lunes, febrero 13, 2017

Un poco ingenuo para estar en política



   El año pasado, el sitio El Pulso entrevisto al político José Antonio Kast que perteneció al partido Unión Demócrata Independiente (UDI) del senador asesinado en democracia, Jaime Guzmán. Cabe recordar que el diputado renunció al poco tiempo después que el profesor de Historia, abogado y columnista, Gonzalo Rojas Sánchez, ya que el partido -al que se volcaron sus energías -. se había desfigurado tanto que lo único que le faltaba fuera que cambiaran su Declaración de Principios tal como lo hizo el socio, a saber, Renovación Nacional (RN) por parecer progresista o parecerse a la ex Concertación. Un político que pertenece a RN escribió que el próximo gobierno electo se supone de derecha, haga un gobierno como el demócrata cristiano y primer gobierno de la Concertación, Patricio Aywin. Ese es el modelo de la ex derecha. Dicho sea de paso, no hay que confundir a José Antonio Kast con el diputado y fundador de Evópoli, Felipe Kast. El primer es conservador, el segundo se dice liberal y añadiría populista, pues él expreso que, cuando era ministro de la Cartera Social en el gobierno de Sebastián Piñera, que no bastaba con enseñar a la gente a pescar, sino había que también que dar bonos.
   Además, ¡Que tanto asombro! Si en el gobierno de Sebastián Piñera, los intelectuales de la Nueva Derecha decían que había alejarse de los iconos de la Derecha en las década de los ochenta y que cambiaron el rumbo de la Historia: Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Menos se van a identificar el gobierno del general Augusto Pinochet, quien gracias primero a la rebelión civil contra el gobierno marxista de Allende y, segundo lugar, a la rebelión militar la expansión comunista sufrió su primera derrota a nivel mundial. Los chilenos se sacaron el Muro antes de que éste cayera. Naturalmente, los intelectuales liberales más que conservadores de Occidente jamás van reconocer que los cuatro de la Junta Militar chilena hicieron enfurecer al oso ruso, si hasta repiten el relato de la Izquierda: “Los militares y las víctimas”. Basta leer cualquier artículo del Cato Institut que mencione a Pinochet.

    Pues bien, volviendo a la entrevista, José Antonio Kast hizo la siguiente afirmación: “No se entiende que Piñera siendo Presidente no haya instalado una continuidad en su gobierno y que vuelva él mismo”. A decir verdad, esa declaración me parece muy, muy ingenua por parte del diputado y actual candidato a la presidencia de la República. De esta última no queda nada. Esas palabras expresan que él desconoce el prontuario en el ámbito de los negocios y de la política del empresario Sebastián Piñera. Es desconocer a la persona tal cuál es, sin maquillaje. Al empresario lo único que le importa es su ego, nada más: Yo, yo, yo, yo. Piñera jamás ha sido de derecha, ya sea la derecha conservador, ya sea de la derecha liberal. Siempre ha sido un demócrata cristiano. Este partido no es como la Democracia Cristiana alemana, que es derecha. Como hizo observar el escritor peruano y columnista de La Tercera, Alvaro Vargas Llosa, que Piñera hizo un gobierno de centro izquierda. O sea, engaño a sus electores. Si hubiera un gobierno con valores de derecha, ésta última habría gobernado cuatro períodos tal como quería el ex presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín.
   En la primera campaña parlamentaria de 1989, Sebastián Piñera tuvo como compañero al ex parlamentario y escritor, Hermogenes Pérez de Arce. Este ha contado más de una vez que Piñera ordeno sacar sus carteles. Así de sucio e infantil es el empresario. 
   Se olvida a José Antonio Kast del episodio de Piñeragate en el primer gobierno de la Concertación, donde intento enlodar a la entonces parlamentaria de la Unión Demócrata Independiente, Evelyn Matthei, conocido Kiotazo. 
   A principios de los noventa, Sebastián Piñera ingreso a Renovación Nacional, porque en la Democracia Cristiana no le abrieron las puertas. Eso ilustra, que los próceres de ese partido no se seleccionaban a sus militantes con pinzas. Se opuso a la Constitución de 1980, cuando ésta fue plebiscitada. Voto por la opción ‘NO’ en el plebiscito de 1988. Piñera siempre se ha sentido orgulloso, porque su padre fue uno de los fundadores de la Democracia Cristiana, como si fuera gran cosa, teniendo en cuenta el historial desafortunado de ese partido: la reforma agraria; el apoyo a Salvador Allende, pues no existía la segunda vuelta; él apoyo a la intervención militar, para luego ser opositor al gobierno cívico-miliar; la oposición a la Constitución de 1980 y a las reformas que impulsaron los ‘Chicago Boys’ y, por último la traición hacia los militares que hizo Patricio Aylwin en los noventa con el Informe Rettig y la persecución a los militares por causas llamadas ‘violaciones a los derechos’, mientras les aplicaba la Ley de Amnistía de 1978, o bien los indultaba a los terroristas. Todo porque los grupos violentos, que están en la Izquierda extorsionaron tal como dijo el diputado socialista Schilling en una entrevista a La Segunda. La transición hacia la democracia más exitosa de la Historia de un gobierno autoritario a un democrático fue una transacción o una extorsión: los terroristas libres, los militares a la cárcel. Lo descrito a él no le importa. 
   Es suficiente leer la declaración hizo, cuando falleció Aylwin . Solo es alguien que le prende velas a cada santo como dicen. El ex presidente demócrata cristiano frecuentaba el entorno de la familia Piñera: “Desde esos tiempos, la imagen que yo tengo de Aylwin fue de un hombre bueno, honesto, que quería a Chile y tenía una visión de Estado que estaba por encima de las pequeñeces”. Después dice una lluvia de mentiras: “Un segundo momento estelar, y esta vez exitoso, fue cuando le tocó liderar el proceso de recuperación de la democracia. Normalmente, las transiciones de gobiernos militares a gobiernos democráticos se hacen en medio de crisis políticas, caos económico, violencia social y nada de eso ocurrió en Chile. Eso no es una casualidad. Yo creo que el aporte de Patricio Aylwin fue decisivo. Supo encontrar un camino para recuperar la democracia”. Hasta se expresa como persona de Izquierda: “le tocó liderar el proceso de recuperación de la democracia”. En primer lugar, los militares devolvieron el poder. En segundo lugar, no hubo caos económico ni violencia social, no gracias a Aylwin, sino a la institucionalidad política y económica que dejaron los militares. Con todo, los políticos de la ex Concertación comenzaron desde los noventa con su discurso o simplemente extorsión, de que si no subían los impuestos, se iba desatar una explosión social. Los únicos favorecidos con el alza de impuesto a costa de doña Juanita y su marido Moya, son los políticos con sus millonarios sueldos. Bachelet ha hablado de que las reformas son importantes para obtener la paz social. Si no se llevan a cabo lo que la izquierda dice, viene el caos social. La última elección presidencial mostro que el indignado chileno es solamente de Izquierda y es una minoría. 
  Luego en la entrevista Sebastián Piñera dijo sobre las tareas que le correspondió al ex presidente Demócrata Cristiano, Aylwin: “Después le tocó encabezar el primer gobierno democrático post régimen militar con nuevos desafíos: consolidar la democracia, la economía social de mercado, incorporar mayores niveles de justicia social y al mismo tiempo iniciar un camino para lograr una mayor reconciliación entre los chilenos. Llevábamos décadas de divisiones profundas, de odios cruzados que le habían causado un grave daño a la convivencia y a la sociedad chilena”. Si fuese liberal, no hablaría de justicia social, que es una forma de robo. Menos la reconciliación porque la izquierda moderada y la extrema izquierda no quieren, o se les acaba, las millonarias indemnizaciones. Desde luego, que Piñera no se atreve apuntar a quienes todavía viven odio.
   ¿Qué hará Piñera si sale electo de nuevo? Piñera hará lo que no hizo la Nueva Mayoría. Cerrar el Penal Punta Peuco y trasladar a los militares ancianos a cárceles comunes. 
  ¿Cuál es el Sebastián Piñera auténtico? ¿El que propuso una amnistía cuando fue senador con los votos de la derecha y la ‘familia militar’? ¿El que prometió en el Club Español ante los militares en retiro que iban tener el debido proceso y el respeto al Estado de Derecho? ¿O finalmente, el hombre que cerró el Penal Cordillera y los mandó a uno peor, Punta Peuco, mientras en el programa de televisión ‘Tolerancia Cero’ argumentaba que los militares no podían ser indultados o amnistiados, porque según él, había cometidos delitos de lesa humanidad a sabiendas que delito no es retroactivo? Y ahora quiere mostrarse humanitario con los reos , en particular los presos políticos de Punta Peuco, cosa que hizo en su gobierno, para que los enfermos terminales y de tercera edad pasen sus últimas en casa. 
   Por lo que acabo de describir, se desprende que es un poco ingenuo el político José Antonio Kast. No me interesa que Sebastián Piñera se rodee de intelectuales como Mario Vargas Llosa, Maurcio Rojas, Roberto Ampuero y Jorge Edwards, pues no voto por un traidor, cobarde y gánster.

Etiquetas: , , ,

domingo, enero 29, 2017

Thunderbirds al rescate



    Cuando comenzó el incendió, mis padres estaban en Vichuquén. Uno de los focos empezó ahí. Ya han transcurrido dos semanas y el desastre que no podemos llamar natural, ha adquirido proporciones dantescas. Tampoco se puede sostener que por un descuido, porque algún turista chileno o extranjero dejo un fuego encendido, mientras disfrutaba de la naturaleza. No cabe duda que el incendio ha sido planificado por un mente maestra.
   Los periodistas culpaban al tendido eléctrico, lo cual es absurdo. La Conaf ha quedado sobre pasada e igualmente la Onemi. No recuerdo, precisamente, que cuando el presidente de la República pidió ayuda internacional y luego el actual jefe de la Conaf dijo que el SuperTanker proporcionado por una chilena que se caso con un familiar de la tienda Wal-Mart no tenía las condiciones. La burocracia le puso obstáculo a la ayuda. Primero había que hacer el papaleo correspondiente y después recibir el avión.
    La chilena Lucy Ana Áviles casada con Benjamín Walton había publicado , cuando supo del incendio: “Esperando la autorización para partir desde EEUU a combatir los incendios que estamos sufriendo en Chile”.
   Según ella: “Que nos pongan a prueba me parece incomprensible”. El Gobierno de Chile se demoró dos días en responderle. Las autoridades dijeron que podrán a prueba durante dos días, aun cuando la chilena dijo que ellos solventarían los gastos. El avión ya había sido probado en Australia e Israel.
   El gobierno que gasta el dinero en cosas inútiles como los falsos exonerados, falsos torturados, en los victimarios de la UP y del Mir, y naturalmente, en el Museo de la Memoria no tiene dinero para mantener un avión en tierra: “Si el gobierno y alguien facilita el agua, la bencina y los costos de tener estacionado el avión en la loza del aeropuerto, se podrían aumentar los días, pero hasta el momento no se ha hecho ningún ofrecimiento”.
   Los chilenos que no votaron por Bachelet son tan benévolos con ella, que no reconocer que es inepta. Siempre lo ha sido. No sé como el socialista Ricardo Lagos no se fijo o se hizo el leso, que hubiese sido imposible que la actual mandataria se recibiera de médico a los 18 años. Ni miro su currículo vitae. Simplemente, la puso los ministerios de Salud y en Defensa por ser “hija de” del general de aviación Bachelet, supuestamente torturado. Ese es su único mérito. La Nueva Mayoría o Nueva Mediocridad es una ineptocracia. A un familiar le escuché decir que la coalición gobernante había puesto pura gente en los mandos medios sin el perfil del cargo, como si no supieran. Al mismo tiempo, que el premio por haber apoyado a la candidata. El premio por la campaña. Te apoya y tú me pagas con un cargo. Eso lo sabemos. El error estriba en sostener que solo los mandos medios son ellos malos, cuando todo en la Nueva Mayoría es mediocre. Ni siquiera se salvan los moderados, que tanto les gusta apoyarse los políticos de la ex derecha. ¿Mariana Aylwin, Enrique Krauss, Adolfo Zaldívar, Ignacio Walker, los socialistas Enrique Correa, Sergio Bitar, Solari, Eduardo Saffirio y el matrimonio Gutemberg Martínez y Soledad Alvear?
    En este atentado terrorista a gran escala, una vez más ha fallado el Estado. Sin embargo, el eje del Gobierno es que el Estado prime sobre los las actividades que hacen los particulares, ya sea empresas o personas naturales. Según Bachelet , no puede atribuirle a ningún grupo los incendios, ni mucho menos que hayan una planificación, luego de reunirse con el jefe de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) y con los jefes de inteligencia de las Fuerzas Armadas: "No tenemos información precisa para suponer que incendios sean cometidos por uno u otro grupo…no vemos esa tónica muy orquestada todavía”. ¿Alguien le va a creer? Todos los focos de incendio han surgido en forma espontánea.
   Según el chileno radicado en el Perú, Ricardo Escudero lo que hay en La Araucanía es simplemente terrorismo que opera con mismo modus operandi que el Sendero Luminoso: “Se libera la zona, generando miedo y violencia, incendiando casas y vehículos, asustando a viajeros y usando un discurso que sea máscara de reivindicaciones. Además, el pretexto de los derechos humanos es vital para que la Policía y las Fuerzas Armadas se debiliten en la represión y captura de los extremistas”. El escritor Roberto Ampuero había lo mismo hace pocos días. Escudero dice algo importante: “es necesario resaltar que existen vínculos de evidente inter relación con las FARC de Colombia, cuyas finanzas nunca fueron desmanteladas o ubicadas y fácilmente están circulando en el sur de Chile”.    Pues bien, los camioneros de La Araucanía el año pasado, específicamente, en abril le enviaron una dura carta a Bachelet, donde afirmaban tener pruebas entre los terroristas del sur y las FARC: “Estamos informados que Ud. recibió hace más de 7 años, de manos del Gobierno Colombiano, y en dos oportunidades, documentos oficiales que acreditaban el nexo entre el mal llamado conflicto mapuche, con el Partido Comunista de Chile, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”. Bachelet ni la ANI no hicieron nada. 
   Asimismo, los jefes mencionados de las inteligencias de las Fuerzas Armadas le dijeron al presidente de la República: “hay elementos raros que no condicen con lo habitual”. 
   Hasta el momento hay 130 focos de incendio. Hay 2.756 damnificados y 11 muertos. 
   El diputado Manuel Rojo Edwards de Renovación Nacional dijo por su cuenta twitter: "Gobierno demoró siete días en pedir ayuda militar. Incendios se les escaparon de las manos". Eso provocó una reacción en contra de él en las redes sociales por decir la verdad. La vocera del Gobierno dijo que aceptaban solamente críticas constructivas. O sea, no quiere que se le indique o señale que el rey anda desnudo. No se puede señalar lo malo.
  Mientras los chilenos se alegran al ver el avión Supertanker y esperan el avión ruso llyushin ll-76 que facilito el presidente Putin que llegue a Chile, me acordé de la serie de los sesenta los Thunderbirds o rescate internacional. La serie infantil de marionetas relataba las aventuras de la familia Tracy dedicaba exclusivamente al rescate en diversos ambientes, ya sea acuático, terrestre y aéreo. Ningún gobierno sabía donde tenía su base. El avión SuperTanker es lo más parecido al Thunderbirs 2. De hecho, recuerdo haber visto en un programa norteamericano que mostraba que existían privados, cuyo oficio era ser rescatistas. 
  Una vez más los privados han mostrado ser mejores que los burócratas y el Gobierno.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

lunes, enero 16, 2017

La mentira de la quema de libros durante el Gobierno Militar


  La Izquierda chilena les ha lavado el cerebro no sólo a los chilenos nacidos en los ochenta y siguientes, sino también a sesudos investigadores de think tank, periodistas o escritores que dicen ser de la derecha liberal en diversos países. Esa gente ilustrada con capacidad de ir al meollo de los asuntos, de separar el parecer del ser, le cree el cuento de los militares o Pinochet y las víctimas. Esta gente ahora es ‘experta’ en pacificar países y sacarse matones. En primer lugar, el típico razonamiento es que no se justifica o tal o cual cosa, refiriéndose a lo que la Izquierda llama ‘violaciones a los derechos humanos’. Ni siquiera son capaces de ver las dos cara de la moneda, ni que hubo un enfrentamiento. Un grupo uso la violencia. Por tanto, es ilegitima. Y otro grupo ante esa violencia respondió con la fuerza. La violencia no respeta al otro. El uso de la fuerza se refiere a la defensa. Siempre es legal. En segundo lugar, esas mismas personas por ellos que la Junta no hubiese hecho las reformas económicas liberales, pues eso sería manchar el liberalismo. Hubiesen preferido que las cosas quedaran como estaban. Al contrario de ellos, los jóvenes economistas de Chicago no se iban de quedar de brazos cruzados. Personas tan doctas no sepan distinguir en la violencia y la fuerza. Así el escritor chileno Axel Kaiser y otros de la Fundación para el Progreso escribe en su Carta abierta a la Izquierda a raíz de la muerte de Fidel Castro: “Espero que estén de acuerdo en que así como no es sano para la convivencia nacional justificar crímenes cometidos bajo el régimen militar chileno, tampoco lo es que hagan apologías a uno de los criminales más sanguinarios de la historia latinoamericana”. Estaba un lado la guerrilla o terrorismo del Mir y del FPMR, en el otro lado los militares. Puesto que la guerrilla fracaso, entonces esgrimen el argumento de que no se justifica. O sea, ante la violencia ilegítima no es bueno defenderse. ¿A qué le llaman ‘crímenes cometidos bajo el régimen militar? Dudo que le interese el atropello a los derechos humanos en democracia, que se les realiza a los militares en Punta Peuco partiendo que se les respeta la igualdad ante ley. Y eso que abogado y doctor en filosofía o economía.
  No me canso de citar el libro Desde las Cenizas del periodista norteamericano, James R. Whelan, pues hizo un gran trabajo, no sólo basándose en documentos, sino asimismo entrevistando a los personajes involucrados. Así cuenta, por ejemplo, que a ‘la Payita’, la amante de Salvador Allende, cuando se exilió tenía prohibido decir que el presidente marxista leninista se suicido. Tenía repetir la mentira que había sido asesinado por los militares. Después de la caída de Allende, se produjeron las llamadas ‘violaciones a los derechos humanos’. ¿Qué es eso? El enfrentamiento con el grupo terrorista MIR. Whelan dice: “Pero la existencia de armas clandestinas y la fanática resistencia de un grupo de dirigentes extremistas reunidos principalmente en el MIR fueron los principales responsables de buena parte del derramamiento de sangre en las semanas que siguieron al golpe”. Agrega: “…ese derramamiento de sangre nunca alcanzó las proporciones descritas en los horripilantes informes que aparecieron en muchos órganos de la prensa mundial”. 
   Una de las mentiras que se han transformado en verdad de tanto repetirla, es que los militares chilenos después del 11 de septiembre quemaron libros. En efecto, el autor de esa mentira fue el corresponsal inglés, John Barnes, cuyo artículo apareció en la revista Newsweek el 8 de octubre de 1973.Si es que no equivoco o la memoria no falla, el escritor Jorge Edwards cuenta que le llegó información de que se quemaban libros en su libro Persona Non Grata.
El artículo se titulaba “Matadero en Santiago”. Este es: 
  “Pablo Neruda, poeta chileno ganador del Premio Nobel, murió de cáncer, e incluso mientras se estaba bajando su cadáver a la tumba, sus compatriotas se dedicaron a la tarea de asesinar sus palabras. Libros de toda clase, no sólo los de Neruda sino también de Mao, Marx y Marcuse, fueron confiscados por decenas de miles en casas, librerías y bibliotecas, y quemados en fogatas en las calles de Santiago. Las universidades chilenas, otrora orgullosos bastiones de independencia, han sido purgadas de sospechosos izquierdistas, y la gente corriente aprendió a tener miedo cuando golpeaban la puerta a la medianoche”.
  Ahora bien, cuando se refiero a los enfrentamientos que hubo en las poblaciones, en particular en La Legua cayó en la retórica política. Según él, en esas poblaciones había ‘terror’, debido a la venganza. Hubo combate en eso lugares, porque en la Unidad Popular quisieron convertirlos en bastiones de los terroristas armados al margen, naturalmente, de la ley. Se metió en un lío al dar datos estadísticos de las muertes. Así escribe: “Los trabajadores de la morgue han recibido la advertencia de que serán sometidos a una corte marcial y ejecutados si revelan lo que está ocurriendo acá. Pero yo pude obtener un recuerdo oficial de cuerpos en la morgue a través de la hija de un miembro del personal: catorce días después del golpe, dijo ella, las morgues había recibido y procesado 2.796 cadáveres”.   Sin embargo, el Washington Post le refutó: “El número de muertes violentas en la capital de Chile en las tres semanas desde el golpe militar parece ser de aproximadamente 750, cifra basada en una verificación hecha hoy en la morgue”.
    Cuando cayó Allende, la mayoría de los chilenos pensaban tal como escribió un periodista extranjero: “Los chilenos lo detienen a uno en la calle para decirle: ¿Qué les parece nuestro nuevo Chile? Ahora somos libres. Esta es nuestra segunda independencia. Lo mejor de Chile está en el Gobierno; no se olvide decirle a la gente de Norteamérica que todo está bien en Chile”. 
 Sin más comentarios.

Etiquetas: , , , , ,

sábado, enero 07, 2017

Viviendo en el mundo virtual








    Muchas cosas se me quedaron en el tintero el año pasado, así que  voy continuar este año a destiempo como es mi costumbre. 
    Durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, que fue malo, pese a todo, ella alcanzo una alta popularidad, principalmente, porque no abría la boca. Pese al terremoto y maremoto del  27 de febrero y a otras cosas que no me acuerdo. Con el desastre del 27/F quedo demostrado que Bachelet era un producto del marketing político. De líder no tenía nada. Durante su gobierno se acuño a la expresión ‘femicidio político’, lo que significa que nadie puede criticar a una mujer de Izquierda. Si es de derecha como ocurrió con la ex intendente de Concepción, van Rysselberghe durante el gobierno de Piñera, allí no importa. A la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, los progresistas de Nueva York la habían amenazado con una violación, si pisaba la capital del Mundo. 
   Mientras escribo este post, se me ocurrió qué opinión tendría Bachelet, de Margaret Thatcher. La actriz norteamericana Demócrata que la encarnó una película, Mary Streep tenía una pésima opinión de la Dama de Hierro, ya sea su posición política, ya sea por el modo de vestirse. En un programa del canal Films & Arts, donde entrevistaba a grandes actores ingleses como Ian Murray McKellen, Michael York y Diana Rigg, entre otros, le toco el turno a la actriz Glenda Jackson. No sabía que esta actriz era parlamentaria por el Partido Laborista. Ha sido diputada de la Cámara de los Comunes desde 1992. Actuó en la película Marat y Alfie. En esa entrevista ella dijo que, cuando la Dama de Hierro afirmo que “No existe la sociedad”, la actriz se escandalizo. Obviamente, tenía una pésima opinión de Margarte Thatcher. Según ella , el thatcherismo “was still wreaking - as it had wreaked for the whole decade - the most heinous social and economic damage on this country, on my constituency and my constituents”.
   Para la muerte de la Baronesa dijo al ex actriz: “People saw the price of everything and the value of nothing. What concerns me is that I am beginning to see possibly the re-emergence of that total traducing of what I regard as the basic spiritual nature of this country - where we do care about society, where we do believe in communities, where we do not leave people to walk by on the other side”. Se enfureció que la Cámara de los Comunes le rindiera un homenaje. 
    Pues bien, antes de que terminara el año, Michelle Bachelet dio una entrevista en que dijo no va a continuar en la política y que se va dedicar a cultivar tomates, pues el actual trabajo es muy intelectual: “siempre digo que quiero dedicarme a cultivar tomates. En el sentido de poder meter las manos en la tierra, algo que uno conoce, y que uno puede tener el producto que uno busca. Pero no es tan simbólico tan solo, ¿ah? Tengo ganas de hacer cosas como más manuales”. En esta entrevista aprovecho de victimizarse por su condición de mujer: "la crítica, cuando es en función de las ideas, de un proyecto, bienvenida sea". Eso es lo que se ha hecho. La crítica durante la campaña presidencial y desde que asumió su segundo mandato ha sido en función de las ideas. La castrista comunista no acepta otra visión que la suya por mucho que hablen de diálogo y de escuchar. Ella no ha escuchado a la mayoría del país. 
   Añadió: "ese tipo de crítica no tiene necesariamente un sesgo determinado. Lo que sí creo es que si hay un Presidente hombre que está pasando por alguna situación difícil, nadie habla de debilidad, de falta de liderazgo. Son otro tipo de expresiones que se utilizan, ¿no? Más allá de eso, las personas tienen lo que se llama un sesgo inconsciente o invisible y valoran de distinta manera a las mujeres y a los hombres". 
   Le molestan que le digan la verdad. Nunca ha tenido liderazgo, ni siquiera cuando le inventaron el cargo ONU-Mujer, que fue un pretexto para esconderla y no respondiera de su responsabilidad por el terremoto, maremoto y, finalmente, el saqueo que hubo en la ciudad de Concepción. Ni menos que cuando Ricardo Lagos la nombro ministra de Salud y luego ministra de Defensa, ya que no lo hacía bien en salud. La pusieron en cargos por ser ‘hija de’. En este caso, hija del general Bachelet, que estaba a cargo de las JAP en la UP y fue acusado de traición a la patria. Quería que Chile se convirtiera en una segunda Cuba comunista.
   En el último mensaje del año, ella evaluó positivamente el año anterior. Destaco la gratuidad universal en la educación superior . Digo algo que es falso: “El 2016 fue un año en que miles de familias vieron cómo uno de los suyos entraba a la Educación Superior bajo el régimen de gratuidad. Iniciamos así la consolidación de un principio que la ciudadanía demandó: que exista acceso a una educación de calidad para todos y todas". Nadie demando gratuidad.
   En este año se van a consolidar las nefastas reformas, según ella. Y tendremos una nueva constitución socialista chavista comunista, a pesar de que el Gobierno tiene un respaldo del un 30%, la persona de Bachelet es rechazado como asimismo su coalición que la apoya. Además, ¿Qué persona metida en la política propondría una nueva constitución, si ni siquiera llega al 50+1 de respaldo ciudadano? Ellos (socialistas burgueses y marxistas) que tanto hablan de la democracia y la mayoría no respetan sus propias reglas, por ejemplo, el jurista de Bachelet, Fernando Atria. Que hayan participado pocas personas en los cabildos, no le importa: "Un año en que también fueron miles los ciudadanos y ciudadanas que se reunieron para discutir y proponer sus ideas sobre un Chile más justo y amable, como parte de la etapa participativa para una nueva Constitución". Según el abogado constitucionalista demócrata cristiano y promotor del proceso constituyente, Patricio Zapata: “No es el pueblo el que habló fueron 180 mil chilenos”. Hasta en su discurso le brota la tontera del género ‘ciudadanos y ciudadanas’. Obviamente, que cuando hablamos de ciudadanos nos estamos refiriendo a hombres y mujeres indistintamente. Entre paréntesis, es incorrecto llamarle ‘presidenta’. Lo correcto gramaticalmente es decir presidente o ministro, sin importar que sean hombres o mujeres los que ocupen el cargo. 
   Para que miente el Presidente de la República, si la Democracia Cristiana y el Partido Comunista tiene lista la constitución, donde el Estado se mete en la economía, se acaba el principio de subsidiariedad y del derecho de propiedad. 
   Según ella, Chile no crece “por factores externos”. Es falso. Se debe principalmente a la falta de confianza en las personas que gobiernan el país, empezando la incertidumbre jurídica que denuncio Hernán Büchi provocada por el oficialismo con su programa y las consiguientes reformas que han paralizado la actividades productivas, entre ellas, la reforma tributaria, la reforma laboral y la nueva constitución que no resguarda el derecho de propiedad. Eso ha generado incerteza, pues no sabe que reglas estarán vigentes un tiempo hasta que el gobierno de turno las cambie por otra como ocurría en el Chile socialista que duro hasta 1973. 
   Sobre el conflicto en La Araucanía y otros asuntos como las pensiones dijo: "Es posible ponernos de acuerdo y hacer prevalecer la unidad sobre las confrontaciones". En esa región hay confrontación, desde el momento en un grupo armado ataca la propiedad privada, queman iglesias (ya van dos) y escuelas. Antes de que termina el año pasado unos terroristas o violentistas quemaron una escuela. Para Bachelet lo importante es que prime el diálogo. Hace tiempo tengo pendiente un post sobre esa región. ¿Cómo van a dialogar con unos matones, que por cierto, el Gobierno apoya, y que no representan para nada a los nativos de ese lugar? Después de todo, son chilenos. No existe un grupo humano ‘pueblo mapuche’. Hay ataque, luego hay confrontación. 
   En junio del año pasado, la agencia calificadora Estándar & Poor’s puso nota ‘AA-‘ a la deuda de Chile. Según dijo, el ministro de Hacienda, el demócrata cristiano, Rodrigo Valdés "es un reconocimiento a las políticas macroeconómicas del gobierno", puesto que el gobierno está empeñado en bajar el déficit estructural. Estamos acostumbrados que tanto Michelle Bachelet como sus ministros y la coalición que la apoya, se reían de las personas. ¿Cómo Hacienda puede afirmar que desean bajar el déficit, si la deuda pública se ha duplicado en dos años, según un artículo de La Tercera? Sin embargo, en diciembre la guinda de la torta fue que la agencia clasificadora de riesgo Fitch Ratings bajo la nota crediticia de positivo a negativo , de AA+ , A+ y finalmente, ‘A-‘. Según esa misma agencia, la deuda pública para el 2019 será un 30% del PIB. Ya estamos en 25 y tantos por cientos. Los políticos lo único que saber hacer es gastar y no producir. Además de molestar con leyes que no dejan trabajar y educar.
   Bachelet vive en un mundo de fantasía a igual que su ídolo el presidente marxista Salvador Allende. No quiere admitir que se equivocaron con su Programa y sus reformas que el país no necesita. Es totalitaria.

Etiquetas: , , , ,

jueves, diciembre 29, 2016

Más sobre los 10 años de la muerte del general Pinochet

 
     El oportunista político de la ex derecha, Andrés Allamand dijo a raíz de los 10 años de la muerte del general Pinochet: “Jamás cohonesté las violaciones a los derechos humanos, nunca participé en el gobierno militar y no obstante eso creo que el gobierno militar tuvo cosas positivas aunque hoy día nadie quiere reconocer”. El abogado repite el relato de las ‘violaciones a los derechos humanos’. Quizás por eso mismo, es incapaz de defender la Ley de Amnistía y la igualdad ante ley. Para él y los demás arrepentidos, los únicos culpables son los militares presos en el gulag de Punta Peuco, mientras los terroristas del Mir y del FPMR están libres, amnistiados e indultados. Que hayan asesinado no importa, pues no violaron los derechos humanos.
    Sobre la intervención militar dijo que la apoyo: "Aunque fuese una terrible solución, era una salida". ¡Qué exagerado! Como cuenta el autor Desde las Cenizas, cuando cayó Allende el ochenta por ciento de la población sintió alivio. En las poblaciones pusieron una bandera blanca, otros la bandera chilena. Lo terrible hubiese sido que la UP continuara. Los sociópatas de la coalición marxista leninista querían una revolución comunista con un millón de muertos. De hecho, el general Pinochet temía que si intervenían, y los combates se extendiesen por dos semanas o más con todo el coste en vidas humanas que ello significaba. Lo peor hubiese sido una dictadura comunista o una guerra civil. El Gobierno Militar comparado con esos males fue un ‘mal menor’, que la propia ciudadanía pidió. El partido donde milita Allamand se cambio su Declaración de Principios, borrando el artículo en que reconocía el valor de la ciudadanía y de las Fuerzas Armadas de liberarnos de un gobierno totalitario. No le pidamos peras al olmo. ¿el señor Allamand no se acuerda de una foto donde aparece riendo junto el general Pinochet? Además, él no se atreve sacarle en cara la Izquierda su pasado totalitario. Da entender que había otra salida. No dice cuál. 
   Como dije en el post anterior, me iba a centrar en los que dijo Agence France-Presse , que título “A diez años de su muerte el legado de Pinochet perdura y su legado se desvanece”.
   Primero mencionan que el padre de Michelle Bachelet fue torturado, lo que es falso. Luego le piden la opinión a la portavoz del gobierno, Paula Narváez, quien dice: "Pinochet es una figura del pasado y en nuestra memoria histórica es claramente una persona que más se vincula con la división que la unión, una persona que está en el pasado y Chile tiene que estar en el presente y mirar al futuro". Supongo, entonces, que Salvador Allende representa el futuro. Palabras parecidas a la que dijo Narváez sostuvo Bachelet en su primer gobierno, que el general Pinochet es la causa de la división a raíz de su muerte: “un referente de divisiones, odio y violencia". Allende dividió el país y la UP introdujo el odio y la violencia. El que diga lo contrario, miente. Además, es cómplice pasivo y activo de la Izquierda. Y trabaja para el enemigo. Cuando un grupo de personas no le importa lo que piensa el resto y desea imponer su programa, a sabiendas que son minoría se convierte en enemigo. La portavoz menciona el concepto ‘la memoria histórica’. Si fuese esta última, contaría las dos caras de la moneda. Simplemente es manoseado concepto de la memoria, lo que significa omitir eventos que a la Izquierda no le gusta o la dejan mal parada.
   Después le pregunta al Manuel Garate, historiador y politólogo de la Universidad Alberto Hurtado, quien afirma que las personas se ha ido alejando de la figura de Pinochet por los casos de corrupción y los derechos humanos. Para el periodista francés encuentra terrible que se encuentra intacto el modelo económico de libre mercado, la Constitución de 1980, no la Constitución del 2005 firmada por Ricardo Lagos, y por último, el sistema de pensiones. Menciona que Bachelet intenta hacer ponerle fin al sistema educativo de los militares: “Bachelet trabaja en poner fin a su sistema educativo.Los cambios, no obstante, se han dado a paso lento en una sociedad que se acostumbró a vivir bajo el modelo de Pinochet”. 
  Por su parte, el profesor de la Universidad Alberto Hurtado sostiene que la sociedad chilena tiene una contradicción: "Hay contradicciones en la sociedad chilena. El personaje produce rechazo pero la gente se ha acostumbrado a vivir en su modelo económico". Si gran parte de la sociedad lo rechaza, es debido al lavado de cerebros de estos últimos 26 años, olvidándose del fuerte apoyo que recibió del plebiscito. Se desprende, además, de las palabras del intelectual que la gente es tonta. ¿Qué explicación tiene el académico del poco apoyo que recibió en votos en la última elección presidencial Bachelet y el rechazo de la ciudadanía a su Programa o la retroexcavadora? La gente es tonta, valga la repetición. 
  Al señor Garete lo sale lo marxista, cuando dice que Pinochet: “destruyó la última posibilidad de que un socialismo democrático concluyera su proyecto político al derrocar al gobierno de Salvador Allende, el primer y único marxista en acceder al poder a través de las urnas, y quien se suicidó el día del Golpe”. ¿Por qué no se va a Venezuela? Entre los académicos y periodistas de Izquierda no formamos ni uno. No les interesa la verdad, sino la propaganda. 
  Finalmente, entrevistan al nuevo director del Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos, Francisco Estévez, quien dice "Ha habido una progresiva conciencia de cuál es la verdad, pero hoy día Pinochet no tiene un aprecio o respaldo mínimo en la ciudadanía". La agencia repite la cantilena de los 28.000 torturados y la muerte de 3200 personas, omitiendo los actos terroristas del Mir y del FPMR. Las personas no tienen idea de la verdad. Después de todo, el señor Estévez ha sido desde los noventa un agente de la Revolución Cultural de la Izquierda. El último entrevistado es alguien de 26 años que repite el coro de las heridas que la Izquierda no quiere cerrar. 
   Un medio reprodujo la columna que escribió el escritor Alberto Fuguet en la revista Que Pasa titulada Gen raro: post pinochetismo. Reproduzco parte del párrafo que dice puras tonteras, falsedades y refleja una ignorancia hasta prejuicio hacia un sector de la sociedad: 
 “Yo asocio la dictadura con otras cosas, partiendo por el apagón cultural, una mediocridad que invadía todo, como una niebla de película B, el mal como ministerio, la violación permanente a todos los derechos humanos, la música disco y lo peor de la televisión, porque cuando uno piensa en Pinochet, lo primero que se te viene a la mente no son libros y menos películas. Sé que coleccionaba libros militares y de estrategia, pero insisto: Pinochet y libros (militares y cultura) cuesta incluirlos en una misma línea”. 
   Si hubiera habido mediocridad, Chile no hubiese convertido en los noventa en la “la joya de América Latina” como dijo en el ex presidente norteamericano Bill Clinton. Los chilenos en ese esmeraban por hacer las cosas bien. Fuguet no compara el Gobierno Militar con la Unidad Popular No hubo apagón cultural. De hecho, gracias a la bajada de los aranceles se pudieron traer libros. Ya que no existía el internet, en mi casa adquirimos la enciclopedias  Monitor y Salvat. En aquel período, los estudiantes aprendían bastante con los álbumes. 
  Es una mentira decir que “se violaron permanente los derechos humanos”. Los mismos que repiten esa frase son los apoyaron el terrorismo del Mir y del FPMR 
   La música disco era de los setenta, olivándose de la música de los ochenta, que es totalmente distinta. La música disco venia de afuera. La televisión abierta era mucho mejor ahora. No existía el cable. La televisión por cable se la debemos a los militares. Y quienes vieron una oportunidad de propagar sus ideas fue, pues, la Izquierda a través de los canales ARTV y Vía X. 
   La siguiente frase es prejuiciosa. Según Fuguet, Pinochet “Sé que coleccionaba libros militares y de estrategia, pero insisto: Pinochet y libros (militares y cultura) cuesta incluirlos en una misma línea”. La biblioteca del general Pinochet era de 55 mil ejemplares . Un escritor dedico un libro sobre ello. En la casa de mi padre había una buena biblioteca de diversos temas filosofía, historia, matemáticas, ingeniería, religión y literatura. Lo digo esto, porque mi padre fue un ex oficial de marina. El comentario de Fuguet sobre la relación de los militares con los libros se parece a los borrego matrix que repiten cosas falsas como si fuesen verdaderas en el internet. 
   Fuguet es un borrego matrix que repite los clichés de la Izquierda sobre la cultura en el Gobierno Militar, por no decir que es un cabeza de músculo. Si es valiente, podría hacer una obra de teatro burlándose de los fracasados revolucionarios marxista leninista de la UP, que desde los noventa viven una vida que despreciaban en los sesenta y setenta. Y también de los fracasados guerrilleros. Si ni siquiera el rector Carlos Peña lo hace, menos lo hará el autor de Sobredosis
   Para entender a Pinochet y el Gobierno Militar, hay que partir por la Unidad Popular. Requiere mucho trabajo intelectual estudiar y mostrar ese período. Los escritores como Fuguet no tienen las neuronas necesarias para ver las dos caras de la moneda. 
  Los militares chilenos evitaron que Chile se convirtiera en una segunda Cuba comunista. Menciona la muerte del dictador Fidel Castro, sin embargo, es incapaz de relacionar. 
  El legado de los militares se ve en el modo de vida de la coalición DC/UP, los cuales educan a sus hijos en colegios privados y se atienden en el clínicas privadas. Los políticos socialistas andan en Mercedes Benz como Camilo Escalona, la diputada comunista Camila Vallejo con su auto Subaru y, por último, el hijo de Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos en sus autos Lexus
  No pueden quitarse la sombra de los gigantes.

Etiquetas: , , , , , , ,

martes, diciembre 20, 2016

Don Francisco y la bandera chamuscada


   No sabía porque después de la muerte del dictador Fidel Castro, empezaron aparecer noticias sobre el general Augusto Pinochet. No sabía la razón. La Agencia France-Press titulo A diez años de su muerte el legado de Pinochet perdura su figura se desvanece. Otro medio reprodujo un artículo de Alberto Fuguet Gen raro: el post pinochetismo, que publico en la revista Que Pasa. Para una próxima columna pienso comentar las palabras de la agencia francesa y Fuguet.
  Sin embargo, me llamo la atención las palabras del animador chileno Mario Kreutzberger , Don Francisco, quien dijo: “Espero que esto nunca más pase en Chile”.
   El diario La Tercera le hizo la pregunta: “¿Qué significa Pinochet para usted?” Él respondió: “Esto lo va a juzgar la historia. No lo podemos juzgar nosotros. Lo que pasó, pasó, y fue muy lamentable. Ningún movimiento u opinión merece una sola muerte. Y hubo muchas. Pero hay otros que dicen que la guerra es la guerra”. Hay que distinguir entre el pacifismo y pacificar. El primero trabaja para el enemigo. En el segundo si se trata de la amenaza a una forma de vida, o que esté en peligro la propia condición de la Nación, entonces no queda otra que quitarle la vida, ya que no entienden con razonamientos. Es legítimo usar la fuerza contra la violencia. Por ser legítima defensa. Conforme con el razonamiento de él, al grupo terrorista Mir habría que dejarlos que hubiesen hecho lo quisieran. Se olvida que la Izquierda asesino a personas antes del 11 de septiembre chileno, durante el Gobierno Militar y después que los militares entregó el poder a los civiles. Toda la culpa la tiene los militares.     ¿No recuerda el armamento encontrado en las casas de Salvador Allende, El Cañaveral y Tomás Mora? En una de esas casas había armas para equipar dos mil personas. ¿Hubiese preferido que Chile se convirtiera en otra Vietnam como dijo el socialista Carlos Altamirano días previos al 11 de septiembre? ¿Hubiese preferido un millón de muertos como quería la Izquierda a través de destacados personajes, entre ellos, el Comandante ‘Pepe’ del Mir, el socialista Clodomiro Almeyda y el propio Salvador Allende? ¿Hubiese preferido que Chile se convirtiera en una dictadura comunista?    No es el general Augusto Pinochet, ni los militares quienes dividieron el país, sino Salvador Allende. ¿No se acuerda de las palabras del ex presidente marxista: “No soy presidente de todos los chilenos”? Supongo que tampoco se atreve a criticar las palabras de Michelle Bachelet, que dijo en su primer mandato: “Cuando la Izquierda sale a la calle, la derecha tiembla”. 
   Una de las cosas que más hace daño en Occidente es, pues, el discurso políticamente correcto. Las palabras de Don Francisco reflejan eso. Es incapaz de reconocer a quienes nos llevaron hacia el precipicio y que han pasado más de cuarenta años, siguen con odio: “Ni perdón ni olvido”. Asimismo, conforme a esa manera de pensar, los militares asignados a la DINA son los responsables de la creación del Movimiento Izquierda Revolucionaria (MIR) a mediados de la década del 60, cuando muchos de los militares estaban en Escuela Militar o eran oficiales. Y los militares asignados a la CNI son los responsables de la creación del brazo armado del Partido Comunista, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez y de la internación de armas en Carrizal Bajo. Estoy seguro que, cuando Don Francisco entrevistó a Bachelet jamás le preguntó del FPMR, de la ex RDA. 
  Agregó el animador chileno: “Yo espero que esto nunca más pase en Chile. Yo espero que no haya nunca más exiliados ni gente que tenga que tener enrejado su país, o sea, que tenga que vivir detrás de las rejas”. Esa afirmación es falsa, pues el país no vivía enrejado. La restricción que había eran los toques de queda y los estados de excepción. En todo lo demás, los chilenos tenían libertad para educar sus hijos de acuerdo a sus valores, libertad de enseñanza y de culto, y, naturalmente, el lucro no se condenaba. Si hubiese ganado la Izquierda, el otro lado se hubiera ido al exilio desde la Revolución Rusa, pasando por la Guerra Civil Española, donde la Izquierda española intentó instalar una dictadura comunista, la propia Cuba de Fidel Castro, pasando por Chile, y, por último, los chinos que se escaparon del régimen comunista llegando a la ex colonia británica de Hong Kong, donde también fueron a parar los balseros vietnamitas, quienes, además, arribaron a Australia escapando del Vietcong. 
  Un libro que no me canso de citar es Desde las Cenizas: Vida, Muerte y Transfiguración de la Democracia en Chile 1833 – 1988, del periodista norteamericano James R. Whelan. Un libro que vale la pena tener en la biblioteca particular de cada uno. Recomiendo leerlo de a poco, pues me encontrado con cada descubrimiento. Una cosas que se le atribuye al Junta o los militares, es que éstos después del 11 quemaron libros. Eso falso. Merece un columna aparte. Eso lo inventó un periodista estadounidense. Sin embargo, hasta el día hoy los escritores lo repiten. De tanto repetir esa mentira que se convierte en una verdad. Volviendo al tema del exilio. Don Francisco se olvida de dos cosas. Primero, que muchos chilenos se fueron cuando salió Salvador Allende, pues no querían vivir bajo un gobierno comunista. Whelan cuenta a pocas semanas de la intervención militar al país retornaron aproximadamente veinte mil chilenos, cosa que paso inadvertida a la ONU, mientras salían 1.729 extranjeros y sus familias. En segundo lugar, a un año de la revolución, pues esa la palabra que emplea el autor Desde las Cenizas, salieron 8.416 extranjeros. De los chilenos que se fueron al exilio, la cantidad es similar a los que volvieron después de la caída. Otro detalle importante, es que durante el Gobierno Militar muchos se fueron al extrajeron por falta de oportunidades laborales, metiéndose en la red de los exiliados, no por razones ideológicas.
    El mismo autor señala que el secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger hizo las gestiones para que el ex canciller de Salvador Allende, Orlando Letelier para que lo dejaran libre. Cosa que ocurrió. Con todo, Letelier en vez de irse a un país comunista se exilió en la capital de los Estados Unidos, donde continúo la lucha contra el país que lo acogió, mientras apoyaba la subversión en el resto del mundo. Después de todo, el centro de estudios donde trabajaba era fachada, que le servía a la URSS para sus actividades. 
  De sus palabras se desprende que la Izquierda no es responsable de nada. Conforme a ese razonamiento, el general Pinochet es el responsable de que Salvador Allende haya presido las OLAS, se haya aliado a la ex Unión Soviética, y por último, que el ex presidente marxista se haya aliado con el dictador cubano. Por tanto, la Izquierda chilena no es responsable de nada. La declaración de Don Francisco es hacerle la vista gorda al mal. Mejor dicho, no reconocer quienes se inclinaron hacia la oscuridad libre y soberanamente. 
   Para el Día Internacional de los Derechos Humanos, hubo un acto en La Moneda, donde el presidente de la República, Michelle Bachelet recibió una bandera chilena producto del incendió que hubo en el Palacio de Gobierno el 11 de septiembre de 1973, y que se entregó al Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos. En esa oportunidad Bachelet dijo por quienes perdieron la vida, “por soñar por un mundo con un mundo mejor, más justo,”. Después dijo: "Solo por resistir a una dictadura que no se detenía ante nada, miles desaparecieron sin dejar rastro, fueron ejecutados sin juicio y otros tantos expulsados de su patria". Los victimarios convertidos en víctimas. ¿Ya no se acuerda de la justicia revolucionaria que querían imponer. Primero te fusilo y luego te pregunto? Les encanta la palabra resistencia. Ellos que querían instalar por medio de la democracia un gobierno totalitario a igual que el Partido Nazi les gustan identificarse con la resistencia francesa que combatió el fascismo. Los de la UP eran los fascistas. 
   Agregó: "Si esta bandera vuelve a casa es porque la luz de la democracia ha vuelto a nuestra patria". Si es la misma persona que semanas antes había elogiado al dictador cubano y régimen, sin importarle opresión, los fusilados y el sistema esclavista: “condolencias al Presidente Raúl Castro por la muerte de Fidel, un líder por la dignidad y justicia social en Cuba y América Latina". Los cubanos para Bachelet no merecen vivir bajo la democracia liberal y el capitalismo.
  De nuevo con el cuento del horror: "la bandera no es sólo un símbolo del horror; su conservación nos recuerda también que la memoria es una herramienta poderosa, incluso invencible". Me gustaría ver en el Museo de la Memoria las fotos del arsenal encontrado en la residencias de Allende, Tomás Moro y El Cañaveral. Además, de la foto de Salvador Allende con el metralleta AKA-47. Los militares nos evitaron el horror de una Guerra Civil y vivir bajo un dictadura comunista. 
  En ese acto se dedico a mentir afirmando que Allende respeto la ley y la Constitución. Nos es gracias a la Izquierda como dice ella "Gracias a ellos hoy vivimos en democracia". Gracias a los militares. 
  Bachelet dice que no es populista la semana pasada. Con todo, por la televisión escuché que el gobierno estaba entregando computadores a niños para reducir la llamada brecha digital. En otro país donde regalan o regalaba cosas es en la Venezuela de Hugo Chávez. 
  Continuará….

Etiquetas: , , , , , ,

domingo, diciembre 11, 2016

Como si nada


  
  Se me olvido mencionar en el post anterior, que el dictador comunista, Fidel Castro financió al grupo terrorista Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), brazo armado del Partido Comunista chileno. En efecto, el actual presidente del PC, Guillermo Teillier dijo a raíz de la muerte del chacal del Caribe, que él ayudo a que los chilenos recuperan la democracia, la misma que les ha negado a los cubanos: "Él tuvo un actitud de apoyo al Gobierno de Salvador Allende. Posteriormente, en la lucha contra la dictadura, él tuvo una actitud solidaria para recibir a muchos chilenos exiliados y en la ayuda que el gobierno cubano prestó para la lucha contra la dictadura, que tuvo una incidencia importante en derrotar a Pinochet”. Los militares se fijaron un cronograma que cumplieron. Por tanto, atribuirse la devolución del poder a los civiles al Partido Comunista y, naturalmente, a Fidel es falso. Además, hay que recordar que el PC no quiso participar en el plebiscito. Bachelet no participó. Así que mérito tiene.

   Ahora bien, a propósito de las palabras citadas, cuando comencé con este blog o un poco antes, tuve un debate epistolar en el diario La Tercera, en donde les sacaba en cara, por qué la Izquierda chilena no armo un guerrilla para derrocar la dictadura castrista y las dictaduras que había detrás del Muro de Berlín. Pues, me parecía poco coherente que no quisieran democracia liberal en los países donde estaba de moda las democracias populares, donde el único partido que ganaba era, pues, el Partido Comunista.

   El apoyo de Fidel Castro a Salvador Allende no fue sólo simbólico, sino que se tradujo en acciones. O por otro lado, el presidente chileno no fue una marioneta como lo hace ver el analísta político, Sergio Muñoz. Voy a citar las palabras de éste último, pues según él, el dictador cubano “desconfío siempre del camino pacífico que defendía el Presidente Salvador Allende”. Pues bien, conforme al periodista norteamericano James R. Whelan, autor Desde Las Cenizas, tanto en El Cañaveral, que era su refugio en los fines de semana como en su palacete de Tomás Moro, en la ciudad, “los militares encontraron cañones antitanques, submetralladoras, bazookas, morteros, minas, además de rifles y revólveres”. Ambas instalaciones contaban con cancha de obstáculos y polígonos. En el Cañaveral podía albergar 130 irregulares, mientras Tomas Moro 150. Ese era “un pacífico camino hacia el socialismo”. Verdadero contrapunto.

   En la misma entrevista Teillier dice sobre Cuba y los derechos humanos: “todos los países tienen temas pendientes con los derechos humanos….no se libra Chile ni ninguno”. Que tanto los grupos terrorista chilenos Mir y FPMR hayan asesinado y puestos bombas, donde murieron tanto civiles como militares no constituye una violación a los derechos humanos. Que un militar haya enfrentado a terroristas y éstos hayan muertos, eso una grave violación a los derechos humanos.

   El líder del Partido Comunista culpa al bloqueo norteamericano de la falta de libertades de Cuba, cuando no tiene que nada que ver lo uno con lo otro: "Estados Unidos tuvo mucha responsabilidad al aplicar el bloqueo, por lo que se restringieron los derechos de las personas. (...) “. Tengo la impresión que cree que los periodistas son tontos. Si son de Izquierda, sí.

   ¿Qué tiene de malo que tanto en Chile como en Estados Unidos en una elección democrática hayan ganado los empresarios Sebastián Piñera y Donald Trump? Según el ex terrorista confeso del FPMR, eso es malo: “aquéllos que han criticado a Fidel, incluyendo a Donald Trump y Sebastián Piñera, son grandes empresarios que llegan a ser presidentes de sus países". No soy seguidor de Piñera.

   Previas horas del último cambio de gabinete, Michelle Bachelet dijo mientras volaba de Santiago a Lima rumbo a la APEC (20/11/2016): “El comité político estaba funcionando extraordinariamente bien…No estoy para partir con equipos nuevos que tengan venir aprender, a conocerse, a entenderse”. ¿Cómo ella va a despedir a Nicolás Eyzaguirre, quien es el emblema de las nefastas reformas? Podrá cambiar al ministro del Interior u otros secretarios de Estado, pero todo sigue igual.   También dijo algo que me llamo la atención: “Es importante tener una oposición propositiva, constructiva; porque de lo contrario, puede generar problemas de gobernabilidad”. De nuevo el cuco o el miedo. O sea, está diciendo que la oposición no puede ser tal, sino que tiene que aprobar cualquiera tontera que se le ocurra al gobierno. En tiempos de la ex Concertación metían el cuco de que sólo esa coalición con los comunistas afuera podía dar gobernabilidad al país, no así la derecha que estaba en la oposición. Ella es inconsecuente, ya que en el gobierno anterior, en el Sebastián Piñera los llamados ‘Movimientos Sociales’, que estaban formados desde los estudiantes secundarios, los universitarios liderados por la comunista Camila Vallejo, los funcionarios públicos que se fueron a paro meses antes de que terminara el V gobierno de la Concertación y, por último el alzamiento que hubo en las regiones de Aysén y Magallanes tuvieron un único objetivo crear la sensación de ingobernabilidad. Además de crear la sensación de que los chilenos estábamos indignados contra el modelo económico que nos legaron los militares. Detrás de los Movimientos Sociales estaba el Partido Comunista y la célebre frase de Bachelet que dijo en su primer gobierno: “Cuando la Izquierda sale a la calle, la derecha tiembla”.

   ¿Con que cara ella exige gobernabilidad sin siquiera en la Región de la Araucanía los carabineros entrar en lugares, que están tomados por grupos extremistas, que extorsionan a los agricultores para que puedan transitar? El Estado está ausente.

   En la portada de El Mercurio de Santiago del 1 diciembre leemos: “Presidenta Bachelet admite que no todo se podrá concluir y apunta a consolidar y proyectar reformas”.

   El medio cita  las palabras de la Demócrata Cristiana, Mariana Aylwin, quien se enfoca en la nefasta reforma educacional que afecto a los colegios particulares subvencionados: “Cambios en la educación se concibieron sobre la base consignas y prejuicios”. ¿Por qué no los dejaron tranquilos, después de todo, el programa de Bachelet consistía en mejorar la educación pública?

   Luego mencionan las palabras del ex presidente y actual candidato a la Presidencia de la coalición Chile Vamos, Sebastián Piñera, quien afirma: “Más allá de las buenas intenciones, Chile va por el camino y hay que reorientar reformas”. En otra entrevista dice no más que las reformas fueron mal redactadas. Sin embargo, no se opone a ellas.

   Por último, en la portada citan las palabras del socialista y jefe de la OEA, el chavista, José Miguel Insulza, quien sostiene que todo se debe a la desconfianza, ya que la ciudadanía ha visto que las promesas no se pueden cumplir: “Desconfianza de la ciudadanía se debe, en parte, a promesas que no se pueden cumplir”. ¡Qué arrogancia! La Nueva Mayoría sacó menos del 30% de los votos y la mayoría del país se ha opuesto a todas las reformas del gobierno. Además, se olvida del caso Caval, SQM, el jubilazo de la señora del socialista, Osvaldo Andrade. La guinda de la torta, es que algunas instituciones solamente persiguen a los políticos opositores. Me refiero a Impuestos Internos, la fiscalía y la justicia que aplica prescripción.

  En la portada del mismo diario aparece las palabras del Ministro de Hacienda, el Demócrata Cristiano, Rodrigo Valdés sobre la propiedad privada y el proceso constituyente: “La certeza jurídica en la protección del derecho de propiedad es clave para el país”. Un poco más arriba dice el diario: “Ministro de Hacienda dijo que debate debe ser serio y recoger la mejor experiencia internacional”. En realidad, la Nueva Mayoría no cree en el derecho de propiedad. Por eso, lo reiteran a cada rato. Según el Programa, la propiedad privada tiene que ser o estar subordinada a la función social. Eso retroceder a los días previos al 11 de septiembre chileno. El actual texto Constitucional de 1980 asegura el derecho de propiedad. Y para asegurar tal derecho es que tiene altos quórum, que como sabemos la Nueva Mayoría desea quitar, y que el país esté a merced de mayorías circunstanciales que hagan y deshagan a su gusto.

   La Democracia Cristiana y el Partido Comunista acordaron entre cuatro paredes que la nueva Constitución el Estado tendrá injerencia en la economía, aun cuando las empresas estatales que hay todavía arrojen pérdidas, se acabará el principio de subsidiaridad, y por último, el derecho propiedad estará supeditado a la función social o al bien común.

   Citando a Ayn Rand: "Los derechos del individuo no están sujetos a votación pública; una mayoría no tiene el derecho de eliminar por votación los derechos de una minoría". Por eso, la Nueva Mayoría no le gustan los altos quórum de la actual Carta Magna.

   Por lo que desprende, los políticos de la Nueva Mayoría no quieren escuchar a las personas. Menos Bachelet, ya que ella es totalitaria. Por eso, jamás ha criticado el régimen cubano ni la Alemania comunista, donde no hay ni hubo oposición.

   Insisto por el bien del país. Para la elección parlamentaria y presidencial espero que la abstención que llegue al 80%. Así la nueva constitución no tendrá legitimidad.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,