lunes, agosto 21, 2006

Nuestros recursos naturales ¿En serio?

En América Latina es usual escuchar por boca de los socialistas genuinos y de gente que sin compartir los ideales socialistas expresiones como “los extranjeros se llevan nuestros recursos”, o simplemente hablar de ‘nuestros recursos’. Naturalmente por la expresión ‘nuestros recursos’ se refiere al cobre, al gas, el petróleo u otro recurso que de pronto adquiere un valor para el mercado. He dicho ‘de pronto’, lo que significa o no han reparado que esa valorización de tal o cual recursos no es objetiva. En efecto, como leí hace poco en un sitio de la red, que el petróleo hasta el siglo XVIII, no se lo consideraba unos recursos, sino más bien una molestia.

Ahora bien, la mejor manera como los socialistas criollos de todos los partidos, de la izquierda a la derecha Latinoamérica creen que 'los recursos son nuestros' , es depositando su fe en el Estado para que cuide de esos recursos, esto es, que el estado los administre, como si él supiese sacarle provecho a ello. Sin embargo, más que hablar de ‘él’ habría que decir en propiedad los burócratas y los políticos que administran el gobierno.
En fin, para los latinoamericanos decir ‘nuestros recursos naturales’ apunta a que el estado se haga cargo de ellos. Sin embargo, ellos no se dan cuenta o no quieren ver que no tiene propiedad sobre esos recursos.

Los latinoamericanos pasan por alto la extensión del concepto de propiedad. Locke escribe en el “Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil”: “El trabajo de su cuerpo y el de sus manos, podríamos decir que son suyos. Entonces, todo aquello que él saque del estado en que lo ha provisto y dejado la naturaleza, y con lo cual ha mezclado con su trabajo, lo convierte en algo que le pertenece, y por tanto lo hace de su propiedad”.

Así, cuando una persona en una parcela plata manzanos u otro fruto, esa persona puede que se le respeta el fruto de trabajo. Él puede enriquecerse y vender a quien se le dé la gana. Nadie pone en cuestión que esos manzanos que plantó, preparó la tierra y finalmente cultivo son de su propiedad.

¿Por qué entonces no sucede lo mismo con el cobre, el petróleo, el gas u otro recurso que de repente adquiere un inusitado valor en el mercado?
¿Por qué con el pretexto de un supuesto bien común se termina perjudicando a los propios individuos?
La consecuencia de ese valor es que la clase política latinoamericana le viene la fiebre de la nacionalización, que es una forma de robo. Así tenemos la nacionalización de las petroleras estadounidenses en México a principios de la década del 30, la nacionalización del cobre en Chile y ahora último el gas. Mañana quizás sea el uranio.

El estado entrega concesiones más no derechos de propiedad. ¿Qué implican estos últimos? Que el hombre que saca un recurso de la tierra con su propio esfuerzo y recursos, es dueño de él. Por tanto, de la riqueza que ese trabajo le ha traído. Después de todo, ese individuo fue el que puso su talento, su riqueza (ahorro o préstamo) y no los burócratas que vienen únicamente a cobrar impuesto o royalty. Robar la propiedad de otra persona. A los burócratas no les ocurre arriesgarse en terrenos agrestes.

El analista norteamericano Victor Davis Hanson escribe: Solamente a un lado de la frontera se tiene derecho a la sagrada propiedad privada, la policía es responsable de sus actos y las actividades bancarias se realizan de manera transparente”.

El resto es historia. ¿Por qué América Latina no hubo una fiebre del oro negro? El estado le prohíbe ser dueño del subsuelo. En Chile es igual, salvo que en Chile la propiedad está salvaguardada por la Constitución. Base de la prosperidad actual.

Etiquetas: , ,

11 Comments:

Blogger Francisco said...

Es cierto, durante el debate del royalty, los diputados concertacionistas llevaron banderas chilenas y los trabajadores de Codelco cantaron la cancion nacional en el congreso. 3 años después tenemos que los ejecutivos de Codelco se pagan bonos de U$300.000 por nuca y los empleados fiscales estan haciendo lobby con la DC para que se les de un bono anual de $600.000 para compensar el supuesto daño que le han hecho las AFP. Ah! Se me olvidaban los $200 para las familias pobres para que pasen el invierno. Cuando la izquierda acusa a otro de querer robarse algun recusrso natural, es porque lo quieren para ellos.

4:47 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Francisco:
Buen análisis.
Si una persona o empresa es dueña de una mina, nadie debería expropiarse del fruto de ese trabajo.
En fin, tienen un concepto vago de la propiedad.

5:45 p.m.  
Blogger Águila libre said...

Hola, leí el post, pero no sé mucho del tema.

Pasé a contarte que estoy harto bien con las clases de yoga, no es que sea la super woman, pero por lo menos estoy estirando los musculos y lo mejor, he bajado a la mitad los cigarros, de 30 a 15 y voy en retroceso. Muchas gracias.

Y muchas gracias por tus comentarios.

Cariños

María Paz

8:54 p.m.  
Blogger Koke said...

¿Qué quieren hacer los socialistas con los recursos naturales si en los países latinoamericanos no tenemos los planes ni infraestructura para convertir nuestros recursos en productos con valor agregado? ¿Bolitas de dulce? No queda otra que exportarlos, a través de concesiones.

Tal vez si los que se llenan la boca con los recursos naturales impulsaran políticas de desarrollo, investigación e innovación industrial y tecnológica, otro gallo cantaría.

Por otro lado, la concesión debe cobrar impuestos, o si no, el país se va a las pailas, así es como el Estado se asegura el dominio del subsuelo, porque por último puede cobrar por la extracción. Sobre lo que dices en tu comentario, nadie puede ser dueño de una mina, existe un contrato de explotación y extracción del material, sólo el Estado es dueño de los minerales, minas, etc. (Título III, art 591 del Código Civil, propiedad reiterada por la Constitución en el inciso 2º del art. 19 Nº 24)

10:04 p.m.  
Blogger Eduardo Robredo Zugasti said...

En la nueva economía tener "control" sobre los recursos naturales no asegura la prosperidad económica. Al contrario, suele ser una terrible maldición para las naciones que poseen grandes recursos energéticos. También en la "vieja economía". Nosotros en España lo sabemos bien. Las inmensas cantidades de oro y materias primeras (sobre todo de oro y plata) llegadas de América al monopolio de Sevilla en la época imperial sólo acarrearon una gran inflación, pero la economía nacional nunca logró despegar del todo.

11:39 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

María Paz: Sigue adelante. Se nota que tienes voluntad y disciplina. Además, que bueno que los ejercicios hayan tenido un efecto que tú no esperabas. Sigue investigando.
Koke: Te cito una carta de Jorge Andres Cash (DC), en la que él tiene una opinión distinta a la tuya, sobre el papel del estado con los recursos naturales. Fue in intercambio epistolar en "La Tercera":
Fecha edición: 03-07-2005
Definición de mercado
"
Señor director:
Javier Bazán Aguirre en su carta publicada en La Tercera el 27 de junio cuestiona la opinión de la DC respecto del mercado. Aun más, señala que sólo es "fraseología políticamente correcta" cuando afirmo en mi carta también publicada en este medio, que el mercado no se entiende en sí mismo, sino que debe estar al servicio del hombre. Por otro lado, propone una definición de mercado donde el ser humano es el principal intermediario en la asignación de los recursos y me recomienda estudiar a Juan de Mariana, de la Escuela de Salamanca.
Estamos de acuerdo en que el mercado es el principal asignador de los recursos y la persona su directa beneficiada y agente de desarrollo. Pero cuando digo que éste debe estar al servicio del hombre, no es fraseología vacía. Estudié al jesuita, liberal, consumado teólogo y estimable economista. Pero al leer su obra "El Tratado sobre la moneda de vellón", puedo calificarlo como un economista liberal, a quien la acumulación de la propiedad de la Iglesia le parece bien. Por otro lado, el que los laicos en los negocios de la Iglesia deben tener un papel reducido, más bien lo perfilan como un sacerdote hipócrita. Más aún si antes de ese tratado comulgaba fervientemente con el colectivismo agrario. Muy pocos lo identifican con la Escuela de Salamanca.
Para que Bazán entienda cuál es la visión del mercado de la DC, le recomiendo que analice las implicancias que en nuestro orden público económico tiene la redacción del artículo 19 nº 21 de la Constitución, donde el Estado se transforma en un mero ente observador de este nuevo liberalismo.
Jorge Andrés Cash
consejero nacional JDC"
Eduardo: Ustedes los españoles lo saben mejor que nadie que los recursos naturales son una maldición.
PD: Regreso el lunes, pues voy a correr la maratón de Puerto Varas.
saludos a todos

4:00 p.m.  
Blogger Alvaro71 said...

Tengo sentimientos encontrados con la explotación de recursos naturales.
Por una parte, te encuentro razón en el sentido que la eficiencia en la explotación no es un atributo del Estado (menos del nuestro), por lo que es absurdo pensar en un Estado que explote los recursos naturales en forma competitiva. Eso es impensable, dada su permeabilidad a los sindicatos, bonos de directores y ejecutivos, desvíos de platas, Davilazos, etc. etc.
Pero me temo que la corrupción y manejo deficiente, también alcanza al modelo que tenemos hoy, en el cual me parece que las empresas extranjeras no pagan los impuestos que debieran, no se hacen cargo de las externalidades negativas (básicamente ambientales), y, por último, me pregunto: la regulación norteamericana permitiría la explotación de yacimientos petrolíferos por parte de Enap en Alaska??. Sé que es casi imposible, pero dudo que lo permitieran. Asi las cosas, la intuición me dice que los negociados con mineras extranjeras también pueden existir.
saludos,

5:39 p.m.  
Blogger Francisco said...

Como le fue en la maraton don Javier?

5:45 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Francisco: Bien, aunque no pude alcanzar mi meta. Hice 4:07 y hace un año hice 3:48. Puerto Varas estaba despejado. Se veían los volcanes.
Alvaro: Tu comentario es en parte cierto. Es cierto lo que tú dices sobre Alaska. Se supone que si uno cree en el libre mercado, toda empresa nacional o extranjera debiera competir por igual, con los resguardos necesarios para cada país.Además, a Enap los ecologistas le prohibirían explotar el petróleo.
Mi post lo traté de enfocar desde un punto de vista libertario. Por eso, defendí la idea de que las empresas o personas se queden el producto de su trabajo. Para los libertarios el impuesto es un robo, que se extrae a la riqueza de uno.
saludos

6:14 p.m.  
Blogger Alezita said...

Hola:
Tengo un pregunta, ¿Porqué siempre pensamos que el Estado es quien debe hacerse cargo de los recursos naturales?.
Está más que demostrado, que salvo expeciones, la administracion no tiene los incentivos correctos para utilizar los recursos del modo mas eficiente posible.
El fin último de un Estado debe ser buscar el bien para sus ciudadanos, en mi opinion, se deberia dedicar a establecer mecanismos claros y expeditos en virtud de los cuales los particulares alcancen este bien (¿felicidad?).
No se si el administrar empresas esta dentro de la felicidad de las personas, pero por hay dicen "el que mucho abarca poco aprieta".

6:39 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Alezita:
Nuestra mentalidad estatista.

1:18 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home