martes, agosto 29, 2006

Entre Günter Grass y Garzón

La reciente visita del juez español Baltasar Garzón ha colocado de manifiesto que la tal manipulada reconcilianción es una farsa. Más bien han resurgido los odios. El juez español como socialistas le gusta comparar la dictadura de Franco con la Pinochet. Naturalmente hablan de represión.

Garzón debería empezar imponiendo justicia en su propio país. Y debería comenzar por procesar el líder comunista español, Santiago Carrillo, responsable de la muerte de 3000 soldados prisioneros en Paracuellos de Jarama. Cabe señalar que Santiago Carrillo es el nuevo referente de la izquierda de Zapatero. Santiago Carrillo a igual que los comunistas chilenos se pavonea que podían ingresar a escondidas en las respectivas dictaduras. Entraba y salían. En cambio, las dictaduras que ellos apoyaban, era imposible salir. Los comunistas habían ‘perdonado’ a los rusos blancos, que se habían exiliado en París, después de la Guerra Civil Rusa. Les prometieron el cielo y se encontraron con el infierno blanco. Muchos rusos blancos volvieron, mas luego se dieron cuenta que no podían volver a Francia, ni menos escapar, como contaba un ruso en un documental. Ni con veinte años era imposible salir de la Rusia Soviética, porque los guardias disparaban. Por el contario, los puestos de aduana en España y Chile eran bastantes mediocres en dictadura, si permitían el ingreso de personas con pasaportes falsos.

Sin embargo, nunca se preguntan cómo se llegó a esa situación. Tal vez lo sepan, prefieren pecar de mala fe. En ambos países la izquierda quiso imponer una dictadura comunista. En España por lo que he aprendido de los sitios liberales, la izquierda no reconoció el triunfo de la coalición centro derechista en 1934. Aquí la izquierda quiso jugar a las dos bandas, estos es, la vía pacífica y la vía violentista o fascista. Si no funciona una, entonces queda la otra. Esto último lo dice el filósofo chileno, Víctor Farías, un ex mapucista de la Unidad Popular. En ambos países la izquierda se alineó con el totalitarismo soviético, como decía Salvador Allende: “El Hermano Mayor”.

Ahí tenemos a Eduardo Contreras, abogado comunista querellante en el caso Pinochet, mostrandose en un programa de debate “El Termómetro”, como si fuese una autoridad moral sobre democracia y derechos humanos. Con todo, Contreras en un programa de entrevista de la V Región hace tiempo mostró su simpatía y apoyo a la dictadura totalitaria de Cuba. Ni siquiera el entrevistador se inmutó. Lógicamente no se querrella contra su amado Fidel Castro.

Los políticos e intelectuales de izquierda les gusta exigir mea culpa a sus adversarios, mas nunca se la exigen a los terroristas de izquierda. Así el típico liberal socialista chileno, como el profesor de Filosofía de Derecho, Carlos Peña en su última columna espera que los Günter Grass chilenos, esto es, que reconozcan que actuaron mal. La culpa recae en un puñados de militares viejos y condenados. A Carlos Peña que se autoproclama ‘liberal progresista’ nunca le he leído una columna exigiendo mea culpa a la izquierda y a quienes abrazaron la violencia con sus canticos fascistas: “Mir, mir, fusil” o “Momios al paredón”. Además de asesinar y secuestrar. Carlos Peña en su última columna nos revela un detalle interesante del exilio chileno:
Ariel Dorfmann relata que cuando el año 1975 fue a pedirle que firmara una declaración pública en contra de Pinochet, Günter Grass, después de mirar largo tiempo un dibujo (además de escritor es un dibujante eximio) le reprochó que los socialistas chilenos no condenaran también al gobierno checo que, por esos días, ejercitaba la represión política. Dorfmann le insinuó que una condena al gobierno checo debilitaría el apoyo comunista para luchar contra la dictadura chilena. Pero no hubo caso. En estas materias, le dijo Günter, no hay que sacar cuentas.”

En otras palabras, Ariel Dorfman es traidor al modo de vida chileno y al modo de vida norteamericano. Supongo a Dorfman no se siente cómplice y responsable de las muerte de los millones de muertos que dejó el comunismo, de las torturas que realizaban la Stasi, la KGB o la Securitate del dictador Rumano y menos el infortunio de los disidentes en Siberia. La condena de inmoral a Dorfman vale igual al reciente galardonado Premio Nacional de Literatura, José Miguel Varas, quien trabajo en Radio Moscú como el novelista que falsificó las “Memorias del general Prats”, Eduardo Labarca, por ser colaboradores de un régimen criminal y genocida.

Después de todo, para los ‘progresistas’ los disidentes como Nathan Sharansky, Solzhenitsyn y Bukowski eran fachos. Este último fue canjeado por el dirigente comunista chileno, Luis Corvalán, en una operación entre la CIA, la KGB y la DINA. O sea, tan bueno fue el general Manual Contreras que mando a un comunista a su paraíso totalitario.

Desde luego, nuestros Günter Grass de izquierda no se arrepiente de nada.

Etiquetas: , , , ,

20 Comments:

Blogger Marta Salazar said...

y dónde hace clases este Carlos Pena?

pero si El Mercurio miente...

en cuanto pueda (temáticamente hablando) te pongo un enlace.

En todo caso, en Chile nadie mató a millones de judíos, eslavos, minusválidos, nobles, homosexuales, gitanos, etc., etc.

O sí?

A mí me parece que no es lo que dice el Informe Rettig, o sí?

Habla de campos de concentración donde se exterminaron en cámaras de gas a millones de personas?

La comparación es realmente ... ilusa? tonta? malintencionada?

O simplemente una forma de que su autor figure?

Saludos!

1:53 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Marta: Primero que nada gracias.
Carlos Peña es profesor de la Universidad Diego Portales y ahora ocupa un cargo rectoría,luego de que ayudo a sacar Francisco Javier Cuadra, uno de los fundadores de esa universidad.

3:16 p.m.  
Blogger Rafael Mera P. said...

Efectivamente, a Santiago Carrillo nadie le pide cuentas. Más encima recibió un doctorado honoris causa de la Universidad Autónoma de Madrid. Olvídate de que Garzón le preste atención a Carrillo.

El llamado de Carlos Peña a "los Günter Grass chilenos" se inscribe en la estrategia progre de obligar a sus adversarios a "pedir perdón" por cosas que:
a) No pasaron, o
b) No son responsabilidad de las personas a quienes se exige el "perdón", o
c) No ameritan ningún "perdón".

La anécdota que cuenta el propio Peña muestra el doble estándar de estos mismos gallos.

4:19 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Rafael: Estoy completamente de acuerdo contigo. Hace tiempo vi uno libro escrito por español, cuyo título era 'Ni perdón ni olvido'. Ese libro no sé si lo has visto se enmarca en el punto c) de tú listado.

4:45 p.m.  
Blogger Hunter said...

Comentar lo que escribe Carlos Peña lo encuentro absolutamente inoficioso, un zurdo disfrazado, desleal, estuvo su mano negra en la salida de Cuadra, merecida si por hacerse, como tantos que apoyaron al gobierno militar, el simpático con la concertación con rimbombante declaración y le salió el tiro por la culata.
Al principio me extrañaba que El Mercurio le ofreciera sus páginas para que ese sujeto pontifique su ideología y ataque todo lo que huela a gobierno militar. Pero ahora, como lector del El Mercurio dominical, lo entiendo, el diario está entregado en cuerpo y alma a la concertación, basta leer todos los domindos su cuerpo D, la casi totalidad está destinado a entrevistar a concertacionistas. Pero si hasta al criminal Cesar Bunster han entrevistado
Y el abogado Contreras, un pájaro que bien baila, pontifica sobre la democracia, el respeto a los derechos humanos, etc. etc sin siquiera arrugarse, sabiendo que su partido, el comunista, donde gobierna impone las más brutales de las dictaduras, pero para ellos son repúblicas democráticas.
Creo que no vale la pena referirse a esos personajes, ni menos al siniestro juez Garzón, un socialista de tomo y lomo, que más puede esperarse de él.

10:36 p.m.  
Blogger Francisco said...

Muy buen post. Hace años yo también creía que la izquierda tenía un doble estandar en el tema de los DDHH...Pero no es así....Ellos siempre han adorado el 'orden' que produce la represion de los regimenes de izquierda; no tienen problemas en que solo en el siglo XX 100 millones de personas hayan sido asesinadas en el paraiso de los obreros, y otros cientos de millones esclavizadas. Occidente creo la ONU y la declaracion universal de DDHH, cuya publicacion es aun prohibida en Cuba, pero es la izquierda quien ha usado los DDHH como herramienta a su favor, cuando en realidad son los mayores violadores de DDHH. Ellos se ha organizado para presidir cuanto comision de DDHH haya, han infiltrado los poderes judiciales de cuanto pais hay. La respuesta de la derecha en este aspecto es patética: pasaron hablar del "contexto" a pedir perdon y a ser parte de la campaña de la izquierda contra Pinochet, Franco y ahora W Bush y Olmert...

4:40 p.m.  
Blogger Francisco J. Ibero said...

Javier:has tocado varios temas del mayor interés.Con frecuencia,los que se dicen izquierdistas se consideran moralmente superiores,lo que les lleva a ver los defectos ajenos pero no los propios.Por ejemplo,el PSOE exige a la Iglesia que pida perdón por haber apoyado el régimen de Franco.Sin embargo,ellos no piden perdón por los miles de asesinatos de eclesiásticos que cometieron.Y eso que asesinar no es lo mismo que apoyar a un régimen.Además,la Iglesia se opuso en muchas ocasiones al gobierno en los últimos 10 años del franquismo.En esa época ya no había dictadura,era en realidad una dictablanda.Obviamente,en los primeros años no se iban a oponer a un régimen que los había salvado de la muerte.
Otro punto interesante.No recuerdo si fue Largo Caballero o La Pasionaria quien dijo que la vida de un comunista valía más que la de un millón de fascistas.Así que para ellos Pinochet es peor que Mao.En esa lógica Mao mató a 60 y Pinochet a 3,000 millones.

5:07 p.m.  
Blogger Cococita said...

Me sumo completamente a lo dicho por Francisco.
Tiene mucha razón.
Un abrazo.

6:32 p.m.  
Blogger Marta Salazar said...

Javier: te acabo de colocar un link.

para los lectores extranjeros: mi frase "El Merurio miente" es una ironía "divertida", porque es un slogan de los sectores filomarxistas en Chile. Bueno, fue un slogan, porque, parece que las cosas han cambiado...

2:11 a.m.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

Menudos dos personajes: Santiago Carrillo y Baltasar Garzón. Quisiera hacer una puntualización.Los asesinados en Paracuellos del Jarama no todos eran soldados, sino que también hubo mujeres, ancianos, niños y otras muchas personas cuyo único "delito" fue ser catalogados como "gente de derechas". La trayectoria de Carrillo está llena de crímenes, tanto en España como durante su exilio en Rusia o Rumanía. En cuanto a Garzón, es un ambicioso. Mientras persiguió al Gral.Augusto Pinochet tuvo que poner en libertad a varios terroristas de ETA porque no tenía tiempo para completar las causas.Sólo busca medrar y ejercer de vedette. Saludos cordiales.

8:53 a.m.  
Blogger cristian said...

Respecto al tema, y hurgando en la verdadera naturaleza de la Izquierda como ideología y modo de vida, citaré un interesantísimo análisis de Oriana Fallaci (autora que siempre recomiendo en mis posts, pero que pareciera que ninguno de ustedes en definitiva lee), que comparandola con el islam, le atribuye las siguientes características:

"La Izquierda es una Iglesia. Y no una Iglesia similar a las iglesias surgidas del cristianismo y por lo tanto en cierto modo abiertas al libre albedrío, sino una Iglesia similar al islam. De hecho, se considera besada por un Dios guardián del Bien y de la Verdad. Nunca reconoce sus culpas y sus errores. Se considera infalible, nunca pide perdón. Pretende crear un mundo a su imagen y semejanza, una sociedad construída sobre los versículos de su profeta Karl Marx. Esclaviza a sus propios fieles, los intimida, los vuelve cretinos aunque sean inteligentes. No acepta que pienses de forma diferente y si lo haces, te desprecia. Te denigra, te procesa, te castiga, y si el Partido ordena fusilarte, te fusila. Es antiliberal en fin. Autocrática, totalitaria, incluso cuando acepta el juego de la democracia" (como ocurre en estos días en la elección mexicana, por ejemplo)
"La Fuerza de la Razón, pag. 265-266, 2004)
¿qué les parece este análisis?

9:05 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Francisco Salinas: También la Declaración de los DD.HH, también estuvo prohibida en la URSS. De hecho, la izquierda no se avergüenza de nada. Para ello, sólo hay DD.HH., para un lado.
Francisco Ibero: Es cierto lo que dices, hasta recuerdo que un artículo del escritor Roberto Ampuero aparecido en "La Tercera", todavía creía en la superior moral de la izquierda sobre la derecha. Nadie le replicó.
Cococita: Supongo que te refieres a Francisco Salinas. Yo me quedo con los dos Francisco.
Marta: Gracias. Espero que provoque chispas.
Nicholas von Orton: Gracias por el dato. No lo sabía.
Cristián: Cada uno tiene sus autores de cabeceras preferidos. Fallaci tiene toda la razón. La izquierda es identica al islam.

9:28 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Hunter: Precisamente hay que desemascarlos a personas como Carlos Peña. Por eso vale la pena comentarlos.

10:10 a.m.  
Blogger cristian said...

La crítica que transcribí está dirigida básicamente a la Izquierda, no al Islam. Porque el Islam es lo que es: una religión, un conjunto de creencias y, como tal, tiene el derecho de plantear lo que quiera y en los fieles está la posibilidad de aceptarla o no. El Islam es una religión, y no pretende ni aparenta ser nada más de lo que es; es una oveja con piel de oveja para sus seguidores, o un lobo con piel de lobo para sus detractores. Pero sus principios están ahí, y el que se siente identificado con ellos, puede seguirlos o aceptarlos en su libertad.
En cambio, la Izquierda trata de parecer lo que no es; sí es un lobo con piel de oveja. Finge ser democrática, partidaria de la libertad, preocupada por los pobres, interesada profundamente en los Derechos humanos, laica y "ajena a la esclavitud de las religiones que limitan el libre pensamiento" y, en base a todas estas frases hechas, gana muchos votos de parte de ignorantes e ingenuos. Pero tras esta delgada piel de oveja, que le es muy util, se esconde una ideología que tiene mucho de totalitarismo y de extrema intolerancia que rebota como un boomerang frente a lo que ella tanto critica de las religiones en general.
Es un engaño la Izquierda, porque pretende ser lo que no es y lo que nunca ha pretendido ser.Tiene todo lo que alguien podría criticarle a las religiones, y nada de lo bueno de lo que éstas aportan a la espiritualidad del ser humano.

10:53 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Cristián:Me quedo con la última frase tuya, que la encuentro muy buena: "Tiene todo lo que alguien podría criticarle a las religiones, y nada de lo bueno de lo que éstas aportan a la espiritualidad del ser humano. "

11:45 a.m.  
Blogger Alicia Valle said...

La verdad mis amigos estan Uds cada dia mejor, super buen post, super buenos comentarios les felicito.

Carinos

11:36 a.m.  
Blogger Cococita said...

Sí...me refería a FRANCISCO.
Pero Francisco J. Ibero aborda un punto de vista también muy interesante.
Saludos.

6:27 p.m.  
Blogger Koke said...

Interesante post, no sabía la historia de este tipo Carrillo, otro ejemlo de las innumerables contradicciones de estos adalíes del socialismo. Como tú dices, la división entre los chilenos persiste. Yo ya no les creo nada.

Saludos.

9:16 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Koke:
Investiga sobre los recientes estudios sobre el origen de la guerra civil española.

10:56 p.m.  
Blogger Marta Salazar said...

No sé si saben lo que dijo Mauricio Rojas sobre el caso de Chile, lamentablemente no he podido llegar al original en sueco, porque los archivos on line del medio en que se publicó (Metro) terminan un poco antes de la fecha de su artículo. Pero cito en mi blog a una página de izquierda, llamada Liberación. No se lo pierdan!

http://alemaniasociedad.blogspot.com/2006/09/integracin-extranjeros-en-suecia.html

10:45 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home