domingo, mayo 19, 2019

El sexto gobierno de la Concertación


    No voté por Sebastián Piñera a sabiendas del temor a convertirnos en “Chilezuela”. Finalmente, los chilenos optaron por el empresario millonario más por el temor a que Chile se convirtiera en la Venezuela comunista o para los más viejos que se volviese la Unidad Popular a por los méritos del candidato. Piñera pensó que en la elección presidencial ganaría a la primera vuelta y no fue así. No recuerdo cuando, si después de la primera vuelta o antes de la segunda vuelta dije que esté gobierno sería el sexto gobierno de la Concertación. 
   Y en efecto, a casi un mes leí la siguiente noticia, en abril pasado: “ChileVamos reivindica el legado de la Concertación”. 
   No hay que asombrarse, pues el dirigente de RN, Andrés Allamand había dicho que este gobierno sería como los de la Concertación.
   En el primer gobierno de Piñera, su ministro de Interior, el abogado Rodrigo Hinzpeter se pavoneaba que la derecha había ganado con las banderas del adversario. Además, insultaba a los electores de la derecha que vivieron las nefasta Unidad Popular sacándose una foto con el retrato de Allende al fondo. Ese gobierno se enorgullecía de haber hecho lo que no hizo la Concertación en veinte años. Y la guinda da la torta fue cerrar el penal Cordillera y llamar a los que habían trabajado en el Gobierno Cívico Militar de ‘cómplices pasivos de las violaciones a los derechos humanos’. 
   Ya que el primer gobierno de derecha no fue de derecha, entonces apareció el Foro Republicano a quien lo comparaba con Tea Party norteamericano.
  En el medio citan las palabras del actual presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes y la de la senadora de la Unión Demócrata Independiente, Ena von Baer. La política de la UDI antes de trabajar en el primer gobierno de Piñera había trabajado en el Instituto Libertad y Desarrollo. También aparecen las palabras de Jaime Bellolio de la UDI y de Luciano Cruz-Coke de Evolución Política (Evópoli). 
   La parlamentaria Ena von Baer dijo: “Chile Vamos es el heredero de la Concertación, porque estamos orgullosos del país que la Concertación, en conjunto con nosotros, construyó”.
   La parlamentaria de la UDI debiera enorgullecerse de la obra del Gobierno Militar, porque gracias al sistema binominal, la ex Concertación tenía que llegar acuerdos con la oposición de derecha. La Concertación cosechó lo que los militares sembraron con mucho esfuerzo. La gran clase media que surgió fue gracias al sistema económico liberal y no a la inversión social. Ni a bonos. 
  El ex actor Luciano Cruz-Coke dijo: : “Creo en el compromiso de una sociedad que valora la gobernabilidad y el encuentro en los valores de la democracia liberal, el respeto a los DD.HH. y las economías abiertas, pero, por sobre todo, que descree de extremismos y populismos. Hoy, claramente, el depositario de ese relato es Chile Vamos, como lo fue durante mucho tiempo la Concertación. Por supuesto que ahí se recogen una tradición y legado que han dado estabilidad a Chile”. 
   Por las palabras del actor se desprende que la ex derecha aprendió los derechos humanos de la Concertación. Por tanto, avalan los inconstitucionales Informes Rettig de Verdad y Reconciliación  y el Valech de Prisión política y tortura respectivamente. A los políticos que alaban al conglomerado de centro izquierda, o de izquierda, pues la palabra ´centro’ en la política, es izquierda, lo cual es una redundancia, hay que recordarles que la Constitución de 1980 prohíbe expresamente comisiones extra judiciales, que vulneran los derechos de las personas: “Nadie puede ser juzgado por comisiones especiales, sino por el tribunal que le señale la ley y que se halle establecido con anterioridad por ésta”. 
   Si ChileVamos comparte la visión o el significado de los derechos humanos tal como lo planteó la ex Concertación, entonces significa que no acepta el principio de igualdad ante la ley, que acepta la figura ficticia del secuestro permanente, que acepta que a los militares se los juzgue con delitos que son no retroactivos como el crímenes de lesa humanidad, que acepta el delito de la prevaricación de los jueces, que acepta la reinterpretación de Ley de Amnistía de 1980. Y, por último, sólo los militares cometen violaciones a los derechos humanos, y no los terroristas o guerrilleros. La ex derecha no comparte los principios del Estado de Derecho como el pro reo, entre otros. 
 Si tanto admiran a la Concertación, entonces ante un grupo violento, prefieren dejarse extorsionar tal como hizo el primer presidente, el demócrata cristiano, Patricio Aylwin, quien prefirió transar con la extrema izquierda, la cual quiso el sesgado e inconstitucional el Informe Rettig y a los militares a la cárcel. Ese es el secreto de la transición. 
    Cuando los militares entregaron el poder, se acabo la transición hacia la democracia. Con todo, para la Concertación la expresión ‘transición hacia la democracia’ significaba desmantelar la institucionalidad política y económica que dejaron los militares. Ahí tenemos las continuas reformas a la Constitución de 1980 hasta llegar a que el socialista Ricardo Lagos se expropie de la Carta Magna, poniendo su firma y borrando la del general Augusto Pinochet. 
    Mario Desbordes dijo: “un hecho sintomático de los últimos años es que quienes defendíamos a Ricardo Lagos y su legado éramos los líderes de centroderecha”. 
  ¿Cuál es el legado del Lagos? Corrupción y el Transantiago, entre otros. La lista es larga. Se olvida al presidente de RN, que Lagos quiso terminar la obra de Salvador Allende. Sólo que la circunstancia no se lo permitieron. Ricardo Lagos apoyo la retroexcavadora de Bachelet 2.0. El Informe Valech de Prisión Politica y Tortura se basa en el criterio de levantar falsos testimonios contra una persona, en primer lugar. En segundo lugar, el acusado no tiene derecho a defenderse. Para Lagos, los terroristas del Mir y del FPMR no violaron los derechos humanos. 
  Haciendo memoria, la Concertación estuvo formada por la Democracia Cristiana y los ex partidos y movimientos de la ex Unidad Popular, que se tradujo en el Partido Socialista y el Partido por la Democracia. Además, del Partido Radical, la socialdemocracia, los Humanistas y Verdes. Estos partidos eran los pequeños de la coalición nació gracias al plebiscito de 1988. Sin el plebiscito, los partidos de izquierda no se hubieran unido. Estaba excluido el Partido Comunista. Sin embargo, durante los gobiernos de la Concertación, los comunistas presionaban, sobre todo, en el tema de los derechos humanos. 
     Asimismo, dentro de la Concertación existían dos almas: los autoflagelantes y los complacientes. Los primeros querían cambiar el modelo económico liberal. Los segundos aceptaban el modelo por puro pragmatismo, no porque se convencieran del orden liberal. La ex Concertación desde que llego al poder quiso corregir el modelo, hasta que llegamos a la alianza pública privada, estos es, corporativismo. Acuerdos entre los grandes empresarios y los políticos de turno que estaba en el poder.
    ¿Con cuál el grupo se identificara el oficialismo: los autoflagelantes o los complacientes? Quizás la derecha social que se siente macanuda por el hecho de ser social se identifique con los autoflagelantes, mientras los winners al estilo de Sebastián Piñera se identifiquen con los complacientes. ¡Qué más complaciente es el hecho de que el país pertenezca al club de la OECD! Es como subirse a un Mercedes Benz o un BMW. 
    En fin, cualquier auto de lujo. La ex Concertación no trajo reconciliación. Basta leer el blog de Tomás Bradanovic y en su buscador escribir Concertación o reformas, y se darán cuenta que todas las grandes reformas que se hicieron desde que se tomaron el poder en 1990 han sido, pues, un rotundo fracaso: el Transantiago, la jornada escolar completa, las reformas a las universidades, el programa de salud Auge y la reforma procesal penal, entre otros. 
    La ex derecha que ahora se identifica con la Concertación, se olvido que justo antes de que fuese electo Piñera y la derecha llegase al poder después de varios años, el Instituto Libertad ligado a Renovación Nacional saco un informe de Corrupción de la Concertación desde 1990 al 2008. La corrupción comenzó con el desmalezamiento en la planta de Con Con. Era los tiempos de la derecha tuitera. La corrupción que vemos en el tribunal de Rancagua, en realidad comenzó cuando los jueces llamados ‘derechos humanos’ no aplicaron las leyes.
    A los líderes de la Concertación les convenía un Jaime Guzmán muerto. Desde luego que lo van a negar. 
  Puesto que no hay derecha en el gobierno, entonces está el movimiento de José Antonio Kast, Acción Republicana.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

jueves, mayo 09, 2019

Caso cerrado: Nicolás Maduro es Salvador Allende


    La obsesión de los políticos, intelectuales y artistas de izquierda con el Gobierno cívico militar chileno que gobernó el país entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990 no tiene paragón. Llega ser enfermiza. Además, no les interesa la verdad. Por eso, se empeñan al comparar el gobierno militar chileno con el gobierno marxista que regenta Venezuela por veinte años. 
    Algunos como el actual canciller y escritor, Roberto Ampuero proponían una salida o transición al estilo del gobierno del general Augusto Pinochet. También el actual presidente de la República, Sebastián Piñera. Olvidándose el ex comunista, que las Fuerzas Armadas y de Orden se fijaron un itinerario apenas derrocado Salvador Allende, devolver el poder a los civiles. La hoja de ruta quedo trazada en los artículos transitorios de la Constitución de 1980. Ese detalle al novelista no le importa. Primero, había que refundar el país, pues el debacle no dejo nada. 
  Aún no entiendo esa comparación. Menos aún, cuando comparan el gobierno cívico militar con la dictadura comunista cubana, cuando aquél fue una respuesta para no ser la segunda Cuba en América Latina. Los chilenos civiles y militares se rebelaron ante un gobierno que llevo al país a las mismas condiciones de la actual Venezuela. Además, se salió de la ley y la Constitución. Con el agravante que ad portas al 11 de septiembre, la mayoría del país, esto es, aquellos que se oponía al gobierno marxista de Salvador Allende temían una guerra civil o la instalación de una dictadura comunista.
  Importa más los mitos, las leyendas urbanas o la leyenda negra que la izquierda ha realizado en torno al gobierno militar chileno que la verdad. 
   En la Venezuela o “Cubazuela” existen las tarjetas de racionamiento igual que en la Unidad Popular. 
    En el país que gobierna Nicolás Maduro existen los llamados ‘colectivos armados’, en la Unidad Popular tenían las diversas fuerzas de choque como el VOP, la Brigada Ramona Parra y los que tenían los diversos partidos de ese conglomerado: el Partido Socialista, la Izquierda Cristiana, el Mapu, etc. Si hasta el Partido Comunista tenía sus fuerzas de choque, aunque según ellos, el país no estaba todavía para hacer una revolución marxista violenta.
   La Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet condenó a los colectivos armados más no al régimen.
   Salvador Allende confiaba que teniendo al general Prats en el ministerio del Interior más los otros comandantes de las otras ramas de la Defensa, las Fuerzas Armadas se iban a cuadrar con él. La versión del Prats venezolano es, pues, el general Vladimir Padrino López. 
   Si Guaidó es chavista, también lo es el Leopoldo López, Lilian Tintorini y la oposición en general. Los opositores a Maduro son todos socialistas.
   A fines de la Unidad Popular, los civiles opositores a Allende le lanzaba arroz en los cuarteles para que hicieran algo al respecto y en Venezuela los civiles a se agrupan en torno a los cuarteles con el mismo objetivo. 
    Lo que hay en Venezuela es comunismo o socialismo duro, no una dictadura militar o un narco estado. Cuando hay una revolución, quien tiene la última decisión son los militares, y no revolucionarios civiles. 
    Antes del famoso twitter del líder opositor al gobierno de Nicolás Maduro, Juan Guaidó en que se declaro seguidor del marxista Hugo Chávez, el novelista venezolano ganador del Premio Tusquets del 2015, Alberto Barrera Tyskza dijo en una entrevista al diario El País de España a propósito de Maduro: “Él también representa un poder que pueden ser los cubanos, o los militares, o ambos. Es impresionante el poder que Maduro ha dado a los militares, ha militarizado la sociedad más que Chávez, que era militar. Si uno piensa en términos de la izquierda latinoamericana, Maduro está mucho más cerca del [el dictador chileno Augusto] Pinochet que Salvador Allende”. 
   Alberto Barrera es autor de la novela “Patria o Muerte”. 
   Siempre intelectuales y políticos de la izquierda culpan al gobierno militar chileno de militarizar la política. Es falso. La izquierda militarizó la sociedad, cuando optaron la vía armada y la lucha de clases, donde no existían los adversarios políticos, sino los enemigos de la revolución marxista leninista: la burguesía y su aparato militar. Ahora bien, es muy distinto calificar a un grupo políticos de enemigos, cuando éstos intentan arrebatarnos las libertades políticas como económicas. En tiempos del segundo gobierno de Bachelet, la coalición que la respaldaba y el gobierno eran los enemigos de los chilenos. Esto último no es militarizar la política para que quede claro.
   El escritor venezolano Barrera Tyskza muestra su ignorancia. La izquierda latinoamericana de la década del sesenta y hasta que cayó la ex Unión Soviética estaba al lado del dictador comunista Fidel Castro. La izquierda de este continente no estaba al lado que de cualquier líder de la socialdemocracia de Europa Occidental. Si hasta la socialdemocracia chilena de la década del sesenta apoyo a Salvador Allende y su programa, o sea, respaldaron a personas y grupos marxistas leninistas, cuando en Europa, habían quebrado con los comunistas de Rusia hace tiempo.
    Hay suficientes declaraciones de Allende para mostrar que él no veía a los opositores de la Unidad Popular como adversarios, sino como enemigos. Siendo senador propuso la Organización Latinoamericana de Solidaridad conocida como las Olas en La Habana, la cual proponía la vía armada. Peor aún, siendo presidente de senado abuso de la valijas diplomáticas para traer armas del norte de África y así ayudar al grupo que lideraba Ernesto ‘Che’ Guevara en Bolivia. Después suscribiría la declaración del Congreso Socialista de Chillán de 1967. La misma que fue ratificada en el Congreso de La Serena de 1970. Allende tenía un ejército paralelo y apoyaba al grupo guerrillero o terrorista, Movimiento Izquierda Revolucionaria (Mir).
   La actual Venezuela es manejada por Cuba. En el Chile de la Unidad Popular estaba los cubanos, que por cierto, no habían venido a vender puros de La Habana. Allende introdujo armas traídas desde la isla cárcel.
    Hugo Chávez le rindió un homenaje a Allende. La filial de la Fundación Allende de Venezuela identificaba la experiencia socialista de ese país con la Unidad Popular. 
   Ahora por los medios nos enteramos, que un nieto de Salvador Allende es partidario es chavista y partidario de Maduro. Se trata de Pablo Sepúlveda Allende , hijo de Carmen Paz Allende y Héctor Sepúlveda, la hija mayor del líder de la Unidad Popular. Estudió medicina en La Habana. Cuando Hugo Chávez llevaba una década en el poder, se traslado a Venezuela, esto es, en el 2009. Según él: “Acá estamos preparados para cualquier cosa, pero las Fuerzas Armadas venezolanas se mantienen cohesionadas, en casi todos los mandos de dirección, y no han cedido al llamado que ha hecho el mismo gobierno de Estados Unidos (…) para hacer un golpe de Estado. Juan Guaidó no ha tenido en ningún momento gran convocatoria en la calle”. 
    El medio nos informa que tiene una relación sentimental con una de las hijas de Hugo Chávez, María Gabriela Chávez. Por tanto, no sólo hay vínculo con la Revolución Bolivariana, sino también sentimental y emocional. 
    Según él, los opositores no tienen respaldo popular: “Ellos manipulan y engañan a sus bases haciéndoles creer que el chavismo no tiene apoyo popular, pero eso no es así. Además no hay ningún tipo de fractura en las Fuerzas Armadas y el pueblo está en la calle, apoyando a una fuerza popular que respalda al chavismo y al gobierno bolivariano de Nicolás Maduro. La oposición queda desorientada y desanimada por los engaños de sus dirigentes y por subestimar al chavismo”. Mientras buscaba una foto del nieto de Allende, encontré la siguientes declaraciones hechas por él, en 2015, a raíz del apoyo de la parlamentaria Isabel Allende a Leopoldo López : “El Partido Socialista chileno no es socialista es un partido social neoliberal”. Por otra parte, para Pablo Sepúlveda “la transición fue pactado con el dictador”. Se refiere a la chilena.
   Las palabras del nieto refutan lo que dice el escritor venezolano y confirma lo que dije más arriba: “ayudó a la guerrilla del “Che” y fue él mismo a buscar a sobrevivientes de la guerrilla en Bolivia, ayudó a los guerrilleros argentinos que llegaron a Chile durante su gobierno y también tuvo cercanía con el MIR, o sea hay una anécdota que es muy sabida, que él estando en La Moneda “el 11”, le dice a Tati (hija de Allende) que le dijeraa Miguel (Enríquez) que “ahora le tocaba a él, él quería mucho a Miguel””. 
    El político y escritor Hermógenes Pérez de Arce se ha referido más de una vez que Allende ayudó a la guerrilla del ‘Che’ siendo presidente del senado. A los políticos y a los intelectuales de la ex derecha la historia no les interesa. La Democracia Cristiana salvó al líder socialista en esa oportunidad. Eso no está en el Museo de la Memoria. 
   Llega ser delirante lo que dice Pablo Sepúlveda Allende sobre su abuelo, luego de la ruina en que dejo en el país 
  Al contrario de lo que sostiene el escritor venezolano, Hugo Chávez y Nicolás Maduro son Salvador Allende. Y Salvador Allende es Hugo Chávez y Nicolás Maduro. 
  Caso cerrado.

Etiquetas: , , , , , ,

sábado, abril 27, 2019

Mujeres, feminismo y deportistas transgénero


    El pasado 8 de marzo pasado para el Día Internacional de la Mujer o conocida como “Huelga general de mujeres”, el ministro de Deporte Pauline Kantor le hicieron un homenaje al atleta transgénero, Ignacia Livingstone. En una foto donde está la ministra en aparece la siguiente frase detrás de ella: “#MujeresQueInspiran” y en otra la foto del deportista. La ministra dijo: "Ignacia Livingstone es ejemplo de esfuerzo, perseverancia y valentía. Una atleta que nos demuestra que el deporte es sinónimo de inclusión e integración. Y a ustedes ¿qué mujer los inspira?
   No sé si la ministra de la Mujer y de la equidad, Isabel Plá se habrá molestado o si dijo algo al respecto. 
  ¿A quién pretenden engañar? La ex maratonista y actual diputada por Renovación Nacional, Erika Olivera no le incómoda.
    El candidato de derecha, José Antonio Kast le salió al paso: "Ignacia Livingstone no es mujer y no es una deportista exitosa. Su elección como mujer que inspira a este Gobierno es una rendición total a la ideología de género y un triunfo del totalitarismo de izquierda que manipula y tuerce el más común de los sentidos. Vergüenza". 
  Creo que Kast es muy blando con el gobierno al decir “una rendición total a la ideología del género”, pues no hay que olvidar que el actual mandatario, el DC, Sebastián Piñera elogio al actor transgénero, Daniel Vega por la película chilena “La Mujer Fantástica” el año pasado. Igualmente, este gobierno sacó la Ley de Identidad de Género basándose en criterios ideológicos y no científicos, en que los mayores de 14 años y menores de 18 años pueden cambiarse de sexo. Quitándoles autoridad a los padres. Hace poco entró a un liceo N°1 de niñas de la comuna de Santiago, el estudiante transgénero Arlén Aliaga, el cual no tenía méritos académicos para entrar. Como hubo presión, al final entró por ser una adolescente fantástica. Se discrimino a las estudiantes que tenían más méritos. 
    A mí molesta ver estos espectáculos. No sé porque las mujeres en general y las mujeres deportistas no se molestan. Ignacia es hombre. No es mujer.
    Según un canal de Youtube , todas las luchadoras de la UFC son hombres: Gina Carano, Cat Zingano, la rubia Holly Holm, Felice Herrig, Rose Namajunas, Miesha Tate, Kailin Curran, Claudia Gadelha, Ronda Rousey, Paige Vanzat, Cris Cyborg. Simplemente, basándose en la anatomía.

    Mientras pensaba escribir sobre este tema, justo encontré un canal de Youtuber en español que denunciaba en que la UFC y en varios deportes hombres cambiados o MtF (Male to Female) compiten en las categorías de mujeres. Así, en una pelea que hubo a cinco años, lucho un trans con una mujer, o mejor dicho, un hombre contra una mujer. Se trata de Fallon Fox, quien casi deja casi muerta a una luchadora. Luego de saberse que Fox había engañado, la UFC lo dejó pelear cinco luchas más en la categoría de las mujeres. Esa organización no tiene ética ni moral. El sistema está corrupto y podrido. Hay unos videos en Youtube en inglés que titilados: “Transgender MMA Fighter Breaks Opponent's Skull” o “Transgender Athletes are DOMINATING Women”.
   Según Wikipedia , Fallon Fox cuando era adolescente se pensaba que era homosexual. A los 17 años aprendió el término transgénero. Su nombre verdadero es Boyd Burton. Se caso con su novia de 19 años, cuando ésta quedo embarazada. Luego se unió a la marina de los Estados Unidos, donde se desempeño como especialistas de operaciones en el portaviones USS Enterprise. Se retiro de la marina y estuvo poco tiempo en la Universidad de Toledo. Después trabajo como conductor de camión con el propósito de ahorrar para hacerse una operación de cambio de sexo. En el 2006, viajo a Bangkok para una operación de reasignación de género: aumento de los senos y trasplante de caballos. 
    Cuando Fox peleo contra la luchadora Tamikka Brents, ésta quedó con una fractura de hueso orbital, le pusieron siete grapas en la cabeza en la primera ronda y sufrió una conmoción cerebral. Brents dijo las siguientes palabras:”He peleado con muchas mujeres y nunca sentí tanta fuerza en una pelea como lo hice esa noche”. Agregó: “Su agarre era diferente, normalmente podría moverme en el clinch con otras hembras en absoluto en el clinch”. Las feministas no dijeron nada. 
 Un jugador australiano trasngénero que participa en un equipo de balonmano machaca a una jugadora del otro equipo. Y así, en varios deportes.
   En las Olimpiadas que hubo en Río de Jaineiro compitió un transgénero en la prueba 800 metros femenino. El atleta se llama Caster Semenya. 
  Un hombre neozelandés compite en halterofilia en la categoría de mujeres. Naturalmente, gana. Se llama Laurel Hubbard. El título del vídeo está incorrecto, porque sigue siendo hombre: “Luce Diferente Y Renunció A Su Cuerpo De Hombre. Y Ahora Levanta Pesas”. 
   La deportista Martina Navratilova dijo que los transgéneros hombres que se pasan a mujeres en el deporte, tiene ventajas sobre las mujeres. Obvio. Esa declaración no gustó a la comunidad LGTB. 
    No hay que haber pasado por una escuela de medicina de alguna prestigiosa universidad para darse cuenta que la anatomía de los hombres y de las mujeres es diferente. Esa diferencia nos complementa. Los hombres son musculosos, incluso los más delgados tienen más músculos que las mujeres. Y por tanto, más fuertes. Por el contrario, éstas últimas son más flexibles. Incluso las mujeres más delgadas tienen cadera, cosa que los hombres no tienen. 
    Sabemos que las líderes feministas en el mundo del cine, la música y la academia apoyan al movimiento LGTB. Por tanto, si apoyan a los transgéneros o siendo más específicos, hombres queriendo parecer mujeres en diversas áreas. 
    Según la izquierda y el movimiento LGBT la orientación sexual es una construcción social. Según la feminista y filosofa norteamericana que visito nuestro país y que recibió el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Chile, Judith Butler y creadora de la teoría Queer , las identidades sexuales son el resultado de una construcción social. Y por ende, se puede modificar. O es subjetivo como lo establece Ley de Género que Piñera sacó. Recuérdese que para ellos no existe la verdad. A las mujeres que se cambian de sexo le llamamos hombres y a los hombres que se cambian de sexo le llamamos mujeres. Es una cosa de nombres. Los perros son gatos, el frío es calor, el mal es bien, etc. 
     Si leen los comentarios después que se supo que Fallon Fox es hombre, todos dicen que la estructura ósea de los hombres es diferente de las mujeres. Esa es una verdad. La medicina forense cuando encuentran un cuerpo y no saben de qué sexo es, se basan en la estructura del esqueleto. 
    Voy a dar un ejemplo al respecto. En efecto, descubrieron que el general polaco Casimir Pulaski , que sirvió en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos era mujer. Descubrieron que era intersexual, según las categorías de la diversidad sexual. Virginia Hutton Estabrook, antropóloga y directora del estudio sobre Pulaski afirma: “Una de las formas para distinguir los esqueletos masculinos de los femeninos es la diferencia de la pelvis. En las mujeres, la cavidad pélvica tiene una forma más ovalada. Tiene menos forma de corazón que la pelvis de los hombres. La de Pulaski se veía muy femenina". Esa una verdad, ni la izquierda, ni la tonta Ley de Identidad del Género que aprobaron unos tontos parlamentarios pueden cambiar esa verdad. 
    Tanto el feminismo como la ideología del Género están destruyendo a las mujeres. No todas las feministas apoyan a los transgéneros. 
   Según la feminista australiana e ícono del siglo XX, Germaine Greer en una entrevista a la BBC dijo: “Las mujeres transgénero no son mujeres”.
     Hace poco se armo una polémica, porque el actor chileno Héctor Morales dio a conocer que está en una relación el transgénero colombiano y diseñador, Helénia Melán, le dijeron que “pololea con un travesti” en twitter. Salió en defensa del transgénero la periodista de CNN, Mónica Rincón: “El comentario dice mucho de usted y nada de esta preciosa pareja. Un par de apuntes a su ignorancia e intolerancia: transgénero no es lo mismo que travesti. ¿Y cuál sería el problema de ser pareja de un travesti?” 
    El colombiano dio una explicación metafísica, sobre la ontología. En fin sobre el ser. Para Melán: “Ser travesti es jugar con el tema del vestuario, la palabra lo dice, travestismo, e interpretar un género. Mientras que ser trans es simplemente ser. Por favor aprendan, edúquense, infórmense”. 
   Los travestis que vemos en la calle quieren ser mujeres. No es asunto de moda y de vestuario como sostiene Helénia Melán. 
    Conforme a la medicina forense, el ser hombre o ser mujer queda manifestado por la estructura del esqueleto. 
     Viendo los videos de transinvestigación de Youtube norteamericanos, los dueños de esos canales afirman: “Nosotros podemos mostrar que tal o cual fulano es trans. No podemos decir”. Al principio no lo entendí. No hay libertad de expresión. Hay video que a una persona fue llevada a la cárcel por decir que un transgénero era hombre. El movimiento LGTB, la Izquierda y la ONU, quieren obligar al otro grupo que no comparte esa agenda que los reconozcan por la diversidad y la tolerancia. Sin embargo, nos quieren obligar a que los reconozcamos como hombres o mujeres, según sea el tipo de cambio de sexo MtF (Male to Female) o FtM (Female to Male), cuando no lo son.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

martes, abril 09, 2019

Punto de no retorno


     El año pasado el presidente del Tribunal Constitucional, Iván Aróstica fue agredido antes de que se pronunciara sobre la libertad condicional hacia los presos políticos militares que se encuentran injustamente recluidos en el gulag de Punta Peuco y en otros recintos penitenciarios. El fallo fue desfavorable a los militares, por los que les impuso nuevas condiciones para gozar de ese beneficio. El Tribunal Constitucional vulneró la igualdad ante la ley.
   Cuando salieron bajo ese beneficio por marzo unos militares, la izquierda para variar armo un escándalo sin justificación. El mismo grupo político que se cree moralmente superior no dijo nada, cuando en el último año del gobierno de Bachelet, la Corte le concedió la libertad condicional a dos terroristas involucrados en el secuestro del empresario brasileño, uno de los cuales era del Mir y el otro del FPMR. Asimismo, no dijeron nada, cuando gobernaba la Concertación y el máximo tribunal concedía la libertad condicional a los terroristas. Aunque primero gendarmería les concedía la salida dominical, uno de los tantos beneficios que le niegan a los militares presos. La abogada comunista y partidaria del terrorismo del Frente, Carmen Hertz no dijo nada así como tampoco un juez, cuyo nombre no recuerdo, pero que estaba asombrado que les hubiese concedido ese beneficio a los militares. 
    Finalmente, el Tribunal Constitucional sólo acogió una petición del oficialismo, que excluía el arrepentimiento. Sin embargo, “mantiene el estándar de exigir 2/3 de la pena cumplida y haber cooperado eficazmente en la investigación de los delitos”. Muchos presos jamás podrán salir por el número de años de las condenas. Por otra parte, no sé cuánto más van a cooperar, si el militar no sabe más, pues cuando se combate el terrorismo se forman departamentos estancos. En la mayoría de los casos condenados, los militares simplemente entregaron al detenido en una unidad o establecimiento. Por tanto, no pueden saber lo que ocurrió después. Para los jueces prevaricadores, los jóvenes oficiales debían saber. A los terroristas del Mir, del Frente Lautaro y del FPMR, que salieron con libertad condicional bajo los gobiernos de la Concertación, no les exigieron eso. La ley del embudo.       Los mediocres abogados de derechos humanos sacaron un escrito en que cuestionaron la acción de los jueces Carlos Künsemüller, Hugo Dolmetsch y Manuel Antonio Valderrama : “Rechazamos categóricamente el otorgamiento de dichas libertades condicionales a condenados por crímenes de lesa humanidad, por vulnerar las normas y los estándares que impone el Derecho Internacional de los Derechos Humanos para este tipo delitos”. Los firmantes fueron Nelson Caucoto Pereira, Héctor Salazar Ardiles, Luciano Fouilliox Fernández, Roberto Celedón Fernández, entre otros. Ellos son los que están vulnerando el Estado de Derecho y violando los derechos humanos, ya que el delito de lesa humanidad que Chile suscribió no es retroactivo. O sea, lo más arbitrario. El señor Fouilliox estuvo en la inconstitucional comisión Valech y fue el abogado defensor del sacerdote pederastra, Cristián Precht. 
   En una entrada que escribí Hombres mediocres, soluciones mediocres, mostré que el abogado Héctor Salazar era  partidario de la mediocre salida que propuso un grupo de parlamentarios, en que los militares saliesen de la cárcel a punto de morir o el  indulto humanitario. El año pasado se opuso a la libertad condicional. 
    Si hubiesen políticos y académicos de derecha de verdad, estarían en contra de las arbitrariedades que sufren los militares presos, partiendo con el estigma que le ponen de ‘violador de los derechos humanos’. Aparte de Hermógenes Pérez de Arce y el abogado Adolfo Paul Latorre, entre otros. Las razones no les interesan a la izquierda. 
    Dicho sea de paso, los llamados ‘jueces de derechos humanos’, porque en nuestra legislación hay tal juez, son unos verdaderos delincuentes de cuello y corbata o con faldas, ya que no aplican las leyes y los principios del Estado de Derecho.  
    El Tribunal Constitucional se salió de la Constitución. 
    El año pasado, cuando le pegaron al presidente del Tribunal Constitucional, el ex presidente socialista Ricardo Lagos planteó la “tesis de no retorno” para no desembocar en otro glorioso 11 de septiembre chileno: “Las democracias hay que cuidarlas. De repente nos encontramos con un punto de no retorno y los que tenemos más edad vimos cómo llegamos al 11 de septiembre”. En el sentido de que hay que cuidar las instituciones. Si a estas últimas, la manejan delincuentes como ocurre ahora, no hay que respetarlas, sino hay que hacer una limpieza. Primero, lo que había a fines del gobierno del marxista de Salvador Allende no era la democracia liberal. Segundo, Lagos fue parte del gobierno marxista ya no se acuerda que los terroristas había amenazado a los jueces de la Corte Suprema. 
    Ahora bien, quiero analizar las palabras que dijo Andrés Allamand; la diputada comunista, Carmen Hertz y el cientista político, Hernán Larraín Matte, actual jefe de Evolución Política (Evópoli).            Partamos por el último, Hernán Larraín, hijo del actual ministro de Justicia, quien dijo: “Me distancio de una mirada tan crítica como la que expone, pero comparto la necesidad de, en forma reformista y gradual, estar cuidando nuestra democracia y sus instituciones para no repetir heridas del pasado. Compartimos la necesidad de avanzar en acuerdos”. Hay que recordar el presidente de Evópoli y jefe la Fundación Horizontal durante el primer gobierno de Sebastián Piñera que gobernó con las banderas de la Concertación, él junto con otros académicos escribieron la Carta Pública “A 40 años: una declaración generacional” por la Democracia y de los Derechos Humanos, en que encarecía a los partidos Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional, que sacaran el artículo donde celebraba la gesta heroica en que pueblo y las Fuerzas Armadas impidieron la instalación de una dictadura comunista. Fue una rebelión ante gobierno que salió de la ley y la Constitución, y que llevo al país al borde de una guerra civil. RN se cambió sus principios a la luz día, mientras la UDI lo hizo a escondidas el año pasado. Todo por la reconciliación. Ambos partidos enfatizan la defensa de los derechos humanos, mientras no se dan cuenta a los presos políticos militares se les viola los derechos en democracia a la vista de todos. La izquierda sembró odio y cosechó tempestades. Si el presidente de Evopoli hubiese estado en la UP, estaríamos como los venezolanos dialogando en una sociedad comunista. Se hace leso del ejército paralelo que tenía Allende. Tal vez cree es una leyenda negra contra el socialismo chileno o una leyenda urbana. El escritor Jorge Edwards milita Evópoli y él ha dicho que no es un converso. Por ese, ese partido es de izquierda. 
    Ahora bien, poner las palabras de Allamand y Hertz digamos que es un verdadero contrapunto, si vemos que lo  hicieron ambos en la Unidad Popular. Me extraña que nadie se haya tomado el trabajo de hacerlo. Sus palabras actuales carecen de significado. También aparecieron las palabras del socialista, José Miguel Insulza y de Heraldo Muñoz, quien quería esclavizar a los chilenos por estómago en tiempos de la UP. 
     Allamand sueña con la democracia de los acuerdos o “acuerdos nacionales” de los noventa, donde la derecha lo que hizo fue ceder ante la Concertación: “en avanzar gradualmente en temas concretos de gran preocupación ciudadana”. El ex ministro de Defensa del primer gobierno de Piñera no le saco en cara a Lagos, que la Unidad Popular quería instalar una dictadura comunista. Ya no existía la democracia liberal. Allamand durante la UP se cambió al Liceo José Victorino Lastarria para combatir el marxismo. Después de la caída de Allende, cuando estaba prohibido publicar libros, él escribió la historia novelada No virar al Izquierda. En un párrafo afirma: 
   “La oposición sigue creyendo que el poder político surge de los votos exclusivamente. Siguen creyendo que el poder político es una resultante de las elecciones, mientras la UP se caga en las elecciones y desarrolla un poder político cada vez más poderoso, expresada en toda (una) cantidad de organizaciones (...) Sin los militares la UP no cae (...) Hay que presionarlos, obligarlos a intervenir. Hacer que se decidan. Si no lo hacen no la contamos. Nos friegan de todos modos”. Agrega: “(Los militares) actuarán cuando el caos sea total. La toma del liceo es nuestra cooperación al caos”.
    Lo importante era que Chile no cayera bajo una dictadura comunista. Allamand culpa a los militares.
  La diputada comunista, Carmen Hertz dijo: “El 11 de septiembre se incuba precisamente por los sectores que estaban siendo tocados en sus privilegios (…), lo que ocurre hoy es distinto”. Agrego que la desconfianza en las instituciones es “preocupante y peligroso para la democracia”. Gracias a la diputada de Renovación Nacional, Camila Flores descubrimos que la abogada de los derechos y partidaria del grupo terrorista Frente Patriota Manuel Rodríguez, en tiempos de la nefasta UP ella militaba el grupo terroristas Mir y llamaba a la vía armada. Mientras Allamand estaba en el liceo Victorino Lastarria luchado contra la UP, la joven Hertz desde la radio El Loa, en Calama 1973 llamaba: “Debemos tomarnos Codelco por la Fuerza. Y asesinar a quien se oponga”. ¡Qué empática! Ella era partidaria de la vía armada y de instalar una dictadura comunista matando, naturalmente, a todo quien se oponga. No era partidaria de la democracia liberal, sino de las llamadas ‘democracias populares’ o dictadura del proletariado, donde el único partido es comunista. Eso confirma lo que tantas he dicho. 
    Los abogados de derechos humanos de izquierda no aparecieron cuando la guerrilla o los terroristas actuaban. Cuando éstos perdieron por los militares, entonces recién ahí hablaba de los derechos humanos. Tampoco se querellaban ante la justicia por los crímenes que cometían los terroristas estando los militares en el gobierno. Siempre ha estado deformado el tema de los derechos humanos. 
   Sólo una persona acomplejada le creería todo a la izquierda. 
   Varias veces he usado la expresión ‘punto de no retorno’, diciendo que la izquierda llevo al país a esa situación. Y dichas palabras quien mejor la manifiesta es el ex presidente de la República y presidente del senado en aquella época, el demócrata cristiano Eduardo Frei Montalva, en la conocida Acta de Rivera, donde los grandes empresarios le fueron a pedir ayuda, a los cual él les dijo con impotencia: "Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema sólo se arregla con fusiles... les aconsejo plantear crudamente sus aprensiones, las que comparto plenamente, a los comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, ojalá hoy mismo". Así llegamos a un punto de no retorno, donde la única salida era la fuerza de las armas.
  Después de la batalla, todos son generales.

Etiquetas: , , , , , , , ,

miércoles, marzo 20, 2019

A las feministas de izquierda no les interesa las mujeres


 

   Antes del 8M o “Huelga general de mujeres” o del “Día de la Mujer” hubo interesantes declaraciones, que nos indican hacia a dónde va Occidente. Hace tiempo que veo televisión, ya sea los canales nacionales, ya sea los extranjeros. Tampoco voy al cine. Lo último que vi por el cable eran las series de detectives navales NCIS y la serie Los agentes S.H.I.E.L.D, que es una ramificación de la película de The Avengers. Relacionado con esta última, esta película La capitana Marvel. No he visto la película, sin embargo, escuché los comentarios por diversos canales de Youtube.
    La actriz Brie Larson que había ganado previamente un Óscar dijo que en su gira para promocionar la película no quería hombres blancos la acompañaran. Es racista. Es una feminazi. En el tráiler que fue comentado, hay una escena en que la heroína en el metro le pega a una mujer de más edad, que supuestamente representa a una alienígena. En realidad, esa anciana representaba a las mujeres del pasado.
    Pues bien, relacionado con esa escena, la diputada comunista, Camila Vallejo contó que cuando estaba haciendo campaña con su embarazo, en la comuna de La Pintana, una señora dijo: “cómo se te ocurre postularte al Congreso, dedícate a ser madre”. La diputada califico el comentario de machista: “Yo ahí quedé sin palabras, me sorprendió tanto ver que el machismo estaba impregnado a tal nivel en nuestra sociedad, y que no es patrimonio solo de los hombres". La señora no estaba haciendo una afirmación machista.
    Todas las grandes civilizaciones que conocemos, han tenido como la base que la mujer cuide a los hijos, mientras los hombres hacían la guerra o construían reinos o imperios. Cuando hay choque de civilizaciones, lo primero que atacan son a las mujeres como lo vemos actualmente en Europa, donde los migrantes violan a las mujeres locales.
   Por su parte, la diputada de Revolución Democrática, Maite Orsini manifestó en una entrevista que: “Hay un sector conservador y machista que no le importa mi trabajo y solo busca asociarme con un hombre”. Ella cuenta en la entrevista que ha sido bombero y ha jugado fútbol. Ambos nichos dominados por hombres. Si se metió a bombero, solo haga su trabajo. Muchos hombres se han metido en ese servicio, y no andan pidiendo reconocimiento público. Hacen su trabajo anónimamente sin buscar fama y gloria.
   Una cuñada jugaba fútbol con su grupo de amigas y no andaba diciendo: “reconózcanme”.
    La diputada Osini desea instalar el comunismo en la comuna de Huechuraba.
   El diputado Gabriel Boric se molestó, porque varios parlamentarios de la UDI lo llamaran a que tuviese una actitud varonil, después de que la Comisión de Ética lo sancionará por el asunto de la polera, donde aparecía el senador de la UDI asesinado, Jaime Guzmán: “al menos por una vez en su actuación política, asuma una actitud varonil y declare lo que piensa del crimen de Guzmán (…). Le exigimos consecuencia, hombría y sinceridad en sus declaraciones para la opinión pública y hacia esta instancia”.
    Gabriel Boric respondió en su descargo por escrito: “rechaza que se le exija ‘hombría’ y que ‘asuma una actitud varonil’, ya que estas frases asocian el comportamiento masculino al correcto actuar ético y representan una actitud discriminatoria hacia lo femenino, perpetuando estereotipos de género que disminuyen a las mujeres”. Existen hombres y mujeres. De dónde saco que una actitud varonil discrimina a las mujeres. Los políticos de izquierda no entienden que los hombres y mujeres son distintos, lo que no significa violar la igualdad ante ley. Quizás se presente para la próxima elección parlamentaria como un trans Boric o disfrazado de mujer igual que el político de Evópoli, Felipe Kast para “el día de la mujer”.
     A mí no extraña que el petitorio de las mujeres que marcharon por la Alameda del 8M pasado concuerde con la agenda de la izquierda : denunciar la justicia patriarcal y racista, fin de las AFP, nueva Ley de migración con derechos con enfoque de género y derechos; “Construir memoria feminista, antirracista, antipatriarcal, anticolonial y anticapitalista como herramienta para las luchas y resistencias “, desmilitarización en Wallmapu; justicia para Camilo Catrillanca y educación como derecho social, entre otras cosas. Pues bien, para las tomas feministas que hubo el año pasado, el historiador conservador Gonzalo Rojas escribió una breve columna titulada Gracias por hablar claro, en que la comenta el texto “Diálogos Feministas Fundación Nodo XXI” publicado en El Mercurio y firmado por 18 mujeres, entre las en que se encontraban Nelly Richards, la actual vicerrectora de la Universidad de Chile, la periodista Faride Zerán; la novelista Diamela Eltit casada con el allendista y socialista, Jorge Arrate y la ex candidata a la presidencia del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, entre otras. El historiador muestra que a las feministas de izquierda, que a ellas no les interesan las mujeres, sino el cambio del modelo económico. Observa, asimismo, que las mencionadas festejan la toma en las universidades, aun cuando tanto administrativos como profesores no pueden hacer su trabajo. Y lo peor, son agredidos por pensar diferentes.
   En una parte del texto feminista afirma:
    “construir agencia política capaz de entrar en diálogo y contradicción con el poder y de incidir políticamente sin renunciar a la rebeldía feminista y a su potencia disruptiva; avanzar en una articulación socialmente anclada, que convoque a las mayorías sociales golpeadas por el neoliberalismo; tensionar las prácticas e idearios de las organizaciones sociales y políticas: sindicatos, partidos, movimientos; ampliar y profundizar nuestra restringida y elitaria democracia y transformar la política reconstruyendo su vínculo con la sociedad, son algunos retos que abre esta movilización social”.
         Esas mujeres mencionadas habrán votado por Bachelet y la Nueva Mayoría. Y aun así, no se dan cuenta estas intelectuales que la mayoría de los chilenos rechazaron el camino de la izquierda. ¿     No escucharon la expresión “Chilezuela”?
    Esas mujeres son sensibles y empáticas que no les importó que el país se estancará económicamente, que bajara la inversión, que aumentara el desempleo y la burocracia bajo el segundo mandato de Bachelet: “En estos caminos feministas nos encontraremos desde nuestros distintos campos de acción y lucha, desde las universidades, las escuelas, las organizaciones de trabajadoras y trabajadores, desde la cultura y la comunicación, desde los movimientos y los partidos políticos y desde las luchas antineoliberales por la recuperación de los derechos sociales y contra la precarización de la vida y el trabajo”. Las feministas de izquierda son liberticidas.
   Las mujeres feministas y los hombres de izquierda siempre enfatizan lo colectivo por sobre los derechos individuales. Así hay un grupo o colectivo para cada demanda. Eso supone que no aceptan puntos de vistas diferentes. De ahí, por ejemplo, que no tomen en cuenta las opiniones de la mujeres que están en la derecha. Para la aprobación de la aborto por tres causales, la no médico Michelle Bachelet no les importo un comino las opiniones de las mujeres médicos que se oponían al aborto.             Ese énfasis por lo colectivo me recuerda a uno de los villanos de la serie Star Trek, a saber, los Borg son mitad máquina con poco de humanidad. O sea, esa raza representa el transhumanismo, la cual forma parte de la agenda de la ONU. Ellos manejados por una mujer, una especie abeja reina. O la reina de la serie ‘V’.
   Una expresión frecuente que usan las mujeres, independiente, de que sean de izquierda o derecha, sobre todo, en política: “la sociedad nos exigen más”. Da la impresión con esa tipo de declaración quieren verse como víctimas. Ni los hombres o a la sociedad le andan exigiendo. Lo único que le piden es que si asumen un rol, un papel o un cargo para ser los más claro posible, asuman tal papel, el cual tiene obligaciones o deberes. Un mal ejemplo lo dio Michelle Bachelet en su segundo mandato que, cuando metía la pata se escudaba en que ella era mujer, olvidándose que estaba metida en cargo. Ella siempre poso como víctima para no asumir sus responsabilidades. Fue más descarada, cuando presentó la querella a la revista Que Pasa como persona natural y no como Presidente de la República, a quien los medios tienen derecho a investigar. Bachelet no era dona Juanita dueña de un almacén de barrio. Sebastián Dávalos obtuvo el millonario préstamo de Andrónico Luksic para hacer el negocio en Malachí, por ser hijo del Presidente de la República.
    En la reciente reunión de la ONU-Mujer, que se realizó en Nueva York, la diputada de Renovación Nacional, Francesca Muñoz dijo: "Soy mujer, soy 'provida' y vengo a hablar en defensa de millones de mujeres que no nacieron porque algunas, no todas, no han sido capaces de defenderlas desde el vientre de la madre. Aún peor, impulsando políticas públicas que las entregan a procedimientos tortuosos para arrancarlas del vientre, destruyéndolas",
   Agregó: "mi Constitución chilena dice que el artículo 19 la ley protege la vida del que está por nacer y si vamos a hablar de legislar a favor de la mujer, empecemos por dejarla nacer".
     La política de derecha recibió tibios aplausos, según informa la prensa.
    La diputada socialista, Maya Fernández dijo en la ONU: "En Chile tenemos un Congreso diverso y, en ese sentido, debo decir que somos varias las diputadas presentes que no compartimos la opinión de la diputada que me antecedió". Una cosa es admitir que el Parlamento es variado, y otra cosa es reconocer la diversidad. Para los progresistas por ellos, que no existiera la posición defendida por la diputada de Renovación Nacional. Después de todo, la tilda de reaccionaria y fundamentalistas.
   Las feministas tienen pintan de hombres o son trans género.
   En Occidente, los hombres se han feminizado y las mujeres se han masculizado. En el caso de los hombres, tendríamos que mirar a las mujeres eslavas que manejan la espada de los cosacos rusos. Las feminista de izquierda lo que menos tienen es de lo femenino.
  Yo esperaría que un líder político mujer que me represente sólo defendiese la igualdad ante ley, que al femicidio lo llamara homicidio, que fuese contraria a la discriminación positiva y a las cuotas en todos los ámbitos. Y por último, que fuese contraria al ministerio de la Mujer, pues es una abierta discriminación hacia los hombres.
    Casi se me queda en el tintero. A mediados de los noventa tuve clases con el profesor y doctor en filosofía de la Universidad de Oxford, Miguel Orellana Benado , quien escribió el libro Pluralismo: Una ética del siglo XXI. Recién me entero que fue el supervisor de la tesis para doctor de Renato Garín de Revolución Democrática. Según Orellana, ahora no había que emplear la palabra ‘hombre’ para referirse indistintamente a las mujeres y los hombres, pues era propio del siglo XIX. A las feministas no les gustaba. Ahora, entonces, había que usar la expresión ‘ser humano’ para nombrar hombres y mujeres. Lo que menos esperaría que alguien con un doctorado se arredré antes las feministas. Por eso, no tomo en cuenta los post títulos. Hace tiempo que hacen agua.
    A las feministas de izquierda lo único que les interesa es la ideología, no los hechos o verdades que desmienten o refutan su ideología.

Etiquetas: , , , , , , , ,

sábado, marzo 09, 2019

Guaidó es chavista



 Juan Guaidó es el hombre del momento en Venezuela. Un héroe de nuestro tiempo. Ha sido reconocido por más de cincuenta países. Muchos tienen esperanza que las cosas cambiaran, cuando él logre tener el poder que no tiene ahora.
    Sin embargo, el actual presidente interino declaró en su cuenta twitter que se declara chavista. Me pregunto cuántos de los que están en la oposición fueron chavistas en su momento: “2/3 Dudo que Hugo Chávez aceptaría lo que Maduro ha traído para Venezuela y la FAN: hambre, violencia, represión y miedo. Maduro ha destruido lo comenzado por la constitución del 99 y promovida por Chávez en el 99 y defendida por nosotros en 2007. 3/3 Luego de tanta destrucción me pregunto: Aprobarían esto quienes creyeron en Chávez? Lo aprobaría su hija?” 
   Me pareció lo más extraño que medios tanto importante como el diario El País de España, El Mundo y LibertadDigital, hayan omitido esa declaración. 
   Me cabe preguntar, si las esposas de los líderes socialistas presos por Maduro fueron chavistas en su en momento, Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López y Mitzy de Ledezma, esposa de Antonio Ledezma. Cabe recordar que cuando vinieron las mencionadas señoras a Chile, estuvieron nada menos que la hija de Salvador Allende, la parlamentaria del Partido Socialista, Isabel Allende. Venezuela está bajo un sistema comunista. Es la copia exacta de la nefasta Unidad Popular marxista leninista, salvo que Allende no pudo ganarse a las Fuerzas Armadas.
    Al mismo tiempo Guaidó presentó su programa para levantar el país en la Universidad Central de Caracas: “El Plan País”. Dicho plan consta de tres áreas: Social, Económico y Petrolero. El objetivo es, pues, "la reestructuración de Venezuela en materia energética, agroalimentaria, económica, social, seguridad y defensa". 
    Para el Panel Social tiene pensado "El plan establece garantizar al menos 12 productos alimenticios como arroz, harina de maíz, pasta, proteínas como pollo, azúcar, leche". O sea, es el Estado el que proveerá de esas cosas a los venezolanos y no los empresarios motivados por su propio egoísmo. 
    Para el Panel Económico tiene pensado simplemente en gastar: Pretender incentivar la producción nacional, esto es, expandiendo el gasto fiscal, el cual será financiando con capital extranjero. "No vamos a reducir el gasto, no vamos a vivir en austeridad, vamos a un programa de expansión para reactivar la economía venezolana". 
   Una cosa rescatable. Pretender levantar el control de cambio, para que los venezolanos compren los dólares que quieran. 
    El propósito es pasar de un Estado Empresario a un Estado Social. 
    Guaidó promete más socialismo a los venezolanos. Si Guaidó se declara chavista, es porque comparte la ley que sacó Chávez para expropiar la propiedad privada conocida como “Ley de Propiedad Social”, en el 2009. Ahora bien, esa ley afirma: "declarar la utilidad pública y el interés social de bienes, materiales e infraestructuras que se determinen susceptibles de ser declarados de propiedad social, para asegurar la producción socialista". Todo por el llamado ‘Interés Social’. A lo anterior, bajo el pretexto del interés nacional también pueden caer en manos del Estado. La mencionada ley chavista sobre la propiedad social, ¿no les recuerda que en la constitución socialista que Bachelet quiso sacar en su segundo gobierno la propiedad privada tendría una función social? Esa idea la defendían tanto el Partido Comunista como la Democracia Cristiana. 
   En el 2007, Hugo Chávez afirmaba: "No se trata de estatizar toda la economía... No, nuestro socialismo acepta la propiedad privada. Solo que esa propiedad privada debe estar en el marco de una constitución y unas leyes y de un interés social". 
    Apenas elegido como diputado, según nos informó un medio, estuvo en Chile pidiendo ayuda, cuando murió Hugo Chávez y le sucedió Nicolás Maduro. 
   Según cuenta el medio, los socialistas no lo tomaron en cuenta. Manuel Avendaño , coordinador internacional de su partido Voluntad Popular manifestó: “El Partido Socialista estaba bien renuente a dar una declaración en contra de Maduro. Me acuerdo que la senadora Allende fue cortés con nosotros, pero no nos dijo nada bueno ni nada malo. En ese momento los socialistas no estaban en la línea de criticar a Maduro y varios daban las elecciones de Venezuela como legales. También nos acercamos al presidente del PC, don Guillermo Teillier, que estaba en la comisión de Relaciones Exteriores, y aunque fue cortés con nosotros tampoco nos dijo nada”. Obvio, si lo apoyaban hasta hace poco. Además, el PC apoya la dictadura cubana y a Maduro. 
    Asimismo, nos cuenta que en la antesala de las primarias del 2013, Guaidó y Avendaño quisieron reunirse con Michelle Bachelet, Andrés Velasco y Claudio Orrego. ¿Por qué? Afinidad ideológica. Con todo, ninguno de los tres los recibió. Se nota que no conocen a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, que lo que único que conoce es el comunismo. Socialista atraen socialista. Ley de la atracción. 
    En la revista mexicana Letras Libres, el mexicano de izquierda,el periodista Ricardo Dudda escribe el artículo Venezuela y la izquierda anti-chavista, en que le molesta que identifiquen a la izquierda con el chavismo o “Socialismo del siglo XXI”: “Es cierto que la derecha explota el tema de Venezuela para atacar a la izquierda. Pero la mejor manera de evitar esto es simplemente no defendiendo a un dictador durante años simplemente porque se autodenomina de izquierdas”. Nos quieren convencer que Maduro no es izquierda. El columnista afirma que el gobierno de Maduro califica a la oposición venezolana de ultra derecha, cuando “en realidad socialdemócratas, pero antichavistas, claro: Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López y del presidente interino Juan Guaidó, forma parte de la Internacional Socialista desde 2014)”.
    A la izquierda el gobierno de Maduro les trae mala publicidad. Les molesta más el chavismo que la dictadura comunista que hay en Cuba. Y no hay que olvidar, que Venezuela es manejada desde Cuba. De lo contrario, le pondrían el mismo empeño en sacar a los gobernantes actuales de la isla-cárcel, cosa que ni la Unión Europea hace. Después de todo, cuando arrestaron ilegalmente al general Augusto Pinochet, en Londres, el dictador comunista Fidel Castro estaba con el primer ministro español, José María Aznar. 
   El ex canciller del segundo gobierno de Michelle Bachelet, Heraldo Muñoz sostiene que hay contradicción en condenar el gobierno de Maduro y defender el Gobierno cívico militar chileno, cuando sabemos que éste fue pedido mayoritamente por la ciudadanía, porque no querían vivir bajo una dictadura comunista de corte cubano. A lo más chilenos llegamos a la situación que ha vivido Venezuela por 20 años. Nosotros lo vivimos en tres años: “tanto en la UDI como en RN, todavía hay parlamentarios, dirigentes que siguen reivindicando la dictadura y a Pinochet, y eso es una enorme contradicción. No puede ser que hablen de democracia y derechos humanos en Venezuela, y acá digan que la dictadura, con sus crímenes, es parte de la diversidad de la derecha, eso es inaceptable”. Es una contradicción y desfachatez que un ex revolucionario marxista que formo parte del gobierno de Salvador Allende que quiso instalar la dictadura del proletario o una dictadura comunista, hable de democracia y derechos humanos. A las dictaduras comunistas las llamaba democracias populares. En éstas últimas creía el señor Heraldo Muñoz, quien, además, en la UP oficiaba por así decirlo de comisario de las JAP (Juntas de Abastecimiento y Precios), que tenían por objeto esclavizar a la población a través del estómago. Desde luego, ningún político o académico que se diga de derecha le va a sacar en cara el ex ministro de Bachelet, salvo un chileno decente en su cuenta twitter. Dicho de sea paso, ahora Wikipedia borró del historial de Muñoz en la que se refería la parte en que fue Supervisor Nacional de las Tiendas del Pueblo (Almacenes del Pueblo). Lo que más enfureció a los chilenos que ya no podían comprar en efectivo. La Venezuela de Chávez saco la versión del JAP chilena. A estos políticos fracasados generacionalmente, hay que encararlo tal hizo la diputada de RN, Camila Flores a la diputada comunista y ex Mir, Carmen Hertz. Dejarlos entre la espada y la pared. 
   Al ex canciller Heraldo Muñoz se le puede calificar de traidor a la patria, luego que reconoció que el gobierno sabía de la llegada de los haitianos entre gallos y medianoche. 
   El presidente interino no trae para Venezuela ningún plan al estilo de ‘El Ladrillo’ de los Chicago Boys chilenos, ni tampoco trae un plan para disminuir la inflación, ni garantizar la propiedad privada. Su único objetivo es el poder y mantener al legado de Hugo Chávez.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

jueves, febrero 28, 2019

Verdad, posverdad y fakenews



    Supondré que vivimos bajo un régimen de libertades y que cualquiera a la luz de su razón puede diferenciar la verdad y la falsedad. Por tanto, supongo que hay una verdad independiente de mi subjetividad o independiente de la raza o sexo. Supondré, además, que tenemos libertad de expresión, que es una extensión de la libertad de conciencia. 
   La definición clásica de la verdad es que los enunciados o palabras se corresponden con la realidad. Sin embargo, antes que cayera el Muro de Berlín un grupo de filósofos comenzó a socavar que hay una tal verdad. A comienzos de los noventa interrumpieron con fuerza en Occidente la llamada filosofía postmodernista, la cual renegaba de la verdad. Y ahora en vez de la verdad se hablaba de relatos. En una sociedad existían diversos relatos. Entonces, empezamos a escuchar que cada grupo tenía su “verdad”. Cada sector político tiene su “verdad”. Los grandes relatos habían provocado conflictos.
    El filósofo norteamericano de esa corriente, Richard Rorty lo sintetizó así: "Nosotros . . . [deberíamos] abandonar la teoría de correspondencia de la verdad, y comenzar a tratar las creencias morales y científicas como herramientas para alcanzar una mayor felicidad humana, en lugar de representaciones de la naturaleza intrínseca de la realidad”. 
    Asimismo, para los filósofos posmodernistas, los seres humanos estamos condicionados por la cultura y el lenguaje. Para ello, el filósofo francés Foucault se basa en la pintura del pintor Magritte, de 1966, en la que aparece una pipa en un pizarrón con la frase “Esto no es un pipa”. A partir de entonces, las imágenes no se corresponden con las palabras y éstas no se corresponden con la realidad.
      Hay que cambiar el lenguaje. De ahí derivamos al diccionario de la diversidad sexual promovida por los grupos LGBT. La Ley de identidad de género promulgada el año pasado, que se basa en que el sexo de una persona es una opción subjetiva, no objetiva: "se entenderá por identidad de género la convicción personal e interna de ser hombre o mujer, tal como la persona se percibe a sí misma". Dicha ley está equivocada, pues la medicina forense se basa en el esqueleto para diferenciar el hombre y mujer . Por tanto, estoy diciendo una verdad. La estructura ósea es diferente entre hombres y mujeres. En inglés hay dos siglas para referirse al cambio de sexo: Male to female (MtF) y Female to Male (FtM). Por mucho que se operen y se pongan hormonas en nada va cambiar el esqueleto. Los hombres tienen brazos largos y manos grandes, las mujeres, no. Las mujeres tienen cadera, los hombres, no. Los hombres tienen la espalda, recta, las mujeres, no. Las mujeres no tienen el cinturón de Adonis. Los hombres tienen una mirada profunda, las mujeres. Si ven, por ejemplo, una actriz, una modelo, una cantante, una deportista con el mencionado cinturón, téngalo por seguro que es hombre. Les recomiendo que vean los canales de trans investigación , ya sea en inglés o castellano de Youtube.
     Al mismo tiempo que escuchábamos que cada cual tiene su verdad, en otro plano, la izquierda intenta imponer su “verdad oficial” basada, naturalmente, en mentiras de la historia reciente. Dicho de otra manera, mientras se fomenta más el relativismo, éste último se convierte en absolutismo. Sólo es verdadero lo que la izquierda establece.
    En el ámbito la ciencia, escuchamos hablar del consenso, como si la verdad necesitase del consentimiento de dos partes o múltiples lados.
    Lo importante es repetir una mentira, hasta que se crea que es una verdad. La llamada “verdad oficial” es lo mismo que lo se conocemos ahora como posverdad, que es la definición que estableció la Real Academia de la Lengua Española, en el 2017: «el potencial [....] que la retórica tiene para hacer locutivamente real lo imaginario, o simplemente lo falso». Que dicho de manera más coloquial sería “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Además, apela a las emociones, creencias y deseos del público. O sea, la posverdad es propaganda. 
   El ministro de Propaganda del régimen nazi, Joseph Goebbels ya lo decía: “Una mentira repetidamente adecuadamente mil veces se convierte en verdad”. 
   Sin embargo, antes de Goebbels ya el líder del Partido Comunista Ruso o Bolchevique y fundador de la ex Unión de República Socialista Soviéticas (URRS), Vladimir Lenin lo había dicho: “Una mentira repetida muchas veces se convierte en una gran verdad”. 
   Ambos regímenes tenían varias cosas en común. Pero ese no es el tema. 
   A raíz del fallo de ministro Madrid por el Caso Frei, me llamó la atención, que el diputado Walker de la Democracia Cristiana, dijera que el juez estableció una verdad histórica. Tenía entendido que era tarea de los historiadores era establecer tal como los hechos acontecieron y no los jueces. Desde hace buen tiempo es así en el país. Los jueces en los llamados casos de derechos humanos se dedican establecer una verdad, cuando dictaminan sobre presunciones y falsedades. Por ejemplo, la primera condena que recibieron el general Manuel Contreras y el brigadier Miguel Krassnoff, entre otros, fue que habían secuestrado a la terrorista del Mir, Diana Aron. Recuérdese que los jueces fallan por delito ficticio, a saber el secuestro permanente. Según cuenta, Hermógenes Pérez de Arce, la mentada terrorista murió en un enfrentamiento, nunca fue apresada. 
    Los historiadores que no son izquierda se les tienen amenazado por leyes mordaza. Cárcel a los historiadores como en Europa por no aceptar la “la verdad oficial”. 
    De la posverdad llegamos a la fakenews, que en castellano significa noticias falsas. A quien dice la verdad se le acusa de difundir noticias falsas. En el último mandato de la comunista Michelle Bachelet abundaron ese tipo de acusaciones contra los medios que destapaban algo relacionado con el Presidente de la República. Desde el caso Caval hasta la compra de terrenos para hija de Bachelet, en Dominga. La ex mandataria acusaba a tal o cual medio de difundir fakenews, cuando tal medio decía la verdad. Incluso se querelló contra la revista Que Pasa por difundir el negocio de su hijo, Sebastián Dávalos y su nuera Natalia Compagnon por la compra del terreno en Malachí. 
   Cuando se firmó el Pacto Migratorio de las Naciones Unidas, que perjudicará a las naciones, la canciller alemán Angela Merkel acuso a quienes se oponían a ese pacto de difundir noticias falsas: "Todos sabemos que la inmigración ilegal, debido a las diferencias en las oportunidades de desarrollo en el mundo, genera grandes miedos en nuestros países. Y ahora los detractores de este acuerdo están utilizando estos miedos para difundir noticias falsas". En realidad, los defensores del tal pacto no estaban diciendo la verdad. 
   La revista mexicana Letras Libres entrevistó al periodista español, Arcadi Espada . Es interesante. Cuando le preguntan por la fakenews, él responde: “Las fake news no son de ahora. Están asociadas a la historia de nuestro oficio. Las palabras sirven para mentir también”. 
   Mientras escribo esta entrada, me acordé de la transmisión radial “La Guerra de los Mundos”, que ocurrió previó a la Segunda Guerra Mundial por el director Orson Wells. Por un canal de Youtube, me entero que los ingleses ya habían un transmisión que provocó pánico entre la población. La izquierda chilena cuando murió Allende, hizo una fake news, acusando a los militares de haberlo asesinado, del mismo modo con la cantidad de muertos que fallecieron después del 11 de septiembre.       Luego le pregunta de la relación entre el relativismo y la posverdad: “Sí, pero ahora hablamos de la posverdad, asociada en gran parte al triunfo del relativismo. Porque la posverdad no es solo mentir”. A lo responde el periodista español: “Sí, es la euforia del posmodernismo. La vulgarización de lo que los filósofos posmodernos llevan años diciendo”. 
  La posverdad es una consecuencia de las ideas de los filósofos posmodernos. 
  El representante de Letras Libres le pregunta si las personas están hastiadas de la fakenews y de la posverdad: “Hay hartazgo de posverdad y fake news”. Arcadi responde así: “Llevo veinte años, antes de una manera más solitaria, subrayando la importancia de la verdad en la vida pública. Esa importancia me la discutían muchos. La gente al final se ha dado cuenta de que una sociedad funciona mal si no distingue bien entre lo verdadero y lo falso”. Hasta aquí todo bien. 
   Sin embargo, el periodista de Letras Libres le saca en cara al destacado periodista español, que él proponía un ministerio de la verdad. Y lo defiende: “Sí, claro, el ministerio de la verdad es una necesaria exageración de las cosas para que la gente lea de lo que se trata realmente. Creo que la verdad es un bien al que el Estado no puede renunciar”. 
   Las personas no pueden distinguir la verdad y de la falsedad, para ello requieran que el Estado les diga qué es verdadero. No es la obligación del Estado preserva una verdad. 
    En el ámbito restringido a la literatura, Arcadi Espada acusa que las minoría identitarias están diciendo cómo los escritores tienen que escribir, lo que es una aberración: “los lobbies contemporáneos organizados en torno a las mujeres, los gays… es decir, todo este tipo de minorías identitarias que pretenden decirnos cómo tenemos que escribir los demás”. ¡A lo que hemos llegado!      Las personas por sí mismas pueden diferenciar una verdad. No necesitamos una policía del Pensamiento. Cuando se niega la verdad, entonces, se imponen verdades oficiales, que son falsedades. Como los revolucionarios descritos por el escritor ruso Fiódor Dostoyevski en las novela Los Demonios, que destruyen altares para poner otros.

Etiquetas: , , , , , , , , ,