Amnistía Internacional pidiendo que se sancione a un terrorista que le quitó la vida a otro individuo.

En efecto, diversas organizaciones de Derechos Humanos publicaron un texto títulado ”El mundo nos está esperando”el jueves pasado. Según la nueva inquisición, Chile no tiene méritos para postular al Consejo de los Derechos Humanos de la ONU. Ellos afirman: “A la fecha, el Estado de Chile no ha ratificado un conjunto de tratados imprescindibles en materia de derechos humanos: la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas; la Convención sobre Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y Crímenes de Lesa Humanidad, el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Tortura..”.

Lo anterior es justamente lo que sostuvo el General en retiro Iturriaga. ¿Cómo pueden condenar a alguien, si el delito no existe? ¿Será la ‘jurisprudencia’ de que mencionó Viera Gallo también la semana pasada? Sólo porque un parlamentario o varios hablan de ‘crímenes de lesa humanidad’, el juez va fallar algo que no es ley.

Parece que ningún político le ha tomado el peso a esa declaración.
El Gobierno y esos parlamentarios que se comportaban hace más de treinta años como hordas, son los que violan los derechos humanos, ya que ni siquiera presuponen la inocencia. Sin embargo, si uno de ellos es encontrado en actos de corrupción, exigen el debido proceso.

Así vemos que las Cortes han sobreseídos tres veces un caso, y de repente encuentran un subterfugio para reabrirlo. Y cuando caso es sobreseído, se entiende que es cosa juzgada. Luego la Corte declara que hay nuevos hechos, a partir de los folios de la sentencia anterior. ‘Nuevos hechos’ que la misma Corte declaro que no había pruebas. Entonces se desprende, que todo es una farsa. Un carabinero afirma: “para nosotros no hay prescripción ni cosa juzgada, aduciendo como razón que los delitos aludidos son imprescriptibles por atentar contra la Humanidad o por constituir genocidio. Desde luego, ninguno de los dos casos ha existido ni se ha probado en Chile por nadie ni tribunal alguno”.

¿Cómo entonces los tribunales pueden fallar de delitos que no existen, si hasta la extrema izquierda lo admite?

A su vez, la izquierda hace gárgaras de que las cárceles estén llenas, sin embargo, no aplica la ley. Lenin Guardia, asesor de investigaciones durante los gobiernos de la Concertación, tiene permiso dominical. En cambio, el suboficial mayor don Miguel Letelier, quien en un round diez a cero obtuvo la libertad provisional en la Corte, el secretario ministerial de justicia (seremi) no quiso concederle la libertad. Gendarmería no tenía reparaciones. Una vez más el resentimiento brota de los ministerios manejados por la Concertación. Los resentidos se creen valientes con el lema 'Ni perdón ni olvido'. Lo único que muestran es que son unos miserables.

Etiquetas: , , , ,

9 Comments:

Blogger Francisco said...

Yo creo que Bachelet y la concerta quieren ser parte del consejo de DDHH para bloquear condenas a Cuba, Venezuela y Bolivia, y al mismo tiempo atacar a EEUU e Israel por defenderse de la "religión de la paz".

La mente de la izquierda está programada para ignorar los derechos de sus enemigos. Pero pobre de uno si los mira de reojo...

6:27 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Francisco:
Esa idea la tenía en mente y se me olvidó transcribirla. De hecho, se me olvidó colocar que Bachelet desde que era ministra de Salud, era contraria a las condenas de la ONU a Cuba. ¿Lo recuerdas?

9:11 a.m.  
Blogger Francisco J. Ibero said...

Cuando se pervierte la justicia,la democracia flaquea.El resentimiento es mal consejero.El otro día leía que quieren quitar en España a la familia Franco una casa de campo que la ciudad de La Coruña le obsequió hace más de 60 años.Curiosamente ningún familiar de los miles de asesinados en Paracuellos por órdenes de Carrillo ha presentado ninguna demanda criminal contra él.

6:58 p.m.  
Blogger Matías Rivadeneira said...

Respecto de por qué se aplican los tratados internacionales de DDHH mencionados sin estar ratificados por Chile, la explicación que da la jurisprudencia (tanto nacional como de la Corte Interamericana de DDHH) es que tales tratados sólo reconocen principios generales del derecho (fuente del derecho internacional) ya formulados, reconocidos y aceptados por la comunidad internacional como tales.

Ese argumento contraría el principio de legalidad que debe impregnar, a la luz del derecho internacional de los DDHH, el derecho penal de un país. Además implica un desconocimiento del principio de no retroactividad en materia penal, reconocido por los mismos tratados (aunque el Pacto de Derechos Civiles y Políticos hace una excepción en relación con las violaciones a DDHH en donde menciona expresamente tales principios generales del derecho, sin embargo son bastante discutibles los principios con que forzosamente nuestros tribunales aplican tal figura).

En definitiva, los DDHH no son para todos, y el principio de universalidad en el que se inspiraba primitivamente el derecho internacional de los DDHH hoy no es más que letra muerta. Gracias a la progresía.

Salu2

12:40 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Francisco Ibero:
No me extraña
Matías: Hay que revertirlo con la fuerza de la razón. No puede ser que sea derecho una contradicción.

10:49 a.m.  
Blogger = / enzo / = said...

"Así vemos que las Cortes han sobreseídos tres veces un caso, y de repente encuentran un subterfugio para reabrirlo. Y cuando caso es sobreseído, se entiende que es cosa juzgada. Luego la Corte declara que hay nuevos hechos, a partir de los folios de la sentencia anterior. ‘Nuevos hechos’ que la misma Corte declaro que no había pruebas. Entonces se desprende, que todo es una farsa" :si esto mismo lo adecuamos al caso de Guillermo Díaz, ex subsecretario de transportes, estamos de acuerdo.

3:08 p.m.  
Blogger cristian said...

Enzo, en el caso de Ricardo Lagos, asi como en el de varios otros representantes de tu Concertación, las pruebas están asfixiadas bajo el peso de la "prescripción".
Prescripción que, en el caso de los delitos fiscales evidentes de la Concertación, corresponde al plazo de 5 años, y en el caso de los supuestos casos de la familia Pinochet, corresponde a infinito.
¿no te da verguenza ser favorecido por una justicia así de irregular?
Es como si celebraras un triunfo del Colo Colo producto de unos penales inventados grotescamente y expulsiones totalmente injustos; bueno, en el caso del Colo Colo, ya deberías estar acostumbrado a eso, en todo caso. Al menos, cuando juega en Chile contra clubes chilenos y con arbitros chilenos.

8:49 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Gracias Cristián.
Espero que a partir de este post, te des cuenta que estás equivocado cuando juzgas a los militares de delitos que no existen en nuestra legislación.Por tanto, los militares son 'presos políticos'.

5:05 p.m.  
Blogger Joaco_Urrutia said...

¿Por que te gusta tanto apilcar el concepto de resentidos solo a la "izquierda"?

Tu si que lo eres
Se nota en esa predileccion que tienen por el "todo tiempo pasado fue mejor"

6:57 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home