lunes, marzo 20, 2006

Ginecocracia

Si llega una mujer al poder, ¿conlleva en realidad un cambio? Tengo mis dudas. Después de todo, lo que buscan tanto hombres como mujeres en los líderes políticos, es que traigan prosperidad, seguridad y paz, ya sea en sistemas democráticos como los nuestros, ya sea en monárquicos como en las épocas precedentes.

El asunto estriba en las ideas de los políticos, no en el sexo como les gusta a los ‘progresistas’. ¿Qué ideas económicas traen prosperidad? ¿Por qué en épocas monárquicas no se habla de ‘cambio cultural’? Aun cuando se mencione a la reina Isabel I de Inglaterra o Catalina la Grande de Rusia u otra reina que se me escapa. El sexo es irrelevante, lo importante es el talento y hacer las cosas que hay hacer; aunque sean impopulares. Mutatis Mutandi, cambiad las cosas que deben ser cambiadas.

En América Latina sólo seis mujeres han accedido al poder. Éstas son Isabel Martínez de Perón en Argentina, Lydia Guelier Tejada en Bolivia, Violeta Barros de Chamorro en Nicargua, Mireya Moscoso en Panamá, Ertha Pascal Trouillot de Haití y Bachelet.

El diario de izquierda “El Periodista” en su portada decía que la elección de Bachelet sería un gran cambio para Latinoamérica, pues ella traería igualdad. Lo mismo decían de Allende. Cuando leí la portada, faltó que la compararan a la Revolución Cultural de Mao. Mas de qué igualdad se habla. La paridad de género entre hombres y mujeres, a fin de cuentas, es otra forma de discriminar sobre todo, si lo convierten en ley, esto es, en una obligación para las empresas. Es la discriminación positiva, como la llaman los norteamericanos. He allí la gran novedad. La única igualdad reconocida desde tiempos inmemoriales es, pues, la igualdad ante la ley.

También me llama la atención que hablen de ‘cambio cultural’. ¿Es así? ¿Desde qué punto de vista o ámbito? Hace poco por televisión se mostró un documental sobre las Artes Marciales y el cine, cuyo anfitrión era el actor Samuel L. Jackson. En ese documental contaban que desde a principios de siglo, las mujeres –que sabían Artes Marciales- representaban papeles de hombre en China. En Occidente, por el contrario, era mal visto que las mujeres actuaran en el teatro.

El hecho de que las mujeres gobiernen estados, eso no significa que no habrá menos guerra, como si una mujer o un grupo de mujeres nos hicieran retroceder hace más de 4000 años, para volver al matriarcado. Se equivoca, entonces, ex el ministro de la Presidencia de Nicaragua, Antonio Lacayo, cuando dice: “Si hubiera más mujeres gobernantes, habría menos guerras en el mundo”. Basta recordar a la Primer Ministro, Margaret Thacher y la Guerra de las Malvinas, en la cual como toda aventura de guerra, tiene sus costos políticos si se sale perdedor. No creo que a las pocas mujeres del Partido Laborista que había en aquella época, les hubiese gustado el programa político de la señora Thacher.

Indira Gandhi mantuvo la economía planificada en la India. ¿Ese es el cambio cultural?

El comediante griego Aristófanes en una obra de teatro representa el proyecto político del movimiento de la ginacocracia ("poder de las mujeres"), a través de su personaje Proxágora, quien conversa con Blémiro y Cremes. El programa político de Proxágora es: antibelicista, ahorrativa, conservadora y comunista. Ese programa contrasta con la época en que gobernaban los hombres. Los varones griegos eran amantes de los cambios y novedades, partidarios de la guerra, ávidos de salarios del estado y causantes de la bancarrota del estado.

El historiador Heródoto en el Libro I, de los “Nueve Libros de la Historia”, cuenta que rey persa Ciro quiso conquistar el reino de los masagetas, cuyo reino quedaba en el sector oriente del Mar Caspio. Los mesagetas tenían por reina a una mujer llamada Tomiris. En un principio el rey Ciro quiso tomarla como esposa, pero en vista de ella le rechazó, él decidió invadir el país. Después de una batalla en que persas y mesagetas pelearon, los últimos resolvieron emborrachase en la noche. Fue, entonces, esa oportunidad en que el ejército persa ataco a los mesagetas ebrios. Ciro capturo al hijo de la reina Tomiris y luego lo mato. Más tarde hubo otra batalla entre los mesagetas y los persas, en la cual estos últimos perdieron y Ciro perdió la vida. Entonces la reina mando a llenar un odre con sangre humana y mando a buscar el cadáver de Ciro y después que lo halló, le cortó la cabeza y la metió dentro del odre, y le dijo estas palabras: “Perdiste a mi hijo cogiéndole con engaño a pesar de que yo vivía y de que soy tu vencedora. Pero yo te saciaré de sangre cumpliendo mi palabra”. Así se gobernaba en aquellos tiempos.

Más adelante, en el Libro IV, Heródoto nos habla de las amazonas, cuyo nombre en griego es “Androctonoi” que significa mata-hombres. En efecto, cuenta Herótodo que los griegos llevaban unas amazonas en unos barcos como prisioneras. Ellas se libraron de sus guardias y lo hicieron pedazos. En vista de que no sabían navegar, arribaron a la tierra de los escitas. Agarraron la primera piara de caballos que hallaron y comenzaron a talar y a robar a los escitas. Con el tiempo, las amazonas se pacificaron gracias a los jóvenes escitas.

No obstante, nosotros tengamos del mundo musulmán una visión poco auspiciosa para las mujeres. Con todo, en épocas pasadas también hubo mujeres gobernantes.
Así tenemos a Shajar ad‑Durr, una sultana que fundo a los mamelucos egipcios. Cuando murió su marido, ello se hizo cargo del reino. Defendió y organizó la resistencia contra la séptima cruzada organizada por el rey francés Luis IX, quien fue capturado. Cuando murió su heredero, los mamelucos se reunieron y acordaron nombrarla soberana. Shajar ad‑Durr emitía todos los decretos, salvo los del ejército. Shajar ad‑Durr recibió el juramento el 14 de mayo de 1250. Las monedas se acuñaban con el nombre “Reina de los mulsulmanes”.

Radiya fue una princesa que gobernó Delhi por el 1236 antes que Shajar ad‑Durr. Dirigió batallas hasta que fue sustituido por unos de sus hermanos. Típicas peleas palaciegas. Firishita, un historiador indio del siglo XVi dice: “Durante el mandato de su padre, solía intervenir en los asuntos de gobierno, apoyada por su padre que veía en ella un gran talento para la política. En una ocasión la nombró regente durante su ausencia. Cuando los emires le preguntaron porque había nombrado a su hija en lugar de algunos de sus hijos, respondió que sus hijos se dedicaban al vino, a las mujeres, al juego y a la adulación; y por esas razones el gobierno era una carga demasiado pesada para ellos. Añadió, que Radiya, aunque era mujer, tenía cabeza y corazón de hombre y era mejor que veinte de sus hijos».

Safiyya Jatun (1167‑1242) fue hija del gobernador ayubí de Aleppo, al‑Malik al‑ 'Adil. Administro el estado en nombre de su nieto durante seis años. Se le recuerda por haber eliminado impuestos injustos. Igual que el lema de la actual Presidenta: “La solidaridad tiene su costo”. Con más impuestos, obviamente.

En el antiguo Egipto, como dice el autor Christian Jacq en su novela “Ramsés: El hijo de la luz”: La moral de los faraones prohibía ese tipo de práctica, tanto más cuanto las mujeres se mostraban mucho más independientes que en Grecia. Ellas no estaban encerradas en gineceos, sino que circulaban libremente, con el rostro al descubierto, se enfrentaban a hombres y ocupaban altas funciones”. Época de la Guerra de Troya.

Y así hay otras mujeres gobernantes en los tiempos pasados en el mundo musulmán.

Cuando hubo mujeres gobernantes en épocas monárquicas, tanto en Occidente como en el Medio Oriente y en el Oriente, nunca hicieron reformas para mejorar las condiciones de las mujeres. ¿No resulta extraño? Cuando elegían a un secretario de Estado les interesaba más su talento que su condición de género.

Como dije al principio, a los gobernantes se les pide que traigan prosperidad, seguridad y paz, tanto hoy como hace mil años.

Etiquetas:

9 Comments:

Blogger isabel pla said...

Javier, interesantísima la recopilación que haces. Qué curioso, pero con todo este bombo por la Presidenta, también pensé que a través de la historia han gobernado cientos de mujeres, desde Cleopatra, hasta la propia Reina Isabel (que en realdiad, no gobierna) y nadie se espantó ni nadie se admiró. Hoy escuché por ahí que en los países comunistas de la URSS, el día de la mujer era como el día nacional. Interesante la relación ¿no?

9:41 p.m.  
Blogger Koke said...

Concuerdo plenamente con tu interesante columna. En realidad, más allá del sexo, lo que importa son las metas y cómo se llevan a cabo, y cuál es la visión de país que se quiere crear. Entonces todo pasa por la política. La política no tiene sexo.

9:49 p.m.  
Blogger Jupiter said...

La verdad, es que me parece que tu columna hubiese sido distinta si es ta mujer que gobernara fuera (por ejemplo) la Evelyn Mattei (se me pasó por la mente) Pero, tiene razón, por el hecho de ser mujer no se garantizan ciertas cosas (menos para las mujeres).
Pruebe, como sabe? en una de esas resulta, quizás si cambiara su punto de vista y se colocara en uno más objetivo, sería distinta su opinión.
Valida opinión en todo caso, lo felicito, muy buenas letras, muy ilustrativas.
Hasta luego, me he tranformado en su asiduo lector.

6:47 p.m.  
Blogger cristian said...

No cabe duda que el tema de Bachelet mujer es simplemente la estrategia política coyuntural para ganar la pasada elección. No me cabe duda que si la Alianza hubiera presentado una candidata mujer, y la Izquierda un hombre, no se habría escuchado ninguna necesidad de gobierno femenino por ninguna parte. Es lo que pasa en Perú: ¿quién de los socialistas se emociona por la posibilidad de que allá asuma una mujer, Lourdes Flores, ni siquiera por conveniencia patriótica para Chile (su rival es Ollanta, un peligro público). No se escucha ningún comentario favorable a ella por estos lados.
En fin, a mí me da exactamente lo mismo; una mujer puede ser tan buena o tan mala gobernante como un hombre, el asunto sólo está en sus condiciones y las ideas que la sustentan. Lo único que tengo claro es que, sea hombre o mujer, si es socialista, el gobierno será malo.

9:02 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Marco Antonio: Esa pregunta de si hubiese sido Evelyn Mattei, entonces confirma lo que dijo más arriba. ¿Por qué las mujeres Laboristas no votaron por la Dama de Hierro?
Además traté de ser bastante objetivo, colocando varios ejemplos.

10:39 p.m.  
Blogger yuriflame said...

EY Javier:

Me gustó xomo trataste el tema!!con objetividad y datos...excelente columna!!!De las mujeres latinoamericanas cuidado, porque solo dos de ellas son producto de la democracia: la Violeta y la Bachelet.

Un abrazo

Sergio

8:40 a.m.  
Blogger Francisco said...

dON Javier, usted se merece todo mi respeto. Somo pocos los que nos atrevemos a defender los principios tradicionales. Su cuestionamiento hacia mi último posting (Karin Ebensperger saca la swatika) me hizo pensar en borrar las frases contra Bush y dejar sólo las que hacen referencia a la obsesión de Karin contra Israel. En todo caso, admito que mi acusación sobre el nazismo de Karin es fuerte y puede ser exagerado...pero...

2:31 p.m.  
Blogger José Luis Contreras Muñoz said...

Claro el sexo no dice nada,pero en el caso CVhileno estamos hablando de una coalición mayoritaria que eligió a una mujer por sus capacidades y propuestas,ya veremos que pasa.

12:25 a.m.  
Blogger astrofabio said...

Hola si es cierto que en los excepcionales momentos en los que las mujeres han accedido al poder no se han podido realizar grandes cambios...
Pero me parece que esta recopilacion muy prolija de mujeres en el gobierno carece de la visiòn del contexto..
Acaso podrìan las escasas mujeres que han accedido al gobiernno realizar cambios radicales cuando (aunque ellas eran la cabeza visible del gobierno) el resto de los cargos eran ocupados por hombres?
Que cambios podrìa realizar una mujer en favor de su genero si la mayoria de los estados que regìan eran organizaciones patriarcales donde para ser una buena gobernanate habìa que tener "corazon y estòmago de hombre" como dijo una vez Elizabeth Tudor...
Estabn sujetas a obedecer y seguir la tradicion masculina de guerra y conquista o me pregunto yo , que le hubiera pasado a Maria Teresa de Austria si cedìa ante Federico de Prusia o Isabel de Castilla si no avanzaba sobre los moros..el poder masculino les hubiera permitido seguir ocupando el trono o las hubieran linchado..?
Por favor seamos objetivos y no dejemos que le machismo nos coma el cerebro.
Cuantas mujeres con CONCIENCIA DE GENERO han accedido al poder? si las mujeres tambien estan carcomidas por un patriarcado donde se viven los valores femeninos como dèbiles e incluso algo peyorativo? A ninguna se le ha permitido gobernar desde los valores femeninos...
Si eso hubiese sucedido el mundo por supuesto que estarìa en paz.
Si no observen como propserò Inglaterra con Elizabeth I, una reina que a pesar de todo trato de fomentar el desarrollo de la prosperidad por sobre las conquistas o la guerra

4:19 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home