miércoles, diciembre 14, 2005

Chile liberal con alma de izquierda

Pasó el primer round electoral, en el cual obtiene la primera mayoría la candidata oficialista de la Concertación Democrática Michelle Bachelet. Con todo, no obtiene el 50% más 1, para ser electa. Por tanto, debe disputar la presidencia con el segundo candidato más votado, el cual es Sebastián Piñera.

En las parlamentarias la Concertación obtiene mayoría en ambas Cámaras. La pregunta que me urge: ¿Qué leyes harán? Pues por enfatizar lo social, como le gusta a la izquierda, son capaces de trastocar las leyes.

Bachellet en su primer discurso dijo: “Cuando la Concertación sale a la calle, la derecha se pone a temblar”. Con esas palabras muchas personas les recordó los años setenta.

El problema radica en que no ha habido un candidato que presente un programa liberal, que haga temblar a la izquierda. Que, por ejemplo, le quite el finaciamiento a las ONGs;que privatice la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), la cual cobra el impuesto específico a los combustibles, no realiza nuevas prospecciones petróleras y tiene el monopolio de la energía; que presente el bono escolar en educación y que privatice otras empresas o ministerios estatales que no sirven para nada, como Indap o Mideplan. En resumen: un programa liberal que haga que la sociedad se acerque a la sociedad libre. Cuando aparezca un candidato valiente con propuestas liberales, allí la izquierda temblará y se probará que las ideas liberales son mejores que la de la izquierda.
Parcialmente las ideas liberales han tenido su éxito, sólo que la Concertación le puso cadenas y grilletes a las personas.

Para conseguir ese objetivo, primero, no hay que seguirle el juego a la izquierda. Ese juego consiste, pues, en separar ambos partidos, como si los líderes de la UDI tuviesen menos legitímidad por haber sido funcionarios del régimen militar o dictadura. Ese sería “el pasado negro”, como le escuché en el programa “Ciudad X”, mientras entrevistaban a Harold Bayer del CEP. En cambio, los líderes de la izquierda que apoyaron uno de los grandes totalitarismo del siglo XX, iniciaron la violencia política, intentaron imponer una democracia popular o dictadura comunista y provocaron una cuasi guerra civil fuesen paradigmas de la democracia, la tolerancia y la libertad. Con todo, “los tontos inútiles” de la derecha liberal como Harold Bayer, Lucas Sierra y Claudio Oliva le siguen ese juego. Separan entre autoritarios y demócratas a la vez que se enorgullecen del modelo que la dictadura impuso: la apertura comercial,la baja de los aranceles, la estabilidad política. Juan Andrés Fontaine y Cristián Larrulet, ambos economistas liberales son más afines a la UDI que a RN. Ellos también estarían inhabilitados, de acuerdo a “los tontos inútiles”. Tanto los técnicos de la UDI como de RN participaron en los Talleres del Bicentenario. Ambos partidos son liberales. Bueno, “los tontos inútiles” de la derecha también ayudaron a sacavar la imagen de Lavín con respecto a los derechos humanos y luego con el informe de “Prisión Política y Tortura”.

Segundo, que al liberalizar el modelo los pobres disminuyen, aunque la igualdad de renta se agranda. Hay que enfatizar que la única manera de sacar a la gente de la pobreza, es dándole más libertad. Y ello significa menos burocracia e impuesto. Así de simple. En el mismo programa mencionado, cuando Hermógenes Perez de Arce dijo algo así: “que la izquierda alguna vez ayude a los pobres”, los panelistas se rieron. ¿Por qué? Porque le creen el cuento a la Concertación. No creen o no han estudiado que las ideas socialistas no funcionan.

Así la izquierda temblará.

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger cristian said...

Nuevamente, un muy buen y claro análisis. La izquierda convence a su electorado haciendo uso de muchas frases cliché, sin sustancia, repetidas de memoria pero sin ser analizadas en el camino. Frases que suenan bonito, pero no tienen contenido. Ahora aflora, con Piñera, la envidia visceral a los que les ha ido bien con su trabajo y se han enriquecido, a los que surgen y hacen surgir a los demás, a los que habría que imitar y reconocer más que imitar. La actitud frente a la riqueza en Chile es cercana a la que se tenía en la Edad Media. Los socialistas no alcanzaron a llegar al Renacimiento, al menos en este aspecto.

9:49 p.m.  
Blogger Rafael Mera P. said...

José Piñera en su candidatura de 1993 propuso muy claramente lo que dices: completar las privatizaciones, bono escolar, etc.

Claro, no le fue muy bien porque la gente le tiene terror a las palabras "privado" y "mercado". Por ende, no basta con que haya un candidato que proponga todo esto sin ambages; también debiera haber un mayor trabajo mediático previo para que la gente conozca estas propuestas, las estudie y se convenza de ellas.

1:12 a.m.  
Anonymous Marta Sarlazar said...

Te puse un enlace. Dale un vistazo al artículo que "linqueé" hoy de Cristóbal Orrego. Saludos.

3:05 p.m.  
Blogger Patoace said...

Chile nunca será un país liberal, porque pertenece a la tradición europea y no a la americana. Los americanos tienen una natural desconfianza del Estado que les enciende luces rojas cada vez que se intenta exceder en sus funciones. Los chilenos aman al Estado, le piden que le solucione todos sus problemas, y soportan cualquie yugo con tal de que el Estado los reconozca. ¿Cómo se puede entender si no que todas nuestras huellas dactilares estén registradas por el Estado y a nadie le moleste?
El voto de los chilenos se basa en respuestas clichés a eslogans cliche: si la izquierda dice "Pinochet" parte importante del electorado responde "Buuh" y vota en consecuencia; si la derecha dice "aborto" los chilenos responden "Buuh" y votan en consecuencia.
En la mayoría de los chilenos el análisis político no va más allá. Ni hablar de un análisis económico como el que se requiere para que Chile sea un país verdaderamente liberal.

6:20 p.m.  
Anonymous Marta said...

Me temo, Pato, que tengas mucha razón.

7:35 a.m.  
Blogger tentaculopresor said...

tu blog es un chiste........
pero de mal gusto.

8:21 p.m.  
Blogger Raúl Tristán said...

Por eso, desde el diario digital EL LIBREPENSADOR (http://www.ellibrepensador.com) le solicitamos que aporte su visión de la realidad sociopolítica, cultural, económica, sea cual sea su ideología o tendencia, pues nuestra línea editorial es absolutamente neutra, no influenciada por nadie. Somos libres, independientes y plurales.

Para registrarse hay que pinchar en el enlace del mismo nombre que está ubicado abajo o aquí mismo: http://www.ellibrepensador.com/wp-login.php?action=register

Para entrar una vez registrado está el enlace "iniciar sesión", que se encuentra junto al de registrarse y es lo mismo que poner directamente esto en el navegador: http://www.ellibrepensador.com/wp-login.php

Si no puede colaborar porque su tiempo se lo impide, ¿nos autorizaría a que sus artículos y opiniones apareciesen en nuestro periódico?

Somos un medio de comunicación independiente, plural, abierto, no marcado por línea editorial alguna, no condicionado por ningún grupo de presión, ya sea político, gubernamental, empresarial o institucional.

Para colaborar con nosotros solo pedimos respeto, educación, estilo, ideas… Sean cuales sean tu línea, tus intereses, tus ideas, tus deseos y proyectos, tu pueblo o nación, tu partido o tu independencia, si eres de izquierdas o derechas, si no eres de nada, si te interesan las empresas, los deportes, la cultura…

Libertad de expresión y opinión, en un mundo marcado por los intereses.

Conócenos más a fondo leyendo nuestra Política, Principios y Valores, así como nuestro Plan Estratégico.

Saludos, del director

--
Raúl Tristán

7:53 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home