jueves, noviembre 15, 2018

Los ineptos, corruptos y abusadores de menores trabajan para la ONU





   Una de las instituciones más corruptas es, pues, las Naciones Unidas. Además, de costosa. No sabría decir que las Naciones Unidas tuvieron al principio buenas intenciones. Hay que recordar que el terreno donde se ubica el edificio de la sede principal en Nueva York lo donó el multi millonario Rockefeller. ¡Qué mejor manera de tener a todas las naciones en un mismo lugar!
   Ahora las Naciones Unidas tiene tres objetivos importantes: uno, acabar con las naciones tal como las conocemos. Dos, promover la migración masiva en país para desfigurarlos. Y tercero, promover el separatismo como lo vemos en Cataluña, La Araucanía, la Patagonia argentina, California y Bavaria, entre otros.
    Las Naciones Unidas es partidaria es del mayor fraude científico de los últimos tiempos, a saber, el cambio climático. Una funcionaria de la oficina del cambio climático sostuvo que la mejor manera de manejar el mundo es con dictadura comunista al estilo de la República Popular de China.
   Si se trata de corrupción, hay que recordar el escándalo del programa Petróleo por Alimentos, luego de la Primera Guerra del Golfo, en 2004.
   El periodista peruano Eric Frattini escribió el libro ONU, Historia de Corrupción (2005). Según este libro “relata con nombres y apellidos 60 años de fraude, corrupción, amiguismo, estafas, acosos sexuales, violaciones, torturas, pederastia, sobornos, mala gestión y catastrófica administración por parte de la ONU y sus agencias especializadas”.
    Por un canal de Youtube escuché al señor Frattini, quien contó que trabajaba para la ONU en un país africano entre 1994 y 1998. Hubo un conflicto civil. Lo que contó fue horrible. Las madres abandonaban a sus hijos menores o débiles, mientras huía. En ese momento, los hombres de la ONU se dedicaron a recoger esos niños, sin embargo, no tenían donde acogerlos, debido a que no tenían más recursos. Sin embargo, el periodista peruano devuelta a Nueva York quedo en shock el estilo de vida que llevaban los altos funcionarios de ese organización. Tenían plata para su modo de vida, pero había plata para albergues. Es más macabra la historia: “Estuvo destinado en Ruanda con la televisión de Naciones Unidas donde fue testigo de la venta en el mercado negro de las vacunas contra la malaria que tendrían que haber sido distribuidas de forma gratuita entre la población”.
    Luego cuenta que la Editorial Planeta le formulo 500 preguntas por su libro: "Si no podía responder a alguna de ellas debería de quietar el párrafo que hiciera referencia a ella. Hubo una pregunta que entonces no pude responder sobre la caja negra del avión donde murieron los presidentes de Ruanda y Burundi y que fue encontrada diez años después en un armario de la sede de Naciones Unidas en Nueva York".
    Según el escritor, la ONU encubrió el atentado donde murieron ambos presidentes. Así “Aquel atentado contra el avión en que viajan los presidentes derivó en la crisis de los Grandes Lagos que terminó con la guerra entre los tutsis y los hutos”.
   O sea, la ONU desencadeno una guerra que costó 800.000 muertos. Asimismo, cuando el ex Secretario de las Naciones Unidas, Kofi Annan recibió un telegrama urgente en se afirmaba que los tutsis iban a realizar un genocidio contra los hutos. Sin embargo, no hizo nada al respecto.
   Sobre la pederastia les recomiendo que vean el canal Que no piensen por ti que le dedica a este asunto. Buscando por la red, encontré la siguiente noticia del 2017 : “Entre el 1° de julio y el 30 de septiembre, la ONU ha recibido 31 delegaciones de abusos sexuales cometidos por personal de la organización”. Es la misma Naciones Unidas la luego hace recomendaciones sobre manuales de convivencia escolar como vimos en el post anterior.
   Casualmente, la agenda de las Naciones Unidas coincide con la de la izquierda o progresismo: promover la ideología del género y atacar a la familia.
    Cuando Michelle Bachelet termino su primer gobierno le crearon el equivalente femenino al mandamás de esta organización internacional, el cargo ONU-Mujer, más bien para protegerla y estuviese alejada del escrutinio público. Estaba todavía fresca en la memoria su incompetencia en el día del terremoto y posterior tsunami, donde ella no quiso sacar a las tropas, con lo cual se hubiera evitado el saqueo en la ciudad sureña de Concepción. Para la izquierda derrotada en la elección presidencial, cuando ganó Piñera por primera vez, su única carta que tenía para la próxima contienda era Bachelet. Por eso, la fondearon en las Naciones Unidas. Además, desde el primer gobierno de Bachelet se comenzó a implementar políticas de la ONU, poniendo énfasis que los menores de 18 años no están a cargo de los padres o la familia, sino el Estado. Luego en su segundo gobierno, vimos la migración abierta que Chile recibió fue porque ella se puso al lado de las Naciones Unidas. Los mismos que los haitianos.Y por último, que ella a través del Ministerio de Educación trato de imponer una recomendación que se tradujo en un manual de convivencia escolar sobre los estudiantes trans, gays, etc.
    Las Naciones Unidas están izquierdista, que la FAO premió a Venezuela por sus políticas alimentarias, cuando no hay alimentos en ese país.
    Bachelet todavía no había terminado su segundo mandato, cuando la ONU le ofreció a la no médico que presidiera la comisión de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), cuyo propósito es fortalecer a la atención primaria. Antes ese cargo lo ocupo otra dirigente de izquierda, a saber, la viuda de Mandela.
Sin embargo, Chile tiene un déficit, precisamente, en la atención primaria.
   Puesto que es una organización de izquierda, el vacante de ONU-Mujer se le ofrecieron a la ex vocera del segundo gobierno de Bachelet, la psicóloga, Paula Nárvaez. Según un medio, la ex ministra “ha estado sometida desde hace tres meses a arduas pruebas técnicas, las que finalmente se resolvieron a su favor”. ¿Les creen? A mí me suena como esos avisos de trabajo que colocan en los medios, en que ya está designado la persona. Simplemente, es para cumplir las formalidades.
   Por el momento, la estrella es Michelle Bachelet. Quizás, cuando no les sea útil se les ocurra promocionar a la señora Nárvaez. La ex presidente no tuvo que hacer ningún cursillo, por así decirlo, cuando asumió el cargo ONU-Mujer.
  Después la ONU le ofreció a Bachelet el cargo de Alta Comisionada de los Derechos Humanos, cargo que acepto. Desde que asumió ese puesto no ha dicho nada sobre Cuba comunista. No sé espera que alguien le mande un informe. La gente común y corriente que usa el sentido, no entiende porque la premiaron con ese puesto si segundo gobierno fue pésimo y ahora estamos cosechando los frutos de las nefastas reformas o de la retroexcadora.
   Tiene razón el presidente norteamericano, Donald Trump cuando afirma que la ONU es una forma de “coerción y dominación”. Y se equivoca el canciller alemán, Angela Merkel: "Creo que destruir algo sin haber desarrollado algo nuevo es extremadamente peligroso". Si no existe, las Naciones Unidas, no va pasar nada, pues las naciones seguirán con las relaciones bilaterales como ha sido siempre.
   Igualmente, se equivoca el actual Secretario de General de esa burocracia mundial, Antonio Guterres, pues la ONU está generando caos al promover la migración masiva y sin control hacia los países prósperos: "hoy, el orden mundial es cada vez más caótico". Las Naciones Unidas, los globalistas y George Soros entre otros hacen suyo el lema de la masonería mixta: Ordo ab Chao. Parece que a liberales tipo Mario Vargas Llosa y su hijo, no les incomoda esa organizaciones inútil. Supuestamente, creen que si no existe la ONU, vendrá el caos.
   Termino con las palabras del periodista mencionado más arriba: "En 2005 ya decía que la corrupción está en el ADN de la ONU. Tras 66 años de historia es muy difícil extraer ese ADN. (...) El problema de Naciones Unidas es que aparece como la esperanza de paz y defensa de los hambrientos y oprimidos cuando es un negocio montado por sus propios directivos".

Etiquetas: , , , , , ,

viernes, noviembre 02, 2018

La traición de Piñera y Bachelet hacia las familias chilenas




     Los gobiernos chilenos en los últimos tiempos han suscritos una serie de acuerdos con organismos internacionales, los cuales van contra del país. Y por tanto, de los propios chilenos. Muchas cosas no se entienden si no tienen en cuenta dichos tratados. Por ejemplo, cuando fueron los cabildos que daban paso a las asambleas para la nueva constitución socialista en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, uno de las condiciones era que podían participar mayores de 14 años, cuando según la Constitución, sólo tienen derecho a voto los mayores de 18 años. A la Nueva Mayoría no le importo irse contra la Carta Magna.
     No veo los noticieros, sin embargo, me informó por los canales de derecha de Youtube, como, por ejemplo: Que no piensen por ti, Capitalismo Revolucionario y El Libertario Nacional. Pues bien, en este último canal escuché la conversación entre Marcela Aranda,-quien fue al parlamento a exponer contra la Ley de Identidad del Género y antes contra el aborto por tres causales- y Johannes Kaiser. Ella muestra los documentos de la CEPAL, OEA y UNICEF (ONU), los cuales les quitan a los padres el tutelaje de sus hijos. No es novedad que uno de los objetivos del Nuevo Orden Mundial es destruir las familias.
    Así citan el capítulo III de un documento que aborda la infancia: “El avance de Enfoque, ha permitido que los niños y niñas dejen de ser percibidos como una categoría pasiva, dependiente de la familia, pasando a ser sujetos de derechos, ante los cuales el Estado, y no la familia, es el garante último”.
   Otro punto dice: “Parte de la base de que, para que los niños desarrollen en forma plena su potencia y no sufran en amplios aspectos, los niños no son propiedad de sus familias”.
   La señora Marcela Aranda que asistió a la Asamblea General de la OEA, que se realizó en CanCun, México, en el 2017, escuchó las siguientes palabras del ex ministro de Relaciones Exteriores de Michelle Bachelet, Heraldo Muñoz: “Los hijos no son de las familias, los hijos son ciudadanos, los ciudadanos son del estado, el Estado formara a sus ciudadanos” .
   Además, si se dan cuenta es una forma de comunismo.
    El primer gobierno de Bachelet firmo estas cosas y han continuado hasta ahora, pues como dicen se renueva cada cuatro años. Dicho en otras palabras, no importa quien salga electo, el Estado está amarrado con los organismos internacionales.
   Mientras le daba forma a este post, me acordé de los mil niños muertos en Servicio Nacional de Menores bajo Michelle Bachelet. El Estado mostró su inoperancia en el Sename, y aún así, en virtud de los tratados internacionales desean quitarle la autoridad a los padres. ¿Con qué autoridad el Estado se arroja el derecho de quitarles a los padres el cuidado de sus hijos?  La mayoría de los padres, según estos progresistas, serían incapaces de darle lo mejor para sus hijos.
    Ahora bien, teniendo esto en cuenta, nos cae de cajón de por qué la izquierda chilena primero en una comisión del parlamento decidió que la elección para que los niños menores de 18 años pudiesen cambiarse de sexo, fuese dividida entre los menores de 14 años y mayores de 14 años. Y segundo, al momento de aprobar la Ley de Identidad de Género en la cámara mantuviesen esa división.
    El polémico documento del Ministerio de Educación Orientación para la inclusión las personas : Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex en el sistema educativo chileno del 2017, que un grupo de apoderados descubrió, se basa en recomendaciones de la ONU, que Michelle Bachelet en su segundo gobierno impulso. Ese documento les quita a la autoridad a los padres. Todo para satisfacer a la minoría LGTB.
    Sebastián Piñera al crear el ministerio de la Familia y Desarrollo Social no hizo más engañar en quien votaron por él, sobre todo, a los conservadores. Según la Constitución de 1980: “La familia es núcleo de la sociedad”. Obviamente.los que redactaron el texto, estaban pensado en hay una madre y un padre en la familia.
  Cuando creó el ministerio señalado, Piñera afirmó: “Nuestro modelo o ideal de sociedad no es una sociedad de individuos aislados (…), tampoco es uno donde el Estado es todopoderoso”. La segunda parte de esa afirmación es falsa, pues con los acuerdos internacionales con la ONU, el Estado le quita poder a los padres sobre sus hijos.
  Además, este gobierno todo lo realiza para estar en sintonía con la izquierda. De ahí que no tenga problema en llamar a cualquier grupo familia tal como lo señalo el propio Presidente: “hay muchos tipos de familia, todas son respetables, todas merecen dignidad y el Estado tiene que apoyar, acompañar, promover y facilitar el desarrollo de todas las familias (…) la familia se puede definir de muchas maneras, pero hay algo que la caracteriza y que la hace única e insustituible: es el lugar donde nacen, se crían y se forman nuestros niños”.
   Y el actual ministro de la Familia y Desarrollo Social, Alfredo Moreno dio un definición de familia que ya formuló, la ex ministra de Bienes Nacionales de Bachelet, Clarisa Hardy: “la definición de familia del proyecto corresponde a ‘personas que comparten o no un parentesco, pero sí comparten un cariño, un aprecio, un interés de protección común y que, generalmente, viven bajo un mismo techo y comparten un mismo presupuesto’”. Es seguir los mandatos internacionales.
  A Sebastián Piñera como a los progresistas los que menos les interesa es la familia, pues ponen todo el empeño en destruirla.

Etiquetas: , , , , , , ,

miércoles, octubre 17, 2018

Los gobiernos de la mediocridad (de 1990 hasta……………)


 En un principio tenía pensado el título Los políticos se han desprestigiado solos. Además, cayó como anillo al dedo al conmemorarse los treinta años del triunfo del “NO” por el plebiscito de 1988. Obviamente, los opositores al Gobierno Militar -que literalmente resucito al país desde las cenizas como es el nombre de un libro inmenso que aborda cómo llegamos al debacle y cómo los militares tuvieron que fundar de nuevo el país- la historia están contada en forma unilateral. Los políticos recuperaron la democracia. Es falso. 
   Existió un 5 de octubre de 1988, porque antes hubo un 11 de septiembre de 1973. Y el en intertanto, se aprobó la Constitución de 1980 que fijo el plebiscito con las dos opciones. Al contrario de lo que ha dicho el ex presidente socialista, Ricardo Lagos, si ganaba la opción “SI”, la dictadura como le llaman no iba continuar. 
    Por tanto, tiene razón el sociólogo Eugenio Tironi, cuando afirma “que el plebiscito de 1988 es el fruto de las protestas de comienzos de los ochenta y de la acción heroica de los combatientes comunistas es, desde el punto de vista histórico, una ‘falacia narrativa’. Un militar saca a luz el Bando N° 5 del 11 de septiembre de 1973 en que se específica que las Fuerzas Armadas conservaran el poder "por el sólo lapso que las circunstancias lo exijan". Los militares no querían perpetuarse en el poder indefinidamente.
   No vi nada por televisión. Sólo escuché que en foro de no sé qué canal estaban el senador de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, el demócrata cristianos, Andrés Zaldívar, otros políticos y un representante del Partido Comunista. Este último justifico la vía armada o el terrorismo amparándose en la teoría del tiranicidio o el derecho a la rebelión. De paso, hablaba mal de la CNI, la cual encontró las armas de Carrizal Bajo internadas por los comunistas y desarticulo al FPMR. Sin embargo, tanto Chahuán como Zaldívar no le dijeron al comunista que estaba justificando la violación de los humanos. Respetaban la postura del PC. El demócrata cristiano mencionó el aporte de Bachelet para recuperar la democracia. No se entera que la ex presidente es “comunista y amiga de dictadores”.  
 El Partido Comunista no puede justificar el derecho a la rebelión o el tiranicidio, porque dicho partido apoyo la instalación de una dictadura comunista en tiempos de la UP. Y el Gobierno Militar fue una respuesta al auto golpe que tenía pensado Salvador Allende. 
   Cabe recordar que el general Augusto Pinochet usaba la palabra ‘dictadura’ en el sentido que tenía en la República de Roma: “fue un magistrado de la Antigua Roma que ejercía el gobierno con carácter extraordinario, especialmente en los casos de guerra”, y no en el sentido moderno “Régimen político en el que una sola persona gobierna con poder total, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad”. 
   Más bien, la última definición de dictadura corresponde lisa y llanamente a la Unidad Popular. 
    Si se trata de recodar “lo malo”, la izquierda pone como fecha de principio el 11 de septiembre de 1973, cuando cayó el gobierno de Allende a pedido de la mayoría de los ciudadanos. Lo que llaman ‘malo’ es la derrota primero del grupo terrorista MIR y luego del FPMR. Omitiendo como ha sido hasta ahora, que las verdaderas víctimas de las violaciones a los derechos humanos son las personas que fueron asesinadas o heridas por los grupos terroristas chilenos, antes de la intervención militar.

       La izquierda ha sido la única que ha asesinado después de 1990. Y si se trata de empezar lo bueno, entonces la historia comienza cuando la ex Concertación tomó el poder en 1990. Olvidándose economistas y políticos de la ruina económica en que dejó el gobierno marxista de la Unidad Popular. Hasta entonces Chile había record en la inflación en la historia de la economía mundial sólo ahora superada por Venezuela y otro país africano. Alfonso Márquez de la Plata en su libro Salto al Futuro afirmó: “El Gobierno Militar se encontró con una situación realmente caótica. La gente debía formar interminables colas para obtener comida y muchas veces las personas más modestas no encontraban, luego de largas de espera, alimento alguno para satisfacer el hambre de sus hijos”. En la última contienda presidencial entre Sebastián Piñera y el periodista Alejandro Guillier, varios economistas mandaron un carta Proyecto progresista para Chile con el objeto apoyar al candidato de la Nueva Mayoría, en la segunda vuelta. Me llamó la atención la primera línea de la carta: “Desde la recuperación de la democracia, las condiciones materiales de la población -incluyendo una marcada reducción de la pobreza- mejoraron sustancialmente”. Más bien, habría que decir desde que el Gobierno Militar liberalizó a economía, las condiciones materiales de la población comenzaron a mejorar considerablemente, partiendo con el decreto ley que acabo que el Estado fija los precios. Y luego la apertura comercial, que permitió a los chilenos acceder a bienes que sólo unos pocos adquirían viajando al extranjero. 
   Los políticos que nos han gobernado desde 1990 no tienen nada que festejar. Más bien, debería sentir vergüenza porque no somos todavía un país desarrollado. 
   Queda más claro como el agua que los políticos que nos gobiernan son unos mediocres, porque nunca hubieran hecho las reformas económicas y legales que hicieron los militares. ¿Alguien cree que el ex presidente Eduardo Frei Montalva hubiera las hubiera hecho, aunque el partido Demócrata Cristiano tenía varios economistas con ideas modernas que por un acto patriota trabajaron para el Gobierno Militar? Con todo, en ese partido predominaba el socialismo cristiano o el comunitarismo, luego se opusieron a la Constitución de 1980 y al modelo económico. Aceptaron el modelo después de los noventa por pragmatismo y no por convicción. De allí que hayan aprobado las nefastas reformas de la Nueva Mayoría que tenían por objeto destruir las bases económicas e institucionales que dejaron los militares. 
   Los mismo vale para los partidarios de la ex Unidad Popular que se agruparon entre el Partido por la Democracia, el Partido Socialista y el Radical que por pragmatismo optaron por preservar el modelo, no por convicción, cuando fueron la Concertación. 
 Tanto los demócratas cristianos como los ex UP no se sintieron jamás augusto con el modelo. En la ex Concertación existían dos almas.
    En estos treinta años han aumentado la burocracia y los impuestos. 
   Todas las reformas impulsadas desde la izquierda han fracasado: la reforma procesal penal, el royalty minero, la jornada escolar completa y el transantiago. Lo mismo ha ocurrido con las reformas que hizo Bachelet en su segundo mandato: la reforma tributaria, la Ley de Inclusión, la gratuidad en las universidades, la reforma laboral. Lo que no funciona es por culpa de la izquierda. Hace tiempo leí: “lo que funciona el socialismo lo echa a perder”. Los fondos de pensión o AFP están mal gracias a las reformas que hicieron los políticos de la ex Concertación. 
   Gracias al ex presidente demócrata cristiano, Patricio Aylwin tenemos dos problemas. Es el legado del mal llamado ‘estadista’: En primer lugar, que el sesgado Informe Rettig llamado ostentosamente “Verdad y Reconciliación”, no ha traído reconciliación en el país, pues basa en mentiras o medias verdades. Es unilateral, esto es, sólo desde el punto de vista de la izquierda. En dicho Informe, por ejemplo, para el caso del asesinato del Teniente del Ejército, Roberto Zegers Reed no aparece mencionado el grupo terrorista FPMR ni se usa la palabra ‘terrorista’. Tampoco aparece el nombre del victimario que asesino al joven oficial. A Aylwin los grupos terroristas chilenos lo extorsionaron para entregase ese Informe y que persiguieran a los militares como dijo en su oportunidad el ex senador Hernán Larraín, cuando los mapuches terroristas hicieron la huelga de hambre durante el primer gobierno de Piñera. Así se consiguió la transición o transacción más exitosa de la Historia. Los terroristas libres y los militares a la cárcel. La Ley de Amnistía beneficia a los miristas y no a los uniformados asignados a la DINA. 
     En segundo lugar, la violencia y terrorismo desatado en la región de La Araucanía. Todo porque Aylwin firmo un decreto o ley que permite a cualquiera persona con ascendencia mapuche reclamar tierras, violando el derecho a la propiedad privada. Para el plebiscito de 1988 en esa región ganó la opción “SI” y el general Augusto Pinochet fue nombrado Lonko.
    Ricardo Lagos fue opositor al modelo económico. Él siempre ha sido contrario al mercado. Tenemos sus célebres palabras que escribió antes de asumir Allende: "La única y verdadera solución es, entonces, la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, los cuales deben pasar al Estado". Cuando gobernó creó el monopolio del Transantiago. No pude encontrar las palabras que dijo en esa ocasión. Recuérdese el caso MOP-GATE. Los políticos de izquierda puede decir cualquiera cosa y pocos los refutan. Nadie le saco en cara a Ricardo Lagos el 5 de octubre pasado su apoyo a la dictadura castrista: "Él colocó en el tapete el tema de la desigualdad en América. Los progresos sociales del pueblo cubano bajo Fidel son indesmentibles". 
    Cuando acabo el reinado de la ex Concertación apareció el Informe de corrupción 1990 a 2008 dado por el Instituto Libertad ligado a Renovación Nacional. Allí aparecía el despilfarro de dinero como si nada. En total se habían perdido 1.111.601.623.359 de pesos en los veinte años de gobiernos de izquierda.
     La cumbre de la mediocridad la tuvimos en el segundo gobierno de Michelle Bachelet que ganó con el apoyo de la Democracia Cristiana, el Frente Amplio, el Partido Comunista, el Partido Socialista, el Partido Radical y el Partido por la Democracia, cuya coalición se auto proclamo la Nueva Mayoría, aunque a la postre resultaron la Nueva Minoría. Dicho gobierno que intento hacer una revolución, resultó un fracaso. La mayoría de los chilenos se opusieron a sus reformas, que a los políticos de ese conglomerado no les importó. 
   ¿Creen que los políticos de la ex Nueva Mayoría les importe que las empresas que aún están en manos del Estado estén quebradas, además, de la tremenda deuda pública que dejó Bachelet? 
    Por los gobiernos de la mediocridad está la Concertación, el primer gobierno de Piñera, la Nueva Mayoría o el segundo gobierno de Michelle Bachelet y el segundo gobierno de Piñera hasta ahora.
    Si el día de mañana los historiadores desean ponerle un nombre a este período que van desde 1990 hasta adelante, les propongo los gobierno de la mediocridad.

Etiquetas: , , , , , , , ,

viernes, octubre 05, 2018

Los militares recuperaron la democracia y las libertades



  


   Hoy la ex Concertación junto con el actual Presidente va a celebrar el triunfo de la opción “NO” del plebiscito de 1988. En estos veinte y ocho años hemos escuchado que los opositores del Gobierno Militar las frases: “luchamos por la democracia” o “recuperamos la democracia”. Lo que implica que el otro lado no cuenta. Para que asombrarse si eso ha sido la tónica de estos años, a saber, contar medias verdades y negar la verdad histórica. Y esta últimas significa mostrar las dos caras de la moneda. Si muestran la otra cara de la moneda, todas las mentiras que han contado se disuelven como un vampiro ante la luz.

   Hay que rememorar que los partidos contrarios al Gobierno Militar fueron principalmente la Democracia Cristiana, el Partido Socialista y los otros grupos de la fracasada Unidad Popular, que luego formaron la Concertación de los Partidos por la Democracia. Más un pequeño grupo de derecha y cuyos nombres nadie se acuerda.  Todos ellos dicen: “luchamos por la democracia”. Es falso.

  Los partidos y movimientos de la Unidad Popular destruyeron la democracia liberal que había en ese momento, para sustituirla por la dictadura del proletariado: el Partido Socialista, el Mapu, la Izquierda Cristiana y el grupo terrorista Movimiento de Izquierda Revolucionaria conocida por sus siglas Mir. Dicha gente no solo destruyo el sistema político, sino también la economía. Chile era como la Venezuela actual incluyendo a los cubanos metidos. Para empeorar más situación se había llegado un punto en que los chilenos ya no podían convivir unos con los otros. No se podía respirar. Y eso queda resumido en las palabras de Eduardo Frei Montalva: “Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema se arregla con fusiles…les aconsejo plantear crudamente sus aprensiones, las que comparto plenamente, a los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, ojalá hoy mismo”. Gracias únicamente a la izquierda estábamos ad portas de una guerra civil, que costaría un millón de muertos, según confesó el guerrillero del Mir, José Liendo o Comandante ‘Pepe’ a la periodista Nena Ossa. También hay que agregar las fuerzas de choque tenía la Unidad Popular y el ejército paralelo de entre ocho mil y diez mil hombres.

  La izquierda chilena desechó o tiro por la basura la democracia liberal, que ellos llamaban despectivamente ‘democracia burguesa’ y optó, además, por la violencia o la vía armada. Este último punto es importante recordarle, pues en la famosa canción de ‘La Alegría ya viene’ usada por la opción ‘NO’ hay verso que dice:

Terminemos con la muerte,
Es la oportunidad de vencer la violencia,
Con las armas de la paz.
Porque creo que mi Patria necesita dignidad.
Por un Chile para todos, vamos a decir que no”.


 Con eso querían decir que el Gobierno Militar promovía la violencia, cuando era en realidad los grupos terroristas: el Mir,  el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) brazo armado del Partido Comunista y el Frente Lautaro. Después que el general Augusto Pinochet entregó el poder, o sea, en democracia, asesinaron al senador Jaime Guzmán. Puesto que la izquierda puede ajusticiar a quien se les da la  gana, asesinaron  a militares que habían trabajado en los organismos de seguridad. Secuestraron  a Cristián Edwards, hijo del empresario Edwards, dueño del diario El Mercurio.

 Otra muestra que la violencia continúa por parte de la izquierda, es la amenaza que ha recibido el Café Torres de Santiago por parte del Partido Comunista, si ponen el nombre del general Augusto Pinochet junto con los demás Presidentes que han pasado por La Moneda.

  La Democracia Cristiana tampoco puede decir que “ellos lucharon por la democracia”. No sé por qué omiten siempre ya sea los medios, los políticos y los académicos, que el partido de Eduardo Frei Montalva dio sus votos para que fuese electo en la elección presidencial de 1970, al marxista Salvador Allende. No existía la segunda vuelta o balotaje. Así que la Cámara de Diputados eligió al candidato de la Unidad Popular y no el pueblo,  que apenas obtuvo el treinta por ciento de los votos. Por la tanto, la DC es cómplice pasiva de todos los atropellos a los derechos humanos que el gobierno de Allende cometió y que ese partido denunció a través del Acuerdo de la Cámara de Diputados. Es frecuente escuchar que fueron opositores y que luego llamaron a los militares, pues no querían vivir bajo una dictadura comunista. Ahí están las palabras de Eduardo Frei Montalva al diario español ABC y la declaración del traidor Patricio Aylwin a un medio, que uno encuentra en Youtube.

 En la actual democracia secuestrada por una minoría lo que menos hay es libertad de expresión. La canción de ‘La Alegría ya viene  unos versos dicen: “Soy libre de pensar”.

Porque digan lo que digan yo soy libre de pensar.
Porque siento que es la hora de ganar la libertad,
Hasta cuando ya de abusos, es el tiempo de cambiar.
Porque basta de miserias voy a decir que no.

Porque nace el arco iris después de la tempestad,
Porque quiero que florezca mi manera de pensar,
Porque sin la dictadura la alegría va a llegar,
Porque pienso en el futuro voy a decir que no”.


De ahí que esté en trámite la ley sobre la incitación al odio promovía por la Comunidad Judía, cuando en el país nadie odia a un grupo por su religión, por su opción política y por su opción sexual. La izquierda en su momento adujo que El documental Pinochet incitaba al odio. La misma Comunidad durante el primer gobierno de Bachelet sacó  la Ley contra la Discriminación. Asimismo tenemos el Museo de Memoria y de los Derechos Humanos que expreso su condena porque el director del Museo de Historia puso en una muestra las palabras del general Pinochet. Tenemos el proyecto de la diputada comunista, Carol Kariola que desea multar y llevar a la cárcel a toda aquel que defienda o mencione el Gobierno Militar. Y por último, la censura que ha invadido las universidades que condena a académicos que cuentan la verdad histórica, donde los alumnos son los censores o inquisidores de los profesores, ya sea la censura feminista, ya que ahora los profesores no pueden poner como libros a pensadores tildados de opresores de las mujeres.

  El segundo gobierno de la comunista, Michelle Bachelet, conocido como la Nueva Mayoría, que agrupo a la Democracia Cristiana, el Partido Radical, el Partido Socialista, el Partido por la Democracia que formaron la ex Concertación más el Partido Comunista, quedo demostrado que ellos nunca hubiesen sacado el país de la ruinas en que dejó Allende. La contra reformas o la retroexcadora de la Nueva Mayoría fueron hechas para destruir las reformas económicas liberales de los militares.

 ¿Alguien cree que en una Constitución en que  la propiedad privada tiene una función social los inversionista van iban invertir en ese país? De hecho,  según la Cepal, el último año del gobierno de Michelle Bachalet, la inversión extranjera disminuyó un 48%. Si hubiesen tenido su Constitución socialista, las empresas extranjeras se hubieran ido. La Cepal y el FMI apoyaron el programa económico de la Nueva Mayoría. De nada le sirvieron los viajes al extranjero a la ex mandataria, cuyo propósito era convencer a los inversionistas de que Chile era un lugar seguro para invertir.

  La Democracia Cristiana se creía heredera legítima del Gobierno Militar. Por eso, esperaban que pronto les entregaran el poder. Con todo, los militares no les entregaron el poder porque formaron parte del problema. Además, si les hubieran entregado al presidente del senado, que era el demócrata cristiano, Eduardo Frei Montalva me queda más claro a mí y otras personas, que nunca hubieran hecho las reformas económicas liberales de las cuales todavía los chilenos disfrutan a grosso modo. Pues, en otros ámbitos hemos retrocedidos más cuarenta años.

  Casi se me queda fuera del teclado el actual Presidente de la República, Sebastián Piñera, “Nuestro negrito de Harvard”. A él tampoco se le hubiera ocurrido hacer las reformas económicas ni el ordenamiento legal a diferencia de José Piñera y Pablo Piñera que trabajaron en el Gobierno Militar. En sus dos gobiernos se ha dedicado a aumentar la burocracia y los impuestos.

 El Gobierno Militar se puso un itinerario que cumplió, ya que estaba previsto en la Constitución de 1980.

El actual Presidente en vez elogiar a los militares, elogió al traidor de Aylwin con estas palabras: "Ese día, en forma muy ejemplar, mediante el ejercicio de la democracia, abrimos la puerta a la recuperación de nuestra democracia y además a la recuperación de nuestras libertades, a la recuperación de un espíritu republicano y también empezar a enterrar las heridas que tanto dolor y sufrimiento habían causado a los chilenos y aprender a vivir en paz y armonía, aunque pensemos distinto, por eso todos los chilenos sabemos que el 5 de octubre de 1988 Chile tomó una sabia decisión".

     Las declaraciones del diputado Urrutia, las declaraciones ex del Ministro de las Culturas, Mauricio Rojas por el Museo y el último 11 de septiembre quedo demostrado que es falso que empezamos “empezar a enterrar las heridas que tanto dolor y sufrimiento habían causado a los chilenos y aprender a vivir en paz y armonía, aunque pensemos distinto”. Siguen condenando a militares después de 45 años de la intervención militar. Ayer vi una portada por Internet: “Crimen  por dictadura: conscriptos condenados”. Y al general en retiro de Carabineros Bruno Villalobos declaró como inculpado por causa de Derechos Humanos”, según dice un medio por acontecimientos ocurridos en 1985. Lo investiga el juez Carroza.  Sin embargo, nadie investiga la muerte del Teniente Julio Zegers en manos de Roberto Nordenflycht, militante comunista y miembro del FPMR o el asesinato del dirigente poblacional de la UDI, Simón Yévenes también por el mismo grupo terrorista.


   La izquierda no respeta el hecho de pensar distinto.

   Tanto la Democracia Cristiana como los partidos que formaron parte de la Unidad Popular se opusieron a las reformas de los “Chicago Boys”. Por tanto, lo que menos pueden decir los políticos que se opusieron al Gobierno Militar, es que ellos trajeron la democracia. Fueron los militares. Lo demás es poesía. Las libertades la trajeron los militares con el sistema económico liberal y la Constitución de 1980.  Los políticos no recuperaron la democracia.

 

Etiquetas: , , , , ,

viernes, septiembre 28, 2018

La no legitimidad del Partido Comunista al derecho a la rebelión


 
    La izquierda o siendo más específico el Partido Comunista siempre saca en cara que ellos emplearon la vía armada por el derecho a la rebelión. Y me ha dado cuenta que las personas de derecha no saben cómo responder. Quizás como dice el historiador y columnista de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, Gonzalo Rojas Sánchez, la derecha desprecia la historia.
   Ahora encontré razones por las cuáles el Partido Comunista no puede esgrimir el derecho a la rebelión contra el Gobierno Militar. Hay que ser fiel a la historia, a los hechos, a los actos de los políticos y de los partidos.
   El Partido Comunista se unió a la Unión Soviética a través de la Tercera Internacional. Luego obedecieron al dictador José Stalin.
   En la década del 60, el Partido Comunista chileno afirmaba que “no rechazaba a priori la lucha armada y consideraba su posibilidad en ciertas circunstancias”.
   Antes de que asumiera Salvador Allende el poder, el Partido Comunista apoyo la entrada de los tanques soviéticos en Checoslovaquia, en lo que se conoce como La Primavera de Praga.
  Luego cuando asumió el gobierno marxista de la Unidad Popular apoyo a Allende, aun cuando, según ellos, no estaban las condiciones para hacer una revolución marxista, o sea, establecer una dictadura comunista. No obstante, formó parte de la Unidad Popular. Como sabemos dicho gobierno hizo puras políticas públicas para instalar un sistema totalitario. ¿Se opuso a la ENU? No. ¿Se opuso a la entrada al país tanto grupos armados como de las propias armas que Salvador Allende trajo desde Cuba? No.
     En 1979, apoyo la invasión soviética a Afganistán.
    El Partido Comunista no puede esgrimir el derecho a la rebelión, pues el Gobierno Militar fue llamado por la mayoría ciudadana tal como lo expresa el Acuerdo de la Cámara de Diputados.
      La Constitución de 1980 también fue apoyada por la mayoría.
      El Gobierno Militar tenía fijado un itinerario que cumplió.
     O sea, si el Partido Comunista hubiese instalado una dictadura comunista, siguiendo la lógica que emplean contra el Gobierno Militar, entonces, ellos por sí mismos tendrían colgarse de un árbol u ordenar que alguien los maté. En última instancia suicidarse.
   El periodista norteamericano, James R. Whelan, autor Desde las Cenizas: vida, muerte y transfiguración de la democracia en Chile 1833- 1988 comenta la ambigüedad que tenía el PC sobre la democracia y la violencia: “Aunque públicamente fruncía el ceño ante la violencia, los comunistas no estaban alejados de su práctica. El periodista comunista Eduardo Labarca se jactó que una pandilla de matones comunistas había enviado a más de sesenta derechistas al hospital durante la campaña electoral de 1970”.
  Más adelante el autor señala: “Pero los socialistas, como los comunistas, mantenía a raya, y generalmente ocultas, a sus fuerzas de choque, utilizándolas, en cambio, cuadros de entrenamiento militar de fuerzas paramilitares clandestinas, formadas durante los años de Allende”. Así se sigue repitiendo el mito de que el PC chileno quería llegar al comunismo en forma gradual. No me calza su apegó a la legalidad.
   El señor Fernando Thauby en el artículo “Chile: derechos humanos al estilo de Piñera” se refiere a la historia no contada por el relato oficial, en que moros y cristianos se unen contra los militares chilenos. Todo ello a raíz de la muerte del Sargento de Carabineros, Leonidas Montes, quien murió en Punta Peuco a los 87 años. Se pregunta: “¿A qué tanto odio?
   Personas de distintas generaciones de derecha saben cómo empezó la división entre los chilenos y por qué el odio sigue perdurando en las filas de la izquierda. Para ellos, la historia no comenzó justo el 11 de septiembre de 1973, sino antes. Allende dividió el país. Esto uno lo puede comprobar en los diversos canales de derecha chilena que hay Youtube. La historia reciente ha sido manipulada por ejemplo, a través de los textos del Ministerio de Educación más con la ayuda de los medios. Con todo, el ex ministro de las Culturas, el ex Mir, Mauricio Rojas todavía no se entera. Ni siquiera los presos políticos militares encerrados en diversos recintos penitenciarios odian.
   Me salto la parte que Thauby menciona de la Unidad Popular para llegar a los ochenta: “El 3 de septiembre de 1980, a través de un discurso transmitido por Radio Moscú, Luis Corvalán anunció a Chile y al mundo, que el PCCh iniciaba la guerra contra el Gobierno Militar”.
 Quiero señalar que al mismo momento de comenzar este blog, mandé varias cartas a El Mercurio de Valparaíso y a La Tercera. En este último medio escribí una carta en respuesta a una columna que había escrito el sociólogo comunista Tomás Moulian. El intercambio epistolar entre varios lectores duró el mes de febrero. Teniendo retractores como defensores, En ese momento les dije que la izquierda chilena era responsable de lo ocurrido en los países comunistas. Desde luego, que a los lectores progresistas no les gusto. Según ellos, era un asunto de cada país. Tampoco le gustó a una tía comunista que hace poco murió. Para usar las palabras de Sebastián Piñera fueron cómplices activos de las violaciones a los derechos humanos en los países bajo el comunismo. Según Johannes Kaiser, los gulags siguieron vigentes hasta que cayó la ex URRS. Por tanto, concluía Kaiser que los chilenos partidarios del comunista eran responsables de los atropellos en la Rusia comunista. Asimismo, les saque en cara de por qué no habían apoyado vía de las armas para sacarse la dictadura de Fidel Castro u otro régimen comunista. Obviamente, al Partido Comunista chileno no se le ocurrió la vía armada para derrocar a la ex Unión Soviética y a la dictadura castrista.
  Luego Thauby cita un texto del historiador Claudio Pérez Silva titulado La Política de Rebelión Popular de Masas y el Movimiento Democrático Popular (MDP): Una mirada a la política de Alianzas del Partido Comunista de Chile bajo Pinochet 1980-1988: “Así, el contexto social y político de las protestas, permitirá el desarrollo, masificación y legitimación de diversas formas de luchas, incluida la lucha armada y las expresiones de violencia política popular, incorporando de esta forma, nuevas prácticas y concepciones de lucha a los tradicionales repertorios del movimiento popular”.
  Esas y estas palabras son dignas de estar en el Museo de la Memoria:

 “En este escenario, las acciones armadas en contra de la dictadura como ataques a cuarteles militares y policiales, los sabotajes, voladuras de torres y líneas férreas, ajusticiamientos a miembros de los cuerpos de seguridad, secuestros, recuperaciones (robo) de dinero, armas y comida; los copamientos territoriales, las emboscadas y las propagandas armadas, así como las actividades milicianas relacionadas con la autodefensa de masas, se incrementaron e intensificaron notablemente, por lo menos hasta fines de la dictadura”.

    Supongo que el historiador es comunista, pues el señor Thauby señala que recurrió a las fuentes de ese partido. El FPMR secuestró al hijo de un empresario en los ochenta.
   Después de citar ese párrafo recuerda que según el señor Rettig no hubo guerra, cuando el mismo texto citado dice lo contrario. Y para reforzar el texto citado de Claudio Pérez Silva, hace poco vi por el canal Capitalismo Libertario, un mini reportaje realizado por el señor Felipe Izquierdo del asesinato del joven Teniente del Ejército, Julio Zegers Reed acribillado por el FPMR entre el plebiscito de 1988 y la toma del poder por el demócrata cristiano, Patricio Aylwin. El 20 de agosto de 1989. Pues bien, en ese reportaje señalan que el mencionado grupo terrorista lanzaron cohetes Low de fabricación soviética al Comando de Aviación del Ejército, en el aeródromo de Tobalaba. Puesto que no estallaron, los terroristas entraron. Uno de ellos le disparo en la espalda al joven oficial, el cual cayó. Después le disparó en la cabeza.  En fin el Teniente Zegers recibió seis disparos. Un soldado conscripto mató a otro terrorista. En el Informe Rettig se señala la muerte del oficial, sin embargo, no se habla de terrorismo, ni de menos del autor, que es Roberto Nordenflycht, hijastro del dirigente comunista Volodia Teilteimboin.
   Cuando uno escucha ese reportaje se da cuenta que el Museo de la Memoria vale menos que paquete de cabritas. El Instituto Nacional de los Derechos Humanos  no se van a querellar contra el FMPR por la muerte del oficial, ya que como sabemos el dicha institución tiene por objeto perseguir a los agentes del Estado del gobierno militar.
  El Partido Comunista formó parte de una coalición que destruyó el país, mientras que los militares entregaron a los civiles el país en buen estado.
   Hace poco el dirigente histórico del Partido Comunista, Juan Andrés Lagos reivindico la violencia para derrocar el Gobierno Militar: "Es evidente que al plebiscito se llega luego de una intensa lucha que se expresó de forma pacífica y violenta. Hubo muchas formas de lucha, y eso generó las condiciones para el plebiscito". El plebiscito estaba fijado en la Constitución. No sé cómo el PC puede hablar de deudas sociales que dejo el gobierno militar, luego del desastre de la Unidad Popular. Peor aún, luego del pésimo segundo gobierno de Michelle Bachelet, donde ellos formaron parte y dejo el país paralizado debido a la retroexcavadora. Lo que se tradujo en cierre de fuentes labolares, caída de la inversión y empleo precario. Eso ilustra que son unos fanáticos. Que yo sepa nadie le saco en cara el dirigente comunista que estaba justificando la violación de los derechos humanos.
    En una revista de historia encontré la siguiente afirmación que refuta al señor Juan Andrés Lagos: “En base a un poderoso aparato militar y una línea política de carácter insurreccional, el PC de Chile intentó derrocar al régimen. Fracasada esta opción, impuesta la vía de negociación pactada (rechazada por el PC), unido al colapso del socialismo real, los comunistas chilenos vieron sumirse en una profunda crisis su proyecto político e histórico”. Puesto que no admiten que fracasaron, prefieren posar de víctimas el FPMR.
   La izquierda en general de Chile no puede bajo ninguna circunstancia apelar el derecho a rebelión contra el Gobierno Militar, pues quiso instalar una dictadura totalitaria por medio de un gobierno que se salió de la Ley y la Constitución, la cual fracaso porque hubo una rebelión civil y militar.

Etiquetas: , , , , , , , ,

domingo, septiembre 16, 2018

“Comunista y amiga de dictadores”



Pocos en el país se atreven a calificar al ex presidente, Michelle Bachelet de comunista. Después de todo, ella se ha promocionado como víctima del gobierno militar, cuando es victimaria, pues era partidaria de la vía armada y de la violencia revolucionaria. Después de todo, si ella se hubiera presentado como comunista y no como socialista en la elección presidencial, no hubiera salido. El Partido Socialista se presta para todo o puede dar imagen de que tienen una ideología difusa. 
   Cuando Bachelet fue nombrada Alta Comisionada por los Derechos Humanos por las Naciones Unidas a ningún que sea un personaje público se le ocurrió sacarle en cara su prontuario de anti derechos humanos. Ella fue simpatizante del grupo terrorista Movimiento Izquierda Revolucionario (MIR), quienes optaron la vía armada y la instalación de una dictadura comunista. Luego se fue a vivir en la ex República Democrática Alemana (RDA) o Alemania comunista. Y nunca se enteró de que las personas que escapaban de ese lugar, le disparaban. Ni menos de la ausencia total de libertad, tanto en el plano político como económico. Luego militó el brazo armado del Partido Comunista chileno, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez en los ochenta, cuando hacía atentados donde morían tanto civiles como militares. Para ella es normal, que el Estado establezca que debe comer uno como ocurrió con las Dirección Nacional de Abastecimiento y Comercialización (DINAC), que a su vez dirigía las Juntas de Abastecimiento y Control de Precios (JAP), que su padre el general de la Fuerza Aérea, Alberto Bachelet estaba a cargo. Las personas que vendían productos por su cuenta era considerado un especulador, que en  un régimen comunista se considera delito revolucionario. 
   El actual presidente Sebastián Piñera la felicito por su cargo. Una vez más, la diputada de Renovación Nacional, Camila Flores le saco en cara a Bachelet que no tiene autoridad para hablar de los derechos humanos y dice cosas que la mayoría de los políticos y académicos no se atreven a decir. En efecto, la joven política cuestionó el nombramiento de Bachelet en el cargo mencionado: "¿Quién más alejada de la protección de los DD.HH. de una forma universal y de la condena a las violaciones de estos derechos que ella? Permanentemente justifica a violadores de derechos humanos y condena lo que ocurre en Chile, pero apoya a Maduro y Fidel Castro". Ni Allamand ni Alberto Espina y otro político de ese partido se atrevido a decir lo que dijo la diputada. 
   A la diputada se le olvidó mencionar el prontuario mencionado en el segundo párrafo.
    Y aun así Bachelet se siente con la autoridad moral para dictar cátedra sobre los derechos humanos. Por eso, creo el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos dedicado a recordar las llamadas ‘violaciones a los derechos humanos cometidas bajo el gobierno militar’. ¿A qué se refiere esa expresión? En la polémica entre el ex ministro de las Culturas, Mauricio Rojas y el museo quedó demostrado que esa institución fue creada para homenajear a los grupos terroristas del Mir, Frente Lautaro y FPMR que combatieron el gobierno militar. Los grupos terroristas mencionados son las llamadas ‘víctimas de la dictadura’. En Chile, por tanto no se pueden matar a terroristas. Y el Instituto Nacional de los Derechos Humanos (INDH) con el propósito de perseguir a los agentes del Estado entre 1973 y 1990, no a los terroristas como dice el estatuto de esa institución. 
   Por el canal de Youtube Que no piensen por ti supe que a la actual Alta Comisionada por los Derechos Humanos la han criticado países como Austria e Italia, ya que según Bachelet tratan mal a los inmigrantes. El primer ministro italiano dijo: “No aceptamos lecciones de nadie”. Luego el diario italiano conservador Il Giornale la califico de “invasión moralizante” y que Bachelet era un personaje “llena de sombras”. El medio conservador al ex presidente de la República la llamó como "comunista y amiga de dictadores".
   Me di cuenta que los medios oficiales, o sea, la televisión abierta no informo de esta noticia. 
   Deseo insistir que la diputada Camila Flores fue la que critico a Bachelet antes que el medio italiano. 
  En efecto, la editorial recuerda que cuando Bachelet visitó Cuba en el 2008, mostró escasa atención a la oposición a la dictadura comunista. De hecho, la bloguera cubana, Yoani Sánchez destaco su “proximidad a La Habana marcada por una nostalgia ideológica que oscurece su visión y su capacidad para reconocer la falta de derechos que marcan la vida de los cubanos”. 
   Domenico Ferrara, quien es el que escribe la editorial afirma: “De su boca nunca ha habido ninguna condena a la represión política sistemáticamente conducida por Raúl Castro, incluso cuando las víctimas son mujeres”. Luego le sacan en cara su elogio al dictador Fidel Castro cuando falleció en 2016: “un líder para la dignidad social y la justicia en Cuba y América Latina”. Lo mismo, cuando elogio al dictador Hugo Chávez: “su amor más profundo por su pueblo y los desafíos de nuestra región para erradicar la pobreza y generar una vida mejor para todos”. 
   Después Ferrara le critica su apoyo al régimen de Nicolás Maduro, pues Bachelet la situación que vive Venezuela es una responsabilidad compartida: “en el hecho de que el problema de Venezuela es la falta de diálogo, lo que sugiere que hay una especie de responsabilidad compartida”. El mismo comentario para Nicaragua. Cuando la izquierda es la única responsable, tanto en Chile por el 11 de septiembre como en el país de Simón Bolívar, todos son responsables. Lo que significa que nadie es responsable.
   Según el académico conservador heterodoxo, Joaquín García-Huidobro, cuando se refiere a los políticos de izquierda chilena que apoyaron a Lula da Silva, arrestado y condenado por corrupción: “¿qué hay en ellos que los transforma en seres impecables, y que lleva a que figuras correctas en lo personal (Lagos, Bachelet) tengan una especial ceguera a la hora de advertir ciertas cosas elementales?” 
   Al filósofo conservador se le olvida que tanto Lagos como Bachelet apoyan el sistema social cubano como demostrado, cuando murió el dictador Fidel Castro. Para él son “figuras correctas en lo personal”
   Con todo, Bachelet crítico la situación de Venezuela y Nicaragua en la semana pasada: “continuó recibiendo información sobre violaciones de los derechos económicos y sociales, como los casos de muertes relacionadas con la malnutrición o las enfermedades que se pueden evitar, así como las violaciones de los derechos civiles y políticos”. No mencionó a Cuba. Si condena a Venezuela, también tendría que condenar la Unidad Popular. 
   Cuando asumió Bachelet su segundo mandato apoyo a Maduro: “no nos parece adecuado que hayan acciones violentas que busquen desestabilizar a un gobierno democráticamente elegido". En su segundo gobierno, Bachelet como sostiene el diario italiano apostó por el diálogo. 
  ¿Alguien le cree? Señora Alta Comisionada por los Derechos Humanos, ¿La actual Venezuela no le recuerda la Unidad Popular? 
   Esta declaración la encuentro tan falsa como las lágrimas de cocodrilo que derramo por las muertes de los más de mil niños muertos ocurridas en el Servicio Nacional de Menores (SENAME) ocurrida bajo su gobierno. Dicho sea de paso, por un blog me enteré que una persona presentó un querella contra Michelle Bachelet por delitos de lesa humanidad o genocidio a raíz de los niños muertos en el Sename.
   Despierten. Bachelet es comunista. Es lo único que conoce.

Etiquetas: , , , , , , ,

miércoles, septiembre 05, 2018

Sumisión frente a la izquierda


   Hace tiempo leí en un sitio de internet las siguientes palabras: “La libertad es un privilegio, no un derecho”. Dichas palabras estaban puestas en un cartel, en el estado de Nevada, según comentaba un venezolano al comienzo de gobierno de Hugo Chávez. Si la libertad es un privilegio, significa que tuvo un costo en alcanzarla. No cayó del cielo. Eso explicaría por qué algunos sectores del mundo, sobre todo en Asia se aceptan los abusos del gobierno como se da en China. La mayoría de los chilenos todavía no se dan cuenta que hoy disfrutan de las libertades porque otros arriesgaron sus vidas y se tomaron decisiones que tal vez no fueron populares, pero que dieron frutos a largo plazo. Se tomo la decisión de derrocar al gobierno de la Unidad Popular porque devino en tiranía y cuyas políticas mermaron las libertades que hasta entonces los chilenos daban por sentado. Dicho gobierno quiso instalar una dictadura comunista.
    El nombre completo de la institución que creó polémica por las declaraciones del ex mir Mauricio Rojas se llama Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos. Se me olvidó mencionar que una frase que no gusta del ex ministro y que siempre la repite: “Es cómo llegamos a odiarnos”. Es que lo mismo que decir “todos somos responsables”. Por tanto, nadie es responsable. Las personas opositoras a la UP no odiaban, pues lo único que querían era renunciara Allende o sacarse el gobierno malo. 
    Para cualquiera persona normal, sabe que la memoria es selectiva. Nos acordamos de ciertas cosas y otras, no. Revivimos buenas experiencias o recreamos malas experiencias si tenemos odio o rencor contra alguien, hasta que al final, ese mismo odio termina matando a la persona. La izquierda con dicho museo coloca lo que le conviene y no que la deja en ridículo. 
   Sin embargo, primero nadie ha reparado que la autoría de la creación de dicho museo. A dos personas se les ocurrió: a la mirista Marcia Scantlebury y a la frentista Michelle Bachelet. O sea, dos terroristas o guerrilleras. Para hacerlo más simple equivale a que un violador que se queje que la mujer agredida le pego en los genitales. ¿Con qué autoridad dos personas que justificaron la violencia revolucionaria y el terrorismo dictan cátedra sobre los derechos humanos? Segundo, que para la izquierda cuando ellos asesinan no constituye una violación a los derechos, en cambio, sí, los agentes del Estado. No importa si hayan estado en la DINA o CNI, sino porque el militar sobre todo, después del 11 de septiembre, lidió con personas que empuñaron las armas para instalar una dictadura comunista. Si es así, no sé por qué tenemos que aceptar el criterio de la izquierda. Por lo menos, yo no lo acepto. No hay ningún terrorista acusado de violar los derechos humanos, después de todo, están amnistiados e indultados. Una joven historiadora escribió que ella jamás iría con hija a ese museo, porque no explicaba cómo llegamos a eso. El objetivo del Museo es mostrar las violaciones a los derechos humanos cometidas bajo el Gobierno Militar. La historiadora no se dado cuenta aún que los terroristas no violan los derechos humanos. 
   Antes de la renuncia de Rojas, el actual director del Museo de la Memoria, Francisco Estévez critico la muestra ‘Hijos de la Libertad’ del Museo de Historia, donde aparecían las palabras del general Augusto Pinochet, en las que se decía Chile se había liberado del comunismo. Las palabras decían una verdad. Pero, la institución que creó Bachelet, además, de ser sesgada oficia el papel de la Doctrina de Fe o la Inquisición al imponer una “verdad”, que no es tal. 
   La izquierda nunca abandona a su gente a diferencia de los políticos de la ex derecha se avergüenza de quienes combatieron el terrorismo poniendo en peligro sus vidas. Además, si se trata del ex presidente Bachelet, no hay que olvidar que en su segundo mandato ella quiso indultar a un terrorista del FPMR, mientras les negó el indulto humanitario a cuatro presos políticos de Punta Peuco. A ella, tanto los políticos como académicos de la ex derecha le creen todo. A todo le dicen: “Amén”.      Mientras escribía el post anterior, me acordé de otro crimen de la izquierda, a saber, el atentado ferroviario en Queronque, donde murieron 58 personas y cientos de heridos, en 1986. Después se supo que autor intelectual del atentado fue el mirista Carlos Ominami como lo denunció en una carta pública otro mirista a fines de los noventa. Eso no está en el Museo de la Memoria. El señor Ominani después fue ministro de Estado del primer gobierno de la Concertación y ahora último ha sido conocido, porque fue uno de los tantos políticos de su sector que mandaron una carta de apoyo al ex presidente brasileño, Lula da Silva, quien se encuentra en la cárcel. No bastando la carta, se reunió con el Papa jesuita Francisco I para que interceda por ex mandatario brasileño. Algunos columnistas se acordaron que el museo no recoge las víctimas que fueron asesinadas por el terrorismo del Mir, el Frente Lautaro y el FPMR.
   Dicho museo fue creado por terroristas como un homenaje a los terroristas, aunque sea redundante afirmarlo. Tenemos dos pruebas que ratifica lo que acabo de decir. La primera, es que en la región de Neltume hay un museo dedicado al comandante ‘Pepe’ del Mir, quien era apoyado por el gobierno de la Unidad Popular aun cuando lo negaba. Decían que era un invento de la oposición. Con todo, el museo omitirá las célebres palabras de él, el cual sostenía que la revolución marxista de Salvador Allende costaría un millón de muertos: “Claro que violentamente. Tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se comprometa con la revolución y ésta se convierta en realidad. Con menos muertos no va resultar”. La segunda, es que cuando se descubrió las palabras que había dicho el ex ministro Mauricio Rojas y que la izquierda las calificó de ‘ofensa’, hubo una manifestación de apoyo al museo. Entre las personas que concurrieron estaba la actriz Magdalena Pinto conocida como Malucha, quien tenía como un primo al militante del Mir, Mario Fernando Peña Solari.
   El actual presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes publicó un artículo que apareció en La Tercera a propósito del Museo de la Memoria. En él dice: “1) Que en el objeto del Museo caben sólo las víctimas de violaciones de DDHH. Eso es una simple convención, un acuerdo (hoy inexistente) que puede ser modificado. 3) Se pretende que los caídos a manos del FMR, el Lautaro o el MIR fueron víctimas del ejercicio al derecho de rebelión. Efectivamente hay derecho a rebelarse contra una dictadura, pero ese derecho es respecto de quienes buscan recuperar la libertad y, obviamente, no asiste a quienes pretenden instaurar otro tipo de dictadura”. 
   Las palabras del presidente de RN confirma lo que he dicho, las víctimas del Gobierno Militar son victimarios. Puesto que todo es a gusto de la izquierda, a lo que llaman ‘´víctimas de las violaciones de derechos humanos’ son en realidad terroristas. Lo que omite el presidente de RN es, por ejemplo, que el Mir nació antes de Gobierno Militar para instalar una dictadura comunista o del proletariado. Luego cuando los militares tomaron el poder, salieron con el cuento de luchar por la democracia que ellos la habían destruido. Nadie ha notado que los Miristas son bipolares como Bachelet. 
   Asimismo, quienes han ayudado a blanquear el pasado totalitario y terrorista de la izquierda chilena es, por ejemplo, el cientista político, Patricio Navia, quien le expresó a Álvaro Vargas Llosa en un documental que éste último hizo sobre América Latina y el populismo, si es que no equivocó, que el único problema de Salvador Allende era la economía. 
   Durante la campaña presidencial, Sebastián Piñera viajo a Argentina para visitar la Fundación Libertad. Allí propuso que el actual gobierno venezolano la “vía chilena”, esto es, un itinerario como el que tuvo el Gobierno Militar chileno para entregar el poder. Cualquiera comparación con el régimen del país de Simón Bolívar es injusta, pues los militares chilenos no querían que sus compatriotas viviesen como los venezolanos. Sin embargo, el periodista del Infobae : acusa los militares de irse contra la población civil y no los terroristas: ”Desde entonces Chile se ha mantenido como una de las democracias más estables de la región. Pero el costo de este acuerdo ha sido la imposibilidad de juzgar a las cúpulas militares por los numerosos crímenes y violaciones a los derechos humanos contra la población civil, lo que ha generado tensiones en el país”.
   Lucía Santa Cruz, Consejera del Instituto Libertad y Desarrollo dijo por la polémica de Rojas: “En suma, la derecha debe convivir con la memoria; y la izquierda, tolerar la historia”. Ella cree que está tratando con personas racionales, cuando la izquierda no reconoce nada de lo que menciona.
   El Museo de la Memoria equivale cuando los talibanes en Afganistán dinamitaron los budas gigantes.
   Hace dos post había dicho que la situación del país es tal que a la izquierda hay que pedirle permiso para vivir y opinar. Mas luego también me acordé que una palabra resume todo y es el título de una novela del polémico escritor francés Michel Houellebecq: Sumisión.

Etiquetas: , , , , , , ,