lunes, febrero 13, 2006

Tonterías


Una falacia que se escucha a menudo es que si sale la "Derecha", ella tendrá el poder político y económico.

No puede ser más falso, ya que la Concertación domina ambas cámaras. Además, se les olvida a los gramscianos que en la democracia liberal no se trata, pues, de adueñarse de posiciones estratégicas, ni de manipular la sociedad para que piensen como ellos. En la democracia liberal, el ciudadano opta libremente. En la democracia liberal lo importante es la ley. La igualdad ante la ley.

Cada cual elige el colegio que sea acorde a sus principios morales, no según los del Estado. Está la división de los poderes del estado. Vivimos en una sociedad de mercado, donde los individuos intercambian bienes y servicios, sin caer en el "clientelismo" propios de las burocracias socialistas. Al paso que vamos, volveremos a ello.

Según un artículo aparecido la semana pasada sobre los nuevos "grupos económicos", en el Chile hay alrededor de 115 "grupos económicos", tales como Angelini, Penta, Luski, Claro y otros. Sin embargo, constataba el artículo, el mayor grupo económico es el Estado, que posee alrededor de cuarenta unidades económicas. Por eso, los cortesanos de la Concertación posaron con la candidata en las fotos, para así tener algún cargo en la burocracia.

En una sociedad capitalista nada asegura que los que hoy día tiene dinero, mañana no lo tengan, ya sea porque sus descendientes se la farrearon, ya sea porque ellos hicieron un mal negocio o simplemente abandonaron el mundo de los negocios y se convirtieron en monjes benedictinos, como le ocurrió a un ejecutivo norteamericano.

Esto me lleva a otro asunto. Otra tontería es que a los socialistas no les gusta escuchar que la nación o el gobierno se maneje como una empresa. Ya sé que gobierno y nación son dos conceptos diferentes. Cuando ellos critican ese modelo de gestión, ¿no se referirán al "Estado Empresarial"? Cuando el Estado administraba más empresas nunca alegaban. Entonces, si no le gusta que se administre con criterios empresariales, deberían deshacerse de las empresas, y dedicarse a la solamente a educación, salud, seguridad y defensa.

Otros, como el profesor Aldo Valle dice: "la prédica de que el libre mercado individualista es valorado aún por sus víctimas sociales". ¿Cuáles son las "víctimas sociales"? ¿Cómo la libertad puede ser mala? ¿Alguien me puede explicar eso?

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger cristian said...

Como dice el ilustre Hernán Sommerville (Dios lo guarde), "los empresarios aman a Lagos". ¿será que Lagos es de derecha?
¿sabes cuál creo que es la otra tonteria que se repite y repite sin pensar? Que la prensa está en manos de la Derecha ¿conoces algún diario que defienda las ideas de la derecha como corresponde, en Chile? Yo no.

10:06 p.m.  
Blogger Alvaro71 said...

Hola, yo también advierto la misma amenaza.
Un gobierno que ha dominado el poder político. Partiendo por el ejecutivo, obteniendo mayorías en el legislativo, y, aunque se vocifere su supuesta independencia, controlando el poder judicial.
En cuanto al poder económico, ciertamente el estado es el más fuerte, y los grandes grupos económicos están bastante domesticados con algunas conseciones y protección a ciertos monopolios.
La prensa tiende a dar ciertas señales de alerta, pero claramente es más bien tibia y temerosa, sobretodo considerando una serie de medios financiados directa o indirectamente por el estado, y que son de carácter derechamente difamatorio hacia los opositores (La Nación, the Clinic, El Otro, etc.).
En fin, mi visión no es muy positiva ya que hoy no estamos tan mal, pero la tendencia es hacia una concentración de poder y restricción de libertades, al menos peligrosa.
saludos,

12:18 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Se me olvido la presa difamatoria (La Nación, The Clinic, El periodista y otros).
Los bloggeros no socialistas debemos atacar esa presa. Hay que hacer un estudio sociológico, como diría el liberal socialista Aldo Valle. Así ganaremos la presidencia.
Gracias Alvaro y Cristián

3:23 p.m.  
Blogger Koke said...

La única verdad en todo esto es que tanto el Estado como los grandes magnates tienen un punto en común y una meta en común, el máximo beneficio al menor costo. Eso sucede cuando lo empresarios niegan beneficios a sus trabajadores y eso pasa cuando el Estado, por ejemplo, entrega insulina de mala calidad.

7:42 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home