lunes, enero 23, 2006

Socialismo Cristiano


Es un hecho que la democracia cristiana chilena nació como una alternativa entre el socialismo o comunismo y el capitalismo. Una suerte de "Tercera Vía" en la década del 30 del siglo pasado, cuya propuesta entre el comunismo y el individualismo era, pues, el comunitarismo personalista o democracia personalista.

Después de la caída del Muro de Berlín, ¿tiene sentido esta propuesta política? Cuando se derrumbó la Unión Soviética, en Occidente triunfo la democracia liberal capitalista, que luego se propagó en gran parte del planeta, bajo el rotulo de globalización, esto es, abrir las economías. Mi pregunta: ¿Tiene alguna vigencia ‘el humanismo cristiano’ tal cual fue planteado por Maritain? ¿Cómo se traduce en la practica o se ha traducido? Suena bonito pasar al campo de la política el término medio de Aristóteles, como si fuese la balanza de la justicia entre dos extremos. En Chile los superhombres de la Democracia Cristiana, que según ellos, están más allá de la ‘izquierda’ y la ‘derecha’, mediaría entre los dos bloques. De ese modo, la DC sería una suerte de rey Salomón. ¿Es así? ¿Fue así en el pasado?

Cuando el candidato de la oposición, el empresario Sebastián Piñera sacó a relucir el ‘humanismo cristiano’ para atraerse los votos de la DC, lo encontré desatinado. ¿Por qué? La DC chilena es socialista a diferencia de la DC europea que es liberal. Los DC creen en las regulaciones, impuestos y que el progreso lo hace el Estado, no las personas. Por tanto, para mí no tenía ningún sentido que Piñera hablase del ‘humanismo cristiano’. No me estaba diciendo nada. Flatus voci, esto es, voces sin significado.

Hace tiempo leí el libro El Humanismo Cristiano de Jacques Maritain. Lo volví a hojear. Fue como abrir un ropero y sentir el olor a naftalina. Era una antigualla. No encontré nada que estimulara mi inteligencia. Se supone que es su el libro de cabecera.

Hallé las mismas frases clichés del siglo XX, como creer en el hombre nuevo, rescatar la economía familiar, temor al maquinismo, hoy día diríamos a la tecnología, críticar el individualismo liberal y el capitalismo. A la sociedad de propietarios de la sociedad capitalista, Maritain propone la forma societaria de la propiedad industrial. Naturalmente quién se encargaría de la copropiedad sería, por ende, el Estado.

Von Mises en su ensayo "Socialismo y seudosocialismo" afirma: "La idea básica del socialismo cristiano que permea las enseñanzas de todos sus representantes adopta de vista un estado estacionario". "La agricultura y la artesanía –y tal vez cierto comercio pequeño – constituyen las únicas ocupaciones admisibles. El comercio y la especulación son superfluos, injuriosos y malignos".

¿Los demócratas cristianos aún seguirán creyendo en el hombre nuevo a igual que algunos reaccionarios de izquierda de la década del sesenta?

Teoría

"Para evitar confusionismos debemos insistir en las diversas consideraciones aquí propuestas se refieren, en nuestro pensamiento, a un estado consecutivo a la liquidación del capitalismo y sólo en relación con tal estado tiene sentido"(página 144).
Lo cual significa eliminar la propiedad privada, el Estado de Derecho, fijar los precios, esto es, eliminar el mercado, regular la vida del individuo y nacionalizar las empresas. Así terminamos con un Estado omnipotente.

"La cuestión es dar cada persona humana la posibilidad real y concreta de accesión (bajo modalidades que pueden, por lo demás, variar mucho y no excluyen, cuando son necesarias, ciertas colectivizaciones) a las ventajas la propiedad privada de los bienes terrenales".(pág.141)
La negrilla es mía. Para un liberal la palabra ‘colectivizaciones’ significa sacrificar al individuo por el colectivo, ya sea la nación, ya sea el estado y la sociedad. Otro resabio socialista.

"la sustitución del cáduco régimen parlamentario, que convenía a la edad del individualismo liberal", (nota 11, pág 134).
Típica crítica al parlamentarismo europeo del siglo XIX, que von Hayek nos hace ver en "Los Fundamentos de la Libertad" de a comienzos del siglo XX. Cuando Maritain escribió eso estaba de moda: el comunismo, el fascismo, el nazismo y en descrédito el liberalismo.

"en régimen capitalista, una empresa industrial ¿no es una colmena compuesta de trabajadores asalariados, por una parte, y de capitales unidos en sociedad por otra? En sociedad no de hombres, sino de dinero y de papel, de signos de riqueza que tienen por el alma el deseo de engendrar otros títulos de posesión. Cuánto más se perfecciona la empresa por el maquinismo, por la racionalización del trabajo y los medios de movilización financiera, más se acentúa la tendencia a la colectivización".

Parece paradójico hablar de colectivización en una sociedad capitalista en que el dinero proporciona la libertad de comprar lo que uno desee. Eso no es una profecía no cumplida. El dinero o el papel es una manera de intercambiar bienes o servicios, sin violencia. Cuando el dinero no tiene la confianza le damos, empieza la violencia. ¿Cómo bajo una sociedad que respeta la propiedad puede haber colectivización?

"De suerte que a los abusos del individualismo en el uso de la propiedad, debe buscarse no por la abolición de la propiedad privada, sino al contrario, por la generalización, la popularización de las proctecciones que a la persona procura" (140,141).
A través de la propiedad colectiva, el individuo se realiza como persona .

Práctica

Cuando la Democracia Cristiana fue gobierno, su ‘humanismo cristiano’ se tradujo en darle más poder al estado, socavar la propiedad privada y aumentar las regulaciones.

No me extraña, por tanto, que en la década del sesenta del siglo pasado, la Democracia Cristiana se escindiera en la Izquierda Cristiana y el Mapu. Y que ambos se declarasen marxistas leninista. Es la consecuencia lógica de la filosofía del ‘humanismo cristiano’.

Cuando Chile se abrió unilateralmente al mundo bajando sus aranceles, también se opuso junto con la retrógada Iglesia Católica. Ambos no tenían idea de cómo funcionaba el mercado. Más aún ambos admiraban el modelo de la socialburocracia europea y con recelo el modelo norteaméricano (1).

Además de lo anterior, la DC chilena es stalinista, porque avala la falsificación histórica de la izquierda. Así la DC simplemente hace tabula rasa con el Acuerdo de la Cámara de Diputados de agosto de 1973, en que estuvieron Patricio Aylwin, Claudio Orrego, Luis Pareto, Gustavo Ramírez, Baldemar Carrasco, Eduardo Sepúlveda y Lautaro Vergara. Ese evento nunca ocurrió.

Como decía Baruch Spinoza en su Ética Q.E.D, que la Democracia Cristiana chilena es socialista.
Nota 1: En vez hablar de modelo, conviene hablar de políticas, pues parece que un planificador estuviese manejando la sociedad. Para los liberales sólo hay interacciones entre los individuos.

Etiquetas: ,

10 Comments:

Blogger cristian said...

La historia de nuestro país deja en claro que el lema de la DC, ni derechas ni izquierdas, quedó en el papel desde hace mucho tiempo. La DC chilena es y ha sido simplemente un partido socialista, de izquierda, con el rótulo "cristiano" que le permitía atraer votos de un sector que comulgaba con un catolicismo que nos está engañando en Latinoamérica. Un cristianismo de "luchar con la pobreza" en lugar de preocuparse de la vida eterna, que es su misión irremplazable (ninguna otra institución puede reemplazarla en este ultimo aspecto, pero muchas otras pueden intentar solucionar la pobreza), cercano más a la herejía moderna llamada Teología de la Liberación. Tu sabes que yo soy católico, firmemente creo en la doctrina y en los ultimos 2 Papas que hemos tenido, pero a la vez soy muy crítico con la jerarquía eclesiástica latinoamericana y chilena en particular, porque también esta derivando en un socialismo incompatiblñe con nuestra fe. Es una verdadera trampa.

1:55 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Yo no soy católico, aunque fui educado como tal. Respeto tú opinión.
Sobre el Papa Juan Pablo II y el mercado:
"Todos estos hechos han llevado al convencimiento de que el liberalismo y la economía de libre mercado son el sistema político y económico más eficiente, moral y compatible con la naturaleza del ser humano. Así, por ejemplo, Juan Pablo II, preguntándose si el capitalismo es la vía para el progreso económico y social ha contestado lo siguiente (véase Centessimus Annus, cap. IV, num. 42): "Si por 'capitalismo' se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, el mercado, de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios de producción, la respuesta es ciertamente positiva, aunque quizá sería más apropiado hablar de 'economía de empresa', 'economía de mercado', o simplemente 'economía libre'".

Fuente:http://www.ileperu.org/contenido/Articulos/liberalismo_huertadesoto.htm

2:36 p.m.  
Blogger Francisco said...

Javier, mira la primicia que tengo en mi blog.

11:53 a.m.  
Blogger isabel pla said...

Creo que la DC, por su g�nesis, se siente �ntimamente inc�moda en la Concertaci�n. Se justific� su incorporaci�n a esa colaci�n en el primer gobierno post dictadura. Pero ahora la atm�sfera es distinta. Se desnaturaliz� su esencia.

No se salen de la Concerta, porque el riesgo de quedar fuera del gobierno por algunos a�os, los aterra.. y les dejar�a cesantes a hijos, nietos, sobrinos, mujeres, segundas mujeres, pololas, etc.

5:40 p.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Me gustó tu comentario Isabel Pla. Espero que tú amigo Javier Madrid no te excomulge.
gracias

7:34 p.m.  
Blogger Patoace said...

Hola Javier, gracias por visitar mi blog.
Como provengo de una familia DC me siento especialmente interesado por el tema que pones. Creo que la DC en su génesis se tomó muy en serio su rol de tercera vía, más allá de izquierdas y derechas. El problema es que fue víctima de su propio éxito. Si lees las declaraciones de principios y programas que se encuentra en el sitio de la DC verás que la mayoría de los temas que se proponían como novedosas y superadoras de esquemas se encuentran actualmente implementados.
El problema actual de la DC no son los principios, porque no los tiene. Ahora la DC no es más que un grupo de amigos que pertenecen a familias tradicionalmente DC y que se reparten los cargos que le asigna el gobierno. No hay diferencia si en un cargo hay un socialista o un DC, pero porque la DC haya dejado de ser lo que fue, sino porque los socialistas ya no son lo que eran.

10:49 a.m.  
Blogger Javier Bazán said...

Voy a revisar el sitio de la DC.

11:55 a.m.  
Blogger Marta Salazar said...

"firmemente creo en la doctrina y en los ultimos 2 Papas que hemos tenido, pero a la vez soy muy crítico con la jerarquía eclesiástica latinoamericana y chilena en particular, porque también esta derivando en un socialismo incompatiblñe con nuestra fe. Es una verdadera trampa".

Cristián: lee el Vaticano II (Gaudium et Spes, por ejm.), los católicos tenemos derecho a tener nuestras propias ideas en política y nadie nos puede imponer nada.

Otra cosa es clericalismo. Y, como laico, hay que saber donde están los derechos que tenemos, a que nos prediquen la palabra de Dios y no palabra humana.

La encíclica de B 16, que salió hoy lo deja muy en claro y si algún santo varón sacerdote o algún cristiano comprometido no lo sabe, hay que esplicárselo con caridad y amor, pero con la firmeza de la fe.

No al clericalismo, sí a la libertad. Recomiendo encarecidamente leer en el Vaticano II, todo sobre los laicos, es espléndido.

Y leer la encíclica de B 16 al respecto. Saludos, visitaré tu blog.

6:35 p.m.  
Blogger Patoace said...

Le sigo dando vuelta al tema. El drama de la izquierda es que le queda muy poco por lo que luchar. Su gran bandera de lucha fue el marxismo, que en definitiva es una teoría económica. A través de la economía era que se explicaba la historia, y se justificaba la intervención del Estado.
Derrotado este, sólo le queda la lucha por el sexo. La derecha, al parecer satisfecha de haber derrotado al marxismo, no ve inconvenientes en dejar ganar a la izquierda la lucha por el sexo. Es por eso que la DC puede estar en coalición con el PS o PPD.

12:54 p.m.  
Blogger Dieguistico! said...

Javier, acá en Argentina no tenemos democracia cristiana ni nada por el estilo (apenas si tenemos democracia, en realidad). Pero ese cuentito de la visión humanista del mundo, de que no es bueno tanto individualismo, tanto afán por el dinero, que es posible una sociedad con otros valores... el progresismo nos lo viene contando hace mucho tiempo. Siempre sacan a relucir como ejemplo el supuesto modelo "sueco", pero como alguien dijo una vez, "en Argentina el camino a Suecia siempre termina en Cuba".
Excelente tu blog.
Saludos.

1:51 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home