martes, agosto 07, 2007

La moral gris del sujeto irracional


Ayn Rand, la escritora norteamericana de origen ruso, en dos ensayos publicados a hace más de 40 años, describe al Chile actual. El primer ensayo se titula "¿Cómo se puede tener una vida racional en una sociedad irracional? Y el segundo ensayo se titula "El culto a la moral gris". Ambos ensayos publicados en el libro "La virtud del egoísmo" (1961).

Ahora bien, ¿cómo se ilustra ambos ensayos? En el habla corriente con la expresión: ‘todos los políticos son corruptos’, ‘todos somos responsables de la tragedia de Aysén", ‘todos somos responsables del quiebre del 73’. También podríamos incluir la manía que tiene la coalición oficialista de empatar, cada vez que lo encuentran con las manos en la maza. En esos juicios mencionados se hace patente la moral gris que denunció Ayn Rand a principios de los sesenta.

Como dicen Ayn Rand las cosas que condenamos o elogiamos existen la realidad objetiva. Por tanto, cuando pronuncia los juicios mencionados más arriba, simplemente no expresa un juicio moral. Elude su responsabilidad, pues si todos son culpables, nadie es inocente. Le atribuye a unos los defectos del otro. ¿Cómo se puede afirma que ‘todos los políticos son corruptos’, si la realidad objetiva es una coalición de gobierno la que está envuelta en corrupción, y no la oposición?

De ese modo, si no hay certezas, se trata de encontrar ventajas del ‘bien y del mal’. Cuando Rand habla de certeza, es llamar a las cosas por su nombre. Puede haber una transacción entre la vida y la muerte, o entre la verdad o la mentira. Ejemplo de ello sería los países no alineados durante la guerra fría, los cuales combinaban economía planificada con democracia liberal, como la India. O, tenemos nuestra Democracia Cristiana que surgió como una tercera alternativa entre el comunismo y el capitalismo, con su comunitarismo, el cual resultó otro tipo de socialismo, que nos condujo al totalitarismo. Cuando se tiene claro ciertos principios, no se puede ceder.

Así, siguiendo a Rand, cuando no hacemos diferencias, caemos en un irracionalismo, donde la maldad es intercambiable con el bien. Rand dice: "La moral es un código de negro y blanco". El socialismo tiene sus características, el capitalismo tiene otras características.

Así de la moral gris en que todo da igual, caemos en la bancarrota racional. El delincuente denuncia o demanda a la víctima, el terrorista cobra millonaria indemnizaciones a su enemigo y es considerado un héroe,el alumno le pega al profesor. Es el mundo al revés, donde el efecto es responsable de la causa, donde los jueces condenan sin evidencia a base de presunciones e inventan figuras inexistentes. Donde los que abogan por los Derechos Humanos, ni siquiera se les ocurre que el Estado les proporciones abogados, como ocurre en la Constitución estadounidense, a los afectados, ya que no se les presume inocentes. Ellos nunca defenderían a las personas que acusan supuestos violaciones a los Derechos Humanos, aún cuando la base de éstos sea que todo hombre tiene derecho a defenderse y presumir su inocencia.

Si las personas consienten todo lo anterior, entonces no se queje de cómo estén las cosas, pues usted le da lo mismo.
Y un consejo del chileno radicado en Suecia, Mauricio Rojas del Partido Liberal en "El Mercurio de Valparaíso"(4-08-2007): "A mí me sorprende la búsquedad de consensos en Chile. La oposición tiene que ser una oposición clara"; aunque la población no entienda el papel de la oposición.

Etiquetas: ,

15 Comments:

Blogger Koke said...

Hola Javier.

Interesante es la visión de Ayn Rand. Viendo las conclusiones que has sacado de los ensayos escritos por ella, no puedo dejar de recordar otra de sus obras, "La Radicalidad del Mal Banal", que bien podría considerarse como un antecedente a las conductas experimentadas por la "Moral Gris".

El hecho de no tener conciencia de los males que cometemos no lleva al empate y a la relatividad.

Saludos.

1:44 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cierto Koke:
¿Cómo estuvieron las vacaciones?
Además, Rand siendo no religiosa condenaba ese relativismo.

1:54 p.m.  
Blogger cristian said...

Como dice el refrán "de noche , todos los gatos son pardos". En la noche de la ignorancia, hasta el socialismo es bueno.
Ese telón de fondo de mentalidad grisácea es ideal para camuflar intenciones.

8:41 p.m.  
Blogger Matías Rivadeneira said...

Esperemos que el relativismo sea únicamente una mera moda intelectual, he ahí el origen de todos los males que Javier tan bien describió.

Saludos

11:19 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Mauricio Rojas era conocido en Suecia como el inmigrante chileno anti-inmigrantes...
Mañana leo todo con calma...

11:26 p.m.  
Blogger cristian said...

Considerando la categoría moral de los inmigrantes chilenos a Suecia en los 70, no es tan dificil ponerse en contra de ellos. Después, terminan pagando justos por pecadores.
Muchos de ellos eran quienes estaban de acuerdo con la frase del Che: "deberán correr ríos de sangre para imponer el socialismo".
Es lógico que un chileno bien nacido intente desmarcarse de ese tipo de compatriotas.

11:29 a.m.  
Blogger Francisco said...

Mauricio Rojas tiene razón: los "concensos" han sido contraproducente desde todo punto de vista...

Los que están al lado de la razón se sienten culpables por la bestialidad de los que no la tienen. Por qué no dejar que la izquierda se acerque al "centro" y no al revés?

4:21 p.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Hablemos las cosas como son:
Los consensos fueron generados (Por gente como Allamanda y Boeninger) como un discurso que buscaba asegurar la mantención de los enclaves autoritarios y simultáneamente la gobernabilidad de la Concertación. El consenso ha sido la forma en que los dos sectores políticos han mantenido el stato quo y sus cuotas de poder y privilegios y hablo de la Concertación y la Derecha.

9:44 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Es cierto de que la idea del consenso nació de los políticos mencionados. Sin embargo, ese consenso tenía el temor de que por tener diferencias, se volviese a repetir las prácticas políticas del 38 al 70, en que un partido le negaba la sal y el aceite al partido gobiernista, sin ni siquiera ponerse de acuerdo en aquellas áreas donde no tenían diferencias.

10:55 a.m.  
Blogger Jorge A. Gómez Arismendi said...

Lo que acabas de hacer Javier es algo que siempre criticas...omisión histórica, para que tu argumento calce.
O sea el consenso era para evitar prácticas desdes los 30 al 70 y no un eventual golpe...

9:46 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Jorge yo no omito la parte histórica.
La diferencia entre mi posición y la tuya,que es igual que reptiten, es que a final 'todos son culpables' por el 73. En cambio, los que sostienen mi posición, simplemente, un lado es culpable. Y esa fue la izquierda. Tu posición es como la historiador Cristián Gazmuri,en 'La Tercera' del domingo.
Además, la misma configuración del sistema político, que los militares dejaron, te obliga al concenso.

1:35 p.m.  
Blogger Joaco Urrutia said...

Jaiver
¿Y por que, segun tu, solo un sector tiene la culpa?

4:43 p.m.  
Blogger Al pan pan, vino vino said...

¿La culpa fue del chancho o del que le dio el afrecho?
Si se llama a los militares, todos saben que ellos reestablecerán el orden, pero en el camino instaurarán malos sistemas económicos y morirán decenas de miles de personas.
En el caso chileno, aunque se dio afrecho, este chancho no sólo reestableció el orden, sino que levantó la economía, y enfrentó en forma muy focalizada a los terroristas, por lo que murieron pocos en comparación con los otros regímenes militares.
El sector que dio el afrecho debería darle gracias al chancho.

11:11 p.m.  
Blogger Sebastián Miranda said...

Yo creo que más que consenso, lo que ha existido es tibieza, de no defender puntos de vista que por doctrina son intocables, y por no perder ciertas garantías son capaces de transar. Entonces siempre salen soluciones híbridas que no tienen ninguna trascendencia.

2:52 p.m.  
Blogger Sebastián Miranda said...

Por ejemplo eso de que "la sociedad es culpable de la delincuencia" es un argumento tibio para no asumir su responsabilidad, por ejemplo yo no me siento responsable de la alta delincuencia. Responsables con nombre y apellido, eso es lo que se pide.

2:55 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home