sábado, noviembre 09, 2019

El país que le gusta a la izquierda



Mientras el país se desmorona rápidamente, sin que el actual gobierno puede detenerlo, conviene describir el mundo que le gusta a la izquierda.

 Si las personas que se identifican con la izquierda fuesen racionales y algo de empáticas, por lo menos uno esperaría que le pidiese a la autoridad del momento de que las turbas fuesen aplacadas, pues así se acabarían los saqueos e incendios. Hay que aclarar que estos últimos son intencionales. Con todo, los políticos de la oposición prefieren ser cómplices de la violencia. Sin embargo, no les importa. Les importa más el accionar de Carabineros que la violencia que desatan los manifestantes en sus marchas que no son pacíficas, ni espontáneas.

En el país que les gusta la izquierda es bueno que las carreteras y autopistas estén bloqueadas.

 Que el comercio cierre a las 3 de la tarde es un buen indicio de la ética por el trabajo que tiene los dirigentes y parlamentarios de izquierda. Después de todo, la Cámara de Diputados aprobó a Ley de 40 horas de la diputada comunista, Camila Vallejo, quien nunca le ha trabajado nadie.

En el país de izquierda, el comercio tiene que parapetarse por temor a que los vándalos dejen destrozos en cada marcha “pacífica”.

Aunque la mayoría del país está en sus tareas habituales cada día, la izquierda quiere hacer creer existe un molestar. Por eso, las marchas. Quieren hacer creer que son mayorías.

En el país que les gusta la izquierda, las personas tiene que habituarse a llegar tarde a su casa o al trabajo, pues como sabemos la principal vía de comunicación de la Región Metropolitana fue dañada en 80 estaciones.

Además, si antes la comunidad tenía un supermercado cerca, ahora tendrá que ir más lejos. Fueron quemados.

En el país que le gusta la izquierda las personas decentes y las fuerzas de la ley no tienen derecho a defenderse de la violencia.

En el país de la izquierda, la excepción se convierte la norma y la norma pasa a convertirse en excepción.

En el fabuloso país de izquierda a sus dirigentes no les importa la educación, ni muchos la salud de sus habitantes, pues sus propias políticas se han encargado de destruirlas.

En el país de la izquierda no existen hombres libres que puedan vivir de su trabajo, sino siervos de la gleba en manos del Estado, mientras a nomenclatura progresista viven como señores feudales.

En el país que desea construir la izquierda se considera una virtud el saqueo e incendiar supermercados, negocios e iglesias.

En el Chile que quiere la izquierda tanto la salud pública como la educación estatal seguirán siendo malas, aunque que lleguen a tener una nueva constitución que asegure el derecho a la salud y a la educación.

En el país que le gusta la izquierda es bueno incitar al odio a través de grafitis como, por ejemplo: “Paco asesino”, “Paco violador”, etc.  Los que promueven las leyes contra el odio, justifican esos grafitis.

En el país que le gusta a la izquierda, los propios dirigentes de ese sector les aseguran que tendrán una pensión digna, cuando no serán dueños de nada, puesto que el derecho a la propiedad no existirá.

En el país que le gusta la izquierda el debate no existe, pues lo que hay es adoctrinamiento en los colegios y universidades.

En el país que le gusta a la izquierda, los dirigentes prometen empleo, mientras hacen quebrar las empresas y crean una gran burocracia que no permite hacer nada.

El país de la izquierda es un manicomio.

Etiquetas: , , , , ,

miércoles, octubre 30, 2019

Los responsables del costo de la vida


   Me alegro el sábado pasado, ver un grafiti en un kiosko cerrado de 2 norte con avenida Libertad las siguientes palabras: “La Tele miente”. Un despierto más. 
  La clase política que tenemos es incapaz de solucionar problema alguno, pues la queja legitima de la ciudadanía la han generado ellos. 
   Vimos la semana pasada, que el Ejecutivo como el parlamento congelaron el precio del Metro de Santiago. Lo más probable es que el día de mañana ante cualquier alza de los precios justa, a los políticos se les ocurra fijar por ley el precio. Eso es lo primero.
   Lo segundo es la llamada ‘Agenda Social’ que más bien es anti agenda social como dijo un youtubers, pues va a generar más desempleo y más deuda pública. El youtubers decía que el presidente Piñera asumió el programa económico de Beatriz Sánchez y del periodista Guillier. Para variar, más impuesto. 
  Lo último es que la Cámara de Diputados aprobó la ley de 40 horas que propuso la diputada comunista, Camila Vallejo, quien nunca en su vida le ha trabajado a nadie, ni tiene la experiencia vital del mundo de la pequeña, mediana y grande empresa.
  Una de las razones de las manifestaciones ocurridas y que siguen sucediendo luego del ataque planificado al Metro con los destrozos que ya conocemos, y el posterior motín que estalló el sábado 19 con la quema de supermercados, ha sido el costo de la vida de los chilenos.
   La vida para el chileno es cara. Y es precisamente a la clase política que nos gobierna desde 1990. Los responsables son los gobernantes que hemos tenido, dos de los cuales usando se han repetido el plato. Ellos son el demócrata cristiano Patricio Aylwin Azócar; el otro demócrata cristiano, Eduardo Frei Tagle; el socialista Ricardo Lagos; la comunista Michelle Bachelet y, por último, el infiltrado en la derecha, Sebastián Piñera Echenique. 
  No sé cómo los militantes de Renovación Nacional dejaron a entrar a ese personaje, quien declaro en un programa de entrevista con el chavista Fernando Paulsen : “Yo no soy de derecha”. Tanto Piñera como Bachelet han gobernado dos veces. No sabemos el final del segundo mandato del actual gobernante. Tampoco sabemos si la Alta Comisionada de las Naciones Unidas se presentará por tercera vez y así terminar “la obra inconclusa de Salvador Allende”. Después de todo, el país estaría alineado con la ONU, que como sabemos desea una dictadura comunista al estilo chino a nivel mundial.
   El político Aylwin lo primero que hizo al asumir el gobierno, fue subirle el sueldo a las personas que iban a trabajar en el Estado. Al parecer, el sueldo que tenían los civiles y militares que trabajaron para el Gobierno Cívico Militar era modesto para su titánica tarea. Al mismo tiempo, tuvimos la primera reforma tributaria. Desde entonces los políticos no han parado en subir los impuestos. La excusa era las supuestas demandas sociales. Empezaron con la consigna “invertir en la gente”, o sea, en ellos mismos. Como si mercado fuese el  malo. 
  Había que subir los impuestos por la paz social. Esa expresión significa extorsión. La ex presidente Michelle Bachelet en su segundo mandato uso esa expresión frecuentemente para que la población aceptara sus nefastas reformas. O de lo contrario, vendría el caos. 
  Las llamadas ‘demandas sociales’ fueron un pretexto para hacer las reformas a la Constitución de 1980. 
  Además, Aylwin es el responsable de la violencia que hay en La Araucanía. Y de la injusticia que sufren los ancianos militares en Punta Peuco. A raíz de la violencia narco terrorista algunos recordaron que éstos últimos no pueden ser juzgados por la Justicia Militar. La razón: Las Leyes Cumplidos.
   Bachelet dijo la semana pasada que las personas que hayan cometido delito los juzgue un tribunal independiente. 
   Bajo el primer gobierno de la Concertación comenzó la corrupción con el desmalezamiento en la refinería de Con-Con. 
  El ex presidente Eduardo Frei Tagle es responsable de nepotismo en la política, pues él elimino la prohibición de poner parientes en el aparato del Estado. Ricardo Lagos que dicta cátedra es el responsable de ese engendro que es Transantiago.
   La no médico Michelle Bachelet en el ministerio de Salud, quien no pudo acabar con las colas en los hospitales. 
   A propósito de los incendios provocados por los narcos terroristas, ya sea supermercados, ya sea hoteles, recuerden que el actual mandatario en su primer gobierno junto con la izquierda modifico La ley Anti terrorista, donde provocar incendios a la propiedad no se consideraría un acto terrorista. 
   La deuda pública que tiene el Estado Chile comenzó en el primer gobierno de Michelle Bachelet, cuando su ministro de Hacienda, Andrés Velasco trasgredió la norma para gastar. 
  Ya que la memoria de los chilenos es corta mencionaremos algunos de corrupción durante los gobiernos de la ex Concertación , a quienes les gustaba botar la plata de los chilenos,como si el Estado produjera riqueza: Digeder, Patio 29, Refinería de Petróleo de Con-Con, Instituto Nacional de Previsión, Emporchi, Servicio Nacional de Aduanas, Fuerza Aérea de Chile, Empremar S.A., Oficina Nacional de Retornos, Empresa Nacional del Carbón, Aulas Tecnológicas, Codelco, Empresa Sanitaria de Valparaíso, Dipreca, Conadi, Instituto Nacional de la Juventud,Junaeb, Casos Copeva, Mop-Gate, Inverlink, Puente Loncomilla, Gescam, etc. 
   La clase política que tenemos están mediocre que no asume las responsabilidades de sus fracasadas políticas. Eso lo vemos en la actual oposición, quienes luego de apoyar la “retroexcavadora” no hacen cargo del desempleo, de la falta de inversión. Las tres reformas de Bachelet más importantes fracasaron: la educacional, la laboral y tributaria. Según ellos, Chile iba a seguir creciendo como si nada. 
   Los políticos democristianos Yasna Provoste y Jorge Pizarro; los políticos del Partido por la Democracia (PDD), Ximena Órdenes y Guido Girardi y el senador del Partido Socialista, Carlos Montes emitieron la siguiente declaración como si no hubiera existido el gobierno de Bachelet: 
  "En esta crisis las responsabilidades no son iguales. La actual oposición, el progresismo y la centro-izquierda del país no tienen la misma responsabilidad que el actual gobierno y la derecha. No somos todos iguales. Gran parte de los cambios que el país hoy demanda no fueron posible por un bloqueo permanente de la derecha, que por 30 años impidió mayores avances políticos y sociales. La verdad histórica necesita claridad”. 
   Esos políticos son unos mentirosos.
  Cuando alguien de la derecha habla de la verdad histórica sobre la UP, la izquierda a través de la inquisición progresista encarnado en el Museo de la Memoria. Ellos son responsables encarecimiento de la vida de los chilenos. La reforma tributaria del segundo gobierno de Bachelet sólo la iban a pagar el 1% de la población más rica. Igualmente son responsables de que el sueldo mínimo se haya convertido en el sueldo máximo, gracias a Bachelet dejo las fronteras abiertas. 
   Una medida que realizo Bachelet en el ámbito de la salud y de los Jardines Infantiles, es que tienen prioridad los inmigrantes sobre los nacionales. ¿Les creen a los psicópatas de la oposición que al año mueran 25 mil personas en la lista de espera en los hospitales públicos? Los políticos de la izquierda burguesa (DC) y la izquierda marxista (PPD,PS, Frente Amplio y Partido Comunista) se atienden en clínicas privadas o si no van a los Estados Unidos.
   La extrema izquierda desea utilizar las quejas ciudadanas para cambiar el modelo, cosa que no consiguieron en el último gobierno de Bachelet. Así, pues, la diputada comunista Carmen Hertz : “Es una manifestación de hartazgo por el sistema que impuso la dictadura”. Naturalmente, a los políticos opositores no les importa en los más mínimo el abuso o el mal servicio que ofrece el Estado o que las empresas que aún conserva el Estado tengan deudas. Después de todo, se arregla subiendo los impuestos. 
   Hemos sido gobernado desde 1990 por los gobiernos de la mediocridad .
   La actual clase política es incapaz de resolver los problemas que ella misma ha generado. Ellos no son parte de la solución, sino parte del problema. Por tanto, mi petición como ciudadano es que la clase política se la ponga en receso, hasta nuevo aviso.

Etiquetas: , , , ,

domingo, octubre 27, 2019

Enemigos internos


   El país está siendo atacado por los chavistas, maduristas y, por Cuba. El segundo que manda Venezuela así lo ha reconocido, Diosdado Cabello: “Lo que está pasando en Perú, lo que está pasando en Chile, lo que está pasando en Argentina, lo que está pasando en Honduras, Ecuador, es apenas la brisita. Ahora viene el huracán”. Ese un lado del problema. 
   El otro punto es que la clase política que ha gobernado en estos veinte nueve años es la responsable que el costo de la vida de los chilenos se haya encarecido. No es abuso del modelo tal como los militares lo entregaron, sino el abuso de los políticos hacia las personas comunes y corrientes que valoran el esfuerzo y el mérito.
   Y el último punto tienen que ver con el Instituto Nacional de los Derechos Humanos (INDH) y la Orden de los Jesuitas. Ambas trabajan juntas y han actuado contra la seguridad interna del país. Haciendo un poco de historia. La Orden Jesuita apoyo al gobierno marxista de Salvador Allende y después del 11 de septiembre de 1973, naturalmente, se opusieron al gobierno militar y ayudaron a los terroristas del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Esa fue su labor en defensa de los derechos. Ayudar a quienes destruyeron el país. Recientemente murió un jesuita que fue galardonado por Bachelet por los derechos humanos, José Aldunate Lyon. Y casi al mismo tiempo, la universidad jesuita de Georgetown le entrega a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, un premio por los derechos humanos. Ahí estaba también Hillary Clinton. Si alguien vio el canal Que no piensen por ti, en un comentario se lee algo parecido: “Bachelet y Clinton dos MK-Ultra”. 
   Antes que estallara la Revolución se supo que el INDH junto con el Servicio Jesuita Migrante (SJM) habían entrado al país al militar venezolano, Josue Joanan Niño, quien pidió refugio porque su vida corría peligro. El medio así titula la noticia “Corte acusa al INDH de manipular ingresos de venezolanos a Chile desde Bolivia y Perú”. Eso fue en julio. Fue en la frontera Chacalluta. Según informan, las dos organizaciones quisieron entrar al militar en forma ilegal: “Esto motivó el rechazo la acción constitucional, que resolvió la Corte de Apelaciones de Arica. En el fallo, se señala que el extranjero nunca se presentó personalmente a manifestar su intención de formalizar una solicitud de refugiado. De esta manera se desacreditaron los argumentos expuestos por el Servicio Jesuita Migrante, al cual pertenecería la abogada Brondi”. 
   La ONG Servicio Jesuita Migrantes desde el primer gobierno de Sebastián Piñera es financiada por los contribuyentes chilenos. O sea, tenemos una organización que atenta contra el modo de vida de los chilenos y, además, la mantenemos con nuestros impuestos. 
   En el tráfico humano desde Haití que hubo en segundo gobierno de Michelle Bachelet, no les cabe la menor duda que también estuvieron involucrados los jesuitas. 
   Ahora me acordé, que también en la región de La Araucanía había jesuita haciendo activismo, según denunció un canal de Youtube. 
    Tanto el INDH como el SJM son partidarios de las fronteras abiertas, o sea de la globalización de la ONU. 
   Cuando llegó la segunda oleada de venezolanos, recuerdo haber visto un video por Youtube, en que un jesuita pida no respetar la ley, porque había niños en la frontera. Los jesuitas, en realidad, son el brazo armado de las Naciones Unidas. El Vaticano apoya el Nuevo Orden Mundial. Desde luego, que el pequeño Estado no recibe con brazos abiertos a los inmigrantes de África u otros países. 
  A ambas organizaciones no les ha importado que el país no tenga las condiciones para recibir tantas personas. Se trata de cifras. 
   Ambas son traidores. Aprovechará esta oportunidad para comentar las palabras de dos académicos de la ex derecha que respaldan ingenuamente la labor del Instituto Nacional de los Derechos Humanos. Uno es del Director de la Escuela de Filosofía de la Universidad de los Andes, el doctorado en filosofía, Daniel Mansuy , quien escribió la columna Los derechos humanos del INDH. Todo ello porque la izquierda se opuso a la designación del demócrata cristiano, Sergio Micco: “Todo indica que, para la izquierda, es inaceptable perder el control de una institución pública que sentía como propia. En ese sentido, la elección de Micco es una excelente noticia: en virtud del carácter universal de los bienes que busca resguardar, el INDH no puede ser patrimonio exclusivo de ningún partido o facción”. 
   En primer lugar, el INDH es un patrimonio de la izquierda. En segundo lugar, hay existe una diferencia semántica en lo que se refiere derechos humanos entre la izquierda y la derecha. Para las personas conservadores liberales, los únicos derechos importantes son la vida, la libertad y la propiedad. 
    La izquierda o el progresismo no considera la propiedad como un derecho humano. En el segundo gobierno de Bachelet, en la nueva constitución socialista la propiedad tendría una función social. El Estado expropia sin compensación como en la UP o en la Venezuela de Chávez y Maduro. Para ese sector, cualquier deseo se convierte en derecho. 
    Pablo Ortúzar en su artículo Los chanchos de Orwell sale en defensa del demócrata cristiano: “Quienes han planteado últimamente que Sergio Micco, quien tiene una hoja de vida intachable en el plano de la defensa de los derechos humanos y la democracia, no debería poder asumir el cargo de director del Instituto Nacional de los Derechos Humanos por ser católico contrario al aborto, han cruzado esa línea divisoria”. 
    El señor Micco pertenece al partido que ha apoyado la persecución hacia los militares que nos libraron del comunista y del terrorismo. No sé cuál es su defensa de los derechos humanos. Las feministas de izquierda se opusieron a la designación de Micco por ser contrario al aborto.
    Desde el mismo momento en que se creó el INDH denuncie a través de este blog que era sesgado. Tiene como atribuciones querellarse contra los agentes del Estado que estuvieron entre 11 de septiembre de 1973 y marzo de 1990. No se querellan contras los terroristas y guerrilleros. O con la guerrilla del Mir durante la Unidad Popular. 
  Ambos intelectuales de la ex derecha no conocen el estatuto del Instituto.
   Ambos académicos se hacen los lesos ante la abierta discriminación que sufren los militares ancianos del gulag de Punca Peuco y de otros penales, y que el INDH apoya tal trata desigualdad ante la ley. 
   El INDH es partidario de derogar la Ley de Amnistía de 1978 que como sabemos beneficio a la izquierda. 
   El INDH no va presentar querella contra el terrorista del FPMR confeso y actual diputado del Partido Comunista, Guillermo Teillier, tampoco contra el terrorista y académico de la Arcis, Pascal Allende, y, finalmente, contra el carnicero de Queronque, el terrorista del Mir y ex ministro de economía de Patricio Aylwin, Carlos Ominani. Los derechos humanos han sido pues un simple caballo de Troya por parte de la Izquierda. 
    Ambos académicos de la ex derecha desconocen que el Instituto Nacional de los Derechos Humanos como el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos fueron creados por personas ligadas a los grupos terroristas chilenos, el Mir y el FPMR. 
  El INDH fue creado para neutralizar a las Fuerzas Armadas y de Orden, en primer lugar. Y en segundo lugar, a que la sociedad civil o para ser preciso, para que las personas que no son de izquierda carezcan del derecho ejercer el legítimo de derecho a la defensa. Y por último, neutralizar derecho a ejercer el derecho a la rebelión.
   El INDH defiende a delincuentes y terroristas. No les interesa las personas decentes. Ese organismo fue creado para desarmar a la sociedad civil y a las Fuerzas Armadas, mientras la izquierda hace su Revolución.
 Al INDH no le interesa los daños a propiedad ya sea pública, ya sea privada, pues la izquierda no considera la propiedad como un derecho humano. Por eso, jamás se ha puesto a lado de los camioneros, cuya fuente de trabajo ha sido destruida. Ni menos ahora que personas humildes le hayan saqueado sus negocios. 
  Lo único que le preocupa a esa nefasta institución que al lumpen proletariado y terroristas no les pase nada, si son capturados. Eso lo confirma las noticias que hemos visto desde que empezó el motín. 
   El actual director INDH, Sergio Micco dijo: “No estamos en guerra con la PDI ni Carabineros”. Mentiroso. No van a querellar contra quienes usaron aceleradores para provocar los incendios en los edificios.
    Si Carabineros de Chile arresto a una cantidad de determinadas de personas la semana pasada, la fuerza pública simplemente cumplió su labor. 
   Al INDH como la prensa le interesa no más las balas procedentes de las Fuerzas Armadas y Orden.

     La Orden jesuita tiene que ser expulsada del país como lo hizo el rey español Carlos III. Y el INDH tiene que ser borrado de la faz de la Tierra.

Etiquetas: , , , , , ,

jueves, octubre 24, 2019

La prensa y la realidad


    Pensaba escribir sobre otra cosa. Sin embargo, los hechos del 18 y 19 de octubre me superaron. Primero hay que reconocer que la manifestación que termino en los destrozos del ferrocarril metropolitano o metro no fueron espontáneos. Las evasiones masivas realizadas por los estudiantes del Instituto Nacional fue un pretexto para otra cosa para armar un motín. Una insurrección. La excusa del alza del pasaje no justifica la destrucción. Muchos olvidan que el Metro funciona con electricidad. El metro de Santiago opera con un sistema de las llamadas energía alternativas, que son caras. 
    La bancada del Partido Comunista saco emitió un comunicado donde respalda las evasiones masivas, que desembocaron en la destrucción de varias estaciones del metro el día 18. Total 72 estaciones. Y el día 19 el ataque a los supermercados. El lumpen proletariado desatado. El ataque que sufrió el ferrocarril metropolitano fue planificado. Volvamos a la declaración del PC: 
   “Como bancada del Partido Comunista respaldamos las llamadas ‘evasiones masivas’ convocadas y desarrolladas por estudiantes y ciudadanos ante el alza de la tarifa del Metro de Santiago. Son acciones legítimas de desobediencia civil, una expresión de reclamo acumulado ante el aumento continuo del precio de los servicios básicos, que han encarecido el costo de la vida, especialmente en los sectores vulnerables”.
    La declaración contiene varios errores. Como de costumbre, ellos son los establecen quién está en lo correcto. El paro de los camioneros durante la Unidad Popular no se consideraría como un acto desobediencia civil. El Partido Comunista formo parte la ex Nueva Mayoría que realizó una reforma tributaria expropiatoria, según la cual el 1% más rico de la población la iba costear. Al final, todos la pagamos. Por tanto, no pueden reclamar “el aumento continuo del precio del precio de los servicios básicos, que han encarecido el costo de la vida”. 
   El Frente Amplio meses atrás se había quejado de que acceder a las viviendas o la casa propia era inaccesible, si ellos aprobaron la nefasta reforma tributaria de Bachelet. 
    Desde los noventa, han aumentado los impuestos. Y los gobiernos de Piñera I y Bachelet II aumentaron aún más. O sea, los políticos son los responsables del costo de la vida. 
   Al Partido Comunista no les interesa los sectores vulnerables. Recuérdese que la empresa de contenedores de San Antonio cerró a gracias a su dirigencia comunista. 
    Luego, cuando el día sábado se desató la Revolución y el caos por todo Chile, no entendí porque familiares comenzaron a reclamar el desfalco de Carabineros, los Fondos de Pensiones y los bancos. La prensa puso el tema del desfalco de Carabineros, la corrupción en el Ejército. Los nuevos indignados no se enojan de la deuda millonaria de TVN o de la deuda de Enap. Tampoco se han indignado de los empleados públicos en los ganen el triple de lo que gana la gente en la empresa privada. Los que producen mantienen a los que no producen. Comenzó la nueva indignación a igual que gobierno de Piñera. Es el mismo patrón, pues comenzaron con la calidad de la educación, luego el abuso de la multi tienda La Polar, la desigualdad y para finalmente cuestionar el modelo que nos ha traído prosperidad. Quienes se han encargado de hacer que el modelo falle han sido, pues, los empresarios coludidos con la clase política a través de la “Alianza Publica Privada”, que es una forma de corporativismo. Los grandes empresarios amaban al socialista Ricardo Lagos, quien creador del Transantiago y los empresarios de la Sofofa son los que financiaron la última campaña presidencial de la comunista, Michelle Bachelet. 
   El diario El País de España da una descripción parecida de la razón de las revueltas en Chile:
 “Pensiones indignas, salud precaria, sueldos miserables, educación de mala calidad, licencias médicas por depresión, deuda universitaria vitalicia, sueldos de la élite política, delincuencia sin control, empleos precarios, Pagogate y Milicogate [los escándalos de corrupción en Carabineros y el Ejército, respectivamente]”. 
   Deseo aclarar que la corrupción en Carabineros y en el Ejército se debió que a los altos mandos de ambas instituciones se pusieron al lado de los políticos. Ambas instituciones han sido atacadas sistemáticas en estos veinte seis años de democracia. Por eso, no han respetado a Carabineros. No es por la corrupción. El Ejército ha actuado lo justo y necesario, porque saben que los políticos los van traicionar. 
   Los únicos responsables de lo que describe El País es la clase política que se ha reído de las personas desde 1990. 
    A más de alguno por celular habrá escuchado el análisis del periodista Bernardo de la Maza. Mientras otra persona lo escuchaba, al periodista le salió lo demócrata cristiano, pues dijo que los extremos son malos. Cuando las personas quieren puro orden, saben cómo terminan las cosas. Obviamente, refiriéndose al 11 de septiembre de 1973. Él se olvida del Acuerdo de la Cámara de Diputados de agosto de 1973, en que la mayoría del país llama a las Fuerzas Armadas, porque íbamos hacia un gobierno totalitario comunista a través de una guerra civil. Todavía no se entera de las palabras del presidente de senado, el demócrata cristiano, Eduardo Frei Montalva en Acta de Rivera: “Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema se arregla con fusiles, de manera que en vez de ir al Congreso, debíamos ir a los regimientos. Les aconsejo plantear crudamente sus aprensiones, las que comparto plenamente, a los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, ojalá hoy mismo”. La mayoría de los que murieron después del 11 de septiembre eran terroristas o guerrilleros. El ejército paralelo de Salvador Allende no existió para el periodista De La Maza. Lo que había en Chile hasta la intervención militar no era la democracia liberal. 
    Tanto el ejecutivo como el parlamento congeló la tarifa del metro. Sin embargo, en estos veinte seis años, los políticos jamás han congelado el sueldo. En el segundo gobierno de Bachelet, ella se subió su sueldo y la jubilación de los ex presidentes. Cuando supe lo que hizo el presidente de la República, me dije: “vamos hacia Venezuela”. En cambio, para Hermógenes Pérez de Arce nos encaminamos hacia la argentinización. El hecho es que, a partir de ahora, los políticos van intervenir en los precios por cualquier pretexto. En varias áreas el mercado ha sido intervenido. 
   Deseo citar las palabras del ex bloguero Cuidado por Quien Votas , quien en el otro blog describe el papel de la prensa. 
   “Ya la prensa ha establecido la verdad oficial sobre lo ocurrido estos días: la gente se aburrió de los "abusos". Curiosamente, esta "espontanea" manifestación olvido algunos abusos, como los de los funcionarios de la salud y sus paros reiterativos que afectan a los usuarios; como los del poder judicial, …. deja libres a delincuentes y protege a ultranza sus derechos a costa de los de sus víctimas; los abusos de los parlamentarios ignorantes de izquierda; el abuso del sistema de tombola para acceder a los colegios, que deja fuera al mérito a favor del azar, etc. Pero curiosamente no fueron estos los objetivos de la furia del "pueblo indignado". Solo fueron atacados los símbolos del capitalismo odiado por algunos sectores de la izquierda. Que notable "espontaneidad"! Y los chilenos piden una "vida digna" y golpean cacerolas cuando hoy en Chile nadie ya muere de hambre, más bien hay una epidemia de obesidad, y la pobreza cayo a menos del 8%, muy lejana de aquella que existía en tiempos previos a 1973.Se necesita una vida digna, con un piso que implica el derecho a tener zapatillas Adidas, un LED de 50", un smartphone galaxy 11 y todo gratis por supuesto. Y una pensión que duplique los sueldos sin haber colocado imposiciones durante su vida laboral. Nada más justo”. 
   Como ven la prensa una vez más cuenta un relato alejado de la realidad. Los principales personajes de la televisión son de izquierda. Ni siquiera ahora podemos calificarlos del cuarto poder, pues formar parte del establishment o del poder establecido. Los periodistas progresistas se erigen como predicadores. Por eso, mucha gente, no acá dejo de ver la televisión y prefiere informarse por los diversos canales de Youtube. Sin embargo, esa plataforma no es segura, ya que este año cerraron el canal Conociendo la Verdad (CLA), luego que entrevistaran a una abogada mexicana que criticó la visita de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. La ex presidente comparo el país de los burritos y tacos con Siria, que como sabemos es un país en guerra. 
    A la prensa le interesa más los muertos por balas provenientes del Ejército o Carabineros que los incendios y saqueos con resultado de muerte de personas inocentes, que defienden sus propiedades o los supermercados.

Etiquetas: , , , , , , , ,

viernes, octubre 18, 2019

Liberales devenidos en socialdemócratas


Supuestamente los centros de estudios están enfocados en las políticas públicas bajo ciertas ideas. Los think tank nacieron principalmente en los Estados Unidos, porque las universidades no daban espacio a personas liberales o conservadoras. La hegemonía de la izquierda a través de la cultura. 
   En Chile, el Instituto Libertad y Desarrollo nació porque no había un centro que divulgara las ideas liberales. Estaba el Centro de Estudios Públicos o CEP de los grandes empresarios. La izquierda burguesa o la Democracia Cristiana tenía el suyo. Los partidarios de la ex UP estaban en el Flacso, que es al fin y al cabo, una agencia más de las Naciones Unidas. Bajo el Gobierno Militar el socialista Ricardo Lagos fue su director. Podemos agregar que los ex marxistas de la Unidad Popular contaban, además, con el respaldo de la Iglesia Católica, en particular, los jesuitas a través del Centro Bellarmino y la Academia de Humanismo Cristiano. La ex derecha estaba en desventaja.
   La derecha había ganado la Guerra Fría y los militares chilenos habían refundado y reconstruido el país. 
    La izquierda marxista que luego se transmutó a socialdemócrata bajo los gobiernos de la Concertación. Y volvió a sus andanzas revolucionarias con la Nueva Mayoría. 
   Muchos de los que trabajan en el Instituto Libertad y Desarrollo estuvieron en el Gobierno Militar en cargos menores y mayores. El más emblemático fue el ex ministro de Hacienda del general Pinochet, Hernán Büchi. Además de Cristián Larroulet y su actual director, Luis Larraín. 
    Hace tiempo describí la falta de honestidad de los académicos de LyD, luego del primer gobierno de Sebastián Piñera, cuando el ex director Larroulet dijo que estaban dando la batalla de las ideas. El primer gobierno de la ex derecha se caracterizó por abrazar las banderas del adversario y no hacer lo que hizo la Concertación. Lo que menos fue de derecha. 
   A decir verdad, no sé si llamarlos poco honestos o simplemente oportunistas.
   La política de repartirnos bonos para acabar con la pobreza fue, pues, una idea que partió del sueldo ético familiar. A partir de ahí han surgido una serie de bonos para cualquiera situación. El populismo chileno nació entre el ex Concertación y la ex derecha con el mencionado ayuda. Un ex ministro de Hacienda del segundo gobierno de Bachelet pretendía convertirlo en permanente, aun cuando no hubiese dinero.
   Por mucho que digan que defienden ideas liberales, hacen lo contrario cuando llegan al gobierno. En lo respecta a defender la igualdad ante ley, el Instituto Libertad y Desarrollo se ha cómplice pasivo y activo del atropello que sufren los militares ancianos de Punta Peuco y de otros recintos. El imperio de la ley no existe en Chile. A los sesudos académicos de ese centro de estudios no les importa. Si tanto su actual director, Luis Larraín como la historiadora Lucía Santa Cruz avalan la figura ficticia del secuestro permanente. Además, sólo los militares violan los derechos humanos, no los terroristas o guerrilleros. Los mencionados académicos admiran al traidor, el ex presidente de la República, el demócrata cristiano, Patricio Aylwin. 
   De vez en cuando me doy una vuelta la web de Libertad y Desarrollo para ver si encuentro algo que interesante que comentar. Pues bien, encuentro el informe titulado “Adecuada política fiscal austera 2020” . Sin embargo, basta ver la primera página para darse cuenta que es un insulto a la inteligencia, pues elogia que el gasto haya subido un 3%. Me recordó el ex ministro de Hacienda del segundo gobierno de Bachelet, el demócrata cristiano, Rodrigo Valdes, quien sostenía que estaban practicando la austeridad fiscal, cuando la política era gastar.

    Lo que menos tiene el presupuesto es de austero.
    Tanto el gobierno anterior como el actual y este centro de estudios están insultando a los chilenos, tratándolos de tontos. El Instituto Libertad y Desarrollo lo único que hace a igual que este gobierno es mantener el legado nefasto de las políticas económicas de Bachelet II. 
  Entonces podemos especular sin equivocarnos que, si sale un gobierno de izquierda, va aumentar más el gasto público. Si un gobierno que se dice de derecha eleva el gasto a un tanto por ciento, ¿por qué un gobierno de izquierda se iba inhibir? La Nueva Mayoría fue el producto, entre otras cosas, del gobierno de Piñera que subió los impuestos.
   Un elector de derecha esperaría que un centro de estudios que dice defender a von Mises, von Hayek, entre otros proponga reducir el gasto público con lo cual habría que reducir la burocracia y los impuestos tanto de personas como de empresas. Vemos que hacen lo contrario.
   Creen que aumentando el gasto público a través de proyectos vamos a crecer. O sea, de liberales pasaron a convertirse en keynesianos.
   No nos preocupemos. Soy un alarmista. Un exagerado. Después de todo, cuando este termine el segundo gobierno de Piñera, nos dirán: “Estamos dando la batalla de las ideas”.  

Etiquetas: , , , , ,

viernes, octubre 04, 2019

En manos de psicópatas



 Cuando leí la portada del diario izquierdista El País de España, en la que aparecían las palabras de Christiana Figueres, quien es Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Me acordé que había leído unas declaraciones suyas, que sólo los medios conservadores destacaron. La funcionaria es economista y antropóloga costarricense. Ella dijo la semana pasada antes de la reunión anual de la ONU: “Por fin hay suficiente enfado contra el cambio climático”. En efecto, ello propuso hace tiempo que este reino o mundo tiene que ser gobernado por una dictadura comunista al estilo de Chino. Bueno es el Nuevo Orden Mundial. 
    En el 2015, ella había dicho : “Debemos hacer todo lo posible para despoblar el planeta”. El organismo internacional desea reducir la población mundial al 5%. Por tanto, el resto tiene que ser sacrificado para preservar la vida en la Tierra. Desde luego, que los que piensan como ella no hacen el sacrificio. Dentro de ese grupo encontramos a tanto reyes como empresarios. 
   También ha dicho que la democracia representativa o bipartidista al estilo de los norteamericanos es un obstáculo para alcanzar los objetivos de la ONU. La “Agenda 2030” tiene uno de las metas promover la democracia. Al parecer hay que entender qué significa la palabra ‘democracia’. Si se trata de la democracia liberal, vemos que la palabras Christiana Figueres son un contrasentido. La democracia occidental es incompatible con una dictadura comunista china. Quizás, cuando la ONU se refiere a democracia, está pensando en las democracias populares, que no eran otra cosa que dictaduras comunistas.
   Si en cada país hay un representante de las Naciones Unidas, que está para monitorear la ‘Agenda 2030’, la democracia liberal pierde todo significado, pues no importa quien gobierne, ya que los acuerdos que firmaron con la ONU se convierten en una política de Estado. Votamos, pero nada cambia. 
   En un coloquio con Greg Dalton, fundador de Climate One que se dedica a investigar el Calentamiento Global, le preguntó a la funcionaria de la ONU: “Un tema relacionado con el calentamiento global es la tasa de fecundidad de la población. ¿No es cierto que detener el aumento de la población sería uno de las mejores maneras de detener el aumento de gases de efecto invernadero?
    Figueres respondió: “Obviamente, menos personas ejercerían menos presión sobre los recursos naturales. Las estimaciones sugieren que la población de la Tierra se elevará a nueve mil millones en 2050”. 
   Es más loca esta señora, pues en otra entrevista ella afirmó que la polución mata a personas: "Hay siete millones de personas que están muriendo cada año por la polución del aire, gran parte de esa polución es producida por los combustibles fósiles (…) El poder llegar a una condición de salud pública mucho mejor, especialmente para los niños, es precisamente el motor de fuerza para esa transformación del parque automotor". Entonces, debería alegrarse porque está ayudando al planeta.      Otra muestra de bipolaridad de la ONU, es su preocupación por la esterilización forzada hacia las mujeres. Es un verdadero contrasentido con respecto a agenda. Un mero show para la galería. 
  La solución es que haya menos habitantes en este mundo. Varios científicos han dicho que no hay relación entre la población mundial y el clima. Pese a esa evidencia, no les importa. 
   Además, la ONU desea “una completa transformación económica del mundo”. Llevarnos a una política económica comunista. Lo mismo quiere en Chile la señora Silva Rucks con la agenda 2030 transformar un modelo económico que ha sido exitoso. 
  ¿Cómo la ONU reduce la población? Promoviendo el aborto, la ideología del género. Si nos volvemos más conspiranoicos, le podemos atribuir enfermedades y pandemias. La organización internacional prefiere la homosexualidad, porque así se reduce la natalidad.
   Las Naciones Unidas no cree en los derechos de propiedad. Estos últimos son obstáculos para sus planes. Por eso, en “Evaluación de la Biodiversidad de la ONU sobre Desarrollo Humano de Población” del senado de los Estados Unidos de 1993 señala: “La ONU dice que los derechos de propiedad no son absolutos e inmutables, sino que están allí para la conveniencia de cualquier gobierno que quiere hacer”. Eso coherente con su visión comunista de las cosas.
  Aquí no se trata de argumentos, pues a la ONU no le interesa escuchar. Además, los diversos cargos internacionales los funcionarios más altos que ocupan ni siquiera son electos por los ciudadanos del mundo. Por tanto, mucho menos puede imponer. Así dicen que quieren promover la democracia, cuando es una autocracia. 
   El clima siempre ha cambiado. Sin embargo, los que provocan un cambia climático a la fuerza es simplemente la élite. La ONU y los demás científicos por el llamado Consenso Climático arguyen que los responsables son las personas comunes y corrientes. Hubo dos noticias extrañas. La primera que hubo un tornado en Chile en mayo. Y después hubo un tornado en Grecia. En ambos países ese tipo de fenómeno no es normal. En la película Flash Gordon, el malvado Ming provoca terremotos, huracanes, tormentas como armas para someter a la Tierra
   El gran peligro para la humanidad o la raza humana tal como la conocemos no está en el cambio climático, sino en ese organismo internacional, que se arroja poderes que no tiene.

Etiquetas: , , , , ,

miércoles, septiembre 18, 2019

Entre Bolsonaro y el inserto


     Para las personas bien nacidas en Chile, la respuesta que le dio el presidente de Brasil, Jail Bolsonaro a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Nacionas Unidas, Michelle Bachelet antes del 11 de septiembre son una bendición y un balde de agua fría para la izquierda: “pero olvida que su país no es una Cuba gracias al personal de Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre estos comunistas su padre, militar de la época”. A las personas que son de izquierda, hay decirles las cosas sin anestesia.
    Las palabras de Bolsonaro no sólo cayeron mal a los partidarios de la ex Unidad Popular, sino también a personas que no de izquierda o fueron como los dos conversos Mauricio Rojas y Roberto Ampuero; a los militantes de Evolución Política; al cientista político, Patricio Navia para quien el único problema de Allende era la inflación; a los firmantes de la Carta por la Reconciliación y de los Derechos Humanos. Por la izquierda, a las periodistas del Ciper, Mónica González y Férida Zerán; al terrorista del Mir, Pascal Allende; a los barones del Partido Socialista, Ricardo Nuñez y José Antonio Viera-Gallo; a las comunista Camila Vallejo y Carol Kariola; al actual director del Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos. Casi me olvido del señor José Rodríguez Elizondo.
    La liberal del Cato Institut, la uruguaya Hana Fischer estará con una urticaria al haberse enterado de las palabras de Bolsonaro, pues según ella, que comento el Informe Bachelet sobre Venezuela, aprovechó la oportunidad de calificar de ‘cruel’ el gobierno militar chileno. 
 La ex presidente de la República le espetó al gobierno brasileño “que el espacio democrático se está reduciendo”. Sin embargo, yo que recuerde Bachelet desde que asumió el cargo no ha condenado la dictadura cubana. Muchos aplaudieron el Informe sobre derechos humanos sobre Venezuela, entre ellos mucha gente que comulga las ideas liberales, olvidándose del mutismo hacia la isla cárcel. Igualmente, muchos académicos liberales que le creen que cuento que Bachelet fue víctima, se olvidan que la Alta Comisionada antes de ir Venezuela fue a México, donde comparo el país azteca con un país en guerra como Siria, lo que desató la furia de mexicanos. 
   ¿Por qué el silencio de Bachelet a Cuba? La ONU que dicta cátedra de derechos humanos realizó una reunión de unas de sus agencias en ese país. Me refiero a la Cepal. No sólo estuvo allí su actual directora, sino el mismísimo mandamás de las Naciones Unidas. Obviamente, no se lo ocurrió al jefe de la ONU que el actual regente de Cuba llamara a elecciones libres y que liberaran a los presos políticos. Los negacionistas están en la izquierda. Donde se violaron sistemáticamente los derechos humanos es en el gobierno de la Unidad Popular, no en el Gobierno Militar. Basta leer el Acuerdo de la Cámara de Diputados de agosto de 1973, donde acusa al gobierno de marxista de cometer flagelación y tortura contra los opositores. 
    Para la izquierda, violar los derechos humanos durante el gobierno cívico militar significa que nadie puede matar a la guerrilla o terroristas del Mir, del Frente Lautaro y del FPMR, el brazo armado del Partido Comunista. El Museo de la Memoria están dedicado a ellos y no los asesinatos o personas que fueron heridas por bombas, o por la violencia de esos grupos antes del 11 de septiembre y después. Como de costumbre la prensa se puso al lado de la izquierda. Antes de la celebración del 11 de septiembre leí un titular que rezaba “El último crimen de la dictadura”. Refiriéndose al vocero del Mir, Jécar Neghme. El medio nos informa, además, que están tramitando en tribunales internacionales la causa contra el Estado de Chile. La prensa omitió los crímenes de la extrema izquierda en 1990, donde asesinaron a militares asignados a la CNI o la DINA, porque supuestamente habían sido torturados. Fueron ajusticiados. Después le llego al turno al senador Jaime Guzmán. Desde luego, que la prensa no sacara un titular que diga: “Los últimos crímenes de la izquierda”. No existe el periodismo en Chile. 
   Asimismo, queda probado que el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos es de izquierda. Es una redundancia. Por tonto, ellos debieran financiarlos. La hija del presidente marxista, la política Isabel Allende, quien donó una carta de Hortensio Bussi, dijo: "El lugar es el más indicado, estar en el Museo de la Memoria porque se trata de eso, de reivindicar la memoria y el museo nos testimonia las gravísimas violaciones a los derechos humanos que ocurrieron a partir del 11 de septiembre del 73". Como de costumbre, hay que precisar lo significa la expresión ‘violaciones a los derechos humanos’. La senadora miente, pues donde se violaron sistemáticamente los derechos humanos fue en el gobierno de su padre tal como lo describe el Acuerdo de la Cámara de Diputados de agosto de 1973. Para la izquierda, quienes combatieron el gobierno militar les violaron los derechos humanos. O sea, los militares no tenían derecho a defenderse. Así, cualquiera es matón, revolucionario de izquierda que es lo mismo que matón y guerrillero. Ni a la senadora ni al resto de la izquierda les importa los crímenes que cometió su sector, ya sea contra civiles o militares, antes del 11 de septiembre y después. La izquierda chilena no quiere admitir que fueron derrotados tanto política como militarmente. Un poco antes de comenzar este blog, escribe unas series de cartas a El Mercurio de Valparaíso, de Santiago y La Tercera. En este último medio exprese que ‘fueron derrotados tanto en la política como militar’. La editora borro la palabra ‘militar’. ¿Por qué le habrían de ofender? No existió el Mir, ni el FPMR. 
     El mismo día 11 aparecieron las palabras del académico norteamericano, Jared Diamond: “Nadie podría negar que Pinochet logró resultados positivos al tiempo que hizo cosas horribles”. Cuando leí esas palabras, me acorde de lo que dijo el historiador demócrata cristiano, Cristián Gazmuri: “Pinochet cometió horrores, Allende cometió grandes errores”. Esta última expresión la repiten todos con variaciones como un mantra. La nieta de Allende, Marcia Tambutti Allende dijo en el 2013: “La izquierda ha cometido errores, jamás horrores”. El ex senador socialista, Ricardo Nuñez decía por el 2000: "No se hicieron las cosas bien. Cometimos errores". Alguien más joven, un tal Nicolás Aravena escribió hace poco: “Crecí y descubrí que Allende cometió errores… Jamás me verán relativizar los horrores de la dictadura. Jamás avalaré que intenten empatar las cifras de muertos de un lado y de otro. Porque en Chile hubo terrorismo de Estado”. El mismo Ricardo Lagos: “errores, pero no horrores”. 
    La izquierda quería instalar una dictadura comunista que costaría un millón de muertos y guerra civil. Eso no es horroroso. 
   La Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos (AFDH) el 11 septiembre pasado se molestó porque El Mercurio de Santiago puso un inserto, en que sostiene que gracias a la intervención militar, Chile no se transformó en una Venezuela. La presidente de AFDH dijo que se iba querellar contra ese medio. Cuando leí esa información bizarra, me acordé de la estúpida canción de la opción ‘NO’ para el plebiscito de 1988, “La Alegría ya viene”, que ya he comentado antes: 
   “Porque diga lo diga, yo soy libre de pensar
    Porque siento que es la hora de ganar la libertad 
    Hasta cuando ya se abusos, es tiempo de cambiar 
    Porque basta de miserias, voy a decir que no” 
    La letra describe la dictadura del ‘NO’. Estamos en la dictadura del ‘NO’. El próximo 5 de octubre, la izquierda dirá que ellos recuperaron la democracia y puras palabras huecas. A los militares presos se les abusa y los campamentos que se había reducido, volvieron a crecer gracias la izquierda y los jesuitas que necesitan miserias. 
    Eso prueba que la extrema izquierda no cree en la libertad de pensamiento. Y por tanto, en la libertad de expresión. Me extraña que la AFDH se haya querellado contra el ex embajador en Argentina, el abogado de derechos humanos del Partido Comunista, Eduardo Contreras, quien dijo: “Condenar a Maduro es como condenar a Allende”. 
   Tanto las palabras de Bolsonaro como el inserto que publicaron el 11 de septiembre refuta las excusas que ha dado la izquierda. A mí me molesto a leer la columna del señor Joaquín García-Huidobro Queremos golpe, donde escribe: “Hoy decimos que no tenemos responsabilidad por lo que pasó en Chile, como tampoco la izquierda. Los civiles de uno y otro lado decimos: “Lo siento, yo quería otra cosa””. ¿Cómo un académico no es capaz de distinguir una trampa? Decir nadie es responsable significa exculpar a la izquierda de llevarnos a cuasi guerra civil. No les creo que ellos querían otra cosa. Esa afirmación que cita el filósofo es más falso que el certificado de médico de Michelle Bachelet. 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,